7 /10

1.

Mamparas de baño, más prestaciones

Las mamparas son más prácticas ya que son más estancas (varia en función del modelo y sistema de apertura) y más duraderas que las cortinas de baño. Además, se pueden decorar de manera personalizada, incluyen tratamientos que facilitan la limpieza y son mucho más estéticas.

Mobiliario diseño de Ventura Estudio y grifería de Rovira.

2.

Cortinas de baño, inversión reducida

Está claro, una cortina de ducha es mucho más económica que una mampara, incluyendo la barra de sujeción. Por eso, es una opción muy adecuada como solución temporal para evitar salpicaduras o para pisos de alquiler en las que la colocación de una mampara implica más inversión.

Espejo en Cassai Home & fashion y grifería de Neocerámica.

3.

Un cambio de look rápido

Una cortina de ducha tiene esta ventaja: te ayudará a renovar la imagen del baño por poco dinero y en un momento. Solo hay que cambiar la cortina, toallas y accesorios y el baño parecerá otro. En los baños de estética clásica o retro, la cortina encaja. Clica aquí si necesitas saber si debes renovar rtu baño.

 

4.

Instalación de cortina o mampara de baño

Otro factor a tener en cuenta para elegir entre mampara o cortina para la ducha o bañera es su instalación. La de la cortina es sencilla porque solo se necesita fijar una barra y la de la mampara es más compleja. Algunos modelos (los más básicos) los puedes instalar tú mismo pero es conveniente la ayuda de un profesional para los más complejos para asegurar una buena estanqueidad.

Mobiliario de Baños con Encanto y toallas de Zara Home.

 

5.

Muchas diferencias de diseño

Las mamparas de ducha siempre son más ligeras visualmente y de diseño minimalista y limpio. Las cortinas de baño ocupan más aunque puedes optar por un diseño de plástico transparente. Las mamparas -tanto para ducha como para bañera- conceden mayor amplitud al baño. Al ser transparentes favorecen el paso de la luz y el baño parece más grande.

6.

¿Cómo se limpian mampara y cortina?

La limpieza de las mamparas no siempre es fácil. De nuevo hay que tener en cuenta la forma de la mampara en sí y el sistema de apertura. A veces es complicado acceder a determinadas zonas para limpiar. Lo más recomendable es hacerlo tras cada uno con un accesorio limpiacristales. Lo positivo es que muchas incorporan cristales con tratamientos que evitan la suciedad y las marcas de cal. La gran mayoría de las cortinas de baño se pueden lavar en lavadora.   

Encimera y balda en Verpal; lavabo, grifería y suelo de Almacenes Poveda y mampara diseño del arquitecto Juan Monteverde de Mesa.

7.

Mampara, la opción más segura

Las mamparas son más fijas y resistentes (según modelos) si se produce un apoyo debido a un resbalón, mientras que las cortinas de ducha no oponen ninguna resistencia. Las mamparas cuentan con vidrios de seguridad, más resistentes a los golpes y que parten sin hacerse añicos. La colocación de la perfilería o los brazos (del vidrio a la pared) también influyen en su seguridad.

Estante de Fusteria Mínguez.

8.

Cortinas, perfectas para los niños

Ikea

La cortina de ducha es una buena opción si tienes una bañera y hay niños en casa porque puedes retirarla por completo para bañarles cómodamente sin ningún elemento que estorbe. Si bien es verdad que hay mamparas muy flexibles que se adaptan en tipos de apertura a las necesidades concretas de las familias con niños o personas con movilidad reducida. ¿Quieres un baño seguro con niños? Aquí te contamos cómo lograrlo.

9.

Las mamparas son más estancas

Lo son, por eso quizá, resultan más cómodas que las cortinas de baño. Esto ocurre no solo por la fijación sino porque las mamparas no se mueven cuando se usa la ducha mientras que las cortinas sí, provocando que pueda salirse el agua. Si se elige una cortina de ducha doble (una decorativa y otra impermeable interior) se reduce el riesgo de escapes de agua.

Mueble bajolavabo y lavabo de Antigüedades El Jueves.

10.

La mampara mantiene la temperatura

Una mampara de ducha también aísla más de calor y frío que una cortina. Con una mampara se crea dentro de la zona de la ducha un ambiente más cálido cuando se usa el agua caliente, aunque los paneles de cristal no lleguen hasta el techo. Con la cortina no se crea esa sensación.

Imbatibles las cortinas de baño en precio y facilidad de instalación. Sin embargo, las mamparas de ducha (o bañera) ganan en resistencia y diseño minimalista.

Por este motivo, para resolver o contestar este dilema deco hay que tener en cuenta el presupuesto del que se dispone y el tipo de vivienda o uso que se va a hacer, puesto que las cortinas pueden ser una buena opción en casas de alquiler, como solución temporal para el baño o si hay niños pequeños a los que hay que ayudar a ducharse (y con el tiempo cambiar esa cortina por una mampara).

Las mamparas más vanguardistas incorporan sistemas como el oscurecimiento del cristal cuando se usan para que no sea visible el interior pero ofrecen un aspecto transparente cuando no se utilizan. Los cristales transparentes son precisamente los que dan más amplitud al baño pero existe la posibilidad de colorear los cristales, serigrafiarlos o decorarlos con impresiones.

Sobre las cortinas de ducha

  • Las cortinas plásticas son impermeables y menos propensas al moho
  • Las cortinas de tela son más duraderas pero más delicadas en cuanto a mantenimiento
  • Las cortinas deben colocarse por lo menos a 20 cm del techo para que no se condense la humedad en su interior
  • Una cortina se lava en la bañera con agua tibia con sal. Si tiene moho hay que eliminar las manchas con agua con vinagre o bicarbonato
  • Si la cortina se puede lavar en lavadora lo mejor es meterla una vez a la semana con un ciclo corto con agua fría

Sobre las mamparas de baño

  • En la limpieza de la mampara hay que tener en cuenta que hay que limpiar y mantener las guías, perfiles y gomas
  • Se adaptan a cualquier forma y distribución en el baño porque se pueden hacer a medida
  • Conviene que el acceso sea al menos de 60 cm de ancho (ya sea con puerta o sin ella)
  • Las puertas con cierre imantado mejoran la estanqueidad de la ducha