Arrimaderos

1 /138
Comedor con friso de madera con lámpara de araña y mesa de madera.

1.

2. Problema: una pared con mucho roce

Fórrala con un zócalo. Quedará como nueva y además mucho más protegida. Los tienes de PVC muy fáciles de instalar (solo con adhesivo) y que además se limpian fácilmente con agua y jabón. 

Mesa de Heerenius. Sillas CH24, de Carl Hansen. Lámpara de techo, de Los Pro. 
Ideas habitación infantil

2.

Un arrimadero DIY de lamas de madera que decora y protege las paredes

Los arrimaderos son perfectos para habitaciones infantiles dobles e individuales, sobre todo cuando las camas están apoyadas en la pared, como en este dormitorio decorado por Paula Duarte, porque la protege de roces y golpes. Este se ha confeccionado con lamas de madera en acabado natural y sirve, a su vez, de cabecero. Y, para un plus deco, se ha completado con papel pintado.

Arrimadero con lamas de madera de pino de Leroy Merlin y papel pintado de Coordonné. 
Pasillo con molduras proyectado por Asun Antó.

3.

Vestir las paredes con un arrimadero

Si hay un elemento característico de las casas decoradas por Asun Antó son los arrimaderos. "Nos gustan mucho, porque además de dar un toque de calidez, hacen las casas más vestidas y acogedoras. Los solemos hacer de DM pintado o lacado en blanco, y en cuanto al diseño, depende del proyecto: de lamas, de cuarterones, de cuadrícula...". 

Salón con paredes de color beige y arrimadero de color blanco.

4.

En beige y blanco

Otra forma de combinar dos colores neutros es esta que propone Olga Gil-Vernet. Combinar blanco y beige. Con el primero han pintado el arrimadero y con el segundo las paredes. Una excelente fórmula para darle al salón, además de luminosidad, calidez.

Sofá, de Miki Beumala. Butaca Croissete, de Honoré, en Carolina Blue. Mesas de centro y lámparas, de Little House. Mesa auxiliar, de Ethnicraft, en La Maison. Cuadro, de Sacum. 
Decorar pasillo con cuadros

5.

Una balda para cuadros en el pasillo

Apostar por una balda especial para cuadros es una manera fácil de decorar el pasillo con cuadros. Te evitas tener que llenar la pared de agujeros cada vez que quieras cambiar un cuadro y te permite hacer composiciones más informales, como en esta propuesta de la decoradora Elena Eyre, donde se han superpuesto diferentes cuadros y láminas decorativas. Si tienes un pasillo grande, también puedes colocar dos estantes en dos alturas diferentes para crear una galería de cuadros.

Comedor moderno con arrimadero y papel pintado de efecto textil.

6.

Paredes revestidas de glamur

Otra manera de lograr que tu casa sea elegante es sofisticar las paredes. Reviste la pared del comedor o del cabecero con un papel vistoso o un arrimadero práctico y estiloso. En este salón comedor, Asun Antó y Clara Infiesta han optado por combinar ambos: un papel con textura y un arrimadero blanco con cuarterones.

Mesa de centro, sofás, mesa auxiliar, lámpara de sobremesa y alfombra, de Coton et Bois. Butaca, de Ofelia Home-Decor. En el comedor, mesa, sillas y lámparas de techo, de Coton et Bois. 
Trucos de decoradora para alegrar casa en primavera.

7.

Crea un arrimadero con lamas de madera

"Mete la naturaleza en casa forrando una pared con madera natural. La de pino es muy económica, puedes dejarla en su color natural solo barnizando o pintarla en algún color y dejar que se vean sus vetas y nudos", aconseja Zubizarreta. Aquí vemos esa misma idea en un proyecto de Paula Duarte. 

Arrimadero de madera a modo de cabecero. Revestimiento de papel pintado, de Coordonné. Mesita de noche, de Ikea. Lámpara flexo, de Jieldé, en Naluz.
Cómo pintar el recibidor para que parezca más grande.

8.

