CONSEJOS

Cómo gastar menos agua en el jardín cuando comienza el buen tiempo

Ahora que comienza el verano es un buen momento para conocer cómo gastar menos agua en el exterior y hacer un uso eficiente

Regando las alstroemerias

¿A quién no le gusta pasar tiempo en el exterior? Ahora que llega el verano, seguro que haces más planes al aire libre, ya sea solo, con familiares o amigos. Si tienes la suerte de contar con una zona de exterior, seguro que estás pensando en cómo decorar el jardín. ¿Pero cuidas su aspecto? Es importante mantener el jardín con un buen riego para que presuma un buen aspecto. De lo contrario, el jardín a penas lucirá. Sin embargo, sabemos que el agua es un bien muy preciado y también tiene sus costes. Además, si vives en una zona muy calurosa, en verano el riego se incrementa y eso se nota también en la factura.

¿Pero cómo ahorrar agua de riego en el jardín? ¿Cuántos litros de agua se usan para regar un jardín? Como sabemos que puedes tener dudas al respecto, te damos algunas pautas para que puedas ahorrar y seguir manteniendo en buen estado tanto el jardín, como todas tus plantas de exterior.

1. Analiza tu casa

Es importante que antes de empezar cualquier plan de ahorro, comiences mirando tus facturas de agua. Así te será más útil saber dónde estás desperdiciando agua y hacer un buen uso de ella. Para ello, calcula cuanta agua estás utilizando en casa. Hay herramientas físicas y otras online que te permiten conocer cuánta agua estás gastando y si estás siendo realmente eficiente o no.

2. Reutiliza el agua de lluvia

En lugar de utilizar agua fresca del grifo, ¿por qué no optar por agua de lluvia? Esto lo tendrás que hacer a partir de la temporada de invierno. Es sencillo y cada vez más personas la emplean para ahorrarse una gran cantidad de agua de riego en verano. Simplemente, debes instalar un depósito de agua en el jardín que recolecte el agua de lluvia. En algunas zonas de España que son muy lluviosas, si cada persona recogiera un barril de agua de lluvia al año (unos 160 litros aproximadamente), se ahorraría una gran cantidad de agua.

3. Di adiós a las mangueras y aspersores

Puede que esto sea una sorpresa, pero tanto las mangueras como los aspersores desperdician una gran cantidad de agua. Si no tienes otra opción, lo más recomendable es encender los aspersores por la mañana temprano, o por la noche si vives en una zona fresca. Esto ayudará a reducir la evaporación y el desperdicio.

4. Riega en el momento adecuado

A veces se gasta más agua de la cuenta porque se riega en exceso. Se piensa que los jardines necesitan agua constantemente y no es así. Para saber si tu jardín necesita más agua o no, mira el suelo y pincha una pala. Si la pala sale con tierra húmeda, el jardín está bien y no necesita nada más. En el caso de que la pala salga con tierra seca, ¡es hora de regar!

Regando las alstroemerias

Igualmente como hay bastantes tipos de suelos, también puedes fijarte en el estado de las plantas de exterior. Si tienes las hojas amarillas, o casi secas, tu jardín está pidiendo a gritos un poco de agua.

5. Apuesta por plantas que requieran de menos agua

Una buena forma de reducir el uso de agua en el jardín y ahorrar cuando comienza el buen tiempo es añadiendo plantas de exterior que requieran poco riego. Algunas de las plantas que necesitan poca agua son la lavanda, las palmeras, la mimosa y la verbena. Son plantas de exterior que necesitan muy poca agua para crecer de forma correcta, y de esta forma te podrás ahorrar algún coste en el consumo de agua del jardín.

Si quieres estar al día de todo lo que publicamos en www.elmueble.com, suscríbete a nuestra newsletter.

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de El Mueble?