1 /10

1.

Una pared de papel.

“Queríamos darle un toque especial a la pared del fondo, porque si no quedaba muy ‘perdida'. Pero encontrar el papel fue lo que más nos costó, porque era muy grande y no debía ser muy llamativo", dice Marina. La composición de los sofás es de Marina&Co. Las mantas también proceden de su tienda. Los cojines de rayas son de Zara Home.

2.

Si las paredes hablaran...

El gran mural de la pared es de Marina&Co. "Es llamativo porque semeja tela, y la textura es como de tela”, explica Marina. La alfombra, el cesto de madera, el puff y la banqueta de mimbre también proceden de ahí.

3.

¡Qué vistas!

La mesa de centro procede de Marina&Co. Sobre ella, se han puesto unas velas y una bandeja de madera , también de Marina&Co. Los auriculares son de Kreafunk.

4.

Una cocina toda en madera.

La cabeza de reno procede de Marina&Co. Los taburetes, la mesa del comedor y las sillas son de la misma tienda.

5.

¡Más madera!

El diseño y mobiliario es de Integra. Los individuales y los trapos son de Jaime Beriestain. La taza de té es de Materia.

6.

Una cocina a tono.

“La cocina y la casa están forradas de madera de roble, pero muy natural. La barra de desayunos es de madera, pero con unas sillas de hierro gana un toque industrial. El papel pintado aporta el punto juguetón".

7.

¿Subimos?

Los auriculares son de Shop Nórdico. La manta es de Marina&Co. El diseño de toda la casa es de Integra.

8.

Tela como cabezal.

En la pared, de cabezal, pusieron una moqueta de suelo. ¡Muy cálido! La idea de cabaña se potencia con estos materiales que dan calor de hogar: punto, moqueta, piel... 

9.

El look de montaña.

La manta de punto es de Marina&Co, igual que los sillones de pelo. La funda nórdica de lino y las sábanas a juego proceden de Zara Home.

10.

El baño.

 El diseño y mobiliario del baño es obra de Integra. La escalera-toallero es de Marina&Co. Las toallas grises son de Zara Home .

A una casa de montaña vamos para hacer deporte. Correcto. Para disfrutar de sus vistas y descansar. Afirmativo. Pero también a sentir, ¿no? A andar descalzos y reconectar con esa sensación primaria y gustosa que nos transmiten las maderas, el calor de las lanas, a estar acurrucados frente a la chimenea en una infinita siesta invernal... Así se lo plantearon las interioristas de Marina&Co cuando recibieron el encargo para este hogar en la Cerdanya: “Quisimos buscar una sensación natural, que entonara con el paisaje”, nos explica Marina. ¿Cómo lo hicieron?

“La casa tiene un roble natural muy bonito que marca una base muy buena. Apostamos por poner pocos muebles y potenciar las sensaciones jugando con las texturas y tejidos muy naturales”, explican. Así, tiraron de materiales como maderas potentes, lino rústico como el del sofá, con tramas más anchas o más estrechas, o mucha lana para alfombras, cojines, mantas... Perfecto para tocar y sentir, recorrerla sólo con calcetines gorditos. Sí, ¡queremos!

Incluso recurrieron al ¡papel! para las paredes, aunque a simple vista no lo parezca. Envueltos por madera (eso sí, natural, “muy mate, con nada de brillo”), los colores son suaves y la sencillez es abrumadora, porque aquí lo que debe destacar es el paisaje... y lo bien que te sientes rodeado de naturaleza, sobre todo acurrucadito en ese sofá.

La cocina es abierta, parece una caja en un nuevo rústico con maderas y look moderno, y da al salón con una barra para cuando sintamos nostalgia de la cafetería en la montaña. “Para el resto de la casa intentamos dar algunos toques en hierro negro, para ir a juego con esta barra. Por eso pusimos la chimenea, algunos apliques, y con los taburetes reforzamos el punto industrial”.

Si subimos, nos encontramos con la habitación preferida de Marina, la principal: “Este es mi lugar favorito, como una buhardilla. Quisimos darle una imagen muy de cabaña. Las mesas vinieron de Noruega, son muy rústicas, e introdujimos la vaca en las butacas porque a mí en la montaña un toque de vaca siempre me gusta. El resultado es sencillo, de mucha simplicidad, pero muy gustoso y cálido”. A su lado, en suite, el baño abuhardillado con microcemento y madera tiene el mismo suelo que el resto de la casa. Con luz natural y pocos pero armoniosos detalles. Es como una cabaña donde escondernos... andar descalzos y sentir ¿paz? ¿relax? ¡Qué gusto!