Paredes de cristal

201 /247

201.

En la pared, siempre a mano

Si tienes en mente colocar en alguna de tus paredes un mural de baldosas ya sean hidráulicas o que formen un dibujo completo, La Loja dos Descobrimientos ofrece infinitas posibilidades siempre pintadas a mano por artesanos.

202.

4. Juntos pero no revueltos

En esta casa viven una pareja y sus tres hijos de entre 3 y 9 años. Querían un ambiente familiar, amplio y con todo a mano. Y lo consiguieron. Al entrar, ya, la primera sorpresa: un recibidor abierto al salón por una cristalera. Y bajo la escalera, había un armario que eliminaron para que la entrada quedara mucho más amplia. 

203.

Una ventana interior

Se llevan estos paneles, que evocan las mamparas con cuarterones de hierro de las antiguas fábricas y dan un punto industrial. Su precio medio ronda los 1.000€. En el piso de 65 m2 de la imagen, la interiorista Júlia Casals usó un tabique bajo y una ventana de hierro como divisor para crear una línea divisoria y que nada más entrar no te toparas con el sofá.

204.

Intégrala al máximo con el salón

 Con el mismo suelo que en la estancia contigua a la que se abre; con las paredes del mismo color y con los electrodomésticos panelados para restarle aire de cocina. Estas claves también te ayudan a ganar sensación de amplitud, incluso si tu cocina no está abierta. 

205.

¿Tu cocina es demasiado larga y estrecha?

Hazla en línea, pon el fregadero en medio e instala el frigorífico a derecha o a izquierda según seas diestro o zurdo. Mobiliario de Meine Kutchen. Electrodomésticos, de Bosch. Pavimento mod. Wood Oak, en Vía Cerámica. Y taburete de Sit Down. Cocina de Pía Capdevila. 

206.

¿Y si tu salón comedor es cuadrado?

Aprovecha el ángulo de la pared más larga y pon los asientos en 'L'. Un sofá modular o con chaise longue o un sofá combinado con butacas serían ideales. Otra idea es distribuir formando una U o enfrentados entre sí. Sofás con tela de Güell Lamadrid. De Júlia Casals 

recibidor con cerramiento de cristal y banco

207.

Un coqueto rincón entre el recibidor y el salón

No necesitas más que 1 metro cuadrado para realizar un rincón coqueto que comunique el recibidor con el salón. Un extra de luz para la entrada a casa. Adiós tabique, hola cerramiento acristalado. Y delante un banco para descalzarse y unos cestos para los zapatos. ¿No es increíble crear en tan pocos metros un espacio tan práctico y luminoso?

208.

Versión eléctrica

 Hay versiones eléctricas más sencillas de colocar bajo suelos flotantes, ya que van van simplemente conectadas a una toma de corriente.

209.

Con garantías

Instalar un producto fiable y confiar la instalación a profesionales especializados nos ahorrará problemas futuros y costosas reparaciones. Solicita más de un presupuesto antes de decidirte.

210.

El baño en orden

 A menudo el baño es una de las estancias más desordenadas. Así que es importante que almacenes cada cosa en su sitio para que no se convierta en un caos. Si los niños juegan en la ducha, coloca unas divertidas cestas en la ducha para los juguetes de los peques. 

211.

Tras un tabique acristalado

Si tienes una cocina con espacio para todo, apuesta por dejar una pequeña estancia dedicada a la limpieza de la ropa y la plancha. Podrás trabajar sin sentirte aislado, y además decorará, si la pared que separe los dos espacios es como esta. Mueble de planchador y cestos de fibra vegetal, de Deulonder Arquitectura Domèstica, decoradores de esta cocina. 

212.

Lo que no deba verse, bien cerrado

Como aquí, donde el lavadero planchador vuelve a estar conectado con la cocina a través de un tabique acristalado. Tras una puerta corredera en acordeón, se instaló la lavadora y la secadora, y barras para guardar. Y fuera, oculto a la mirada porque queda tras el murete del tabique, el carrito de plancha. De Chone de la Sotilla y Lluïsa Deulonder, de Deulonder Arquitectura Domèstica. 

