Arrimaderos

101 /144

101.

Su historia

"Mis hijos son mayores y empecé una nueva vida. Con el mayor independizado, vine a este piso hace un año con mi hija. La casa tiene unos 100 metros, está rodeada de parques, y en él hemos creado un entorno muy femenino", nos confiesa. Sillas de Vinçon, mantel de La Maison y lámpara de pie, en Sacum.

102.

Renueva un ambiente con un arrimadero

Pon un arrimadero: de lamas de madera o de dos papeles pintados, uno arriba y otro abajo, con un listón de madera en medio. Si el arrimadero es claro, ganarás luminosidad. Meritxell Ribé.

Arrimadero blanco, papel pintado de Vescom. Cesto de Sacum.
Salón pequeño con gran ventanal y arrimadero de madera blanco

103.

7. Cada centímetro cuenta en la decoración de tu salón

Aunque tu salón sea pequeño no tienes por qué renunciar a tus muebles preferidos. ¿Qué te gusta el sofá curvilíneo pero sabes que un sofá de líneas rectas queda mejor en espacios pequeños? Tenemos la solución: coloca un arrimadero blanco como en el de la foto.

Sofá y mesa de centro, en Coton et Bois. Puf y alfombra, en Sacum.

104.

Un pasillo también feliz

Los pasillos, sobre todo si son muy largos, crean desasosiego. Los vemos como una pérdida de espacio difícil de decorar. Transforma la sensación que provocan con una sencilla alfombra. El Feng Shui cuenta que las alfombras evitan que la energía se acelere y se haga desfavorable. 

105.

¡Arrímate!

Si tu zócalo crece hasta alcanzar la mitad de la pared, entonces es un arrimadero: muy útil para proteger los muros de rozaduras y decorarlos con un punto elegante. Lisos, con listones verticales, como este, para darle mayor sensación de altura a un ambiente, con recuadros troquelados para imprimir un aire clásico... no los pases por alto. 

106.

Eligieron colores claros

"Para aumentar la sensación de espacio, optamos por una paleta de colores claros y serenos, como el blanco o el beige. Así creamos un ambiente amplio y relajante", explica Asun Antó. Otro truco: poner el sofá junto a la ventana, así el salón parece más grande.

107.

Que se suban por las paredes

Bueno, ellos no. Sus dibujos, sus nombres... Las letras se llevan, y de colores y distintos tamaños y formas, crean rincones tan graciosos como este. Y sus dibujos, emmarcados, pueden decorar cualquier espacio, ¡incluso sobre la puerta! 

108.

Sumando estilo

Un piso clásico merece demostrar que lo es, de ahí que Asun decidiera apoyar su fuerza diseñando arrimaderos que unifican los espacios y subrayan su esa clásica. Además, protegen la pared y, al ser blancos, dan luz al espacio estrecho. La casa entera la verás aquí

109.

Grandes clásicos

El arquitecto Matías Mazza, de Estudio Mazza, ayudó a Sonia en la reforma de este piso y le propuso sumar elementos neoclásicos como frisos, molduras, puertas acristaladas o el suelo de bastón quebrado con tablas de gran tamaño, para reforzar el estilo que buscaba la propietaria.

110.

Continuación del arrimadero

En esta cocina el arrimadero blanco tiene mucho peso decorativo. Para no restarle atractivo, el radiador se oculta tras una estructura que perpetúa la estética del panel en blanco con molduras. Muy camaleónico. 

111.

Nº4, con 5.654 likes: urbano y luminoso

Un arrimadero de madera blanca lo une al pasillo dándole más metros visualmente y a la vez, le da abrigo y luz con su color blanco. La luz es aquí clave: una tira de led en el techo, baña la pared y hace que el espacio gane luz y parezca más grande. Cómoda de madera de pino, en el estudio de Meritxell Ribé. Pavimento de madera de roble blanqueado. 

112.

Un office para acoger

Bego y Frank, los propietarios de la casa, son muy caseros y sus hijos también. De ahí que esta cocina siempre esté llena de gente. Para darles máximo confort, Asun creó un office abrazado por un arrimadero de madera y con sillas comodísimas. 

El mobiliario es de Cian Espais y las sillas, de Coton et Bois, con cojines de Matèria

113.

Un mini arrimadero

El arrimadero es útil para que los niños no manchen la pared. En él incluimos una percha para que cuelguen su ropa o su mochila nada más llegar del colegio”, apunta Cristina.

114.

