Papel pintado

28 /1082
00531770

1.

Integra cabecero y papel pintado

Si tu dormitorio no tiene mucho fondo, ¿cómo puedes decorar la pared del cabecero? Copiando la espectacular idea de la interiorista Paula Duarte en este cuarto de similares características: realizar un cabecero a medida e integrarlo en la pared con papel pintado. Este cabecero de rafia se ha enmarcado con una cuadrícula de madera y sobre él se ha dispuesto un papel botánico de hojitas verdes. 

Cabecero diseño de la decoradora. Mesita de noche, de Crisal. Papel pintado, de Pepe Peñalver. Lámpara de techo, de La Redoute Interieurs. Banqueta y silla, de Maisons du Monde. Alfombra, de Tailak. 
00524521

2.

Elige un papel pintado primaveral

Un cabecero de terciopelo tapizado en capitoné se volverá mucho más presumido si eliges un original papel pintado que recubra su pared. Este de la imagen lleno de mariposas y pájaros revoloteando sobre los árboles hace que la naturaleza reviva en el interior del dormitorio.

Cabecero, en La Maison. Alfombra, banqueta y papel pintado, de Woodland, todo en La Maison. 
00527598

3.

Opta por motivos geométricos de inspiración étnica

Si tu dormitorio es en suite y comparte espacio con el baño, toma nota de la idea súper fresca del interiorista Pablo González: revestir la pared del cabecero con el mismo papel pintado del baño y, como guinda, integrar en ella unos apliques ligeros con pantalla de fibra.

Papel pintado ecológico y geométrico, de Leroy Merlin. Mesita de noche y apliques empotrados en el cabecero, de Maisons du Monde. Alfombra, de Carolina Blue. 
Salón de casa de montaña con papel de yute en la pared del sofá 00526558

4.

Un salón de casa de montaña ligero, acogedor y atemporal

Esta casa de montaña es de nueva construcción, pero los propietarios querían hacérsela suya, que fuera "especial". Y la decoradora Marta Tobella fue la encargada de darle esa singularidad, empezando por el salón. Una de sus particularidades es que, aún siendo de montaña, no es muy rústico. Y esto se debe al buen hacer de la decoradora, que aligeró la madera del techo, apostó por un lino blanco hueso para los sofás y revistió la pared del salón con un personalísimo papel que imita el yute y que le da textura y carácter a este espacio. 

Sofás de Atemporal. Mesa de Brucs, en Sacum. Puf en Sacum.

Dormitorio con papel pintado en la pared del cabecero, bvanqueta y alfombra de fibras 00531770

5.

¿Lisas o estampadas?

La estilista Dafne Vijande es más partidaria de alfombras lisas, "porque transmiten más tranquilidad y producen menos ruido visual que las estampadas". En este sentido, las de fibras son una buena opción si buscas darle "textura" al suelo sin tener que optar por una estampada. 

Alfombra de Tailak. 
Dormitorio con papel pintado en la pared y cabecero rosa en capitoné 524511

6.

Un alfombra, también, en dormitorios pequeños

Sí, incluso en dormitorios pequeños merece la pena poner una alfombra. Eso sí, proporcional al espacio. "Una buena opción, sobre todo si el suelo es bonito y no queremos taparlo mucho, es colocar una alfombra a pie de cama pequeña, para que dé calor a la hora de poner los pies en el suelo", apunta Dafne.  

Cabecero, alfombra y papel de Woodland, en La Maison. 
Dormitorio con mural en la pared del cabecero y sabor clásico 00497452

7.

Una alfombra con sabor vintage

Si quieres darle un toque especial al dormitorio, las alfombras que tienen un look "desgastado", como esta, recuerdan los diseños tradicionales y crean espacios con mucho encanto y sabor vintage. Además, ¡son tendencia! Y encajan tanto en decoraciones de corte más clásico, como este dormitorio, como más modernas. 

Alfombra de Maisons du Monde. 
Dormitorio con pared del cabecero con papel pintado 00524511

8.

