Paredes de cristal

51 /247
cocina-pequena-madera 00515538 O

51.

Muebles altos o abrir la cocina

A la hora de planificar la cocina, sobre todo si es pequeña y estrecha -como esta-, deberás decidir si prefieres prescindir de módulos altos para abrir la cocina al salón, bien sin tabiques divisorios, bien con una pared de cristal. Las dos soluciones obligan a decorar sin muebles altos. Aquí se compensa el almacenaje y organización con un lineal en L de armarios bajos y un frente de columnas.

Diseño de la cocina de Alto Interiorismo y taburetes de Francisco Segarra.
Cocinas pequeñas y alargadas: la distribución perfecta

ENFRENTADOS Y EN PAZ

Cocinas pequeñas y alargadas: la distribución perfecta

cocina-con-barra-con-taburetes 00513235 O

52.

Columnas en la cocina

Sin muebles altos, otra idea que debes tener en cuenta a la hora diseñar la cocina es reservar un frente de la estancia para muebles en columna. Se trata de módulos de suelo a techo que pueden apoyarse en la pared o, cuando es posible, empotrarse en ella -más ligeros visualmente-. Te darán el espacio que te falta al prescindir de los armarios altos.

Muebles Voxtorp de Ikea, encimera de Silestone, taburetes de Maisons du monde y lámpara de techo de Faro Iluminación.
cocina-minimalista-blanco-pequena 00513340

53.

Gavetas y gaveteros

Como no hay muebles altos, esta foto de una cocina sin ellos -porque se encuentra acristalada- nos da una idea de organización que debes tener en cuenta: instala gaveteros (cajones altos) para guardar la vajilla. Te permitirán acceder fácilmente a los platos. Instala compartimentadores que evitan que la vajilla se mueva al abrir y cerrar.

muebles-a-medida-orden 00511774

54.

Las puertas correderas te dan metros

Sustituir las puertas abatibles convencionales por correderas te harán ganar 1,5 metros cuadrados. Si además es empotrada (se integra en el interior del tabique), las paredes quedan despejadas y aprovechables. Aquí se suma otra idea para  ganar sensación de amplitud: el cristal.

salon con cocina integrada por un tabique de cristal_00464968 O

55.

Una barra entre ambientes

Una barra de desayunos y comidas rápidas ganada en el mismo tabique que separa cocina y salón. ¿No te parece una buena idea para aprovechar el espacio? Además, este proyecto pone en práctica la idea de usar cristal para delimitar y así conceder sensación de amplitud a la cocina que de otra forma quedaría oscura y más "encajonada".

paredes de cristal en cocina 00490625

56.

Barras como mesa en la cocina

Un hueco difícil puede ser el mini espacio que deja un tabique de cristal, como el que delimita el comedor y la cocina en esta casa. Su diseño compartimenta pero sin restar amplitud ni luminosidad. Piensa en las barras como solución en la cocina para aprovechar huecos difíciles porque son ligeras y bastan 25-30 cm de fondo para que sean aprovechables.

Recibidor abierto al comedor con banco y murete de cuarterones de cristal

57.

Recibidor abierto al comedor

Si tu recibidor se queda corto de espacio, toma nota de la idea que tuvo la decoradora Marta Prats reemplazando el tabique por una pared acristalada. Una solución que decora y, a la vez, aporta alegría. Para completar el look, un banco con cojines de colores y un par de cestas de mimbre que ocultan el almacenaje bajo el asiento.

Dormitorio decorado en tonos rosas con cabecero de cristal

58.

Acristala el cabecero y aligera el espacio

Si detrás de la cama se encuentra el armario o el vestidor, puedes aligerar el espacio construyendo una pared acristalada sobre el cabecero. En este dormitorio, el color blanco de las paredes y el rosa empolvado de la ropa de cama acentúa aún más la luminosidad de la estancia.

cocina-alargada-con-pared-de-cristal-00493850

59.

