HECHO EN CASA

Cómo hacer jabón paso a paso

Regalar jabones artesanales está de moda e incluso comprarlos para uno mismo. Son una opción ecológica y más saludable que muchos productos comerciales. Si es así, ¿por qué no hacerlos tú también en casa?

Actualizado a

Cómo hacer jabón natural

Lavar y refrescar nuestras manos es un gesto común que puede recordarnos la fragancia que los jabones «de antes» dejaban en nuestra piel. Nuestros antepasados hacían jabón mezclando viejos aceites y agua de ceniza. Este proceso se ha mejorado a lo largo de los años y existen miles de recetas para elaborar jabones artesanos y naturales.

Cómo blanquear la ropa de forma ecológica

Reluciente

Cómo blanquear la ropa de forma ecológica

Las recetas más habituales incluyen el hidróxido de sodio (conocido como sosa cáustica) entre sus ingredientes. Si bien es un ingrediente corrosivo durante el proceso de elaboración, cuando se usan las cantidades precisas, este pierde los restos de este ingrediente y es totalmente seguro para la salud. Aun así, hay personas que prefieren opciones más naturales y optan por jabones con una base de glicerina.

Jabones de glicerina y aloe vera

Los fabricantes suelen emplear cantidades seguras de hidróxido de sodio combinadas con grasa o aceite, lo cual no representará un peligro para la salud o para la piel. Aun así, su uso constante sí puede provocar problemas leves de sequedad o irritación.

Si quieres usar un jabón libre de sosa cáustica, la alternativa cada vez más popular es el jabón de base de glicerina con aloe vera. Una de las propiedades del aloe vera es que nutre la piel y ayuda a prevenir signos de sensibilidad como comezón e irritación. Su fórmula es muy suave y puede aplicarse hasta en los tipos de pieles más sensibles.

Ingredientes:

  • 2 pastillas de jabón de glicerina
  • 1 taza de gel aloe vera (200 g).
  • 4 cucharadas de miel (60 g).
  • 5 cucharadas de aceite de oliva (100 ml)
  • Ralladura de limón o gotas de aceite esencial.

Introduce las pastillas de jabón de glicerina y ponlas a derretir en un recipiente en el microondas. Posteriormente, cuando el jabón esté derretido, agrega las cucharadas de miel, la ralladura de limón o gotas de aceite esencial y la pulpa de aloe vera. Aparte, calienta el aceite de oliva hasta que esté tibio y evita que se caliente de más porque puede perder sus propiedades.

Mezcla todos los ingredientes con la ayuda de una batidora de mano, a baja potencia. Al final, debes obtener una mezcla brillante.

Una vez conseguida la mezcla, vierte el contenido en varios moldes para jabón o en un recipiente de plástico limpio. Para terminar, mete el jabón en la nevera durante un día, hasta que se solidifique bien.

Otra forma más sencilla es derretir glicerina al baño María y añadir los ingredientes deseados. Puedes usar el aloe vera por aceites esenciales y colorantes como curry o cacao en polvo.

Los jabones de base de glicerina pueden usarse una vez se enfrían y no es necesario esperar un mes como ocurre con los de sosa cáustica. Puedes sustituir el aloe vera por hierbas aromáticas, aceites esenciales o cualquier otro producto cuyo beneficio quieras notar en tu piel.

Hacer jabón casero

Jabón tradicional con sosa cáustica

El hidróxido de sodio es un ingrediente corrosivo pero usado correctamente no supone un problema para la piel, tejido o superficie. Además, esta base aporta la textura compacta, suave y emoliente del jabón de toda la vida.

Los tres componentes tradicionales del jabón son: agua, elementos grasos (como el aceite de oliva o la manteca de karité) e hidróxido de sodio (más conocido como sosa cáustica).

Al mezclar los ingredientes - el llamado proceso de saponificación- la sosa desaparece poco a poco y las moléculas de agua se unen de nuevo y conservan en su interior las propiedades de los aceites.

Para que el resultado sea el esperado hay que emplear las cantidades precisas de estos tres ingredientes. «Si queda en el jabón demasiado hidróxido de sodio, puede irritar la piel; mientras que un exceso de grasa dará como resultado un jabón blando y pastoso, que puede enranciarse», advierte Melinda Coss en su manual El libro deljabón artesanal (Ed. Paidotribo).

Se suele comenzar por preparaciones sencillas, como el jabón de Castilla, elaborado con aceite de oliva, agua destilada y sosa cáustica, al que se puede añadir aceite de coco para que la pastilla haga más espuma. Una vez mezclados los ingredientes hay que dejarlo reposar al menos un mes para que la sosa cáustica se elimine por entero.

Cuando domines un poco la técnica, puedes aprovechar las propiedades de diferentes tipos de aceite (sésamo, girasol, jojoba...) para elaborar jabones hidratantes, emolientes, regeneradores, nutritivos, o antisépticos. En la web Granvelada existen centenares de recetas con sus cantidades precisas.

Medidas de protección

La sosa cáustica es un elemento muy corrosivo durante el proceso de elaboración del jabón. Por eso, es recomendable usar las siguientes medidas de protección:

  • Realiza la mezcla en un lugar ventilado para evitar inhalar los vapores que se desprenden de la mezcla.
  • Usa guantes de goma durante el proceso de elaboración y si has de cortar la barra de jabón al cabo de 24 horas.
  • Usa gafas protectoras.​

Y recuerda: una vez hecho el jabón, debes dejarlo reposar durante un mes para que elimine todo resto de hidróxido de sodio.

Decoración en pastillas

Una vez se obtiene la mezcla toca dar forma a la pastilla de jabón. Puedes elegir entre una gran variedad de moldes: los moldes de silicona de repostería o recipientes de plástico son una buena opción. También puedes reciclar tetrabriks cortados por la mitad o una caja de madera forrada en su interior con un plástico.

El armario perfecto existe

A 6 pasos de ti

El armario perfecto existe

Si empleas molde grande para cortar luego las pastillas de jabón conviene tener en cuenta que el momento óptimo para hacerlo es entre 24 horas y dos días después de elaborar la mezcla: entonces ha ganado algo de consistencia pero, al mismo tiempo, puede ser cortada con facilidad.

Mindfulhome: una casa que te hará más feliz

Deco antiestrés

Mindfulhome: una casa que te hará más feliz

Puedes adornar la pastilla de jabón con flores secas, plantas aromáticas, ralladuras de naranja o limón, café molido, arcillas, semillas de amapola... Esa pequeña obra artesanal puede transformarse en un bonito regalo personalizado o un elemento decorativo en el baño.

PULSA PARA GUARDAR EL ARTÍCULO

EL ARTÍCULO SE HA GUARDADO EN FAVORITOS

Podrás encontrar tus favoritos en el menú

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de El Mueble?