Con un divertido y decorativo papel pintado

¡Este dormitorio se ve tan joven! Y el original papel pintado con motivos de pájaros tiene mucho que ver en ello. Pero más allá del papel, que le da un toque divertido e informal a este dormitorio abuhardillado, la decoradora Marta Prats ha optado por un cabecero muy personal y de moda, como es un diseño en capitoné y en terciopelo. 

Papel pintado y cabecero, en La Maison. 
dormitorio con pared cabecer empapelada 00501702

9.

Tener paredes oscuras y recargadas

A veces se piensa que una pared en color blanco sin cuadros ni objetos deco está desnuda y resulta fría. Pero no es así. Es el conjunto el que manda en la percepción. En los pisos pequeños no abuses de paredes demasiado decoradas (ni de tonos oscuros). Es preferible ir de menos a más. El papel pintado o un revestimiento también decora sin recargar. ¡Tenlo en cuenta!

Cabecero, mesita de noche y lámpara de techo diseño de la decoradora Natalia Gómez Angelats.
Dormitorio con dos camas de estilo provenzal con papel pintado con motivos florales en color azul 00527797

10.

Esencia azul

Otra forma de decorar con flores y obtener unos resultados de revista es apostando por un único color. En este dormitorio, por ejemplo, se eligió el azul como guía, con una base blanca que lo realza y aporta luminosidad. El truco para que no quede soso es combinar patrones y texturas, como las flores del papel pintado y las colchas de lino.

Papel pintado, de Cole & Son. Mesita de noche, de Hanbel.
Recibidor decorado con papel pintado floral 00527536

11.

Magia en el recibidor

La dulzura que conseguirás colocando un papel pintado floral en el recibidor es incomparable. Lo único que debes procurar es escoger los tonos en función del mobiliario y el estilo que quieras darle. En esta entrada, la madera se complementa a la perfección con el papel, generando un ambiente de tintes rústicos, muy cálido y hogareño.

Consola de hierro y madera de Marta Miquel Interiorismo. Perchero de Taller de las Indias. Papel pintado de Sanderson.
Habitación infantil con techo decorado con papel pintado floral y vigas vistas 00455059

12.

Una habitación de altura

El papel pintado se puede emplear en muchas áreas, pero... ¿se te habría ocurrido llevarlo al techo? Pues mira lo bonito que queda en este dormitorio infantil con vigas vistas. Una idea de lo más original para refrescar el estilismo del cuarto de los peques.

Cabecero, de Rue Vintage 74. Mesita de noche y baúl, de Maisons du Monde. Arrimadero realizado con papel pintado, de Coordonné. Papel pintado estampado, de Laura Ashley. Lámpara de sobremesa, en Cheoma. Alfombra, en KP Deco.
00526287

13.

Armarios a medida para cuartos pequeños

Los armarios empotrados son elegantes, dan sensación de orden y aprovechan muy bien el espacio. ¿Más ventajas? Como se realizan a medida, no se desperdicia ni un centímetro y, al quedar protegidos entre paredes y techo, no se llenan tanto de polvo. Este armario, diseñado por las interioristas Isabel Flores, Nuria Almansa e Isabel Font, ocupa todo el ancho de la pared con puertas lisas, abatibles y lacadas en blanco. 

Un bosque en la pared

14.

Un bosque en la pared

¿Quieres algo más atrevido? Elige un papel con motivo de árboles en tonos grises: es llamativo pero no demasiado. Perfecto para la pared del cabecero. Similar, 19,95 €/rollo, en papelpintadoonline.com 

Empapelar una pared

15.

Empapela una pared: nunca falla

El estampado en espiga o chevron es elegante e informal. Úsalo para destacar una pared sin que chirríe. Elige tonos claros: gris claro, azul... Papel Italie Azul, 24,99 €/rollo en Leroy Merlin. 

00466710 O

16.