213.

Como un loft

 La chaise longue, en India & Pacific. Sofá de Roche Bobois. Las cortinas y los cojines verdes, en Bona Nit.

214.

Comedor para cuatro

 Mesa, similar de NF Asian, igual que la vajilla. El mantel blanco se puede encontrar parecido en Filocolore, y las sillas, en India & Pacific. Copas, similares en Tendances.  

215.

El rincón más agradable del salón

La butaca está tapizada con chenilla y procede de Gastón Y Daniela. Sobre ella, manta cruda de mohair de la misma firma. Los jarrones de cristal están en Oficios de Ayer.

216.

Un salón que parece estar en el jardín

El pavimento está realizado con mármol blanco y negro y es original de la casa. Los sofás se adquirieron en Showroom y la alfombra de lana es el modelo Hippie de Kp. 

217.

El salón, con salida al jardín

 La mesa de centro está a la venta en El Globo y las cajas de cristal sobre la mesa son de Becara.

218.

Efecto invernadero

 Además del calentamiento global, es un sistema para calentar la casa. Un acristalamiento orientado al sur hará que el sol caliente el suelo y el calor no se disipe. Es una calefacción sin consumo eléctrico.

219.

Una zona de estar, casi en el jardín

 El cuadro es de Ugarte y fue adquirido en Brocar. Sobre la mesa, jarrón de Casa Y Campo. 

220.

¡Cuánta luz!

La mesa de centro, de acero corten y cristal, fue diseñada por la decoradora y realizada por Proyeco. Sobre ella, maceteros de Teklassic. Alfombra de lana Blended, en BSB Showroom. 

221.

El salón, junto al comedor

 Sofá italiano, en Zagara. Los cojines redondos de color tiza y de color verde proceden de Los Peñotes. 

222.

Salón con comedor al fondo

 El cojín redondo está hecho con tela Retiro de color chocolate, de Gastón Y Daniela. El puf, modelo Indianápolis, y su tapizado, modelo Chelsea, son de la misma firma. 

223.

Alrededor de una mesa cuadrada

Mesa y sillas modelo Cristina, de San Polo. Pavimento de jatoba instalado por Proyeco. 

224.

La hora del baño

 Bañera, modelo Element, de Roca. Revestimiento de pintura plástica realizado por Proyeco. 

225.

Un salón casi en medio del bosque

 Nada obstaculiza el vínculo entre interior y exterior. Tan solo unos estores de lamas de Giter  proporcionan intimidad al salón cuando es necesario. Sofás y butacas, en El 30 de Campoamor, tapizados con terciopelo labrado color marfil. Mesa de centro de castaño con el sobre de cristal, en El 30 de campoamor. Mesitas auxiliares Prisma y lámparas, de INTHAI. Puf con capitoné, de Lienzo de los Gazules, con tela Jimena color marfil. Alfombra de tatami, de KP. Parquet de ipé barnizado, instalado por Emilio Carrera. El techo abuhardillado tiene viguería recuperada.

226.

Un punto de contraste

En este salón las decoradoras decidieron insertar un punto de contraste a tanta naturaleza con la pared superior de la estancia en azul.  

227.

Blanco, en contraste con la madera

 Fue una buena elección decorar todo el salón en blanco, pues contrasta y da luminosidad al techo abuhardillado en madera oscura.  

228.

Todo al verde

. Abrieron ventanas en los tabiques y pusieron correderas para poder modular el espacio. Fue idea de la decoradora Maria Burgos-Bosch, lo mismo que pintarlo todo de verde, el mismo color que las paredes: "cuando hay luz, se puede ser atrevido con los colores", explica. 

229.

De par en par.

Cuando estas puertas de acordeón se recogen a los lados la luz inunda toda la casa de la decoradora Jeanette Trensig. Y eso que tienen carácter gracias a sus perfiles de metal negro y sus cuarterones. Son obra de Inivell (2.500 €).