Un recibidor más amplio con un arrimadero en blanco

Si tu recibidor es pequeño, jugar con un arrimadero en blanco puede ayudarte a ampliarlo visualmente, sobre todo si las paredes, como en este recibidor, tienen color.  El color blanco hace que destaque la consola y que el espacio sea más luminoso y ancho. Además, como el resto de la pared y el techo son del mismo color, parece más alto y amplio. 

00535950

9.

Combina beis y blanco

La mezcla de diferentes tonos neutros te permite crear una base luminosa y atemporal. Prueba combinando blanco y gris o blanco y beis y ¡verás cómo el espacio se multiplica! La interiorista Olga Gil-Vernet ha pintado aquí el arrimadero en blanco y para la pared superior ha elegido un cálido arena. "Blanco y beis consiguen un equilibrio perfecto y crean un buen contraste con otros colores fuertes, como el verde del sofá" —asegura Olga.

Sofá, de Miki Beumala. Butaca Croissete, de Honoré, en Carolina Blue. Mesas de centro y lámparas, de Little House. Mesa auxiliar, de Ethnicraft, en La Maison. Cuadro, de Sacum. 
Pasillo con arrimeadero con molduras y alfombras.

10.

Combina pintura y arrimadero ¡qué buenos aliados!

Otra fórmula que funciona a la hora de convertir tu pasillo en uno de revista es pintar la parte superior de la pared en un color neutro y colocar en la inferior un arrimadero blanco. Es lo que han hecho en este de la imagen Asun Antó y Clara Infiesta. Y, además, lo han decorado con molduras cuadradas. Ahora luce un estilo clásico, distinguido y atemporal.

Alfombras, de Ofelia Home Decor. Espejo y Chéster, de Coton et Bois. 
Pasillo pintado en tonos neutros y con una consola.

11.

Píntalo en colores neutros, luminosos y atemporales

Si quieres que tu pasillo deje de ser anodino, pon en práctica estos trucos: píntalo de un color neutro (blanco, beis o gris) que lo ilumine, coloca un arrimadero que proteja y abrigue sus paredes, y amuéblalo con una pieza original, como esta consola antigua recuperada.

Consola, de Villalba. Lámpara de sobremesa, de Oficios de Ayer. Lámpara de techo, de Villa Victoria. 
00521227

12.

Cómoda, arrimadero y flores ¡qué romántico!

Un mueble decapado le dará a tu entrada un aspecto decadente, muy en consonancia al espíritu lánguido del Romanticismo. En este recibidor la cómoda con acabado envejecido queda fenomenal delante del arrimadero blanco. Este comparte pared con un papel pintado botánico muy delicado. Una lámpara de sobremesa artesanal aportará una luz tenue a la estancia.

Cómoda, de Antrazita. Lámpara de sobremesa, de Sacum. Taburete, de La Maison. Papel pintado floral, modelo Double Bough, de Morris & Co, en Gancedo. 

 

00371166

13.

Pasillo en blanco y negro, fantástico contraste

Los pasillos con ventanas gozan de más luz. Una característica que permite pintar sus paredes en tonos oscuros. La interiorista Judith Farrán se ha decantado aquí por una zona de paso elegante y sofisticada al revestirla con un arrimadero decorado en blanco y las paredes en un gris antracita, casi negro. La carpintería y los techos con molduras continúan en blanco para jugar al contraste.

Pavimento, de madera de roble. Arrimadero, realizado por Totpint con un tejido de Elitis. 
00474662

14.

Dos tonos de blanco para elevar los techos

Combinar dos tonalidades de un mismo color es otra buena manera de hacer de tu pasillo un lugar llamativo. En esta imagen se ha elegido un blanco roto para las paredes, mientras que los arrimaderos y el techo se han pintado tres tonos más claros. Con ello se consigue más claridad, riqueza visual y, a la vez, el techo parece más alto.

Consola, de Villalba. Lámpara de sobremesa, de Oficios de Ayer. Lámpara de techo, de Villa Victoria. 
00535960_ALT_00001442

15.