1. Un mini dúplex de 60 metros en Galicia

En el salón de este mini dúplex predominan los tonos suaves y claros, ya que dan mucha luz y amplitud y además, son fáciles de combinar. El sofá tiene truco, ya que se convierte en cama cuando los propietarios reciben algún invitado. Una maravilla de salón que culmina con papel pintado en las paredes para darle un toque textil y agregar calidez. Celia Crego es la autora de esta magnífica reforma. 

Dormitorio campestre con papel pintado a rayas y cama con dosel 00515235

17.

Dale textura (y personalidad) a las paredes de tu casa

Las paredes de casa, además de color, pueden tener textura y convertirse en activos decorativos. No temas destacar alguna pared de casa con un papel pintado decorativo o, si lo prefieres, darle textura con los nuevos papeles pintados textiles, que imitan fielmente las telas y dan la sensación de "pared entelada". Además de decorativos, los papeles tienen la ventaja de proteger las paredes de roces y golpes, por ejemplo, en las zonas de paso, en las habitaciones infantiles o en la pared del cabecero, sobre todo si sueles leer en la cama. 

Habitación de bebé con papel pintado, cuna y butaca 00501850

18.

Paredes creativas en la habitación de los niños

Con papel pintado, con pintura decorativa, con murales, con color... Las paredes de la habitación de los niños son un elemento decorativo más. Decóralas y transforma su cuarto en un espacio lúdico. 

Cuna, estante y alfombra, de Ikea. Papel pintado, de Cole&Son.
00527803 Baño con toallero de pie y papel pintado

19.

Toallero de pie

Es una pieza decorativa más del baño. Eso sí, es mejor evitar los toalleros de pie en baños pequeños donde cada centímetro cuenta. Aquí, las interioristas Marta y Marieta Yanguas y Marta Gómez de la Serna han elegido un modelo lacado en blanco, a juego con el mueble del lavabo, lo que imprime luminosidad a este baño.

Papel pintado Emma, de Sandberg Wallpaper.

 

pasillo-con-papel-pintadp-y-puertas-correderas_00515124

20.

Colores y papeles pintados

Un techo pintado en un tono oscuro hará que se sienta más cerca, por lo que es truco para techos altos. Lo ideal es los pasillos es optar por tonos neutros, el blanco es perfecto; para lograr amplitud y luminosidad. Si la pared del fondo se pinta de otro tono o se empapela el pasillo parece más corto.

Salón rústico actual con pared revestida de papel pintado 00526558

21.

Más calidez con papel pintado

El papel pintado se ha convertido en un must a la hora de decorar la casa. No solo ayuda a ocultar las irregularidades en las paredes, sino que aporta textura y personalidad. Los papeles textiles, que imitan la trama y la textura de las telas, como el de este salón, son un gran aliado para sumar calidez, ya que crean un efecto de pared tapizada. 

Papel pintado de yute de Arte. Sofás de Atemporal, en Sacum. 
00527536 Recibidor empapelado

22.

Un recibidor original empapelado

Si la entrada a tu casa es alargada ¿cómo puedes evitar el efecto tubo y darle, a la vez, un aire original? Muy sencillo: decora con elementos redondos, elige piezas peculiares y reviste las paredes de papel pintado. Es lo que ha hecho en este florido recibidor la interiorista Marta Miquel.

Consola volada de hierro y madera, diseño de Marta Miquel Interiorismo. Alfombra y perchero, de Taller de las Indias. Papel pintado, de Sanderson. 
Recibidor con papel pintado 00527536

23.

Papel pintado y molduras en las paredes

El papel pintado es otra de esas tendencias que nos gustan para decorar recibidores. Con un modelo adecuado, además de lograr un ambiente único y personal, puedes hacer que el recibidor se vea más grande. Usado para revestir una pared del fondo, puedes dar profundidad. Los diseños vegetales aportan frescura. Las líneas siempre harán que ganes en altura (si son verticales) o que la estancia parezca más ancha (en horizontal). También son tendencia las molduras con las que puedes crear zócalos con esta misma idea de alargar o ensanchar.

