Cerca de Barcelona, rodeada de edificios más altos que sucumbieron al crecimiento urbano, por esta casita del XIX apenas pasaba el tiempo. Estuvo cerrada, abandonada e incluso ‘okupada’ un tiempo hasta que Marta Tobella la convirtió en su propio oasis. Su espectacular piscina en pleno corazón de Barcelona nos ha enamorado, y no es para menos. ¿Entramos?

La casa de Marta Tobella

12 /17

1.

Mi paraíso privado

009 DSC4638

Hamacas de rafia de Let’s Pause. Cojines y plaid de La Maison.

Construida por unos payeses en 1830 permanecía ajena al paso del tiempo hasta que Marta Tobella, interiorista (y también la propietaria de la tienda Sacum, una de las favoritas de los entendidos de decoración en Barcelona), se hizo con esta cápsula del tiempo inalterada. Dado que se trata de una construcción protegida por catálogo arquitectónico urbano, le preguntamos si la reforma fue una pesadilla burocrática. “Para nada”, nos responde sonriendo, “si yo era más papista que ellos: nadie tenía más interés que yo en preservarla como estaba en todo lo posible”.

2.

Jardín esmeralda

018 DSC3623

Situada en Barcelona, esta casa nos ha cautivado.

"Quería en el patio algo marroquí", nos cuenta Marta sobre el patio, que tiene un precioso lavadero ideal para hacer yoga o cerámica. La interiorista tiene tanta capacidad para la belleza que colocando unos colchones de Sacum convirtió la normalmente fea maquinaría de la piscina en un bonito chill out.

3.

Respetar la tradición

002 DSC4902

En la zona exterior de estar, todo es de Sacum.

La obsesión de Marta era conservar todo lo posible de la casa bicentenaria, pero el suelo de barro original era irrecuperable: “Estaba sobre la tierra, sin forjado debajo y las plantas que crecían lo habían destrozado”. Así que lo buscaron casi idéntico, y como era el mismo en el patio y en la casa, lo colocaron en la misma disposición en la que estaba: a junta corrida en la planta baja y en espiga en la planta de arriba.

4.

La joya de la corona

piscina de obra en patio 00510294 O

La piscina es una de las partes favoritas de la casa.

La joya de la casa es su jardín esmeralda: un patio superrefrescante, con su lavadero y sus pozos originales. La piscina parece de cemento turquesa, pero es una trampa visual. Marta tuvo que claudicar de su idea original: “Pere, el albañil que me hizo toda la obra solo con un ayudante, se negó a hacer la piscina de cemento porque asegura que dan muchos problemas, así que hay una tesela de cristal mate hasta la línea donde llega el agua y, a partir de ahí, sube cemento del mismo color por la pared”. 

5.

¿Cenamos fuera?

041 DSC4301

Mesa de madera de Sacum. Sillas de Bivak. Farolillos y bol de madera de Sacum.

La carpintería original en las ventanas es de madera de castaño, “un tono miel que aún me cuesta y que me condicionó para elegir otros colores de la casa”, explica la decoradora y propietaria.

6.

Dentro y fuera

045 DSC4195

Sofá y chaise longue con tela de lino, muebles blancos y mesa de centro de Sacum (se pueden hacer a medida).

En el salón, que mantiene la esencia relajada del jardín, una chimenea cerrada se lleva el protagonismo bajo las vigas originales pintadas de blanco, que ya solo tienen una función decorativa. “Lo que sostiene la planta de arriba son unos tirantes de acero que aguantan la nueva estructura y lo que había antiguamente”, prosigue Marta.

7.

Sofisticado pero relajado

057 DSC4040

Sillones de mimbre de un anticuario de La Bisbal d’ Empordà. Cortinas de Zara Home. Cuadros de Walter Arias (en Sacum).

El salón y la cocina están unidos con un estilo ‘effortless chic’ (‘chic sin esfuerzo’, como se dice en moda). “Quería encontrarle un punto entre nórdico y rústico, aunque que parezca complicado”, nos cuenta la propietaria.

8.

