Ahorro

1 /222
Detalle tipo bodegón con frutas

1.

Las frutas, entre 3 meses y 1 año

Los limones, naranjas, limas, pueden congelarse un máximo de 3 meses. Las fresas, mangos, moras, frambuesas y en general cualquier fruta, tendrán una duración de un año si las congelas adecuadamente.

Varios tipos de quesosa

2.

Quesos y lácteos, depende del tipo

Mientras que la mantequilla se puede congelar 9 meses, los yogures aguantan dos meses ya que están fermentados. Los quesos sólidos (curados y sin curar) te aguantarán medio año pero los grasos y fundidos como el brie, solo puedes congelarlos durante un mes.

 Pollo asado con patatas al romero

3.

Pollo y pavo, 9 meses

Son carnes muy magras, con mucha proteína, por lo que aguantan hasta doce meses congeladas (al contrario que el azúcar e hidratos de carbono.

solomillo de ternera con salsa de vino tinto

4.

Carnes cocinadas hasta 1 año

La ternera y cordero crudos aguantan sin problemas hasta nueve meses. En cambio, el cordero asado puede aguantar los doce meses. Las chuletas de cerdo crudas, por su mayor proporción de materia grasa, reduce su duración hasta los seis meses, aunque si la carne ha sido asada y hay perdido parte de sus lípidos, puede durar hasta un año.

Bandeja con ostras rellenas de c

5.

Mariscos y crustáceos, mejor crudos

Los crustáceos duran más crudos. La langosta aguanta cruda doce meses y los centollos y bueyes de mar diez meses. Si han sido cocidos, su tiempo se reduce a un máximo de tres meses. Las ostras, igual que los mejillones, pueden durar de dos a tres meses. En cambio, las almejas pueden durar hasta 6 meses. Pulpos y sepias y calamares, si están limpios y debidamente eviscerados, pueden durar medio año.

cajones de la nevera de verduras y frutas

6.

Verduras y hortalizas, no todas se deben congelar

Las verduras pueden durar entre 8 y 12 aunque hay excepciones. Aquellas que tienen mucha cantidad de agua, como la lechuga, el apio, el pepino, o las que después vamos a comer crudas, como el tomate o la cebolla en ensalada, mejor no congelarlas. Tampoco congeles las patatas.

estofado-de-ternera 378505

7.

Los estofados de carne 4 meses

Aprovecha los tápers de tu madre pero no apures ya que los estofados (de cualquier tipo) aguantan solo 4 meses.

Manchas de helado de chocolate-386067

8.

Lo helados duran poco congelados

Aunque suele indicarlo el fabricante, más de un mes no puede estar en el congelador y eso es debido a su elevada proporción de azúcar.

Galletas integrales con dátiles y nueces

9.

La galletas que hagas de más

Si has hecho galletas con los más peques y te han salido más de las que imaginabais, las puedes congelar. Hasta ocho meses. Pero recuerda, cuanto más azúcar menos tiempo.

Pescado

10.

El pescado dura menos que la carne

El pescado siempre se descompone más rápido que la carne, así que en el congelador durará menos tiempo que la carne. El pescado blanco, más magro, aguanta hasta seis meses. En cambio, el pescado azul, al ser más graso, puede durar tres meses como máximo, seis si lo congelas ya cocinado. En cambio, los pescados ahumados, aguantan hasta doce meses.

Un cajón para el pan

11.

El pan dura tres meses congelado

Si vas al horno a por el pan ya puedes comprar dos baguettes con la tranquilidad de que si sobra pan, puedes congelarlo durante 3 meses y descongelarlo sin problemas manteniendo todas sus propiedades siempre. En el caso de panes sin hornear, que se venden en algunas grandes superficies, el tiempo se reduce a un mes.

mujer-sentada-con-movil-en-la-mano-00463868 O

12.

Un error que te impide ahorrar dinero: no mirar tus cuentas bancarias con frecuencia

Echar un vistazo a tus cuentas bancarias y movimientos cada mes es un acierto. Esto te dará perspectiva sobre lo gastado. Te servirá para realizar ese presupuesto mensual del que hablamos y saber qué imprevistos han surgido. De hecho, "guardar" algo de dinero para imprevistos hará que te sientas tranquila cuando surjan.

mujer escribiendo lista

13.

Consumo sí, consumismo no

Practicar un consumo responsable es lo más razonable para tener una Navidad sostenible. Haz una lista, tanto de regalos como de alimentos, y así evitarás caer en ese consumo compulsivo que nada ayuda al medio ambiente y a tu bolsillo. 

llevar-monedas-en-un-viaje-te-ahorra-las-tasas-de-cambio-371227-0227e7d1-adb2b4fe-883x1200 696e6ba3

14.