Consola de madera y hierro diseño de Marta Miquel Interiorismo, alfombra y perchero de Taller de las Indias y papel pintado de Sanderson.
Recibidor con papel pintado y consola 00512911

24.

Mimar con detalles y toques personales

Con una composición de fotos, unas láminas especiales, un papel pintado que enmarque el espacio, un bodegón en el mueble de la entrada... Es importante cuidar al máximo la decoración del recibidor, porque es el espacio que nos da la bienvenida a casa. 

Consola de Catalina House y papel pintado de Sanderson, en Gancedo. 
mg-5224-1 fca2d72d 1497x2000/ 00526272

25.

El verde como inspiración

Colores frescos y tejidos naturales son las armas infalibles que han utilizado las interioristas Isabel Flores, Isabel Almansa y Nuria Font en este dormitorio para darle un aire primaveral. Han jugado con tonos verde y arena en la ropa de cama y un estampado botánico, en el papel pintado del cabecero. ¡Prueba superada!

Cabecero, de Gajisa. Papel pintado, de Leroy Merlin. Mesita de noche, de Adaleya. Banco, de Casa. Butaca, de Maisons du Monde.

 

00515088

26.

Revestimientos frescos

De nuevo el papel pintado botánico evoca la primavera en este dormitorio decorado por Begoña Susaeta. Lo ha combinado con pintura verde —a modo de zócalo—, ropa de cama en colores suaves, rayas y plantas en macetas de mimbre que también aportan frescura.

Cabecero, diseño de Sube Interiorismo, realizado a medida por Deco Lur Sofá. Papel pintado Voyage, en Gancedo. Lámpara aplique Astro, en Susaeta Iluminación. Mesita de noche, de Crisal decoración. Estores, de Sube Interiorismo, con tela de Jover, modelo Vintage raya, confeccionados en Denbora & Galeo. 
00524511

27.

Un papel pintado muy fresco

Tonalidades rosas y verdes empolvadas y un papel pintado con ramas y pájaros en la pared del cabecero son las acertadas opciones que la interiorista Marta Prats ha elegido para este dormitorio primaveral. Además, ha añadido madera clara en las mesillas de noche y plantas, que siempre enriquecen y aportan frescura.

Cabecero, alfombra, banco y papel pintado Woodland, de Sanderson, todo en La Maison.

 

00527598

28.

Un cabecero empapelado y primaveral

En este dormitorio, el interiorista Pablo González ha optado por forrar el cabecero con un papel pintado con motivos geométricos y en color azul súper refrescante. Si te fijas, ha repetido la misma operación en la pared del baño, al fondo. Ha añadido colores suaves en la ropa de cama, dinamizados por el mostaza más fuerte, piezas de fibra en apliques y alfombra y un toque green en la mesillas.   

Papel pintado, de Leroy Merlin. Mesita de noche y apliques empotrados en el cabecero, de Maisons du Monde. Alfombra, de Carolina Blue. 

 

00527797

29.

¡Qué fresco!

Hay motivos que van asociados irremediablemente con el buen tiempo. Pasa con las flores y las rayas. Si utilizas cualquiera de ellos en tu dormitorio, lo vestirás de primavera en un pis pas. Es lo que han logrado en este las interioristas Marta y Marieta Yanguas y Marta Gómez de la Serna al revestir la pared del cabecero con un delicado papel pintado con flores y en azul, a juego con la ropa de cama y los cerramientos.

Papel pintado, de Cole & Son. Mesita de noche, de Hanbel.
cocina-muebles-blanco 00506963

30.

Aquí con papel pintado en color topo

En esta cocina el color topo está presente también en las paredes a través del papel pintado que las reviste. Se combina con muebles en blanco y encimera en madera. De esta manera puedes llevar el color de moda a este espacio sin renunciar a los muebles blancos que tanto gustan. Hazlo con papeles pintados que aporten textura. Son perfectos los que imitan tejido en color topo. Lo mejor, que sean vinílicos para que admitan la limpieza con paño humedecido.

