1 /11

1.

Un despacho lleno de luz bajo la ventana

Ideas para aprovechar el espacio bajo la ventana.

Colocar un escritorio bajo las ventanas es una de las mejores maneras de sacarles partido. Así, la mesa ocupa un hueco que, de otra manera, se desperdiciaría y, además, permite disfrutar de una zona tranquila y muy luminosa para trabajar en casa. Si no tienes mucho espacio y las ventanas son irregulares, los estores tipo paquetto son la mejor opción, ya que no 'molestan' sobre la mesa. Pero si sobran los metros, decántate por unas cortinas caídas, como las de la imagen. 

Escritorio de Taimo, butaca en Sacum, lámpara flexo de La Maison y alfombra de Papiol.

2.

Vía libre a la luz

Mueble a medida bajo la ventana.

Si tienes una ventana casi hasta el suelo, coloca un mueble bajo para no obstaculizar la entrada de luz. Cuanta más entre, mejor. Aprovecha el mueble para almacenar todo tipo de objetos. En este dormitorio se ha planificado un banco con almacenaje que sirve también como rincón de lectura o espacio para desconectar. 

3.

Un office más cómodo y capaz

Office con banco y sillas bajo la ventana.

Transformar el espacio debajo de la ventana en un office con un banco corrido es una solución perfecta para rentabilizar un espacio que, si no, estaría en desuso. Además, esta opción es válida sea como sea la ventana. Basta con colocar un tablero bajo la ventana, arrimar la mesa a la  y poner una colchoneta en la repisa para que sea más cómoda.

Mobiliario, de Santos Estudio Bilbao. Lámpara de techo, en Susaeta Iluminación. Mesa y taburetes, en Ondarreta.

4.

Un office a modo de barra

Barra de desayunos bajo la ventana.

Esta cocina demuestra que no es necesario tener muchos metros para habilitar una práctica zona de office. Aquí, la interiorista Gabriela Conde ha aprovechado el espacio bajo las ventanas con una barra de 200 cm de ancho x 40 de fondo que se adapta a la perfección a la altura de las ventanas de esta cocina. Los taburetes, por su altura, son el mejor asiento para completar una barra. Serán más prácticos si los eliges con respaldo, como aquí.

Mobiliario diseñado por las arquitectas y realizado con madera de roble rústico por Fustería Sais. Lámparas Hanoi, de Lumens. Taburetes Luxor, de Crearte. Encimera, de Silestone.

5.

Un banco multiusos

Banco a medida bajo la ventana.

Este banco a medida, diseñado por la interiorista Asun Antó, aprovecha el espacio bajo la ventana para sentarse, descalzarse e incluso guardar. Y es que su tapa se levanta pudiendo aprovechar todo su interior para guardar, desde ropa de otra temporada hasta fundas nórdicas y mantas. Un auténtico desahogo para el salón o el dormitorio. Un banco es un plus en cualquier estancia, ya sea para leer, tumbarse o, simplemente, para guardar. Si lo planificas hueco, con espacio para guardar, es una solución versátil para rentabilizar cualquier bajoventana. 

Banco tipo arcón diseño de la decoradora. Mesa de centro de Coton et Bois.

6.

Un rincón de trabajo bien aprovechado

Zona de estudio con escritorio corrido delante de la ventana.

Un rincón luminoso es todo lo que necesitas para habilitar de un rincón de trabajo. Si cuentas con pocos metros, opta por una balda volada, como aquí. Esta ha sido la solución elegida por la decoradora Gabriela Conde para convertir un rincón desaprovechado en cómoda mesa de trabajo. 

7.

Una zona de estudio muy luminosa

Escritorio a medida bajo la ventana.

No hay nada mejor para estudiar que contar con luz natural. Si cuentas con ella, como aquí, aprovéchala con una solución sencilla y económica: una balda a modo de mesa de trabajo. Es lo que han conseguido Marina & Co al planificar una balda de unos 120 x 40 cm entre dos armarios y bajo la ventana. 

Mobiliario, realizado a medida por Marina&Co. 

8.

Una completa librería flanqueando la ventana

Cama debajo de la ventana.

Realizada en DM pintado en blanco, esta librería aprovecha los laterales de la ventana a modo de librería y de superficie complementaria de almacenaje del cabecero.

9.

Un sofá extra

Sofá de obra bajo la ventana.

Al igual que con la idea del banco, si sobra el espacio, quieres crear una zona de relax y no sabes a qué destinar el bajo de la ventana, coloca un sofá de obra que haga también las veces de cama extra si tienes invitados. En este salón, la arquitecta Mar Marcos y la estilista, Olga Gil-Vernet –encargada del diseño de los muebles– se han decantado por una pieza en blanco con detalles en madera.

Sofá a medida con colchoneta y cojines de Miki Beumala. Aplique de Little House. Alfombra de Muy Mucho. Estor de Margarita Ventura. Plantas de Colvin. 

10.

Integrar un rincón de lectura en el salón

 Rincón de lectura bajo la ventana.

Si te apasiona la lectura, resérvate un rincón para ti en el salón. Será suficiente con una butaca confortable y una lámpara o, si los metros escasean, destinar uno de los laterales del sofá a este uso. En este salón, la interiorista Gabriela Conde ha reconvertido una esquina en desuso en un acogedor rincón de lectura. Si quieres copiar la idea en tu casa, un consejo: elige una butaca de respaldo bajo para que no tape la entrada de luz.

Butaca y lámpara de sobremesa, de Taller de las Indias. Mesas auxiliares, en Last Deco. Mesa de centro, modelo Oak, de Taller de las Indias. 

11.

Un mirador muy versátil

Mirador debajo de la ventana.

Con una amplia ventana, puedes concederte el lujo de crear un acogedor mirador en el que desconectar y disfrutar de las vistas. Bien puedes hacerlo con almacenaje o bien colocar una balda corrida o un banco ligero para esconder el radiador. 

Banco realizado a medida y colchonetas, de Ridox. Escritorio, de Omnibus. Silla y alfombra, de Sacum. Lámpara, de Natura. 

Si quieres estar al día de todo lo que publicamos en www.elmueble.com, suscríbete a nuestra newsletter.