Espacios pequeños

1 /1438
dormitorio juvenil pequeño con dos camas 00522514

1.

Bajo la ventana

Aunque se trata de una solución ideal para sacar partido al espacio y no renunciar a poner dos camas –o tener que colocar una litera–, para que la habitación sea confortable, las paredes han de estar bien aisladas y las ventanas ser de calidad y garantizar un buen cerramiento. 

dormitorio rustico juvenil pequeño con ropa de cama de cuadros 00497970

2.

Todo pensado al milímetro

La solución a la falta de centímetros de este dormitorio juvenil de pequeñas dimensiones fue buscar piezas que encajan a la perfección, sin malgastar nada de espacio. Ahora, el cabecero se extiende más allá de la cama de manera que recoge el espacio, lo separa de la zona del armario y le da unidad. 

Cabecero, de Ventura Esrudio. Mesita de noche, de Ehtnicraft, en Carolina Juanes. 
Dormitorio juvenil pequeño en blanco y azul 522516

3.

3. Un dormitorio juvenil pequeño con las camas en L

Colocar las camas en L es una solución que aprovecha cada centímetro en un dormitorio juvenil pequeño. La interiorista Mercedes Pérez, de Renova, planificó una cama con una estructura con estantes, de manera que no solo la cama queda aislada, sino que también aumenta el espacio para guardar. 

Camas realizadas a medida y diseñadas por Renova. Alfombra. de KP. Lámpara realizada con el mismo papel pintado de Saint Honoré. 
dormitorio juvenil pequeño 00526567

4.

2. Con las camas enfrentadas

Una solución cuando el espacio escasea en un dormitorio juvenil compartido es colocar las camas de manera lineal. Así se aprovecha toda la pared y se deja mucho más espacio libre entre las camas y el armario. Destacan las mesitas de noche elegidas por la interiorista Marta Tobella, responsable de la reforma, con un diseño ligero y en color blanco, de manera que se funde con la pared. 

Mesita de noche, lámpara, taburete y cuadros, de Sacum. Cama, de Fila.
dormitorios juveniles pequeños 00527521 O

5.

1. Dormitorio juvenil pequeño en blanco y negro

Aunque no lo creas, el negro es un color completamente válido para un dormitorio juvenil pequeño en el que falta el espacio. Ahora, ha de contar una gran ventana que garantice la luz y combinarse con el color blanco. Así lo hizo la interiorista Paula Duarte en el dormitorio de su hija. 

Cama, de La Redoute. Cuadros, de Amaya de Alba.
dormitorio pequeno con muebles a medida 00522582

6.

Mejor armarios empotrados de frentes lisos

Antes que un armario exento, que destaca más y cobra protagonismo, opta por un frente de armarios empotrados con puertas lisas. Esto dará sensación de que la pared queda despejada aunque se trate en realidad de un armario de gran capacidad. Diseña de suelo a techo y de pared a pared. Si el armario no llega hasta el techo, no "ocupes" la zona alta sobre el mueble.

Muebles diseñados a medida por la decoradora Pía Capdevila.
00455277

7.

Con un mini comedor ¡para 3 personas!

Cuando no se tiene espacio hay que ser ingenioso. En el lado de la bancada se dispuso un pequeño comedor con una mesa plegable fijada a la pared capaz de albergar hasta tres comensales. Las aberturas en el muro hacen posible que la luz circule sin obstáculos. Al fondo se ve la cocina.

Mesita, de Ikea. Taburete gris y cojines, de Deco & Living.
00455273

8.

2. La más pequeña: una mini casa madrileña súper luminosa

En El Mueble hemos publicado pisos pequeños, pero este se lleva la palma. Tan solo tiene 33 m2 y aunque, ciertamente, es una cajita de cerillas tiene mucho encanto y luz, ya que se pintó toda ella de blanco. El acogedor saloncito lo tiene todo: un sofá blanco, mesas nido, una butaca de diseño, estantes flotantes que hacen las veces de estantería y un banco para almacenar, sentarse o colocar la tele. La reforma del piso la llevó a cabo Equipo Nimú. ¡Y anda que no le sacó provecho!

Sofá, de Ikea. Cojines y manta, de Deco & Living. Mesitas nido, de Maisons du Monde. Butaca, de Wallapop. Alfombra, de Kenay Home.
Salón pequeño con rinconero 00521290

9.