Muebles de cocina modelo época de Santos, lámparas de DCW, encimera de Neolith y taburete y silla de Bazar.
comedor-estilo-campestre-papel-pintado-pared 00517092

31.

Dale textura a las paredes del office y gana calidez

El papel pintado es un aliado infalible para hacer más personal y acogedor un office, sobre todo si este está integrado en la cocina. Los papeles textiles, que imitan la trama y la textura de las telas, dan una agradable sensación de paredes tapizadas, lo que suma calidez. Si buscas darle un plus más personal, puedes atreverte con un diseño con motivos, como en este office decorado por Asun Antó en el que se ha optado por un papel que da un aire campestre al espacio. 

Papel pintado de William Morris. Mesa y sillas de Coton et Bois. 
Baño blanco con mueble volado y pared con papel pintado de palmeras 00527437

32.

Crea amplitud con papel pintado en una pared

Para decorar pisos pequeños y para decorar pisos grandes. El papel pintado es una solución superdeco para dar carácter y ampliar espacios. Si lo colocas solo en una pared, se consigue amplitud. Y si lo eliges con un estampado vegetal como el de la foto, también un efecto extra fresco y natural. 

Papel pintado, de Jumani Wallpapers. Butaca y alfombra, de La Maison. 
Recibidor pequeño con papel pintado de flores y consola volada 00527536

33.

Pequeño y decorado como un gran recibidor

Este coqueto recibidor demuestra que los metros no tienen por qué ser un impedimento para disfrutar de un recibidor estiloso. Y es que los recibidores pequeños pueden decorarse, como aquí, como gran un recibidor. La decoradora Marta Miquel empezó por revestir las paredes de un personalísimo papel con flores en negro que da un toque actual y, a la vez rústico, en sintonía con la mini consola volada y el perchero. 

Consola de hierro y madera de Marta Miquel Interiorismo. Perchero de Taller de las Indias. Papel pintado de Sanderson.

dormitorio-con-sofa-y-mueble-lavabo-00527802 O

34.

Country: un dormitorio de estilo marcado

Como sacado de la campiña inglesa en cuanto a decoración, este dormitorio de matrimonio cuenta con una original distribución, posible gracias a los metros con los que cuenta. Una estantería sin trasera adosada a la pared demarca los ambientes: la zona de descanso por un lado y un área que se decora con un sofá y un mueble de lavabo a modo de tocador.

Mesita de noche y lámpara de Hanbel y papel pintado Emma de Sandberg Wallpaper.
dormitorio-alegre-con-estampado-tendencia-primavera-00527598

35.

Con papel pintado como hilo conductor

La distribución de este dormitorio de matrimonio es moderna y original, pero sobre todo colorida. El papel pintado da continuidad a los ambientes creados: la zona de descanso con su uso en el murete que hace de cabecero y que separa el baño -también revestido en el frente del lavabo con el mismo diseño- y la zona de vestidor.

Mesita de noche y apliques de Maisons du Monde, alfombra de Carolina Blue y papel pintado de Leroy Merlin.
dormitorio papel pintado plumas

36.

Un papel pintado delicado en la pared del cabecero

¿Quieres que tu dormitorio desprenda ese sosiego típico del estilo nórdico? ¡Toma nota! La interiorista Pía Capdevila ha apostado en este por combinar tonos neutros. Y para que el resultado no quedase tan lineal ha vestido únicamente la pared del cabecero con un papel decorativo. La clave está en el print: elementos ligeros y sutiles, que pueden ir desde pequeñas florecillas hasta etéreas plumas.

 

 

00474786

37.

¡Qué cuadros tan modernos!

¿Una pared revestida de azulejos? Nada más lejos de la realidad. Se trata de un papel pintado con motivos cuadrados que semeja un tejido de lino refinado. Lo ha elegido la interiorista Carolina Juanes para dar cierto relieve y un toque moderno a la pared del cabecero de este dormitorio. Ha jugado con grises, beis y rosas en textiles y mobiliario.