Una cocina pequeña y alargada, pero ¡con todo!

En esta cocina, se ha proyectado un mueble empotrado que da continuidad a la pared –donde va colocado el frigorífico–. Y para que la sensación sea de amplitud y holgura, se han obviado los muebles altos en la zona de cocción y aguas y se ha puesto una ventana que comunica la cocina con el comedor.

Mobiliario, de Cubic. Encimera, de Silestone. Taburetes, de La Maison.
00449673

60.

Cocinas alargadas, las más comunes

En pisos y apartamentos de ciudad son lo más habitual. A no ser que hayas hecho reforma y abierto al salón o el comedor, la mayoría de cocinas son pequeñas y alargadas. Pero el mobiliario nada tiene que ver con las tradicionales cocinas galera (con muebles altos y bajos a ambos lados). Ahora, prima la amplitud y la luminosidad sin perder en practicidad. Y así se ha hecho en esta mini cocina que cuenta hasta con barra de desayunos.

Mobiliario, de Meine Kütchen. Electrodomésticos, de Bosch. Pavimento, de gres porcelánico en acabado madera modelo Wood Oak, en Via Cerámica. Taburete, de Sit Down.
00495413 O

61.

Que se vea el suelo

Pero lo justo. Si eliges una alfombra que llegue de lado al lado del pasillo, el efecto resultará bastante agobiante. En cambio, si es demasiado estrecha, parecerá de juguete y no quedará bien. Lo ideal para un resultado óptimo es dejar un espacio entre la alfombra y el rodapié.

00477504

62.

Cómo medir bien

Metro en mano, antes de elegir una alfombra, mide bien el espacio. Una buena manera de hacerte a la idea de cuánto puede ocupar y cuál será su efecto es marcar en el suelo cuáles son las dimensiones. Hazlo con cinta de pintor o colocando unos papeles en lo que sería la superficie de la alfombra. 

Alfombra, en Gra
piso-pequeno-tabique-cristal-comedor-cocina 00505550

63.

Comedor y cocina

piso-pequeno-tabique-cristal 00507575 O

64.

Piso pequeño con tabique de cristal

dormitorio-moderno-con-ventana-a-bano 00501616 O

65.

Con un vano acristalado que comunica con el baño

Comunicar el dormitorio con el vestidor o el baño, además de integrar los espacios, hará que resulte moderno. Son soluciones originales, que se salen de lo convencional, y que hacen que el estilo se acerque a la tendencia. Aquí, la zona de la ducha cuenta con un fijo acristalado que relaciona zona de descanso y aseo.

Cabecero y mesitas de noche diseño de la decoradora Marta Tobella.
dormitorio moderno cabecero pared de cristal_00505433

66.

Un dormitorio minimalista con un tabique acristalado

¿Quieres un dormitorio moderno? Incorpora una pared de cristal, como se ha hecho en este. Parte de la pared que separa la zona de descanso del mini vestidor se ha derribado y en su lugar un cerramiento de cristal se convierte en un original cabecero. Los apliques, de línea actual, y las mesitas de noche son el complemento perfecto.

Mesita de noche de Sube Interiorismo y apliques de Marset.
salon-con-pared-de-cristal-y-sofa-blanco-00507580 O

67.

Elegir muebles demasiado grandes o demasiado pequeños

La clave está en el equilibrio. Un sofá muy grande en un salón pequeño se comerá el espacio y es un estorbo. Para acertar y no cargarte la decoración del salón, respeta unas medidas básicas. Por ejemplo, si quieres un sofá con chaise longue, tu salón al menos necesita 3 m de ancho, y si quieres dos enfrentados, 3,5 m como mínimo.

Sofá, de Pilma. Mesa de centro, en Catalina House. Lámparas de mimbre, de Let’s Pause. Butaca de bambú, en Sacum. Alfombra, de Let’s Pause. Pavimento de microcemento.
pasillo-con-pared-de-cristal-que-comunica-con-el-patio_00321087_O

68.