Un piso de 75 m2 optimizado al máximo

El salón comparte espacio con el comedor y tiene contacto visual con el recibidor y la cocina, gracias a separaciones acristaladas que ayudan a zonificar per dejan que la luz viaje de punta a punta y contribuyen a la sensación de amplitud, al no fragmentar el espacio. Para aprovechar al máximo el estar, la decoradora optó por un sofá esquinero a medida, que salva el rincón y resulta más ligero que dos en "L". 

Sofá de Veneris y mesa de centro de Pilma. 

 

Cocina larga y estrecha con lavadero 00521296

10.

Una cocina que ha multiplicado su claridad

Con la reforma de este piso, esta cocina ha ganado doblemente mucha luz. Por un lado, gracias al cerramiento y la puerta corredera acristalada, que deja las vistas despejadas hasta el salón. Y, por el otro, porque se ha anexionado la antigua galería. A pesar de ser una cocina estrecha, la decoradora la ha organizado en dos frentes paralelos y ha habilitado una pequeña barra de desayunos. Pequeña, pero no le falta de nada. 

Mobiliario diseñado y realizado por la decoradora. 
Dormitorio abuhardillado blanco con armario 00531344

11.

Un dormitorio pequeño muy bien aprovechado

Este dormitorio tiene espíritu de refugio, con sus techos inclinados y su lucernario. Pero el reto fue optimizarlo al máximo. Y se logró redistribuyendo el espacio. La cama se situó en la zona más baja del dormitorio reservando la de mayor altura para el armario, que salva el techo y combina puertas batientes con otras plegables, para aprovechar mejor el espacio. No te pierdas el resto de soluciones de este ático

comedor-junto-a-tabique-abierto-con-vano 00521292

12.

Un comedor mini pero capaz gracias a un banco en "L"

El banco en "L" ha permitido a la decoradora Marta Tobella ajustar la mesa a la pared. Si con sillas debes dejar 80 cm libres, con un banco basta con 40-45 cm. Este banco, además, tiene un arcón que proporciona espacio de almacenaje extra.

Banco y mesa realizados a medida por la decoradora Marta Tobella. 
salón abuhardillado en blanco 00531301

13.

Un ático de 70 m2 con espíritu de cabañita

Los techos abuhardillados de este ático fue un handicap a la hora de plantear la reforma, pero también uno de los puntos fuertes de este piso, que ahora respira un look de cabañita que tiene mucho encanto. El salón, además, se reorganizó. Los sofás, que estaban enfrentados, se comían mucho espacio. En cambio, con esta organización se aprovechan más y mejor los metros y se gana sensación de amplitud.  

Sofás de Tapicería Visual y mesa de centro de Orquídea. 
Cocina abierta con isla 00530718

14.

Una cocina que ha ganado almacenaje y una barra de desayunos

La cocina estaba cerrada, lo que empequeñecía el espacio y le restaba luz. Ahora ha ganado una isla con almacenaje y hasta una barra de desayunos. Además, para darle un plus de calidez, las paredes, excepto la de la zona de trabajo se han empapelado. 

Encimera de Silestone. 
Vista cenital de salón 00500444

15.

Una casita de vacaciones de 75 m2 organizada en 3 plantas

Este salón es pequeñito, pero la decoradora Esther Mercé le sacó el máximo partido con una base en blanco, que ilumina todo el espacio, pocas piezas y ligeras, y un look fresco y desenfadado, perfecto para esta casita de vacaciones. 

Sofá de color mostaza y alfombra de Filocolore y mesas de centro de Tierra Extraña. 
Planta diáfana con salón, comedor, cocina y altillo 00500449

16.

Una planta diáfana que disfruta de muchísima luz y vistas al mar

Uno de los grandes aciertos de la reforma fue abrir la cocina (situada en la planta central) al salón-comedor. Así esta planta recibe luz de las dos fachadas de la casa. Y se aprovecha mucho más y mejor el espacio. El altillo se usa como zona de descanso y despacho. Abierto y pintado de blanco, recibe toda la luz del ventanal del salón.

Mobiliario de la cocina diseño de la decoradora con muebles de Ikea. 
Dormitorio blanco con armarios empotrados 00500451

17.

Un dormitorio con un completísimo vestidor

En el dormitorio, también en blanco como el resto de la casa, se diseñaron armarios hasta el techo para ganar un vestidor al que no le falta de nada. Empotrados, con puertas lisas y en blanco, como las paredes, pasan desapercibidos. Y es que aquí el protagonismo son las preciosas vistas. 

Armarios diseño de la decoradora y butaca de Ikea. 
mueble-a-medida-recibidor-estrecho-00531676

18.