Con un office recogido

¿Tienes la suerte de contar con un office? Recógelo con un arrimadero de madera pintada como este. Protegerás la pared y a la vez, darás calidez al espacio decorando y ocupando solo unos milímetros. 

Mesa y sillas, en India&Pacific y alfombra de fibra, en Sacum. 

115.

Combinación perfecta

 Coloca papel pintado con motivos florales de la mitad de la pared hacia arriba y un arrimadero de bolón (vinilo tejido) de la mitad hacia abajo. Protegerás la pared y al mismo tiempo la decorarás de forma magistral. El arrimadero de bolón y el papel pintado son de Grupo 13.

116.

Ponle tu toque personal...

¡Y buen rollo! Planchar no tiene por qué ser una tarea aburrida y pesada. Plancha cerca de la luz natural y aprovecha para hacerte "baños de sol". Vitamina D a raudales. Pero, sobre todo, rodéate de detalles que te sean prácticos pero a la vez decoren: colgadores decorativos, una botella bonita para el agua destilada, etc.

117.

¿Demasiado estrecho para decorarlo?

Pues dibuja formas en las paredes con distintas molduras. Como aquí, creando un arrimadero. No necesitas nada más para dar estilo. Eso sí, elige las molduras estilizadas para no abigarrar el espacio. 

Alfombra de yute y cestos, de Matèria.

118.

Tiempo de cornisas

Han vuelto. Combínalas con molduras en las paredes y darás un punto de elegancia a la estancia de líneas más simples, además de dar a los techos y a los huecos de cortinas un mejor acabado. 

Mesa de centro, lámpara y mesa auxiliar, de Cottage Little House. Alfombra, de BSB. De Clara Masllorens.

119.

Suma calidez

No quieres llenar tu dormitorio de detalles. Te gusta que sea un espacio únicamente para relajarte y descansar. Entonces, dale importancia a las paredes. ¿Cómo? Un gran cabecero decorará pero un arrimadero creado con molduras también "envolverá" con calidez la estancia. 

Cabecero, banqueta y lámpara, de Coton et Bois. Dormitorio decorado por Asun Antó y Anna Ortiz. 

120.

Un mejor acabado

Las molduras también pueden servirte par dar un acabado más profesional a un arrimadero, por ejemplo. Este, realizado con papel pintado de Vescom, cuenta con una moldura para darle un final perfecto a juego con la cornisa del techo. 

Cesto, de Sacum. Decorado por Meritxell Ribé. 

121.

Un dormitorio con baño

Además de la bañera, también se ha instalado un lavamanos y un aseo, de forma que este dormitorio en suite no puede ser más completo e íntimo. 

Cabecero con repisa y separador, a medida con diseño de Anna Mercadé. Colcha y cuadrante, de Carmen Caubet.
comedor con arrimadero en la pared

122.

Un arrimadero con cuarterones

Es una opción perfecta para decorar la pared del comedor. Por un lado, enriqueces el interiorismo y, por otro, proteges la pared del roce y de posibles golpes con las sillas. Puedes diseñarlo liso o con cuarterones. Las molduras están de moda así que echa un vistazo a las de Orac Decor, por ejemplo, e inspírate.

Proyecto de la decoradora Meritxell Ribé. 

123.

Baña la pared del pasillo

Si no quieres que te quede muy oscuro, la solución es iluminarlo a lo largo con apliques diseñados especialmente para "bañar'" de luz estas zonas. Dependiendo de la largada del pasillo se pondrían 2 o 3, de 20 w y de luz cálida o neutra. 

Office con pared de papel pintado de cafeteras en tonos verdes

124.

Un espacio muy personal

Con un arrimadero y este llamativo papel pintado que enmarca la zona del office.

Papel pintadon de Manuel Cánovas, en Papeles Pintados Aribau. Mesa, sillas y lámpara, de Ikea. 

 

Cocina con office con banco debajo de la ventana

125.

Bajo la ventana

Es una ubicación de lujo. Tienes luz natural y, si las vistas son bonitas, mucho mejor. En estos casos, aprovecharás mejor el espacio con un banco, como se ha hecho aquí. Dale intimidad con una persiana.

Mobiliario diseño de Inés Sanchiz, en Kivk Cocinas. Sillas, en India&Pacific. Lámpara de techo, en Pluslight. 

 

Office con banco en "L"

126.

Un office con un banco en "L"

Si planificas un banco, como aquí, protege las paredes con un arrimadero o con o papel vinílico. 

Mesa de madera maciza y banco lacado, de Pia Capdevila. Sillas, diseño de Charles y Ray Eames. 

127.

