COLORES Y AROMAS

Bulbos de invierno: no esperes hasta la primavera para cultivar en casa

Los bulbos de invierno no solo resisten el frío, sino que llenan de color y deliciosos aromas toda la casa. Además, ¡son de lo más decorativos!

Bulbos de invierno.

Aprovecha estos meses de frío para cultivar bulbos de invierno que florecerán en primavera.

El Mueble

Si estás esperando ansiosamente a que llegue la primavera para decorar con flores, es que no conoces estos preciosos bulbos de invierno. Coloridos, aromáticos y muy decorativos, llenarán de vida cualquier rincón de casa. Además, estas flores de invierno son fáciles de plantar y se pueden recuperar de año en año. Aprende cómo cultivarlas y disfrútalas fuera y dentro de casa.

Bulbos que se adaptan bien al frío

El jacinto, el narciso, el amarilis, el tulipán… son algunos de los bulbos que se adaptan mejor a los meses de invierno. Seguro que encuentras alguno que encaje con tus necesidades y deseos de plantación. ¡A por ello! 

  1.  Jacinto: Crece en forma de bellos racimos, de penetrante perfume y colores azulados. Como las flores tienen un tamaño considerable, es mejor cultivarlos en recipientes individuales. Plántalo desde octubre o noviembre hasta febrero. 
  2. Narciso: Con su forma
de campana, en color amarillo o blanco, y su estilizado tallo, se pueden combinar varios ejemplares en un mismo recipiente. Puedes plantarlo desde que llega el frío, normalmente en noviembre, y así florecerá entre finales del invierno hasta inicios de la primavera. 
  3. Amarilis: De esbelto y largo tallo, los de flor rojiza y jaspeados son los más comunes. Son los que mejor se adaptan al crecimiento dentro de casa. Se debe plantar a partir de diciembre hasta marzo. Intenta que la maceta no sea demasiado grande ni tampoco lo entierres del todo, o de lo contrario se pudrirá.
  4. Tulipán: Sin duda, uno de los símbolos de la primavera y una de las plantas más fáciles de identificar que existen por su forma y longevidad. Puedes plantarlo desde setiembre hasta febrero, pero ten en cuenta que para ver sus colores tendrás que esperar un poquito más que con el resto, pues no suelen florecen hasta mayo. 
  5. Muscaris: Este bulbo es una elegante y delicada opción. Como sus compañeros, los muscaris florecen también en primavera. Sus tonos son el perfecto equilibrio entre el morado azulado o el azul púrpura. Si los plantas ya, podrás verlo florecer en abril. 
  6. Crocus: Es de pequeño tamaño, pero igualmente muy hermoso. Pueden variar de los blancos, a los azules y amarillos. Son precoces en su floración (entre marzo y abril) independientemente de cuando se han plantado (ya sea a inicios de setiembre como a finales de febrero). 
  7. Azafrán: primo -lejano- del crocus, el famoso bulbo de azafrán no solo tiene grandes propiedades culinarias, sino también en su floración, pues nace en primavera tanto lo plantes en setiembre como en febrero. Lo único que requiere este bulbo es un suelo arenoso y una orientación a pleno sol.
  8. Iris: es una flor muy conocida por su increíble belleza y para muchos floristas, esta siempre será su predilección. Si lo plantas ahora, no lo verás florecer hasta mayo, aunque valdrá la pena. 
Bulbos de invierno.

Bulbos en un recipiente blanco.

El Mueble

¿Qué hacer con los bulbos en invierno?

Los bulbos no solo florecen en primavera. Siguiendo unas sencillas pautas también puedes cultivarlos durante todo el año. Pon los bulbos en un ambiente frío, de 0 a 5 °C, reproduciendo el efecto del "invierno holandés"Puedes tenerlos en la terraza o en la parte baja del frigorífico. También puedes ponerlos tenerlos en el interior siempre que reciban luz solar directa y mantengas la tierra húmeda. 