Aparador a medida

En lugar de que la solución cubra toda una pared, escoge un diseño a medida que se adapte a las necesidades del espacio y a las que tengas (guardar zapatos, organizar mochilas, almacenar papeles de casa…). Podrás salvar pilares, llevar el mueble hasta la altura de la ventana o integrar un radiador. Aprovecha todo el largo de la pared para compensar el fondo reducido que debe tener una pieza de este tipo a modo de aparador.

consola-madera-recibidor-estrecho-00533316

19.

Consola con cajón y cestas debajo

Este recibidor nos sirve para mostrar cómo decorar un espacio estrecho en un estilo más campestre o rústico sin que resulte pesado. La consola en este caso es de madera blanqueada e incorpora un práctico cajón que te permitirá tener fuera de la vista lo que quieras organizar (cartas, algún papel publicitario que te interese, el cargador del móvil…). El espejo tipo ventana juega con la tendencia country e industrial. Y debajo de la consola, algunas cestas.

Consola de Belssia, espejo de Maisons du Monde, cestos de Carolina Blue y As'n Art en Matèria, y alfombra de Carolina Blue.
zona de paso y recibidor estrecho con mueble a medida 00495429

20.

Un mueble a medida con baldas

En este recibidor, también algo angosto, la opción ha sido diseñar un mueble estrecho a medida -perfecto para organizar los abrigos-, pero se ha aprovechado que no queda entre paredes para crear una zona de mini estantes abiertos en vertical, que solucionan la zona de apoyo al llegar a casa.

Armario y estantería realizados a medida por Marina & Co.; lámpara de pie Cala, de Marset; y suelo cerámico de Porcelanosa.
recibidor-estrecho-con-banco-y-perchero-00503814

21.

Un recibidor estrecho que no se priva de nada

Este proyecto… ¡lo tiene todo! Un recibidor estrecho que cuenta con una ligerísima balda de pared mini de diseño semicircular como apoyo; un banco para dejar el bolso y descalzarse cómodamente al llegar a casa; y un perchero en la pared. La lámpara cuelga del techo y no resta espacio. Un truco para decorar recibidores estrechos: coloca todos los elementos en la misma pared.

Colgadores de Muuto, banco en Bazaar Barcelona, lámpara de Santa & Cole y alfombra de India & Pacific.
Recibidor estrecho empapelado 00527536

22.

Un mueble volado

Al quedar suspendido en la pared, sin patas, resulta muy ligero y un mueble idóneo para decorar un recibidor pequeño y estrecho. Este tipo de muebles tienen poco fondo y pueden incorporar cajones o solamente un hueco a modo de estante abierto. Tendrás apoyo y un espacio para colocar una lamparita de sobremesa. ¿No hay enchufe cerca? ¡Opta por un modelo de batería recargable!

Consola de hierro y madera, diseño de Marta Miquel Interiorismo; alfombra y perchero de Taller de las Indias y papel pintado de Sanderson. 
Recibidor estrecho con consola y espejo redondo 00527517

23.

Consola y espejo

En un recibidor se suele incorporar un espejo. Estos conceden amplitud y reflejan la luz natural que llegue al espacio. El problema de un recibidor estrecho y los espejos es que si lo es demasiado, el reflejo del espejo será una pared o armario que quede enfrente, sin nada de gracia. Y no aportará demasiada sensación de amplitud. En ese caso, es preferible optar por un cuadro.

Casa de la interiorista Paula Duarte con consola de Stol, espejo y cestos de Maisons du Monde y alfombra de yute de Zara Home.
recibidor-estrecho-con-zapateros-blancos-de-ikea-00531692

24.

Un zapatero que parece una cómoda

Puede que no quieras decorar el recibidor pequeño y estrecho con un zapatero convencional, pero hay diseños que simulan una cómoda como el ya icónico modelo Hemnes de Ikea. Aquí se ha sustituido la tapa original por una de madera. Un hack Ikea muy fácil que da como resultado un mueble diferente. Y es que un zapatero, con su fondo reducido, es una buena opción para dejar los zapatos y tener una superficie de apoyo. Suma el cerramiento de cristal que amplía el espacio.

Banco de Cidón.
Dormitorio pequeño blanco abierto al baño

25.