Un pasillo que se funde con el exterior

Una pared de cristal consigue que este pasillo no parezca tal. Esta casa rústica con patio aprovecha la luz gracias al enorme ventanal que separa y comunica los espacios. Un recurso moderno para un espacio clásico.

00495413 O

69.

Un pasillo enmarcado en cristal

¿Cómo conseguir que un pasillo tenga luz natural cuando está en medio de tu casa? ¡Pues convirtiendo una pared en una ventana interior! Por supuesto que la mampara acristalada de la cocina también ayuda a ampliar visualmente este pasillo. ¡En esta casa se hizo una reforma top!

bano reformado con pared de cristal_00429338

70.

Anota esta idea de distribución

Si quieres llevar luz natural al baño integrado en el dormitorio puedes sustituir un tabique ciego por un panel de cristal en la zona de la ducha. Una persiana de lamas concederá privacidad cuando lo necesites. ¿Te gusta la idea que te muestra esta foto de baño reformado? Pues aún hay más: la zona de la ducha prescinde de azulejos o microcemento y se reviste con Silestone Zeus Extrem.

Armario bajo lavabo diseño de Sacum, plato de ducha de resina y cestas de mimbre de Sacum.
bano reformado pared de cristal_00488961

71.

Ventana de cristal en lugar de pared

La misma idea que en el baño reformado anterior pero en lugar de "unir" este ambiente y el dormitorio a través de una pared de cristal en la zona de la ducha, es una ventana la que comunica los espacios. Así es posible colocar el lavabo en ese frente. Es una idea perfecta para baños reformados pequeños y modernos por la amplitud que dará.

salon con sofa blanco, butaca de terciopelo y pared de cristal-507014

72.

Paredes de cristal

Están pero resultan ligeras. Si te planteas cómo distribuir un espacios abierto con divisiones pero sin perder la sensación de unidad y continuidad visual, la solución son las paredes de cristal. Es frecuente usarlas para separar la cocina del salón y comedor y proteger así de humos y grasa cuando se cocina. Se gana luz, se mantiene la comunicación y sensación de amplitud pero es posible "cerrar" los ambientes.

Sofás de Atemporal, butacas de Crearte y mesa auxiliar de Crisal.
Dormitorio blanco con cristalera_00508571 O

73.

Con una pared acristalada muy estilosa

La decoradora Mireia Torruella sumó metros (¡y estilo!) a este dormitorio al eliminar el tabique del baño y convertirlo en una pared acristalada, con una parte fija y otra móvil. 

salon-comedor-cocina-espacios-abiertos_GIRONA 20

74.

Después: un todo conectado

En esta toma del salón, realizada desde la cocina, se aprecian la continuidad de espacios y la sensación de amplitud lograda por el estudio al plantear ambientes conectados entre sí. En una cabina con cerramiento acristalado y perfilería de color negro se encuentra un espacio independiente que goza de la luz natural que llena la zona de día.

recibidor estudio  paredes cristal_GIRONA 01 R

75.

Después: recibidor, estudio y cuarto de invitados se abren

Antes, el espacio que ahora ocupa esta caja acristalada era un cuarto de lavado. Tras la reforma es un home-office de paredes de cristal que cuando cierra sus cortinas funciona como habitación de invitados y cuando permanece abierto se integra visualmente al comedor y recibe la luz natural. De esta manera también gana la entrada y el pasillo distribuidor, donde se ha creado un lineal de armarios que integra un banco.

GIRONA 06

76.

Rincón de trabajo

Estudio o habitación de invitados, sea como sea, este espacio es el lugar en el que refugiarse cuando se necesita algo de calma. Su ubicación estratégica lo sitúa en el centro de todo pero al mismo tiempo independiente. La decoración, con guiños nórdicos, mantiene la línea del interiorismo de la zona de día para que nada desentone. Cuenta con un escritorio de fondo reducido adosado a una de las cristaleras, un sofá cama y una librería a medida.

