Pérgolas

51 /143
jardin-con-muebles-de-metal-00317243

51.

43. Una casita que antes era un molino de arroz

¡Como lo lees! Este antiguo molino de arroz ahora es una casita de estilo rústico que goza de un jardín en el que disfrutar del aire libre, con varios ambientes. Los muebles de forja crean un estilo entre campestre y romántico.

Butacas de PVC en Viveros Martín y banco de herencia familiar. 
jardín con pergola de madera y muebles de exterior en fibra 00489201

52.

Tarea para hacer en un día: poner una pérgola

Para disfrutar de las comidas al aire libre y sin sol en tu jardín, solo necesitas un día para instalar una pérgola. Despeja la zona de instalación y empieza por fijar las bases metálicas de anclaje al suelo. Después solo te quedará colocar los postes verticales y horizontales y sujetar el cañizo con bridas a los travesaños superiores. En Bauhaus: pérgola de madera (en 3 x 3 x 2,5 m) 99 € y cañizo natural (1 x 5 m) 11 €.

Sillas de Coco-Mat y lámpara de techo de Estilo Nórdico.
Porche de noche con luces y velas 00485505

53.

Guirnaldas y luces para disfrutar del exterior, también, de noche

En El Mueble nos encanta vestir el exterior para la noche. Guirnaldas, como si de una verbena se tratara, luces portátiles especiales para el exterior, velas... Crearás un ambiente más íntimo y agradable perfecto para una tertulia relajada al fresco. 

Guirnaldas de Muy Mucho. 
Exterior con jardín de casa de campo_00485451

54.

Un porche fresco y, a la vez, muy acogedor

Los propietarios de esta casa querían hacer mucha vida en el exterior, por eso se planificó un porche para que pudieran disfrutarlo durante todo el año, de día y de noche. De ahí la cubierta de caña con una enredadera, que protege del sol en verano y lo deja pasar en otoño. De hecho, las cortinas resguardan del sol y, a la vez, protegen del aire y de los mosquitos, por la noche.

Comedor exterior_00437063

55.

Las comidas más bucólicas

¿Cómo decorar el comedor de verano? Consigue un aire romántico chic con sillas de diseño perfectamente combinadas con una lámpara de techo romántica y cortinas de algodón. Y si alzas la mirada, un techo de verde natural.

Sillas, modelo Panton, de Casa y Campo; lámpara de techo, de DM Interiors.
Comedor exterior_00460753

56.

Un comedor de verano para el atardecer

Las noches de verano, aunque cortas, son mágicas y también hay que disfrutarlas alrededor de la mesa.

Lámparas, de Côté Decó.
001 DSC1929

57.

La vida empieza por la terraza

“Lo que más nos gusta es que la terraza, el salón, el comedor y la cocina son como un espacio único, multifuncional y disfrutable para toda la familia” sentencia su propietario. Así es cómo les planteó su trabajo de interiorismo Natalia Gómez Angelats, como un todo continuo. Una declaración de naturalidad que empieza aquí y se nota en todos los rincones de la casa. El exterior se disfruta bajo un cañizo y una antigua vela de barco recuperada que crean una amplia zona de sombra.

Sofá diseñado por Natalia Gomez Angelats. Butaca y puf de Catalina House. Mesa y sillas de Fermob. La alfombra y los cojines de las sillas son de Calma House. Vela de Dvelas.

58.

Dos centros gemelos

Cuando la mesa es grande, como esta, puedes crear dos centros idénticos en vez de uno central XL. Aquí se ha optado por dos bouquets de flores de verde y rosas que dan un look campestre y a la vez delicado, en sintonía con el entorno. 

59.

Lo veo, lo quiero, lo tengo

Una de las ventajas del césped artificial es que se puede instalar en cualquier superficie y además es muy fácil de hacerlo -sobre todo sobre hormigón y baldosa-.