PORQUE AHORRARÁS MÁS EN TUS GASTOS NAVIDEÑOS

Los gastos se multiplican en Navidad y concentrarlos solo en diciembre puede afectar mucho a tus números. Ahorra con antelación (aquí tienes algunos consejos para ayudarte con el preahorro). Decide un presupuesto total y divídelo por categorías (comida, regalos, decoración...). Te ayudará a controlar los gastos. Además, empezar antes con las compras te evitará las subidas de precio de última hora. Si tus Navidades requieren de desplazamientos compra ahora los billetes antes de que suban los precios.

Despensa botellas de agua ahorro

15.

Lo barato sale caro

A diario gastamos dinero en cosas que podríamos cambiar por otras muchísimo más económicas. Por ejemplo: utiliza servilletas de tela en lugar de papel, invierte en bombillas de calidad y ahorra así a medio-largo plazo... Decsubre 12 cosas en las que podrías ahorrar ¡y mucho!

salon-libreria-00490669

16.

Estos accesorios de orden cambiarán tu vida

Aprovecha la vuelta a casa para poner orden y empezar el curso con buen pie. ¿Cómo? Te presentamos los accesorios de orden más prácticos que te ayudarán a tenerlo todo organizado para siempre ¡y puedes comprarlos directamente!

00503685

17.

Cambia la carpintería por una más estanca

Las ventanas poco estancas (hierro, madera, pvc, etc.) suponen el 25% de las pérdidas térmicas de una vivienda. Un aislamiento insuficiente que se refleja, finalmente, en la factura del consumo energético, ya sea de electricidad o gas. Por lo que, desde Global Projects, recomiendan cambiar la antigua carpintería por una con rotura de puente térmico. Es una inversión que, según medidas, puede valer unos 900 €/ventana.

00503758

18.

Renueva los vidrios de las ventanas

Apuesta por unos cristales con cámara de aire y con prestaciones concretas según la orientación de la vivienda –bajo emisivo, con control solar...–, puede suponer un importante ahorro energético y con ello, una reducción de la factura. Desde Global Projects apuntan que es una inversión que puede valer unos 300 €/ventana, según medidas y características. 

00477553

19.

Mejora el aislamiento de la vivienda

Si vas a hacer obras en casa, plantéate invertir en un mejor aislamiento. Existen muchas opciones además de renovar las ventanas. Por ejemplo, instalar láminas de fibras mineral o fibra de vidrio en los techos, hacer una falso techo con aislamiento, o apostar por pintura térmica en el exterior o incluso dentro de casa. Se trata de una pintura especial que tiene la propiedad de desviar el calor. 

00480355

20.

Cambia la bañera por una ducha

Es una reforma sencilla que se traduce en un ahorro muy importante de agua. ¿Sabías que, de media, llenar la bañera puede suponer un consumo de 200 litros de agua? En cambio, una ducha de unos 5 minutos con una grifería con limitador de caudal equivale a unos 60 litros. Solo un 30% de lo que consumimos de agua al llenar la bañera. Echa cuentas.

00302300

21.

Instala un termostato para regular la temperatura

¿Sabías que la calefacción y la refrigeración son responsables de hasta el 50% del consumo total de energía de un hogar y casi el 70% en invierno? Para reducirlo, una buena opción es instalar un termostato, que permite controlar la temperatura de los sistemas de calefacción y refrigeración por estancias. Si apuestas por uno digital inteligente con wifi, además de programar la temperatura podrás controlarlo desde una app en el móvil, incluso cuando no estás en casa. 

00499158

22.

Invierte en una caldera de condensación

Desde Global Projects no lo dudan: si cuentas con una caldera antigua, renuévala e instala una de condensación. Su capacidad para aprovechar buena parte del calor que se pierde en forma de vapor de agua en el humo de la combustión supone un rendimiento extra que permite consumir hasta un 30% menos de gas según el tipo y uso de instalación. La inversión para esta reforma se sitúa entre 1.500 y 2.500 €, según el modelo de caldera. 

00381239

23.

Apuesta por una iluminación inteligente

Automatizar las luces no solo nos hará la vida más cómoda y fácil, sino que ayudará a reducir el consumo energético. La clave pasa por programar el encendido y apagado de la iluminación ajustándolo a la luz solar que entra por las ventanas de la estancia. También son muy útiles los reguladores de intensidad, que permiten ajustar la luz según la actividad concreta, así como los detectores de presencia en zonas de pasillos o escaleras. 