Estantería hecha a medida por FusteriaB14, carpintería metálica hecha por Vidriera Gironina y cojines y mantas de Textura Interiors.
00501615

77.

Tabiques que se abren: más profundidad

Este dormitorio pequeño parece más grande, gana metros, al contar con un fijo acristalado que comunica con el baño y que "abre" esa pared. ¿Te has fijado además en cómo el color blanco es el principal? ¿Y en el poco fondo de la mesita de noche?

00505433

78.

Pared y cabecero de cristal

El acierto de este dormitorio, que le hace más espacioso, es crear un tabique en el que se apoya la cama con cerramiento acristalado. Este separa la zona de armarios (un pasillo estrecho que también gana con el cristal) de la de descanso y da amplitud a cada lado.

Mesita de noche de Sube Interiorismo y apliques de Marset.
salon-moderno-con-pared-de-cristal-00507384

79.

Y en cuanto a los colores…

Además del blanco que hemos mencionado para lograr un estilo más minimal, los colores preferidos para decorar un salón moderno son los grises. Pero ninguno está prohibido. Solo hay que saber combinarlos. Imprescindible: básicos de fondo y combinar más básicos en diferentes intensidades y/o alguna pincelada de color en complementos y textiles.

Sofá con tapicería Hot Madison, puf de Alonso Mercader y alfombra de Sika Design en Home Design International.
pared-de-cristal-ante-la-zona-del-fregadero_00388359

80.

De cristal y funcional

En esta cocina se ha planificado una pared de cristal, pero no por ello se pierde un poco de espacio. Los dos estantes negros sirven para dejar los libros de recetas o algún bonito frasco.  

Piso reformado por el arquitecto Antonio Cortines. Encimera con el fregadero integrado, de Corian.
00491952

81.

Esconde la campana

Las campanas extractoras de techo eliminan obstáculos visuales, algo fundamental en cocinas mini. Otra opción son las de encimera, que suben y bajan mediante un botón.

Mobiliario de madera lacada realizado por Ebanistería Manzanares. Encimera, de Silestone.
00449673

82.

No prescindas de un office

Dicen que las cocinas alargadas no ofrecen demasiadas posibilidades, aquí un ejemplo de todo lo contrario. Porque esta cocina no solo aprovecha la pared del fondo a modo de office, sino que tiene una pared de cristal, lo que multiplica la luz, y una barra en la pared baja. ¡Esto sí que es sacar partido al espacio!

Mobiliario, de Meine Kutchen. Electrodomésticos, de Bosch. Pavimento, de gres porcelánico en acabado madera modelo Wood Oak, en Via Cerámica. Taburete, de Sit Down.
cocina abierta con puerta corredera de cristal y campana 00464942

83.

Un corazón transparente

Esta cocina, aunque está en el centro de este ático, presume tanta luz como si tuviera mil ventanas. Su blanco puro y las ventanas se retroalimentan mutuamente, dando como resultado una cocina coqueta y con presencia.

Mobiliario, de Bulthaup. Campana, de Gutman. Zona de fuegos, de Neff.
Cocina separada por cristaleras de menos de 6 m2 00485173

84.

Sin perder la elegancia

Esta cocina, enmarcada en el centro de esta casa urbana, resulta mucho más grande de lo que parece gracias a sus paredes de cristal. Y no se priva de un estilo entre clásico y vintage, potenciado por la mesa de comedor y las sillas en aspa.

Proyecto de Pilma con mobiliario de Santos. Lámpara de techo, de Cottage Little House.
00493849 O

85.

Salvando las distancias

Y abierta al salón a través de ventanales fijos. Así es como recibe un montón de luz natural y como, esta cocina estrecha y alargada, parece mucho más grande que si tuviera un muro. Descubre mejor esta casa urbana con más trucos para multiplicar el espacio.