Blanco y arena, equilibrio perfecto

En esta zona de paso en forma de Z, la interiorista Olga Gil-Vernet decidió colocar un arrimadero blanco en la parte inferior y pintar la superior en un tono duna. Una prueba más de demostrar que los neutros llevan luz y calidez allí donde los pongas. El cerramiento acristalado de la cocina con office hace que la luz circule también por el pasillo.

Banco, de Carolina Blue.
00522635_ALT_00001084

16.

Con arrimadero blanco y paredes beis, clásico infalible

Decorar el pasillo con arrimaderos pintados en blanco es una opción ganadora que te ayuda, además, a integrar la zona de paso con el resto de la decoración. En este pasillo larrrrrrgo, las interioristas Asun Antó y Clara Infiesta decidieron colocar un arrimadero con molduras a media altura y pintar la parte superior de las paredes en un tono arena. Así, contrasta con el suelo más oscuro. ¿Otro truco para acortar visualmente la longitud del pasillo? Disponer en el suelo un par de alfombras.

Alfombras, de Ofelia Home Decor. Espejo y sofá Chéster, de Coton et Bois. 
00506978

17.

Arena + blanco para visibilizar la entrada

Los arrimaderos se apuntan a ese juego bicolor de las paredes. En este recibidor, la interiorista Natalia Zubizarreta ha optado por unos frisos blancos con molduras en la mitad inferior, a juego con la carpintería de puertas y vanos. El resto de las paredes las ha empapelado en un color arena que da calidez a la entrada.

Papel pintado, de Élitis.
00534440_ALT_00001629

18.

Blanco + topo para dar calidez al comedor

Los arrimaderos con molduras pintados de blanco son únicos para atrapar la luz. Si encima, para decorar el comedor, pintas la parte de arriba de las paredes en un color topo, obtendrás una estancia cálida y acogedora. Y si no fíjate en este comedor ¡absolutamente ideal! Una planta XL rinconera y una decoración verde sobre la mesa ponen el puntito fresh.

Sillas de lino, de Merc & Cía. Lámpara de techo, de Grok, en Avanluce. 
Pasillo decorado con cuadros y arrimadero con papel pintado.

19.

Un pasillo sencillo y ordenado

Cuando el pasillo es estrecho, y no hay demasiado espacio, lo mejor es decorarlo de forma sencilla sin añadir muebles que puedan resultar un estorbo en estas zonas de paso. Bastará con colocar un zócalo de papel pintado en un tono que contraste con el de la pared y, por supuesto, colgar unos cuadros. En el pasillo de la fotografía el zócalo de color arena se ha rematado con una moldura blanca. En cuanto a los cuadros, se crearon dos composiciones distintas, una en cada pared. Los marcos, similares y del mismo color, aportan cierto orden visual al espacio.

Proyecto de The Room Studio. Papel pintado de Vescom. Cesto de Sacum.
Decoración de un pasillo con un zócalo y balda para cuadros.

20.

Un expositor de cuadros

¿Tu pasillo es estrecho y no tienes espacio para colocar ningún mueble? Decóralo con cuadros. En lugar de colgarlos de la pared, puedes instalar una repisa especial, lo que evitará hacer molestos agujeros. Así tendrás la oportunidad de colocar tus cuadros favoritos y cambiarlos cuando te apetezca. En el pasillo de la imagen la pared se ha decorado con un zócalo de papel pintado hasta media altura.

00535949_ALT_00001616

21.

¿Un sofá de color intenso en un salón mini? Sí, si hay luz

Un sofá a medida resulta más caro que uno estándar, por eso, opta por fabricantes que permitan adaptar sus modelos a tus deseos. La interiorista Olga Gil-Vernet eligió un tres plazas en un verde intenso para este salón pequeño pero luminoso. Su contraste con la pared beis y el arrimadero blanco logran el equilibrio perfecto.