Recupera los clásicos

Como un espejo trumeau, lavamanos antiguos, tejidos naturales como la cortina de lino –esta, en Federica&Co–.

128.

¡Qué cambiazo!

Cama Minnen, de Ikea. Butaca Vichy, en Edredontex. Lámpara de pie, de Ikea. Arrimadero de madera blanca diseño de El Mueble y realizado por Reformas Garre con madera de Leroy Merlin. Cortinas y papel pintado de Coordonné y alfombra, de Banak Importa. 

129.

Sí a los cuarterones.

En el mueble del salón, los bancos perimétricos, los armarios del dormitorio y también en el arrimadero. Los cuarterones sirven para unificar todos los ambientes de este espacio multifuncional.

130.

Dale un nuevo color a tu casa

Verás el espacio muy distinto y te ayudará a hacerlo tuyo. Crea. Te ayudará a concentrarte en algo que no sea lo que te falta.

131.

El dormitorio juvenil.

Cama, armario y mesa son de Iñigo Echave. El papel es de Grupo La Madrid y la silla es de Egoa (todo en Iñigo Echave).

132.

Sin cabeceros.

Las camas nido no suelen llevar cabecero y, para contrarrestar el frío de la pared, pusieron arrimadero, un toque más cálido.

133.

Rosa para la reina de la casa.

 La habitación de la niña introduce, gracias a la ropa de cama, el color rosa, que encaja a la perfección con los tonos suaves que reinan en toda la casa.

134.

Contraste = luz

En vez de azulejos, listones de madera, cuya verticalidad da altura y cuyo color amplía visualmente, más todavía en contraste con el gris de la pintura. Módulos bajos y encimera, de Ikea.

Decoración de recibidores pequeños

135.

Recibidor pequeño y estrecho

Casi es una zona de paso donde podrías pensar que no cabe nada. Es el caso de este recibidor pequeño -decorado por Roger Bellera- en el que se aprovecha el amacenaje vertical. Las paredes son la clave. Se han revestido con lamas de madera blanca para protegerlas del roce de los abrigos colgados en el perchero. Debajo... ¡un baúl estrecho tapizado! Puedes guardar y sentarte para descalzarte, por ejemplo.

136.

La mesa de la yaya

Esta está realizada a medida pero puedes recuperar una antigua y vestirla hasta el suelo. Sofás, de Tapicería Esteve y lámpara, en Cottage Little House. 

137.

Vinilo-mueble.

Un vinilo puede sustituir una pieza de mobiliario, como este arrimadero. Sillón de Blanc d'Ivoire, en Côté Déco. Taburete Tolix y flexo Signal, de Jieldé, en Corium Casa.

138.

Zócalos para recoger el espacio

El zócalo protege la pared de roces, disimula imperfecciones y recoge los ambientes. Se llevan las halfpainted walls o, lo que es lo mismo, los zócalos altos realizados con pintura. Pero si prefieres un zócalo más "normal", puedes hacerlo más bajo, de DM lacado, de bolon, de papel pintado... Hay mil opciones. Aquí se ha apostado por pintura de tono tostado, que ayuda a crear un ambiente acogedor. Sillas de Vinçon, mantel de La Maison, y lámpara de pie, en Sacum.

139.

Hola arrimadero, adiós roces

Un arrimadero es muy práctico en zonas de paso o expuestas a muchos roces. Con él protegerás y decorarás la pared. Elígelo de madera, de lamas vinílicas adhesivas, de papel pintado o de pizarra, si hay niños. Es muy fácil de colocar. Para que quede bien acabado, remátalo con una moldura. 

140.

Office

 Mesa de Dadra y sillas de Cottage Little House. Lámpara de Ikea y cojines de lino de Filocolore.

141.

Mucha luz.

Una pared acristalada baña de luz la cocina. Banco, en Luzio.

142.

Cuarto de baño

 Bañera exenta de Fernando Moreno con grifería de Roca. Silla de hierro, en Côté Soleil.

143.

Desde la entrada

 Alfombra de yute de La Casa de la Abuela. Butaca de loneta, en Fernando Moreno y cojín de vichy de Côté Soleil.

144.

Femenina y relajante

Una zona de estudio muy femenina y tranquila que combina el blanco del mobiliario y el arrimadero con el rosa de la pared. Es un proyecto a medida de Cristina Pérez, que suma la pureza de líneas con la suavidad del color rosa en la pared y los textiles. ¿Te has fijado en las cortinas? ¡Qué amorosas!

Sillas modelo Bombo Chair, de Sit Down.

 

 

 

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de El Mueble?