En el porche, el sofá y la butaca son de Maisons du Monde. La pérgola es un diseño de Disseny d'Interior. Sobre el césped, la butaca de fibras naturales es de Sacum.

60.

Los precios de un paisajista para tu jardín

Los precios son variables. La obra de un jardín cuesta desde 30€ hasta 200€/metro cuadrado. Dependerá de si el trabajo incluye o no plantaciones y riego, pavimento, obra hidráulica, piscina, fuente, pérgola, estilismo… Tumbonas de mimbre de Pantay.

Pérgola en el jardín con comedor de verano y vistas al jardín

61.

Una comida al aire libre

La agradable temperatura de la comarca permite disfrutar del exterior durante muchos meses. El comedor exterior, cubierto con una pérgola, ofrece las mejores vistas de Torrent. Se han colocado unas persianas de madera para hacer sombra en los días calurosos. 

62.

De lavadero triste a pérgola encantadora

La interiorista derruyó una caseta muy deteriorada para levantar esta pérgola con mobiliario de fibra, "que envejece ganando un color grisáceo muy bonito", dice la interiorista. El cambio ha sido total. 

Lámpara, de Estilo Nórdico. Cañizo y plantas, de Garden Llofriu. Sillas, de Cocomat.

63.

Porche rebosado de plantas (7608 likes)

Los likes de esta foto no mienten: en verano os encantan los porches y todo lo que tenga que ver con el aire libre. Este porche, diseñado por el exteriorista Ignasi Bisbe, de Teodora Bcn, incorpora plantas a lo largo de toda la terraza, que cuenta con una zona de refugio bajo la pérgola de cañizo para las horas más calurosas.

64.

Muuuucha paciencia

Es la que aconseja Josep a la hora de decorar una casa con historia. Porque no todo vale. Pasearse por tiendas de derribo, rebuscar en mercadillos y encargar piezas a artesanos, como las sillas de este porche, que parecen antiguas y no lo son, es su baza. Mesa de madera de Cado.

Exterior con pérgola con salón de verano

65.

51. La masía de aquellos veranos

Lali pasaba los veranos en una antigua masía rodeada por un inmenso jardín y tres edificaciones, y hoy, tras heredar la que fuera la casa de los jornaleros, ha vuelto a aquellos paisajes de La Garriga. La cambió por completo dándole más luz y una salida al jardín. 

66.

El regalo del patio

 Lo habitual es que las plantas bajas cuenten con una salida al exterior, en formato patio o incluso jardín, según la comunidad. "Un punto a favor de las plantas bajas en detrimento de los áticos, es que tienen la terraza a nivel, sales directamente del salón al exterior. Esto es muy difícil de encontrar en los áticos", apunta Joanna Papis, directora de Promociones de obra nueva de Lucas Fox.

67.

Un chill out privado con puestas de sol de postal

Para ampliar el dormitorio principal hacia el exterior, se instaló una pérgola donde se habilitó un salón de verano a modo de chill out donde disfrutar de los maravillosos atardeceres que ofrece la isla. 

Sofá y mesa de centro de madera reciclada, de La Bòbila. Lámparas de Teodora Bcn. Sillón de La Bòbila, a juego con el sofá. Plaid a rayas y cojín de Zara Home.

68.

Una completa terraza con vistas al mar

Además de un patio, la casa cuenta con una terraza con espectaculares vistas a Barcelona y al mar. Para sacarle más partido, se habilitaron dos zonas: una de comedor bajo la pérgola y un completo estar con un gran sofá rinconero a modo de chill out. Sofá, butacas, mesas de madera y cojines de Mercader de Venecia.

69.

Una pérgola con cañas de bambú

 En esta pérgola se ha optado por un techo de cañas de bambú porque, además de ofrecer una agradable sombra, garantiza una buena ventilación, cosa que se agradece en los días más calurosos de verano. Pintadas en blanco, se integran perfectamente en el look mediterráneo de esta casita de veraneo en Formentera

70.