Cocina con vistas

068 DSC3720

Mesa blanca con cajón-isla que se puede poner donde convenga, de Sacum (se hacen a medida). Lámpara de Sacum.

“En los baños y la cocina usé una madera muy sencilla, un tablero contrachapado de pino del que se utiliza para hacer embalajes, un material bueno y barato”, explica la decoradora. Tiene este tablero otro atractivo: encaja a la perfección con la carpintería de la vivienda.

9.

Una cocina austera

061 DSC3698-2

Ensaladera e individuales de Clay Barcelona. Jarrón y cestos de Sacum. Servilleta y cuencos de Filocolore. Figuras decorativas de Objeto de Deseo.

Los armarios blancos de la cocina sonde DM pintado de blanco y, en vez de campana, hay un sistema de filtros. Sobre la mesa, un genial invento de Marta: un cajón de 15 centímetros de altura que sirve para convertir la mesa de madera maciza en una isla provisional de cocina, con una tabla de cortar. Cuando hay invitados, se quita y caben perfectamente 14 comensales.

10.

En el recibidor

075 DSC4348

Todo es de Sacum (la mesa o consola se puede encargar a medida). La lámpara es de un anticuario de la Provenza.

A la izquierda, la ruidosa calle de la ciudad. A la derecha, las blancas escaleras que llevan a la beatífica planta de arriba. Y si seguimos caminando llegaremos al salón abierto.

11.

Cuatro materiales y mucha frescura

rellano de escaleras con armario empotrado y planta 00510282

Los rincones de la casa muestran detalles únicos.

Ya en el interior, la casa nos recibe, acogedora, pero también sobria.“Está bastante vacía, porque yo soy muy austera; de hecho prácticamente solo hay cuatro materiales en total, además naturales: el barro del suelo, la cal en las paredes, la madera de ventanas y muebles, y el mármol de la encimera de cocina y baño”, cuenta Marta. 

12.

En el dormitorio

083 DSC5054-2

Cortinas de Zara Home. Butaca de mimbre y banqueta de Sacum. Manta verde de Filocolore.

En la planta superior, el suelo se colocó en espiga. Todos los dormitorios de paredes blancas tienen vistas al precioso jardín.

13.

Noche en blanco

077 DSC3215

Sábanas de Zara Home. Manta de La Maison. Plaid y mesita de Clay Barcelona. Lámparas, jarrón y cuadros en Sacum.

En los dormitorios, detalles de interiorista: “Todas las habitaciones tienen el mismo cabecero o mesita”, explica Marta, “una balda que recorre la pared, hecha del mismo tablero de la cocina pintado de blanco. Sirve de punto de apoyo pero no invade demasiado el espacio”.

14.

Baño payés

084 DSC3394

Mueble hecho a medida en Sacum. La bañera y el lavabo son las únicas zonas con alicatado en una casa encalada.

Del tablero de embalar, como en la cocina y los cabeceros, son las puertas del armario del baño donde, hay también una bañera de cemento.

15.

Una ducha en blanco

dicha blanca con griferia negra 00510357 O

Minimalista y en blanco y negro, el baño nos ha enamorado.

Al igual que el resto de la casa, en la ducha triunfa el blanco. No sin incluir una grifería empotrada de color negro que aporta un toque moderno. 

16.

El dormitorio infantil

dormitorio infantil con cama de obra y cuadros sobre repisa 00510359 O

Detalles del dormitorio infantil que marcan la diferencia.

Marta Tobella también planificó un acogedor dormitorio infantil, con una cama de obra con repisa. Los colores blancos y azules mantienen esa esencia fresca del resto de la casa, pero con un tono más dulcificado. 

17.

La interiorista y propietaria

marta tobella DSC3474

Marta Tobella posando en su espectacular oasis.

Marta Tobella es, además de interiorista y la afortunada inquilina de este oasis urbano, la dueña de la tienda sacum en barcelona, la favorita de los amantes de la decoración.

Si quieres estar al día de todo lo que publicamos en www.elmueble.com, suscríbete a nuestra newsletter.