Un dormitorio abierto al baño ganado al lavadero

Cada cm cuenta en este mini piso. Por eso Gemma no dudó en anexionar el lavadero a la suite y así llevar más luz natural al espacio y ganar unos cm extras para el baño. Con el mismo fin, llevó la zona de lavamanos al dormitorio. Un mini murete sirve de cabecero y el blanco, que tiñe todo el espacio, amplía y suma luz. No te pierdas las soluciones ingeniosas de este piso ni sus planos. 

 Mueble de Ikea con encimera de Neolith.
Salón de piso pequeño

26.

5. Un piso de 50 m2 lleno de buenas ideas

50 m2 y tres habitaciones. ¿Imaginas? Era oscuro, con mini espacios y ninguno de ellos realmente prácticos e incómodo para una pareja joven. La decoradora Pia Capdevila no lo dudó: de 3 habitaciones pasó a solo una. Derribó tabiques y los espacios se esponjaron, se sumaron metros, luz y sensación de amplitud. 

Sofá cama a medida de Sancal y mesitas de centro de Brucs.
Comedor abierto a la cocina en "U"

27.

Una cocina abierta con comedor adosado

Al derribar los tabiques de la zona de día, se ganó un espacio amplio y diáfano con la cocina, pequeñita y blanca y en "U", el comedor adosado a uno de sus laterales con un banco con cajones para sumar plazas y almacenaje, y el salón, junto al ventanal. 

Banco diseño de la decoradora y muebles de la cocina de Meine Küchenn.
Dormitorio pequeño con pared del cabecero verde agua

28.

Un dormitorio con un toque de color

La única habitación que se conservó con la reforma se reservó junto al salón, para disfrutar de luz natural. Pia optó por pocas piezas, pero con encanto, como la cómoda que sirve de mesilla y amplía el almacenaje. La pared del cabecero, de un suave verde agua, da personalidad al espacio y se ha elegido a juego con el precioso mosaico hidráulico original del dormitorio. No te pierdas el vídeo completo del piso

Zona de día diáfana de piso pequeño

29.

4. Un mini dúplex de 40 m2 con terraza y soluciones muy ingeniosas

Imagina cómo de pequeñito es este ático que en esta imagen vemos cuatro espacios: cocina, comedor, recibidor y salón. Y a pesar de todo, el espacio no se ve encorsetado. ¿La clave? Concebir toda la planta baja de este dúplex diáfana y tirar de soluciones a medida muy ingeniosas, como la librería que "crea" un falso pasillo y sensación de vestíbulo y a la vez sirve de punto de apoyo para la barra-comedor. O la escalera, que es la gran protagonista de la zona de día de este piso reformado por Gemma Ospital. 

Cocina mini blanca con escalera integrada

30.

Una cocina que "integra" la escalera

Y es que la interiorista aprovechó la escalera para convertirla en almacenaje de la cocina. En su estructura integra la nevera, armarios para la vajilla, un botellero... Y, para dar más espacio al salón, Gemma integró el comedor en la cocina alargando la encimera a modo de barra. Caben, cómodamente, cuatro personas. 

Mobiliario de carpintería Rimvara. 
Salón comedor de piso pequeño con paredes en azul

31.

3. Un ático pequeñito pero súper estiloso en azul

El color no está reñido con los espacios pequeños. Y este ático en Bilbao, decorado por Begoña Susaeta, es buena prueba de ello. La decoradora apostó por este personalísimo "azul Bilbao" para revestir las paredes (¡ojo, no es pintura, sino papel!) y sumar calidez. Pero para ello contaba con dos aliados: el derroche de luz de la que disfruta el piso y los techos de más de 5 m

Mueble diseño de Sube Interiorismo, cuadro y lámpara de Bazar Decoración. Cojines de Coco-Mat, Sube Interiorismo e Id Design. Mesita auxiliar de Bazar Decoración. Mesa de centro de Ethnicraft.

altura.  

 

Cocina pequeña blanca con paredes azules

32.

Una cocina en blanco con una práctica península

El blanco y el azul contrastan en la cocina, creando un espacio funcional pero a la vez personal y con encanto. Totalmente abierta al salón, la decoradora ideó esta práctica mini península con un lateral con baldas y cajones para el menaje, que sirve de separación visual y, a la vez, de barra para comidas rápidas. 

Cocina diseño de Sube Interiorismo. Lámpara de Susaeta Iluminación. 
Dormitorio pequeño en azul turquesa

33.

Un dormitorio muy acogedor en verde agua

También se llevó color al dormitorio, pero esta vez un sosegado azul turquesa, también en papel. Aquí, los metros, como en el resto del piso, eran escasos. De hecho, las pocas piezas que lo visten se han hecho a medida para optimizar al máximo cada cm. 