38. bolsas plastico PInterest Wayfair.com

24.

Plástico: reutilizar para reducir.

Acumulamos bolsas de plástico en casa y son un gasto demasiado alto, tanto para nuestro bolsillo como para el medioambiente. Para aprovecharlas al máximo, dóblalas, mete unas cuantas en un pequeño monedero y llévalas siempre en el bolso. Te van a servir tanto para pesar la fruta y verdura, como para llevar la compra.

 

Pasos para que tu casa sea una smart home

25.

Pasos para que tu casa sea una smart home

26.

Muebles modulares

Estos módulos con cajones son como las piezas que se unen y se amoldan entre sí. Mientras uno funciona como banco, otro hace las veces de cómoda y lo mejor es que consigues ahorrar espacio y obtienes un plus de almacenaje.

Muebles de Ikea
Vía Pinterest

27.

Cuelga tus útiles de limpieza

Tener un armario para guardar la escoba y el mocho y demás productos de limpieza es ideal pero ahorra algunos centímetros de fondo de armario colgándolos de manera frontal.

28.

Una barra para colgar la ropa

Si siempre planchas en el mismo lugar plantéate colocar una barra para dejar las prendas. No solo para tenderlas sino porque una vez planchadas las podrás dejar fácilmente colgadas hasta que las guardes en el armario.

29.

Haz una lista de lo que necesitas y de lo que no

Olvida los "Y si..." o los "por si acaso", es decir, prioriza. Si dudas, hacer una lista te ayudará a ahorrar espacio, tiempo y a tener claro lo que necesitas.

30.

Utiliza el truco del táper para los "casi caducados"

Destina un táper en el frigorífico para colocar dentro lo que esté a punto de caducar. De esta manera no "morirá" olvidado en el fondo de la nevera.

31.

Huevo para las manchas de café

Si la mancha de café ha caído sobre un mantel claro, déjalo en remojo toda la noche en leche y al día siguiente, lávalo. Y si es un mantel de color, diluye la yema de un huevo en agua y también déjala actuar toda la noche.

32.

¡Ojo con las manchas de vino!

Si es tinto y se ha secado, mezcla 1/3 de lavavajillas con 2/3 de agua oxigenada. Pon una toalla bajo el mantel, moja la mancha con la mezcla y deja que actúe. Luego lava con agua fría.

Mesa y sillas de Andreu World, lámpara de techo de Vibia en Susaeta Iluminación, muebles de cocina de Santos Estudio Bilbao y campana empotrada en el techo de Gutmann.

33.

Cristales transparentes

Primero, quítales el polvo con un trapo y luego pásales una esponja humedecida en agua, vinagre y alcohol. Antes de que se sequen, frota con un paño de microfibras antipelusas.

Mobiliario lacado de Carpintería Solé-Salas. Encimera de Silestone blanco. Fregadero, de Ikea. Grifería, de Clever.

34.

Recupera el suelo de madera en la cocina

Encérala la madera naturalmente. En una taza pon tres partes de aceite por una de vinagre de manzana y cada 2-3 meses aplica esta mezcla sobre el suelo con un trapo que no deje pelusas.

Mobiliario diseñado por Gud.

35.

Limpia y perfuma el suelo

En un cubo de agua caliente agrega tres cucharadas de bicarbonato, medio vaso de vinagre blanco y medio de aceite esencial de pino, que neutraliza el vinagre, y dejará un aroma súper fresco y agradable.

36.

Y con una vaporeta: azulejos limpios en un plis

¿Tienes una vaporeta? Ideal. Es uno de los métodos más rápidos y sanos de disolver la grasa fácilmente. Dale a los azulejos con la vaporeta y luego, con solo pasar un paño, darás brillo sin esfuerzo.

Mesa de madera, en El Viejo Almacén Antigüedades. Sillas, en Crisal. Papel pintado y estores, en Tapicería Toral. Lámpara de techo, en Susaeta Iluminación. De Natalia Zubizarreta.

37.

Azulejos ultrabrillantes con talco

Primero elimina los restos de grasa con una mezcla de vinagre blanco, agua y un chorro de limón. Pulveriza las paredes con ella, frota y seca bien con un paño limpio. Luego, con un trapo de algodón, aplica polvos de talco sobre los azulejos. Verás el resultado: mucho más brillo de forma natural.

Armarios de cocina, de Fusteria Catot. Encimera de haya alistonada y lámpara de mimbre, de Maisons du Monde. De Marta Prats.

38.