Mobiliario, de Cubic. Encimera, de Silestone. Taburetes, de La Maison.
cocina-con-muebles-en-color-en-L-y-ventanal-fijo-al-salon-00505553

86.

Cálida y en conexión con el comedor

Esta cocina no prescinde de la calidez de la madera ni de los colores ocre de las paredes y del verde musgo de los muebles de cocina. ¿El motivo? Que recibe luz natural, tanto de la ventana de la propia cocina como de la del comedor. Uno de los muchos aciertos de esta casita de montaña

Mobiliario diseño de la interiorista Clara Masllorens. Encimera, de Silestone White Storm. Lámpara aplique, de Jielde. Grifería, de Blanco.
cp,edpr-separado-de-salon-por-pared-cristal_00474700

87.

Un tabique de cristal entre salón y comedor

Sustituir un tabique por una pared de cristal aporta luminosidad a la zona más oscura (la luz fluye de un espacio a otro) y favorece la continuidad visual. Salón y comedor se sienten comunicados aunque bien delimitados.

Mesa, sillas y tabique acristalado diseño del decorador Pepe Llaudet.
20 motivos por los que tirar un tabique y poner una pared de cristal

PAREDES INVISIBLES

20 motivos por los que tirar un tabique y poner una pared de cristal

Cocina con suelo madera y puertas de metal y cristal_00500924

88.

Suelos de madera, tan polivalentes

Un suelo de madera se adapta a todo. Las maderas más claras encajan con paredes claras en busca de luz y un lienzo neutro que decorar a posteriori. Pero también permiten el uso de tonos más intensos en la pared. Las maderas oscuras se llevan mejor con paredes y puertas neutras, mejor lacadas o pintadas. Así no se repite el mismo material en suelo y puertas. Mira aquí como una puerta de forja y cristal actualiza el suelo de madera.

Cocina de Héctor Aguirre, diseñador de Kökdeco. Puerta diseñada por él. Muebles de Arpa, encimera Calacatta de Neolith, suelo de madera de roble de Surco y baldosas de Vives.
Cocina-mil-armarios-00497487

89.

Paredes de cristal

Ya sean fijas o paneles correderos. ¡Y es que tienen muchas ventajas! Delimitan espacios sin oscurecer, ayudan a ganar luz y conseguir más amplitud. Una de las mejores soluciones para pisos pequeños.

Barra, de Silestone. Pavimento, de parquet laminado, de Pergo, y de gres porcelánico, de Azul Acosta.
cocina puerta corredera y paredes de cristal con el mismo diseño 00493844

90.

...O hacerlas correderas

Otra opción para ganar metros sin renunciar a la intimidad que ofrecen las puertas. Las de cristal dejarán pasar la luz, pero seguirán cumpliendo con su función, comunicando estancias y jugando con las dimensiones. Hay modelos –las que van a la vista sobre raíles– que no necesitan obra para su instalación. ¿Necesitas más motivos para amarlas? Te damos 10.

00508558

91.

Panel acristalado y corredero para esconder la ducha

Donde antes había un tabique que separaba el dormitorio del baño, ahora un panel acristalado es el que divide los espacios. Eso sí, con más estilo y dejando pasar la luz natural al aseo. Son dos puertas correderas y una fija, tras la que se esconde la ducha.

Taburete y lámpara de techo, de Idees Disseny.
Por su pared-cabecero de cristal

92.

Por su pared-cabecero de cristal

Hace las veces de cabecero y de separador entre el dormitorio y el vestidor. Pero es que, además, confiere al dormitorio de un ambiente palaciego y muy romántico, que se ve acentuado por la ropa de cama rosa. ¡Por algo ha sido tendencia en 2019!

Apliques, de Marset.
Por sus puertas y paredes de cristal

93.