Sofá, de Miki Beumala. Butaca Croissete, de Honoré, en Carolina Blue. Mesas de centro y lámparas, de Little House. Mesa auxiliar, de Ethnicraft, en La Maison. Cuadro, de Sacum. 
00483021 Flores en papel pintado grandes y pequeñas

22.

Éxito rotundo del flower power

Sí, en los salones de 2022 seguirán estando presentes las flores, grandes o pequeñas. "Vuelven las flores para recuperar la influencia del pasado y aportar un bonito estilo retro-vintage" —vaticina Géraldine Florin, de Maisons du Monde. Las veremos naturales pero también en textiles y en papeles pintados, un imprescindible de esta temporada. 

Sofá Stocksund, de Ikea. Papel pintado Magnolia Grove y cojines estampados, de Laura Ashley. Mesitas auxiliares, consola y lámpara, de Coton et Bois. Espejo, de Cottage Little House. 
Dormitorio con arrimadero en verde grisáceo 00515235

23.

Zócalos para abrigar las paredes

Crea uno en la parte baja de la pared con pintura, en un tono más intenso. Y si recurres a la madera u otro revestimiento, además, estarás aislando la pared. 

Pintura, de Bruguer, banco de Amadeus, lámpara de Jardin d'Ulysse, consola de Oficios de Ayer y espejo de Becara.
00515123 Dormitorio con arrimadero lacado

24.

En la pared...

Además del rosa pastel, el verde empolvado va a estar en el top five de colores en 2022. ¡Y es que son tantas las ganas de hacer vida en el exterior y el verde nos los recuerda tan bien! En este dormitorio, la interiorista Begoña Susaeta lo ha elegido como base para el papel pintado, el arrimadero y el cabecero tapizado. Fíjate cómo armoniza con el rosa de la ropa de cama. Decididamente, beige + verde y rosa empolvado tiene todas las papeletas para convertirse en una de las paletas protagonistas del año que entra.

Cabecero tapizado, de Sube Interiorismo. Espejos, de Leroy Merlin. Mesita de noche, de Crisal Decoración. Papel pintado, modelo Voyage, de Gancedo. Apliques modelo Astro, en Susaeta Iluminación. 
00506996 Recibidor con consola y espejo redondo de fibra

25.

Viste las paredes con un arrimadero

Decorar el recibidor con un arrimadero es una idea fácil y, a la vez de decorativa, muy práctica. Y es que un arrimadero te ayudará a proteger las paredes de roces y golpes. Aquí la decoradora Natalia Zubizarreta recuperó los arrimaderos originales y los lacó en blanco, para darle claridad y ligereza al hall. 

Aparador de Bloomingville y espejo de Catalina House. 
00535950

26.

Combina un arrimadero con pintura para decorar las paredes del salón

Los tonos blanco y arena son cálidos y dan luz, por eso, la interiorista Olga Gil Vernet los ha empleado para revestir las paredes de este salón. El blanco en el arrimadero y el arena en la pintura que cubre la parte superior. Ambos neutros, contrastan a la perfección con el sofá tapizado en un verde intenso. Así, se logra el tan ansiado equilibrio cromático. Olga pone la guinda decorativa con un cuadro bien centrado sobre el sofá, que lo impregna todo de luz.

Sofá, de Miki Beumala. Butaca Croissete, de Honoré, en Carolina Blue. Mesas de centro y lámparas, de Little House. Mesa auxiliar, de Ethnicraft, en La Maison. Cuadro, de Sacum.
Arrimaderos

27.

Arrimaderos: atemporales, acogedores y funcionales

Un piso de estilo atemporal en su decoración debe tener soluciones acogedoras y prácticas. Los arrimaderos de pared lo son. Ahora, como antes, dan calidez y protegen las paredes dañadas y húmedas. Además, se convierten en un truco elegante y duradero. Puedes colocarlos en cualquier estancia de la casa. La interiorista Natalia Zubizarreta optó por ponerlos en este recibidor: los lacó de blanco luminoso y revistió la pared superior con un papel con textura en un tono arena. ¡Una combinación con mucha clase! 

