Con cabeza

Qué preguntas debes hacerte antes de soltar un euro

Se llama el 'método de las 4 P' y deberías ponerlo en práctica si te encanta ir de rebajas y sueles caer en la tentación de las ofertas y las gangas. Hazte estas preguntas y verás cómo tu hucha empieza a crecer

Isabel Lavín Actualizado a

Ahorro

Con el inicio de año comienza también la temida cuesta de enero… y las deseadas rebajas. Vaya contradicción, ¿verdad? Y, aunque lo sea, muchos caemos en sus redes: los precios con decimales, los descuentos o los colores que utilizan (está demostrado que el color rojo representa lo urgente, las advertencias, lo prohibido… por eso nos llama tanto la atención). ¿Quién es inmune a alguna compra compulsiva? Para ayudarte a superar con éxito la cuesta de enero, Mapi Amela, desde el blog Ahorradoras.com nos desvela cuáles son las principales preguntas que debemos hacernos antes de realizar una compra. Y este método te sirve también para el resto del año, haya rebajas o no. ¡Así que toma nota!

Ahorro

Para Mapi Amela, estas 4 preguntas hay que hacérselas en el momento en el que estamos pensando en adquirir algo que se sale de nuestra rutina, es decir, de nuestra planificación mensual. Esto no significa que no puedas darte un capricho de vez en cuando –¡solo de vez en cuando!–, y siempre tras plantearte estas cuestiones.

Mapi

1. ¿Es una necesidad o un capricho?

Es una pregunta difícil, porque a veces nos autoconvencemos a nosotros mismos de que necesitamos un objeto, cuando en realidad no es cierto. ¿Quién no ha visto a una amiga con una bufanda o un bolso monísimo y ha pensado “lo necesito”? Yo, la primera. Por eso esta es la pregunta más importante de las 4, y la más difícil de responder. En realidad, se trata de un ejercicio de honestidad con uno mismo. Tanto si tienes el dinero para gastarlo como si no, esta parte es muy importante para realizar solo las compras imprescindibles.

2. ¿Puedo pagarlo ahora?

Desde Ahorradoras.com, inciden mucho en que no debemos pedir créditos para adquirir caprichos o cosas innecesarias en tu día a día. Es preferible esperar y ahorrar poco a poco hasta contar con el dinero para abonarlo todo de una sola vez. El método Kakebo, creado en ¡1904!, puede ayudarte a empezar a ahorrar.

Si contratas un crédito rápido con un TAE muy elevado, acabarás pagando muchísimo dinero en intereses. Al final, lo que parecía una ganga, no lo es tanto. Y lo mismo con las financiaciones de algunos establecimientos. Comprueba bien las condiciones, que no tengas que terminar pagando unos intereses tan elevados. Porque aunque el banco o una empresa crediticia te deje el dinero, ¡no es tuyo! Lo tendrás que devolver poco a poco. Mapi Amela hace una excepción: si es una inversión –inmuebles, formación o la creación de un negocio–, no importa tanto el "ahora". Es lo que ella denomina 'deuda buena'. También está la 'mala' y la 'muy mala'. En este vídeo, nos lo explica.

Las tarjetas de crédito también son un dardo envenenado. Si no puedes pagarlo este mes, ¿que te hace pensar que vas a poder pagarlo el próximo? Lo ideal es que, si vas a comprar algo que no necesitas, vayas con el dinero justo y, si puede ser, en efectivo. Te hará ser consciente de la cuantía “real”. También pagar con una tarjeta de débito puede hacer que gastes más de lo que debes, ya que es normal que en la cuenta asociada tengas más dinero del que deberías gastar.

Master Class de ahorro: las ahorradoras te cuentan sus secretos

Día 13

Master Class de ahorro: las ahorradoras te cuentan sus secretos

3. ¿Puedo conseguirlo más barato?

Otro de los básicos de Ahorradoras.com. Antes de comprar cualquier cosa, comprueba si tienes descuentos o alguna oferta. En su página web, dan muchísimos trucos para conseguirlo. Algunas tiendas online lo hacen al suscribirte a su newsletter y hay portales que ofrecen códigos de descuento: escribe en el buscador el nombre de la marca seguido de “código de descuento” y comprueba los primeros resultados hasta que des con uno válido. Otra opción es buscar en páginas que se dedican a recopilarlos, como cupon.es. ¡Eso sí! No porque encuentres un cupón de descuento has de comprar algo que, en realidad, no necesitas.

escritorio-obra-con-lampara-sobremesa-y-imac-con-portada-Pinterest-de-El-Mueble_00482155

Tan importante es buscar descuentos como no dejarse llevar por las marcas que conocemos. A veces hay que hacer un pequeño “trabajo de investigación” para comprobar si hay otros establecimientos o marcas que venden lo que estás buscando más barato, aunque sin prescindir de su calidad.

4. ¿Puedo deshacerme de ello al tiempo que recupero el dinero?

Aquí entra en juego el apego emocional que puedas desarrollar por lo que quieres adquirir. Según Mapi Amela, “a veces nos cuesta tirar, donar o vender algo por el apego emocional que nos une, pero al mismo tiempo no le damos uso”. Para ella, lo mejor es preguntarnos: “¿Seré capaz de venderlo para recuperar una parte o la totalidad de lo que me costó?”.

mujer-sentana-en-el-escritorio-con-ordenador-delante-de-ventanal-00497984 O

En definitiva, antes de darte un innecesario capricho, plantéate estas cuestiones y, si aun así te decides a comprarlo, hazlo con los ahorrillos que hayas ido acumulando en los últimos meses. ¿No sabes por dónde empezar? Desde El Mueble queremos ayudarte:

PULSA PARA GUARDAR EL ARTÍCULO

EL ARTÍCULO SE HA GUARDADO EN FAVORITOS

Podrás encontrar tus favoritos en el menú

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de El Mueble?