Escoge las especies que mejor
 se adaptan al frío. En 8 semanas 
ya podrás plantar los jacintos
 y en 12, los narcisos y los amarilis. Ve sacando y plantando 
bulbos cada 15 días y tendrás flores durante más tiempo. Hay dos etapas para su cultivo; primero, entierra los bulbos y espera a que los tallos crezcan 8-10 cm; después ya podrás replantarlos y hacer composiciones.

Cuándo plantar los bulbos de invierno

Como el nombre indica, estos bulbos deben empezar a plantarse cuando comienza el frío -o sea, en otoño, en los meses de octubre y noviembre para ser precisos- para que, de cara a marzo, estas flores empiecen a florecer y estén en pleno apogeo durante la primavera. Sin embargo, debes tener en cuenta de que el mes de febrero supone el límite de plantación para poder disfrutar de estas flores en primavera. 

Bulbos de invierno.

Colocando bulbos en una maceta.

El Mueble

Bulbos de jacintos: Así se hace un jacintero

Este tipo de cultivo permite observar el crecimiento del bulbo y no requiere cuidados. Un jacintero es un recipiente estrecho con un ensanchamiento en la parte superior. Debes: 

  1. Llenar de agua la base y añadir un poco de abono líquido.
  2. Encajar un bulbo de jacinto en la parte superior del jacintero. El agua no debe tocar el bulbo, si no se pudriría. La distancia entre el bulbo y el agua debe ser de 5 a 10 mm.
  3. Ubicarlo en un lugar oscuro y fresco 15 días hasta que florezca. Después, llévalo a una zona más luminosa y cálida. Recuerda cambia el agua cada 15 días.

De la terraza al salón: cómo decorar con bulbos de invierno

Utiliza bulbos que ya hayas mantenido en frío unas semanas. Elige un recipiente o maceta y pon un sustrato enriquecido con potasio y fósforo. Deja unos 2 cm libres hasta el borde. Entierra los bulbos con la punta asomando por la superficie.

Puedes poner unas etiquetas con el nombre de la especie y la fecha de sembrado. Ubícalas en un rincón luminoso, a 12-18 °C, que reciban luz solar indirecta. Cuando empiece la floración, cubre con musgo o tierra volcánica alrededor de los brotes hasta llenar el recipiente y trasládalo al interior. ¡Ya puedes realizar decorativos centros!

Bulbos de invierno.

Invernadero con macetas de bulbos, flores y espejo.

El Mueble

Cómo realizar un centro con bulbos de invierno

En primer lugar, selecciona y retira los bulbos de la maceta en la que han crecido. Disgrega la tierra y elige de 3 a 5 ejemplares que estén en buen estado. Una vez seleccionados, deberías seleccionar el número de bulbos que van acorde con el tamaño del recipiente. Puedes combinar bulbos de diferentes especies, tamaños y colores. Por último, rellena el recipiente con un sustrato enriquecido con abono rico en potasio y fósforo. Un truco: al regar evita que se encharque la tierra. ¡Te durarán más tiempo! 

Bulbos de invierno.

Tazas de té con bulbos plantados.

El Mueble

Recipientes originales, un toque muy personal

De cerámica, de porcelana, de loza... puedes utilizar piezas sueltas o desparejadas como recipientes para cultivar bulbos. Estas tazas de café, por ejemplo, son perfectas para decorar la mesa del desayuno. Por otro lado, los recipientes de cristal permiten ver el proceso de crecimiento de las raíces del bulbo y observar día a día cómo se van extendiendo. Recupera vasos, cuencos y otras piezas de cristal para cultivar y decorar con bulbos.

Si te gusta la belleza de los bulbos cuando florecen, úsalos para decorar tu terraza. Y sigue también los consejos de este vídeo:

El Mueble

Cómo decorar la terraza con plantas

Si quieres estar al día de todo lo que publicamos en www.elmueble.com, suscríbete a nuestra newsletter.

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de El Mueble?