Apliques de Lightyears en Susaeta Iluminación. 
Salón blanco pequeño con salida a terraza

34.

1. Un ático con terraza de apenas 60 m2

Este ático, reformado por Mengíbar Blanco Estudio, es uno de vuestros pisos pequeños de la web de El Mueble preferidos. ¡Y no es para menos! Tiene un derroche de luz, mucho encanto, con su techo abovedado, que fue una sorpresa durante las obras, y una terracita de apenas 8 m2 con un súper banco en "L" en la que han llegado a cenar ¡hasta 10 personas! 

Sofás de herencia familiar y mesa de centro de Mercantic. 

Comedor pequeño blanco con banco en "L"

35.

Un comedor mini pensado para crecer

Este ático pertenece a una pareja joven a quien le gusta mucho recibir en casa. Por eso el comedor se planteó para ser muy capaz, a pesar de contar con el mínimo espacio. Un banco en "L" permite ajustar más la mesa a la pared, lo que regaló unos cm extras al salón, y a la vez da más plazas de asiento. Además, es tipo arcón, para guardar. Y la mesa, extensible. Mini pero nadie se queda fuera. 

Mesa y sillas de Kave Home. 

Cocina pequeña acristalada con pasaplatos

36.

Una cocina acristalada super bien aprovechada

La cocina, como el resto de este coqueto ático, es mini, pero está tan bien aprovechada que parece más grande. La clave ha sido el acristalamiento en "L" que abre este espacio a la zona de día y al pasillo, pero sin renunciar a la privacidad. Además, la gran ventana tipo guillotina resulta super cómoda a modo de pasaplatos. 

Estructura acristalada de la cocina y mobiliario, diseño de Mengíbar Blanco Estudio.
cocina-minimalista-blanco-pequena 00513340

37.

Solo cristal para las cocinas pequeñas

Crear una caja o cubo de cristal. Esa es la solución por la que se apostó en esta cocina de reducidas dimensiones. Sin paredes, solo con cerramiento acristalado. Si además de la puerta, quieres abrir algún vano de comunicación a modo de pasaplatos, crear una ventana en una pared de apertura abatible o en acordeón.

Muebles de cocina diseñados por Mengíbar Blanco Estudio con encimera de Silestone blanco Zeus y campana de Balay.
Comedor y cocina abiertos 513311

38.

Una cocina con una práctica barra multiusos

Con la reforma, la cocina se ha integrado a la zona de día por completo. De hecho, al entrar en la vivienda lo primero con lo que te encuentras, ahora, es la cocina. Precisamente por eso la decoradora optó por un mobiliario con frentes lisos y de un suave color topo, porque así no se ve "tan cocina". El gran acierto ha sido la barra, que separa la cocina del comedor, ofrece una zona de almacenaje extra y sirve de barra y pasaplatos. 

Mobiliario de Cubic Cuines. Taburetes de La Maison.
Dormitorio pequeño blanco y abuhardillado 00513315

39.

Un dormitorio abuhardillado con mucho encanto

El dormitorio parece sacado de una cabañita en la montaña. ¡Qué acogedor! Aunque antes de la reforma la madera era tan oscura que aún empequeñecía más este espacio. Se le aplicó una veladura, que lo ha aclarado, pero dejando ver la veta, que suma calidez. Armarios a medida, que salvan el techo, y un cabecero tipo murete con mesillas tipo hornacina completan este pequeño pero personal dormitorio. Te invitamos al housetour de este piso, ¡con planos!

Cabecero y armarios diseño de la decoradora.
Salón comedor diáfano de piso pequeño 00513307

40.

2. Un dúplex mini de 52 m2 con un dormitorio tipo cabañita

Este piso es muy pequeñito pero no lo parece para nada. ¿La clave? Derribar tabiques, para arañar el máximo de centímetros y facilitar que la luz fluya de punta a punta. Y prescindir de las zonas de paso, que cuando los metros escasean son un lujo que no te puedes permitir. Y esto es lo que hizo la decoradora Marta Prats en este dúplex, creando una zona de día diáfana en la que salón, comedor y cocina conviven armoniosamente. 

Mueble bajo diseño de la decoradora y realizado por Vallés carpintería. Butaca y alfombra de Merc&Cia. 
Plano de piso  00531334

41.