Papel pintado Carreaux, de Flamant. Cabecero tapizado de lana, realizado a medida.

 

 

00480162

38.

Papel pintado para dormitorios nórdicos

Entre las diversas figuras geométricas que decoran los papeles pintados hay dos que se llevan la palma: los hexágonos y los rombos. La interiorista Chiara Torri ha elegido estos últimos para vestir las molduras que decoran la pared de este cabecero. Los dibujos en suaves tonos dorados sobre fondo beis no hacen sombra al impresionante tríptico de espejos.  

Papel pintado Torosay, de Nina Campbell, en Osborne & Little. Banqueta, de Kenay Home. Alfombra, de ID Design. Cabecero de espejos, de Cottage Little House.

 

00495460

39.

Así son las rayas modernas

A estas alturas ya te habrás dado cuenta lo fácil que es engañar a la vista. Si te gustan los papeles pintados con relieve pero muy sutiles, te encantará este modelo  que han elegido las interioristas Laia y Marina Reguant, de Marina & Co. Se trata de un estampado de rayas actualizado, en beige y arena, con aspecto de lino que focaliza la pared del cabecero. Acompáñalo de maderas claras y quedará perfecto.

Papel pintado Caractère Costume, deFlamant.  Alfombra, de Zara Home. Lámpara, en Marset. 
00493824

40.

Papel pintado liso y en tonos neutros

¿A que, a simple vista, esta pared parece pintada? Pues no, en realidad es un revestimiento de papel en color piedra oscura que resalta el moderno cabecero blanco con mesillas integradas. Puedes decorar con él todo el dormitorio o solo la zona del cabecero, como ha hecho aquí Marta Prats para ganar profundidad.

Papel pintado, de La Maison. Cabecero, diseño de Marta Prats, realizado por Fustería Catot. Apliques, en Avanluce.

 

00501749_O

41.

Un papel pintado para recobrar la calma

Una de las zonas más agradecidas para colocar papel pintado en el dormitorio es, sin duda, el cabecero. La interiorista Natalia Gómez Angelats ha elegido en este proyecto un papel japonés en tonos chocolate muy inspirador que lo renueva por completo. ¡No te pierdas los plaids deshilachados en la misma gama con los que se confeccionaron las cortinas!

Papel pintado, de La Maison. Cabecero, mesita de noche, cortinas y lámpara de cerámica, diseño de la decoradora.

 

 

00508579_O

42.

Un toque exótico

Si te encantan los colores vibrantes y los dibujos de temática selvática, caerás rendida a este papel pintado lavable donde camaleones, pájaros y monos campan por sus anchas en las ramas. Lo ha elegido Mireia Torruella, de Júlia Brunet Interiorisme, para dar carácter a este dormitorio infantil, pero quedará igual de bien en cualquier rincón de la casa. Como el papel es muy llamativo, añádele muebles sencillos para evitar sobrecargar el ambiente.

Papel pintado The Ardmore Collection, modelo Savuti, de Cole & Son
00517113

43.

Lección de geometría

Si tu dormitorio tiene los techos bajos, puedes crear el efecto óptico de "ganar altura" con un papel pintado de rayas verticales. Ya sabes que los motivos geométricos siguen estando de moda: cuadrados, rectángulos, hexágonos, rombos... La interiorista Asun Antó optó por este revestimiento de banda ancha en tonos grises que da al cuarto un look elegante por el que no pasarán los años.

Cabecero, lámpara y papel pintado, de Coton et Bois. Mesita de noche, de India & Pacific.

 

00519972_O

44.

Un papel pintado para perderse en el bosque

¿Quieres darle profundidad a tu dormitorio? Elige un papel para pared en blanco y negro y viste con él la zona del cabecero. Es lo que ha hecho aquí el interiorista Pablo González. ¿A qué parece que puedes traspasar la pared y darte un paseo entre abedules? Un estampado perfecto para un dormitorio rústico o con vistas ajardinadas desde la ventana.