Una consola ligera y capaz

Podrás apoyar lo que no quepa en la mesa. Una extensión perfecta para comedores pequeños. Sillas, de Catalina House. Columpio, de Jardiland. Alfombras, de ID Design y Leroy Merlin. Toldo, de cañizo, también de Leroy Merlin. Mesas auxiliares, de ID Design. 

71.

Respetar la tradición

Aunque la pérgola es de nueva construcción, el pavimento del exterior se recuperó en su totalidad. "Las piedras del exterior son de un suelo recuperado de una antigua iglesia medieval. Y en la zona de la pérgola optamos por una toba manual también recuperada", explica Daniel. 

El sofá de obra y la mesa de centro son un diseño de Lizarriturry Tuneu.

72.

Un salón de verano para hacer mucha vida de día

En vez del tradicional porche, Daniel optó por instalar una pérgola con un techo de caña y una glicina que, a medida que vaya creciendo, se "irá comiendo" el cañizo disfrutando de una cubierta vegetal. "No quería un porche porque le restaría luz al interior de la casa, así, en otoño, cuando la glicina pierde las hojas, la luz entra en casa sin obstáculos", explica Daniel. 

Lámpara de bambú de Sacum. Cojines de Filocolore, El Meu Coixí y Sira. Candelabros en el suelo de Muy Mucho. Alfombra redonda de Calma House. Cortinas de La Maison. Puf de ratán de Sacum.

73.

¡Y de noche!

Si durante el día este salón está concurrido, el trajín no decae al caer la noche. Unas guirnaldas para crear ambiente, farolillos y velas que le dan el punto mágico, algún plaid por si refresca y las cortinas, que frenan el viento y sirven de improvisadas mosquiteras. ¡Qué más se puede pedir!   

74.

10. Cuidados para que duren más

Ahora que empieza el buen tiempo, abre el toldo en la terraza y lávalo con una manguera, por los dos lados. La presión del agua te ayudará a quitar los restos y las manchas. Si es el toldo de una ventana, puedes usar un pulverizador de agua y frotar con un cepillo. Emplea un jabón neutro (nunca utilices productos químicos y abrasivos) y repasa de vez en cuando con una esponja todo el mecanismo. Así durará más.

75.

8. ¡El color importa!

Cuanto más oscuro es el color del toldo, mayor protección solar ofrece a la terraza, pero oscurece el ambiente proyectando más sombras. Puedes poner lonas claras si hay ventilación, como en una pérgola.

76.

9. Pregunta a tu comunidad de vecinos

Dado que un toldo en la terraza afecta a la estética del edificio, antes de decidirte por un modelo debes consultar a la comunidad si hay algún acuerdo sobre el color o diseño de la tela (lisa, a rayas azules y blancas, etc.), las medidas o la ubicación.

77.

6. ¿Incluyo también sensores?

Puedes completar el equipamiento del toldo para la terraza con sensores de viento y vibración, para que el toldo se cierre solo si llueve o hay mucho viento (cuestan unos 100 €). Los sistemas más sofisticados incorporan programación horaria, sensores de presencia y ¡hasta la posibilidad de simular que la casa está ocupada!

78.

5. Toldos motorizados, todo comodidad

En solo unos segundos, el toldo baja a la altura de la terraza que quieras. Lo hace gracias al sistema de motorización, que puedes instalar fácilmente, incluso en un toldo que ya tengas. Además de resultar más cómodo, la lona queda perfectamente tensada y el toldo dura más, pues las aperturas y cierres son más suaves. En la imagen vemos un mando de la marca Somfy.

79.

3. Con cofre, ¡qué gran idea!

Existen tres tipos de toldos para la terraza en función de su estructura: con cofre, con semicofre o sin él. El toldo con cofre es el más resistente y el que no lo tiene, el menos. Cuando está en posición cerrada, el mecanismo con cofre protege totalmente tanto la tela como la estructura y eso da mayor vida útil al toldo.