Aparador, de Bloomingville. Espejo, de Catalina House. Papel pintado, de Élitis.
00535985 Salón con arrimadero blanco

28.

Un arrimadero de madera en blanco que viste la pared

Otra opción para decorar las paredes con madera es revestir parte de ellas con arrimaderos. Estos no solo las protegen de humedades sino que las decoran, disimulan imperfecciones y dan a la estancia un plus de estilo. Elige madera natural de bosques sostenibles o de MDF, más ligera, resistente a la decoloración, antialérgica y económica. En este salón decorado por Olga Gil-Vernet, el friso se ha pintado de blanco mientras que el resto de la pared reaparece en un tono arena. Una combinación cálida y luminosa.

Sofá, de Miki Beumala. Mesas de centro y lámparas, de Little House. Mesa auxiliar, de Ethnicraft, en La Maison. 
00529100

29.

Un árbol de Navidad muy glaciar

Con el arrimadero y las vigas en color verde y los cojines azulados, mira qué bien armoniza este árbol tradicional decorado en tonalidades frías. Las bolas metalizadas en verde, azul y blanco y los adornos plateados le dan ese toque helado que refleja la temperatura exterior. Para contrarrestar, la presencia de madera y fibra añaden calidez al ambiente.

Sofá, de Loli Lavín con tela de Güell-Lamadrid. Mesa de centro, de Hermanos Vega Díaz. Alfombra, de Tailak. 
Comedor abierto al salón con arrimadero clásico y papel pintado textil

30.

Un comedor muy acogedor con un arrimadero y papel textil

El comedor tiene ese calor de hogar que la propietaria buscaba. El arrimadero con molduras, que da un aire clásico, contribuye a hacer más recogido y vivido este espacio. También el papel pintado textil, que da un agradable efecto de pared entelada. 

La mesa, las sillas y las lámparas son de Coton et Bois. 
00521224 Recibidor con papel pintado y arrimadero con molduras

31.

Adorna el arrimadero con molduras, en 35 minutos

Nadie como ellos para proteger y decorar las paredes. Si cuentas con un arrimadero en tu recibidor y quieres darle un toque más actual, adórnalo con molduras. Cortadas a medida, solo tendrás que fijarlas a la pared y crear pequeños cuadrados o rectángulos. En poco más de media hora los tendrás listos. En este recibidor, Solange Van Dorssen optó además por empapelar la parte superior. ¡Una combinación súper!

Consola y espejos, de Catalina House. Lámpara de sobremesa y planta, de Sacum. Papel pintado Cecily, de Jane Churchill, en Gastón y Daniela. 
00501609 Cocina con arrimadero en office

32.

Y también en tu cocina de otoño

En este otro ejemplo, Marta Tobella ha decidido proteger la pared de detrás de la isla con un arrimadero que se prolonga hasta el office. Si te fijas, su dibujo rastrelado es un calco de las puertas paneladas de la cocina. Ambos se han pintado en blanco para dar luminosidad a una estancia de por sí cálida.

Cocina diseño de Marta Tobella con mobiliario de Cubic. Encimera, realizada con Neolith. Sillas y lámparas de techo, en Sacum. 
00535996 Comedor de madera con arrimadero en la pared

33.

Protege las paredes en tu comedor de otoño

Los arrimaderos, además de proteger la pared, regulan la temperatura ya que funcionan como prácticos aislantes. Puedes ponerlos en todas las habitaciones de forma que sean el nexo de unión de toda la casa. Olga Gil Vernet colocó este en el comedor para abrigarlo. Se lacó de blanco para diferenciarlo de la parte superior pintada en un suave gris.

Mesa diseño de la decoradora. Sillas, de Andrea House, en Sacum. Lámpara de techo, de Santa & Cole, en Punto Luz. 
Baño con zocalo y papel pintado

34.

