Casas de Lectoras

Casas de lectoras: la casa con porche llena de detalles y color de Concha en Oviedo

Nuestra lectora Concha construyó su casa hace 20 años y ahora es un lugar repleto de historias. ¿Quieres descubrirlas? Adelante...

retrato lectora concha oviedo

La lectora Concha leía El Mueble desde pequeña. Ahí empezó su afición por la decoración. Primero, cogiendo las revistas de su madre. Después, corriendo cada mes ilusionada a por el nuevo número al quiosco más cercano.

porche concha oviedo
Concha Fernandez

La historia de esta casa en Oviedo, que hoy nos enseña, ya tiene 20 años. Concha cuenta que la hicieron ellos mismos. Tener un proyecto así entre manos, es todo un reto. Y es que cuando la casa de tus sueños está tan cerca, la espera se puede hacer eterna.

recibidor concha oviedo
Concha Fernandez

Pero Concha supo esperar. Y fruto de ello es esta encantadora casa, donde no falta de nada. Incluso el porche es de ensueño. El color teja de la fachada le da un aire rústico que combina con las sillas de fibras y la mesa de madera.

vestibulo concha oviedo
Concha Fernandez

Sin pasar del recibidor, ya vemos que su interior está repleto de rincones con muchísimo encanto y detalles que parecen auténticos tesoros. Solo tienes que mirar los estantes integrados debajo de las escaleras de madera. Cuántos objetos... ¡Y cuánto espacio!

salon concha oviedo
Concha Fernandez

Los techos del vestíbulo son altísimos. Podemos ver el segundo piso desde la puerta, que queda abierto tras la barandilla negra. ¿En la pared? Más tesoros. Unos cuadros clásicos con marcos robustos, muy elegantes, que nos trasladan a una casa de campo.

comedor concha oviedo
Concha Fernandez

Pasamos al salón y sentimos el primer flechazo: las dos estanterías de obra en los laterales de la chimenea. Son las protagonistas del espacio y no solo por la cantidad de tesoros que albergan. Parecen envolver la sala junto a los sofás blancos y rojos. Qué maravilla.

comedor detalles concha oviedo
Concha Fernandez

En el comedor, una vitrina de madera protege la vajilla y encima, más detalles como candelabros o plantas. Otro flechazo: los cuatro espejos colgados en la pared. Concha ha combinado distintos tamaños y marcos con formas diversas. Eso sí, todos en un color dorado similar al de los marcos de la entrada.

reloj concha oviedo
Concha Fernandez

Otro puntazo es la cocina. El aparador parece acoger mil y una historias. Ahora bien, fíjate en la campana extractora. Esto sí que marca la diferencia. ¡Podría ser la chimenea del salón! Al fin, el dormitorio. Volvemos a encontrarnos espejos con marco dorado sobre el cabecero de madera. Una de las cómodas hace la función de mesita de noche. Las alfombras de fibras aportan calidez y la mesita para trabajar le da un toque único al espacio.

dormitorio concha oviedo
Concha Fernandez

"Cuando empiezas un proyecto así, crees que nunca sale la casa que quieres porque parece tener vida propia", sentencia Concha. Cuanta razón. Esta casa ya guarda su propia historia en cada esquina.

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de El Mueble?