¿Y qué se puede hacer con las juntas?

Moja un cepillo de dientes en agua y lejía, y frótalas bien. En un abrir y cerrar de ojos, desaparecerán las antiestéticas y poco saludables manchas negras.

Muebles recuperados con pintura Unilac de Titanlux. Lámparas de hierro, de Sacum.

39.

Con un periódico... ¡azulejos perfectos!

Con un periódico. Moja un trozo de papel en medio vaso de agua y vinagre, frota los azulejos y luego, pasa un paño mojado en agua.

Mobiliario, de Meine Kutchen. Revestimiento modelo Patch, en Vía Cerámica. Electrodomésticos, de Bosch. Cocina proyectada por Pia Capdevila.

40.

La pintura también puedes lavarla

¿Por dónde empezar? Aspira las paredes pintadas y con una esponja mojada en agua tibia y jabón líquido, frota en franjas verticales de 1 m de ancho. Enjuaga y pasa un paño blanco que no deje pelusas.

Mobiliario diseñado por Interiorismo AC y realizado por Basora. Mantel, de Filocolore. Cocina proyectada por Laura Argelich y Carla Casanova.

41.

¿En vez de azulejos tienes papel pintado?

Si es papel pintado lavable, utiliza agua tibia en la que mezcles un chorrito de detergente suave y otro de vinagre. Frota las manchas con cuidado y aclara. Si el papel es blanco, usa bicarbonato en vez de vinagre.

Mobiliario y encimera, de Cocinas Cobo. Mesa, de Maisons du Monde. Sillas, en Kenay Home. Papel pintado, de Moet Chansons. Lámpara de techo, en Hanbel. Proyecto de Ana Pardo y Rocío y Ana Riestra, de Santayana Home.

42.

Si el papel no es lavable...

Elimina primero el polvo del papel aspirándolo o con un trapo sobre la escoba. Luego, frota el papel sin presionar y haciendo movimientos largos con una esponja de limpieza en seco.

Mesa, taburetes y lámpara de techo, en Mardalba Interiors. Papel pintado, de Nina Campbell. Cocina decorada por Laura Masiques.

43.

¿Y si es de cuarzo?

Haz una mezcla a partes iguales de vinagre blanco y agua, y frota la encimera. La limpiarás y la desinfectarás. Pero si algo más intensivo, en medio litro de agua caliente, vierte cuatro cucharadas de vinagre blanco, dos de bórax y un poco de jabón natural.

Mobiliario diseñado por Integra. Pavimento de madera. Proyecto de Marina & Co.

44.

¿Cómo desinfectar los trapos de cocina?

Lávalos con detergente y, mojados, caliéntalos en el microondas a potencia media durante un minuto y medio, en un recipiente abierto apto para ello. El calor acabará con las bacterias más resistentes.

45.

Vinagre para los muebles de melamina

Haz una mezlca con una taza de vinagre, dos de agua caliente y una cucharada sopera de bicarbonato. Moja la bayeta, pásala por los frentes, frota bien y brillarán de nuevo.

Proyecto de Jeanette Trensig.

46.

Fogones relucientes sin dejarte las uñas

Si no quieres tener que frotar hasta decir basta, déjalos toda un noche sumergidos en una bandeja llena de Coca-Cola. Como por arte de magia, la Coca-Cola "se come" la suciedad incrustada.

Campana, de Bosch. Mobiliario, diseño de Àbag. 

47.

Elimina los restos en la placa

Calienta vinagre y viértelo sobre los restos que hayan quedado adheridos a la placa. Déjalo actuar unos minutos y luego pasa un paño. No tendrás que rascar y, además, abrillantarás la placa.

Mobiliario realizado a medida según diseño de Abel Pérez Gabucio, de Àbag.

48.

Y para desinfectar el horno...

Mezcla 250 ml de vinagre de manzana y 30 g de bicarbonato en un pulverizador. Rocía con él las paredes del horno, caliéntalo 10 minutos a 120 º y una vez frío, pasa una esponja húmeda.

49.

¡Adiós malos olores!

Introduce un recipiente con agua y unas gotas de extracto de vainilla. Enciende el horno y espera a que hierva. Apaga y que la infusión actúe unas horas. Luego limpia con un trapo.

50.

Microondas sin salpicaduras

Saltan, se agarran a las paredes, el techo y el fondo del microondas y no hay forma humana de sacarlas... Salvo si haces esto: mezcla en un bol agua con un buen chorro de vinagre y un limón exprimido. Frota las paredes con la mezcla y luego seca con un paño limpio. ¡Listo!

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de El Mueble?