Las 'tiny house' arrasan por sus mil ideas para aprovechar espacios pequeños. Si no que se lo digan a esta mini casa en un terreno de 120 m2. Desde fuera, su fachada blanca nos hace intuir que se trata de una casita para parejas. Y nos deleita con un jardincito con piscina, justo delante de un porche ideal para resguardarse del sol. Dentro tampoco defrauda, muy acogedora con sus 42 m2 con cocina abierta al salón, un dormitorio en buhardilla y un cuarto de baño. ¿Lo mejor? Que se alquila y es perfecta para una escapada de verano a Turquía. ¡Vamos a verla!

1 /8

1.

Cocina y salón en un mismo espacio

Una mini casa con cocina y salón en un mismo espacio.

En esta mini casa la cocina y el salón están conectados para aprovechar el espacio.

Butik Evler

Nada más abrir la puerta, descubrimos de un vistazo las estancias de esta mini casa. Su planta es alargada y estrecha, y para aprovechar sus 42 m2 no tiene recibidor, si no que se entra directamente a la cocina. Esta comparte espacio con el salón, muy práctico cuando faltan metros, y deja la zona de paso libre con los muebles bajos distribuidos en paralelo. Arriba, subiendo las escaleras, intuimos el dormitorio, y al fondo, detrás de la puerta, el cuarto de baño. 

2.

El blanco y el techo alto aligeran el ambiente

Una cocina pequeña y abierta con muebles blancos.

Es una 'tiny house' luminosa pintada de blanco y con ventanas de tejado.

Butik Evler

Eso sí, aunque es una casita estrecha, la sensación no es nada agobiante. ¿La clave? Ese techo tan alto y una decoración con pocos muebles y a base de blanco, que da luminosidad. Junto al suelo, las vigas, las puertas y las ventanas de madera, resulta una mini casa de estilo rústico súper acogedora. Otro truco: las ventanas de tejado (hay una en la cocina y otra en el dormitorio), que la llenan de más de luz natural y la hacen más espaciosa a la vista. ¡Wow!

3.

La zona de estar aprovecha el espacio bajo la escalera

Un salon que aprovecha el espacio bajo la escalera.

El salón de la mini casa tiene los muebles justos y se ubica justo debajo del dormitorio.

Butik Evler

El salón de esta mini casa tiene los muebles justos y es una buena demostración de que, a veces, menos es más. Cómo no, el protagonista es el sofá, que hace de la zona de estar un espacio confortable tapizado en blanco y con respaldo y asiento mullidos. No tiene mesa de centro, porque es la zona de paso al cuarto de baño, pero a cambio disfruta de un práctico mueble de madera que saca partido al espacio bajo la escalera.

4.

Una cocina rústica con toques retro

Una cocina de estilo rustico blanca y de madera.

En esta mini casa de estilo rústico la cocina se integra muy bien con muebles blancos, encimera de madera y una nevera Smeg.

Butik Evler

La cocina abierta está perfectamente integrada en la decoración rústica de la casa gracias a sus frentes blancos y con cuarterones y la encimera de madera. Además, tiene cierto aire vintage, con una nevera retro en blanco crema y el fregadero de cerámica con el frente visto. Aunque la nevera no solo aporta estilo. Al ser bajita, no es ningún obstáculo a la vista, algo importante porque es de lo primero que se ve al entrar y está al lado de la escalera. 

5.

La encimera se convierte en barra y sirve como comedor

Una cocina estrecha con barra de madera.

La encimera de la cocina se prolonga en un extremo a modo de barra porque no hay mesa de comedor.

Butik Evler

En esta 'tiny house' no hay espacio para una zona de comedor, algo que se ha solucionado con una de las encimeras a modo de barra para comer. Con un par de taburetes es el perfecto rincón para una velada en pareja. Además, ¿te has fijado en que la cocina no tiene armarios altos? Para no sobrecargar y 'encajonar' las ventanitas, todo el espacio para almacenar es bajo, con armarios y cajones. Aunque en las paredes sí hay alguna que otra balda de madera como apoyo.

6.

El dormitorio está en la buhardilla justo encima del salón

Un dormitorio abuhardillado blanco y de madera.

El techo de esta mini casa está aprovechado con una buhardilla donde se encuentra el dormitorio.

Butik Evler

Una de las grandes claves de esta mini casa es la buhardilla, que resuelve muy bien el problema de espacio sacando partido a la altura del techo. Al estar conectada al resto de la casa, pero con cierta privacidad subiendo las escaleras, la buhardilla era el sitio perfecto para instalar el dormitorio. El hecho de que no sea una habitación completamente cerrada también ayuda a que el espacio respire y se vea más liviano.

7.

Es muy cálido rodeado de madera y detalles de fibras

Un dormitorio en buhardilla con techo de madera.

El dormitorio es relajante en blanco y madera y recibe luz con otra ventana de tejado.

Butik Evler

El dormitorio de esta mini casa se ve nada más entrar y era importante que la cama no tuviese demasiado peso visual, de ahí el colchón que descansa directamente sobre el suelo. El color también ayuda a que el dormitorio sea uno más: sigue la misma tónica clara blanco-madera y con algún que otro complemento de fibras gana calidez. He aquí un truco infalible para dormitorios pequeños: los apliques junto a la cama, que permiten prescindir de las mesillas de noche. ¿Quieres ver el cuarto de baño?

8.

El baño tiene estilo: con terrazo y grifería negra

Un baño pequeño con terrazo y grifería negra.

En esta 'tiny house' el baño sorprende algo más moderno con una mezcla de terrazo y color negro.

Butik Evler

¡Sorpresa! Quizás te lo imaginabas algo más rústico, pero lo cierto es que tras la puerta de madera que da al salón (corredera, para ahorrar espacio) se esconde un cuarto de baño con cierto aire moderno. Combina superficies de terrazo y pintura que tira a terracota, y la mampara de perfiles negros va a conjunto con la grifería. ¿La clave de este baño pequeño? Revestir el suelo y las paredes de la ducha del mismo material, lo que agranda el espacio a la vista. 

Si quieres estar al día de todo lo que publicamos en www.elmueble.com, suscríbete a nuestra newsletter.