9 /10

1.

1. Estante y mueble bajo

Salón con mueble bajo negro y comedor con mantel blanco y sillas de aspa_00488977

Son lo mejor para salones pequeños. Ayudan a mantener el orden y tener almacenaje sin recargar el salón, colocando, por ejemplo unas cestas debajo. Con un estante de suficiente tamaño, que cubra la pared de lado a lado, parecerá que el salón es mucho más grande. Y pintado del mismo color que las paredes, resultará incluso más ligero.

Sofá, de Atemporal Home, en Sacum. Mesas de centro, cuadros y alfombra, en Sacum.

2.

Bajo la ventana ganarás espacio

Banco de obra con cojines bajo la ventana_00505181

Suele ser un espacio muy desaprovechado de nuestras casas. Y tampoco lo usamos mucho. Pon el mueble bajo a los pies de la ventana y habrás creado un rinconcito muy acogedor con un espacio extra en el que almacenar mantas, los zapatos o los bolsos. Hay muchas maneras de sacar partido a una ventana.

3.

2. Un sofá rinconero o en 'L'

Sofá esquinero azul en salón con espejos y mesa de centro de madera

Los sofás esquineros son la mejor solución para disfrutar de la comodidad y un gran número de asientos aprovechando, además, todo el espacio. Puede funcionar como separador de ambientes y, si es del mismo color que la pared, perderá peso visual –algo fundamental en un salón pequeño–. Para que el conjunto sea más liviano, elige una mesa de centro ligera y el espacio parecerá más grande.

Sofá, puff y alfombra, en La Maison. Mesa de centro, en Catalina House. Mesa auxiliar, en Wundermaker. Espejos, diseño de la decoradora.

4.

Con almacenaje y cama extra

Sofá cama esquinero azul con alfombra de fibra y mesa de centro amarilla

Si el sofá, además de esquinero, tiene un arcón para guardar cosas y se hace cama, habrás solucionado tres problemas: el del espacio, el de almacenaje y el de contar con una cama extra para los invitados.

Sofá, alfombra y mesita, de Ikea.

5.

3. La mesa de centro, tipo nido o encastrables

Salón con sofá y sillones y mesa de centro encastrable

Son muy decorativas, pero, si destacan por algo, es por su funcionalidad. Las puedes encajar entre sí para que ocupen menos espacio. Y, cuando lo necesites, las puedes mover libremente según tus necesidades.

Sofá, de Matèria. Butacas, de Mavi Lizán. Vitrina, de Carolina Blue. Consola, de India&Pacific. Mesa de centro, de La Maison. Alfombra, de BSB. Cojines, de Filocolore, Zara Home, La Maison y Limun.

6.

Y dales el protagonismo que se merecen

Salón con sofá y sillón con mucha luminosidad y mesa de centro encastrable

Aunque sean mesas auxiliares, es importante destacar su presencia con centro de mesa o un jarrón con flores secas. Conseguirás un salón con estilo y mucha versatilidad.

Sofá, butacas, mesas auxiliares y lámpara de madera, en India&Pacific. Mesas de centro, de Coco-Mat. Alfombra, en B&B. Cortinas, de Yutes.

7.

4. Un mueble bajo para la televisión

Salón con mueble de televisión bajo, sofá, puf y chimenea

Lo queramos o no, la televisión ocupa un lugar predominante en el salón. Para evitar que su presencia sea más llamativa de lo necesario, coloca un mueble bajo. No es necesario que sea muy llamativo y, mucho menos, grande, ya que se comerá el espacio.

Aparador, realizado a medida por Fustería Pere Vidal. Puff, en Lo de Manuela. Mesa auxiliar y alfombra, en Mercader de Venecia.

8.

Y con espacio de para los puffs

Salón con mueble a medida sofa con chaise longue y puff como mesa de centro_00507387

Si el salón es pequeño, unos puffs te salvarán la vida cuando recibas visitas. Pero, cuando estéis solos en casa, bajo del mueble de la televisión es el sitio perfecto para que no ocupen espacio. Discreto y superfuncional.

Aparador realizado a medida según diseño de la decoradora. Sofá con tapicería Hot Madison. Puffs, de Alonso Mercader. Alfombra, de Sika Design, en Home Design International.

9.

5. Baldas a lo largo de la pared

Comedor pequeño con banco y sillas de colores_00480696

Son ligeras y no ocupan nada de espacio. En vez de colocar unos cuadros en la pared del sofá, cuelga unos estantes en los que poner libros, adornos o unas cajas en las que tener todo organizado.

Sofá, realizado a medida, de Sancal. Mesas de centro, de Brucs, en Sacum. Lámpara de pie, de Marset. Alfombra, en Gra Bcn. Mesa de comedor, en Brucs. Sillas, de Vergés. Lámparas de techo, en Pia Capdevilla Interiorismo.

10.

Y que se funden con ella

Salón con sofárinconero en berenjena, librería de obra, alfombra kilim y rústica_404512

Pintadas del mismo tono que la pared o a modo de hornacina, como sobresaliendo. Parecerá que los estantes se fusionan con la pared de manera discreta y decorativa. Además, es otra manera para vestir la pared del sofá.

Mesa de centro y lámpara de pie, de Cottage Little House.

Un salón pequeño que resulta amplio y espacioso. Parece un sueño, ¿verdad? En realidad, tomando las decisiones correctas al planificarlo, amueblarlo y decorarlo conseguirás que parezca más grande de lo que es. Al elegir los muebles, hazlo con cabeza: piensa en el espacio que tienes, mide bien y valora tus necesidades. No te dejes llevar por las gangas o por un capricho sin comprobar si esa pieza cabe en tu salón. Piensa que lo mejor es elegir un mueble para toda la vida –y más si es para el salón–.

Pero, además, para sacarle todo el partido al espacio, hay varias cosas que puedes hacer –además de elegir muebles prácticos y bonitos–:

  • Evita colocar el sofá o un mueble de manera que impida el paso de la luz natural. Es mejor, como ya te hemos dicho, colocar un mueble bajo o un estante.
  • Controla las distancias entre los muebles, que os permitan pasar de manera cómoda. Unos 80 cm es la medida perfecta para desplazarse holgadamente, con excepción de la mesa de centro, que, con 45 cm entre ella y el sofá será suficiente.
  • Los puffs son un elemento primordial para tener asiento cuando tienes invitados. Fáciles de mover y a los que, además, puedes dar varios usos. Sirven, no solo como asientos, también para poner los pies o como mesa de centro si el salón es muy pequeño.
  • Separa el estar de la zona del comedor con alfombras: diferenciarás los espacios visualmente y estarán bien definidos.
  • Olvida los muebles que ocupan la pared entera. Sí, esos de salón comedor típicos en casas de padres y abuelos. Grandes, voluminosos y que tenían espacio para todo. Es mejor que ocupes el espacio que hay bajo la ventana pintado del mismo color que la pared.
  • Decora la pared, pero con mesura. Sabes que en El Mueble somos alérgicos al síndrome de la pared vacía, pero no te excedas. Si llenas la pared del sofá o pones unos cuadros muy grandes, el salón parecerá más pequeño de lo que es. Y el sofá también.