80.

4. ¿Conoces los toldos en kit?

Puedes comprar un kit que incluye la estructura del toldo de aluminio, una manivela, bases para la pared y tornillos y evitar así los gastos de instalación porque lo montarás tú mismo. Y tranquilo porque dispondrás de un DVD con instrucciones para hacerlo. Cuesta a partir de 200 € y lo encuentras en tiendas como Leroy Merlin (el de la foto es de Leroy Merlin). 

81.

1. ¿Qué toldo va mejor en cada espacio o terraza?

En las ventanas pequeñas, convienen los toldos de capota. En balcones, los modelos telón, que tienen brazos abatibles fijados a una barandilla, para que puedas ponerlo en posición vertical. Si tu terraza es grande, los toldos de brazos articulados son un acierto, por su estabilidad y precisión.

82.

Una casa de campo muy moderna

Este jardín es muy bucólico: en una casa de campo, rodeado de naturaleza... Pero también es muy moderno, con una pérgola metálica, resistente y práctica para los climas más húmedos.

83.

Error 7: Olvidarse de la sombra

En pleno verano es más que necesaria. Toldo, pérgola, vela... Cualquier opción es válida. Eso sí, elige una que puedas extender o recoger si tu terraza es pequeña y no cuentas con espacio para tener distintos ambientes. 

84.

Plantas para cubrir pérgolas

Si tienes un jardín, cubrir la estructura de la pérgola con una enredadera o trepadora resulta una opción muy decorativa y fresca. El único "pero" es que deberás esperar un tiempo (para que crezca) para disfrutar de la sombra de esta cubierta vegetal.

85.

Pérgolas tipo gazebo o cenador

Estas estructuras son perfectas para grandes jardines, y son muy resistentes frente a los agentes externos como el sol y la lluvia. Opta por una a cuatro aguas si vives en una zona propensa a la lluvia y canaliza el agua para regar las plantas del jardín.

86.

¡Tiene tela!

Las pérgolas de lona son una opción muy cómoda y duradera para tu terraza. La tela protege del sol y la lluvia y puedes instalarla con columnas de madera, estructuras de aluminio o metálicas. 

87.

Pérgola de policarbonato

El policarbonato es un material plástico duro, resistente, ligero, moldeable y se puede teñir en infinidad de colores. Es muy práctico como cubierta de pérgolas para terrazas o jardines porque protege de la lluvia y de los rayos solares UV, pero no da sombra.

88.

Toldos, a medida

Los hay fijos o plegables, que permiten regular la entrada de luz según las necesidades. La tela acrílica es la más indicada por sus buenas prestaciones, ya que protege del sol y de la lluvia, suele contar con tratamientos anti UV y anti suciedad. Puedes comprar tela para toldos y fabricarlos a medida.

89.

Apuesta por lo natural

Las pérgolas de cañizo —como la de imagen— protegen del sol pero sin hacer de pantalla bloqueadora, es decir, filtra la claridad. Se recomienda en zonas poco lluviosas, ya que el cañizo no guarece de la lluvia. Es una opción económica, pero con el tiempo deberás reemplazarlo, ya que se deteriora.

90.

¡Más madera!

Con una pérgola hecha con tablones de madera tendrás lo más parecido a un tejado. Ofrece protección total contra el sol, pero para garantizar una buena estanqueidad frente a la lluvia, conviene cubrir la cubierta con tela asfáltica.

Comedor de verano con pérgola con lamas regulables

91.

Un completo comedor al aire libre protegido del sol

Siempre con la piscina de fondo, el comedor exterior cuenta con una pérgola con lamas regulables para dejar pasar –o no– los rayos del sol. Y como que en verano todas las comidas se trasladan al exterior, el comedor se ha completado con una auténtica cocina de exterior, con barbacoa incluida. Descubre el resto de espacios de este dúplex.