Papel pintado Woods, de Cole & Son. Cabecero tapizado en gris, de Julián Sanchez. Mesita de noche, de Maisons du Monde. Lámpara de sobremesa, en India & Pacific. 

 

00460587

45.

Un papel pintado para soñar despierto

¿Sueñas con tumbarte en una playa de suave arena o explorar calas inhóspitas navegando en un velero? Con un papel pintado con motivos naúticos, como este elegido por la interiorista Gemma Gallego, será fácil la teletransportación. Una ropa de cama de aires marineros, objetos decorativos ad hoc, piezas de fibra... ¡Y hasta notarás la brisa en tu piel! Es una de las múltiples ventajas de los papeles pintados: su poder de sugestión.

Papel pintado, de La Maison. Lámpara de sobremesa, de Pardo. Sábanas y cojines, de Lexington. Cesto, de Let's Pause.

 

 

00465243

46.

En blanco y beis

Colores neutros y líneas más o menos anchas se dan cita en este moderno papel pintado que actualiza las típicas franjas verticales. Lo han escogido las interioristas Hanne y Synne Brendmoe para dar elegancia y serenidad a este dormitorio clásico con ciertos aires de renovación.

Papel pintado, cabecero, mesita de noche y alfombra, de Antima.

 

 

Cómo elegir el cabecero según tu estilo 00477808

47.

Un clásico actualizado

Si eres de las que les gusta el estilo clásico en los dormitorios pero te gustaría darle un nuevo aire al tuyo, viste las paredes con un modelo que se funda casi casi con el cabecero. Las interioristas Nuria Almansa e Isabel Flores han optado por este modelo floral súper discreto que le va como anillo al dedo. La lámpara suspendida y el espejo ovalado le dan un toque vintage.

Papel pintado, de Osborne & Little. Cabecero, realizado a medida y tapizado con terciopelo de Pedroso y Osorio, y lámparas, todo del Estudio de Miriam Alía. Espejo, de Leroy Merlin. Ropa de cama, de Zara Home. Alfombra, de BSB.

 

CABECERO-Y-MESITA-DE-NOCHE-00487080

48.

Con diseño de autor

¿Te gustan los motivos florales tipo acuarela en suaves tonos pastel? Turquesas, verdes, rosas y amarillos le darán a tu dormitorio un carácter primaveral eterno, fresco y romántico, como este papel pintado firmado por la artista Lara Costafreda. Lo ha elegido la interiorista Cristina Mendoza y junto a materiales naturales —madera, vidrio y fibra— ha logrado un cuarto donde prima la alegría.

Papel pintado, de Lara Costafreda para Coordonné. Mesita de noche, de El Rastro. Lámpara de sobremesa, de Ristori. 
00493797

49.

¿Rayas y flores? Sí, se puede

La interiorista Mº Ángeles Morral ha renovado este dormitorio combinando dos papeles pintados con motivos diferentes. ¿Qué es lo que les une? No solo la gama cromática, si te fijas el papel de flores se presenta de forma geométrica: en series de rombos alineadas en oblicuo. Todo un guiño a las rayas. Como los revestimientos llaman suficientemente la atención, elige muebles y ropa de cama sencillos y en tonos neutros.

Cama y mesita de noche, en Coton et Bois.
00497453

50.

Un paisaje a tamaño real

Los fotomurales son los tapices del siglo XXI. Hoy en día, la tecnología nos echa un cable y podemos decorar el dormitorio con una imagen en alta resolución que nos evoque un paisaje o un momento especial de nuestra vida. Si quieres darle profundidad a tu dormitorio, colócalo detrás del cabecero, como ha hecho aquí Mónica Garrido ¡y verás qué efecto tan innovador! Los colores neutros quedan perfectos en ambientes minimalistas.

Funda nórdica, cojines y manta, de Zara Home.  

 

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de El Mueble?