Otra forma de "dibujar" franjas horizontales

Para jugar con la ilusión óptica comentada de separar las paredes en baños pequeños y/o estrechos, introduce las franjas mediante el uso de dos revestimientos en una de las paredes cortas, a modo de zócalo en la parte inferior. Lo puedes hacer combinando azulejo y papel, azulejo y pintura, pintura y papel…

Mueble bajolavabo del estudio del Pino del Valle, lavabo de Catalano, grifería de Tres Grifería, papel pintado de Cole & Son y azulejos de Martonellas.
Pasillo con paredes color chocolate y arrimadero blanco_ 00371166

35.

Acierta con el color del techo

Crear un contraste marcado entre el color del techo y el de las paredes puede ayudarte a modelar el espacio de una manera visual. La combinación de paredes de color claro y el techo oscuro te ayudará a “ensanchar” el pasillo, mientras que un techo claro junto a unas paredes oscuras hará que parezca más alto y más largo.


Arrimadero realizado por Totpint con un tejido de Elitis.
pasillo con arrimadero oscuro abajo y claro arriba 00451601

36.

Con un friso más oscuro

Instalar un friso o arrimadero de papel pintado o de madera de un color más oscuro que el resto de la pared es una manera de lograr que tu pasillo parezca más ancho, especialmente si el tono del friso es similar al del suelo. Es un efecto óptico que consigue ensanchar las paredes.


Papel pintado de Vescom. Cesto de Sacum.
Salón con arrimadero en blanco

37.

Decora con un arrimadero

“Para un look más natural e informal, puedes forrar las paredes del salón con madera de pino: es muy económica (unos 50 €/m) y da muy buenos resultados. Puedes dejarla en su color natural solo barnizando o pintarla en algún color que deje ver sus vetas y nudos", recomienda la decoradora Natalia Zubizarreta. Otra opción que nunca falla es lacar el arrimadero en blanco, que además multiplica la luz. 

Dormitorio de verano con azul y blanco 00460587

38.

Un dormitorio fresquito y con motivos náuticos

El papel pintado de veleros, la lámpara de sobremesa confeccionada con un baliza náutica, el estampado de rayas, el juego de blanco y azul, las estrellas... Todo en este dormitorio respira un aire marinero y náutico. 

Papel pintado de La Maison. 
00529107

39.

Crea un arrimadero en color aguamarina

Los tonos azules y verdes son perfectos para llevarlos al dormitorio por su poder relajante. Aquí se ha pintado en verde agua la parte inferior del cabecero, a juego con los armarios del vestidor, creando un sugerente arrimadero. La zona superior se ha pintado de blanco con el fin de iluminar ambos espacios, cuarto y vestidor, gracias al hueco, a modo de ventana, practicado en la pared.

Mesita de noche, de Tiendas Pardo. Lámpara, de Sareka. 
pasillo-con-zocalo-de-molduras-00522635

40.

¿Dos colores para decorar un pasillo?

Si quieres jugar con dos colores para crear, por ejemplo, un zócalo o arrimadero en las paredes del pasillo, ubica el tono más oscuro siempre en la parte inferior de la pared y así el claro queda a la altura de la vista y la percepción es de mayor amplitud.

Alfombras de Ofelia Home Decor, espejo y sofá Chéster de Coton et Bois.
pasillo-zocalo-y-balda-para-cuadros-00510211 O

41.

Eliminar objetos inservibles

A la hora de decorar un pasillo es preferible no poner muebles que entorpezcan y ceder el protagonismo de la decoración a las paredes. Pero si tiene un ancho determinado, los muebles que mejor encajan son bancos, consolas o zapateros, estantes o baldas, estanterías (mejor bajas, hasta media altura de la pared como máximo); incluso, una lámpara de pie de diseño estilizado.

Recibidor clásico con arrimadero, papel pintado y aparador de madera 00506950

42.

Un recibidor señorial muy vestido

Un papel pintado con textura textil y un arrimadera de madera lacado en blanco visten las paredes de este recibidor de esencia señorial, creando un espacio súper acogedor y decorativamente muy cuidado. El aparador de madera y el espejo redondo completan un espacio muy elegante. 

Aparador de Bloomingville y espejo de Catalina House. 