92.

Resguardados por la pérgola

Si uno de los porches de la casa se dedicó a estar, en otro se habilitó un completísimo comedor de verano donde reunir a amigos y familiares. Aquí, como en el estar, también se ha optado por cubiertas vegetales. Y es que en esta casa, la naturaleza nunca se pierde de vista. Ni desde el exterior ni desde dentro de casa. Mesas y bancos diseño de la propietaria, que es además decoradora.

Terraza con paredes blancas y comedor de verano bajo pérgola con techo de cañizo

93.

Crea un agradable rincón de sombra en la terraza

Para poder disfrutar la terraza en verano, sobre todo si esta es muy soleada, es básico contar con un rincón de sombra. Aquí, por ejemplo, se ha habilitado una pérgola con un techo de cañizo de mimbre, que favorece la ventilación. Y aunque da sombra, no hace de pantalla total, cosa que se agradece durante la primavera y el otoño, cuando del sol aún no nos escondemos, sino al contrario, ¡lo buscamos!

Terraza urbana con dos zonas: comedor bajo la pérgola y salón de verano

94.

Organiza el espacio de la terraza según los usos

Si cuentas con metros, ¡aprovéchalos! Y la mejor manera de hacerlo es dándole funciones, como aquí. Por un lado, se ha planificado el comedor de verano, cobijado por la pérgola, que a su vez delimita visualmente el espacio, y por otro el estar, que se ha dejado al descubierto. Para dar más intimidad al comedor, la pared del comedor se ha revestido con una trepadora. 

95.

Intimidad para tus cenas

Tan simple como crear un toldo en tu terraza con cañizo. Te protege de las miradas y crea un rincón recogido muy acogedor. Y otra idea que nos encanta: una lámpara de pie, que bien podría estar en un salón, y que aporta estilazo y una luz ambiente muy acogedora.

Mesa y sillas, en Fermob. Lámpara de techo, en Eleanor Home. Lámpara de pie, modelo Cala, de Marset. El toldo es de cañizo de mimbre tintado. 

96.

Piezas de obra muy bien vestidas

Un sofá de obra se integra a la perfección en espacios con paredes de piedra, como este. ¡Y es el mobiliario de terraza ideal! Y las colchonetas en tonos arena, visten la obra de manera natural y crean una base neutra en la que destacan todavía más los colores de los cojines. Genial. Pérgola de aluminio y cubierta de cañizo. 

97.

En el Nº3, con 4.183 likes: Una comida bajo el sol

Aquí sí que puedes hacerla gracias a la pérgola de lamas de aluminio que pueden regularse en función de la incidencia del sol. Una solución perfecta para ambientes de corte actual que busquen el máximo confort. Un confort que se consigue también con las butacas de fibra con cojines de algodón. Esta terraza ha sido proyectada por Azul-Tierra.

98.

Ultracómodos también comiendo

¿Por qué tener sillas incómodas en el exterior? Cámbialas por butacas como estas. Unas buenas colchonetas para procurarles confort y las sobremesas serán eternas. Pérgola de hierro cubierta de cañizo para proteger el comedor.

Mesa de hierro con sobre de cerámica realizada a mano en Marruecos y sillas de mimbre, en Rialto Living. 

99.

Bucólico

Tapizado por un manto verde, la pérgola ofrece pasar buenos momentos bajo la sombra.

Mesa, de Cottage Little House. Sillas, de Sacum. Mantel, de Filocolore. Alfombra, de Calma House. Lámpara de techo, de fibra vegetal, de India&Pacific.

100.

Aquí huele a bosque

Bajo la pérgola y con muebles de fibras naturales para poder disfrutar de la sombra.

Sofá y butaca, en Maisons du Monde. Banco de madera, de Let's Pause, en La Maiso. Pérgola de ND Disseny d'Interiors. Alfombra, en Gra.

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de El Mueble?