Por sus puertas y paredes de cristal

Una cocina unida a la zona de día, pero con tabiques de cristal para que pase la luz. Así, cuando las puertas están abiertas, salón y cocina se fusionan en una sola estancia. Y aunque estén cerradas, la luz sigue atravesándolas y sigue iluminando la cocina.

Mobiliario, modelo Voxtorp, de Ikea. Encimera gris expo, de Silestone. Taburetes, de Maisons du Monde. Lámparas de techo, de Faro Iluminación.
Una cocina comunicada con barra de desayunos

94.

Una cocina comunicada con barra de desayunos

La solución de esta cocina pasa por convertir la encimera de cocción en un mueble más ancho, con barra de desayunos al otro lado, pero con posibilidad de cerrarla con una ventana. Y todas sus paredes y puertas presumen también de cerramiento acristalado. ¡Sin trabas para que pase la luz! 

Mobiliario, de Mengíbar Blanco Estudio. Encimera de Silestone Blanco Zeus. Campana de Balay.
00511427 Ooptimizada

95.

Un estilo ligero y muy eco

Esta cocina antes era el garage de la casa. Ahora, se ha convertido en una estancia con la ventana a modo de invernadero y muchísima luz. El cerramiento, al igual que tiradores y grifería, es negro, dotando de un contrapunto actual. ¿Y lo armarios altos? ¡Pues ninguno! Así se consigue un look mucho más ligero. ¡Mejor estantes de madera al natural!

Mobiliario, diseño de Coton et Bois. 
cocina-con-muebles-en-color-en-L-y-ventanal-fijo-al-salon-00505553

96.

Una pared invisible

Si no te fijas, no te das cuenta de que lo que hay encima de la zona del fregadero es una discreta ventana de cristal, que se mimetiza completamente debido al marco de madera, igual que el techo o la carpintería de las ventanas.

Encimera, de Silestone White Storm. Lámpara aplique, de Jielde. Grifería, de Blanco.
En busca de la luz

97.

En busca de la luz

Mientras que la pared de cristal sirve para proteger el salón de la cocina, no se pierde la sensación de espacio compartido. Además, gracias a su ubicación –para ir al salón hay que pasar por ella– la convierte en centro neurálgico de este piso con muchos más trucos para sacarle todo el partido al espacio.

Taburetes, de Let’s Pause, en La Maison.
00500910

98.

Para amantes de cocinar para muchos

Porque tiene, ni más ni menos, que ¡25 m2! Claro, después de tirar el tabique que separaba la pequeña cocina con un dormitorio. Y la puerta corredera de forja –de una sola pieza y con una hoja de cristal entera– ayuda a que sea mucho más luminosa y otorgue mayor sensación de amplitud. Mira todos los detalles de esta supercocina.  

Puerta corredera de forja y cristal, diseño de Héctor Aguirre. Mobiliario, de Arpa. Encimera calacatta, de Neolith. Pavimento de madera de roble, de Surco, y de baldosas, de Vives.
00499165

99.

Semicerrada, en el corazón de la casa

Ni una cosa ni la otra. La pared de cristal la separa del recibidor, pero sin impedir el paso de la luz; mientras que la barra de desayuno limita con la zona de comedor. ¿El resultado? Una cocina abierta, pero cerrada en el corazón de esta casa de montaña.

Mobiliario, diseño de Luderna Design. Grifería, de Teka. Electrodomésticos, de Bosch. Taburete, en Mercader de Venecia. Lámparas, en Maisons du Monde. 
00506952 O

100.

Sus molduras y paredes de cristal

Combinar estilos, esa es la clave. Las primeras estaban presentes antes de la reforma. Las segundas fueron la clave para que la luz viajara de la cocina al salón y viceversa, dando, además, la sensación de que está completamente abierta. El resto de este piso es igual de impresionante. 

Sofás, de Atemporal. Butaca, de Crearte. Mesa de centro y mesas auxiliares, de Crisal. Lámpara de sobremesa, de Other Lamps. 

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de El Mueble?