1. Un ático abuhardillado de apenas 70 m2

Este ático estaba muy compartimentado y su planta abuhardillada tampoco ayudaba. La clave para ganar amplitud fue abrir la zona de día y reorganizar el espacio, que ahora respira. Uno de los grandes favorecidos del cambio ha sido la cocina: ha ganado una isla con almacenaje y hasta una barra de desayunos.

Cocina con acristalamiento y papel pintado 00493760

42.

Una cocina con office y extra de calidez

La cocina ha sumado metros, luz y estilo con la reforma. ¿Las claves? El cerramiento acristalado, el papel pintado, que suma un plus de calidez y personalidad, y la incorporación de la galería. Precisamente, gracias a esto y a tomarle prestados 60 cm al salón, se ha podido integrar el comedor en la cocina. Si te has gustado estas ideas, ¿a qué esperas a ver el resto?

Mobiliario de Santos y encimera de Neolith. 
Salón pequeño con librería 00493756

43.

Un salón más amplio lleno de buenas ideas

La decoradora Natalia Zubizarreta empezó por derribar el tabique del pasillo que encorsetaba el salón. Con ello se ganó amplitud, metros y claridad. Además, apostó por el blanco en paredes, tapicería del sofá y la alfombra, lo que contribuye a ampliar visualmente el espacio. El mueble antiguo completa el almacenaje y da personalidad. 

Sorá, en Tapidiseny y mesa auxiliar, en Hanbel. 
00493770 O

44.

6. Un piso de 50 m2 con mucha personalidad

Los metros de este piso escaseaban pero derribando y moviendo tabiques se ganó más espacio y confort, además de llevar más luz a todo el piso. La cocina, con un acristalamiento, es más luminosa y al trasladar el comedor aquí –gracias al antigua lavadero– el salón ha "crecido".  

Salón pequeño con librería y sofá verde 00490668

45.

5. Un piso de 70 m2 con una reforma magistral

Lo único que se conservó del piso original fue la librería del salón. Aunque la decoradora Marta Prats la tuneó para aligerarla y hacerla más práctica. Una zona de día diáfana con pocas piezas y ligeras, como el mueble bajo de la tele o el sofá, y un comedor familiar con la mesa arrimada a la pared, contribuye a ampliar visualmente el espacio.  

Comedor con zona de despacho 00493819

46.

Un completísimo despacho en el salón

Para rentabilizar al máximo los escasos 70 m2 del salón, la decoradora convirtió la pared libre de la zona de día en un completísimo despacho con mucho encanto.  Un sobre blanco sobre dos books de madera, y un armario con puertas recuperadas completa el almacenaje. 

Cocina blanca con apertura acristalada que da al salón 00493849 O

47.

Una cocina estrecha y alargada con zona de barra y mucha luz

Otro de los grandes aciertos de la reforma de este piso fue abrir una ventana fija en la cocina para llevar más luz y comunicación visual. A pesar de ser estrecha, la decoradora planificó dos frentes de armarios que regalan mucho almacenaje y, en la entrada, prolongó la encimera a modo de práctica barra. El blanco aligera el mobiliario y da más sensación de amplitud. 

Salón pequeno con vistas a la terraza-00513332

48.

4. Un ático de 58 m2 que se ha abierto a su terraza y a la luz

Pensar que un ático puede ser oscuro y darle la espalda a su terraza parece un imposible. Pero así era este ático antes de que el equipo de Mengíbar Blanco Estudio lo reformara por completo. Para empezar, se amplió la ventana que daba acceso a la terraza, que era minúscula, y se llevó de pared a pared. Con ello, no solo se multiplicó la luz, sino la relación con su privilegiado exterior.

Comedor integrado en el salón con banco en "L"  00513373

49.

Un comedor mini con maxi capacidad

Además de optimizar al máximo el espacio, abrir el piso a su terraza y ganar luz, para los nuevos propietarios era importantísimo poder contar con un comedor que pudiera crecer si era necesario. La gran apuesta fue un banco en "L", que permite ajustar la mesa a la pared, ganando más metros para el salón, y disfrutar de más plazas de asiento si se necesita. Con el sobre abatible, además, es ideal para guardar. 

Cocina abierta al salón con cristalera y barra de desayunos 00513350

50.

Una cocina acristalada super bien aprovechada

Uno de los espacios de este ático que más ha salido beneficiado con la reforma ha sido la cocina, que ha multiplicado su luz, gracias a este acristalamiento que la convierte en una caja de cristal. Además, se ha ideado un pasaplatos con un cierre de guillotina que permite proteger la zona de día de olores y humos, y se ha ganado una práctica barra. 

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de El Mueble?