230.

El mundo al revés.

Era una casa tan diáfana, pero tanto, que en lugar de tirar paredes tuvieron que levantar algunas para darle un poco de intimidad a la zona de despacho. Es un proyecto de Mertitxell Ribé The Room Studio. 

231.

Una caja de luz.

La pared del hueco de la escalera no se podía tirar, así que abrieron una ventana con cuarterones para comunicar cocina y comedor y dejar paso a la luz. Es obra de la decoradora Cristina Mateus. 

232.

¡Larga vida al cuarterón!

Su sola presencia sube de nivel una pared de cristal. Si son un poco más gruesos, como aquí, podrás usarlos para apoyar objetos no muy voluminosos, como letras o números. Proyecto de Deulonder Arquitectura Domèstica. 

233.

Lámparas, un buen aliado

Sutiles. Así deberían ser las lámparas de sobremesa o de pie en salones de pocos metros. Si las eliges con la estructura estilizada, ya sea metálica o de madera acertarás seguro. Lámpara de pie de Luz & Ambiente. Puf y mesa auxiliar de El Globo. Lámpara de sobremesa de V Dinastía.

234.

Paredes de cristal.

 Tabiques con cuarterones de cristal en su parte superior y puertas correderas permiten la circulación de la luz. Mesitas y reloj, en Velafusta. Pavimento de roble decapado. 

235.

Más luz en la escalera.

 La barandilla de cristal crea perspectiva y permite que la luz de las ventanas superiores bañe el recibidor y la primera planta. 

236.

Aprovechar la luz.

 El espejo y el tabique con cuarterones de cristal potencian la luz natural.  

237.

Cocina de planta alargada.

 Su distribución en paralelo aprovecha al máximo los metros. Mobiliario de Cuinabany con encimera de Silestone. 

238.

Un apartamento con magia.

La de las ideas y soluciones para ganar luz y amplitud, que se llevaron a cabo para que en lugar de 65 m2 parezca que tiene muchos más. Míralo todo clicando aquí. 

239.

20 años más de éxito.

Los que tendrá este piso, reformado por segunda vez, después de 20 años, con un look cálido y actual. Recuerda aquí todas las claves de su atractivo.

240.

Cocina abierta

 La segunda clave fue abrir la cocina al comedor. Así, el tabique que separaba ambos espacios se reemplazó por una gran vidriera de dos hojas, una fija y otra corredera, que suele estar siempre abierta. Mobiliario diseño de Cubic Cuines i Banys. Camarera diseño de la interiorista. 

241.

Salón y comedor, juntos pero no revueltos

 Una cristalera gemela cierra el murete que separa el comedor del salón. “Aquí es un recurso sobre todo decorativo, para delimitar los dos ambientes y establecer un vínculo entre ellos”. El murete, que marca un desnivel se le restó altura para que separara sin restar claridad. Cojines de Pepita Blanca, La Maison y Filocolore. Puf de rafia de Filocolore.

242.

En el office.

Mesa y silla de Mercantic, bandejas y jarras de Jardiland y armario y banco diseño de Atmósfera.

243.

Hacia la entrada.

Con la cocina a la izquierda, las paredes de cristal permiten ver el paisaje.

244.

Un comedor para toda la familia.

Mesa, diseño de María Burgos-Bosch, realizada por Teatro de los Sueños. Sillas de Hermanas García.

245.

Un salón acogedor.

Sofás, en Merc&Cía. Mesa de centro, realizada por Marcos Piquet, diseño de la decoradora. Cojines de rayas, en Luzio y serigrafiados, en Lu Ink. Cortinas de lino de Coordonné.

246.

Distribuidor acristalado.

Lleva al espacio que comparten salón, comedor y rincón de lectura, pintado en un personal verde-gris. Puf de Coco-Mat y cuadros, en Pilar Martí Gallery.

247.

Comer en familia.

El banco suma plazas de asiento y saca partido a un rincón. 

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de El Mueble?