 

Recibidor con pasillo y cómoda y arrimadero blanco 00506950

43.

Arrimaderos que protegen y decoran

De madera, fibras, papel pintado, con molduras... Los arrimaderos son un recurso decorativo para proteger las paredes de roces y convertirlas, a su vez, en un activo de la decoración. Además, hacen que una casa se vea más vestida y acogedora. Elígelos con cuarterones, como aquí, si buscas un look más clásico. 

dormitprio-mini-armario-madera 00466642 O

44.

Cuando necesitas guardar ropa en un dormitorio mini

Y si necesitas algo más de espacio para guardar ropa en el dormitorio pero con una solución de almacenaje a la medida de los dormitorios más pequeños, opta por un armario exento. Juega con los diseños abiertos sin puerta (puedes ganar centímetros en el fondo del mueble) o con uno o más armarios pequeños con puertas y cajones.

Arrimadero realizado con lamas decapadas de Bervic y armario y mesitas de noche de Maisons du Monde.
Recibidor con arrimadero, colgadores, alfombra y marcos de madera

45.

Mix de perchas y marcos

En lugar de pintar las paredes en dos colores, puedes combinar pintura con  revestimiento de madera, como se ha hecho en esta imagen. La intención es la misma: dar una finalidad a cada zona. La parte del friso con perchas para colgar abrigos cumple una función práctica mientras que la composición de marcos de madera en la parte lacada es el elemento estético. 

00506950

46.

Puertas: pintar o decapar

pasillo-con-arrimadero-con-papel-pintado-y-cuadros -00451601 d1642c76

47.

Un friso empapelado

Si en tu casa no echas en falta almacenamiento extra, aplica la máxima de "menos es más" y deja tu pasillo estrecho desahogado. Este, muy minimalista, solo se decoró con un friso de papel pintado y se remató con una moldura decorativa hasta media altura. En la pared superior, pintada de un suave gris, se dispusieron una serie de cuadros a ambos lados que cumplen a rajatabla el principio de simetría.

Proyecto de The Room Studio. Papel pintado, de Vescom. Cesto, de Sacum.

 

comedor-decorado-colores-veraano 00501727 O

48.

Azul menta muy muy suave y neutro

Esta idea para pintar el comedor te va a gustar: crea un zócalo o arrimadero en la parte inferior de la pared con molduras (tan de moda) y píntalo en un tono que destaque del resto del frente aunque sin marcar demasiado. Propuesta: un azul grisáceo mint muy apagado (Ether 14-4506) y blanco roto con un matiz rosáceo (Gardenia 11-0604). Con esta base, los colores combinables están en la gama de los tierra más fuertes o azules. El amarillo mostaza es para los que buscan romper acertadamente su neutralidad.

Mesa de comedor Heerenius, sillas de Carl Hansen y lámpara de techo de Los Pro.

 

bano reformado estilo clasico con molduras_00483212

49.

Con molduras en la pared

Por su riqueza de matices y materiales, esta foto de baño reformado no podía faltar en la selección. Destaca el zócalo o arrimadero creado en la pared con molduras (las encontrarás muy similares en Orac Decor), el papel pintado de la parte alta y el mueble con frentes decorados también con molduras en un tono gris.

Mueble de Ibirrinaga Cocinas y Baños, suelo de Bilbu Cerámicas, lámpara aplique de Maisons du Monde, lavabo en Leroy Merlin, taburete en El Viejo Almacén Antigüedades, papel pintado de Thibaut en Tapicería Toral.
comedor-pequeño-con-cocinba-abiera-00508552

50.

Arrimaderos altos para la pared del comedor

Tanto si tienes sillas como si tienes un banco, un arrimadero en la pared del comedor es tan práctico para proteger la pared que casi diríamos que es imprescindible. Si es alto, como en este caso, lo podemos rematar con un pequeña repisa donde apoyar cuadros. 

Mesa de sistema Midi de MB, sillas de Federiccia en Idees Disseny, como la lámpara de techo.

 

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de El Mueble?