CONSUMO

Marcas blancas, ¿a favor o en contra?

España es el segundo país de la UE en consumo de marcas blancas. Si en 2002 las marcas blancas ocupaban el 20% de la cuota de mercado, desde hace tres años ha augmentado hasta un 40%. ¿Pero qué diferencia hay entre una marca blanca y lo que llamamos primera marca o la marca líder? ¿Consumir marca blanca es bueno o malo? ¿Hay que estar a favor o en contra? Resolvemos todas tus dudas

Helena Encinas Actualizado a

w00351756

carrito supermercado
Pinterest: In8life

¿Qué es una marca blanca?

Primero de todo hay que explicar que son las marcas blancas porque no nacieron hace cuatro días sino que su presencia se remonta a finales de los años 60 del pasado siglo. Cuando salieron por primera vez, las marcas blancas eran productos que se vendían en paquetes blancos con el nombre del producto en negro y que en el supermercado se encontraban en la parte de más baja de los expositores. Eran muy baratos y su calidad no era la mejor que uno podía encontrar. Básicamente, eran un producto genérico.

Pero como explican Pablo J. Contreras y Víctor Conde, de EAE Business School y autores del informe "Estado de las marcas de distribución tras la crisis económica", poco a poco, las marcas blancas han evolucionado y los distribuidores (supermercados, grandes cadenas de consumo etc…) han apostado por crear un producto muy competitivo y que es el que hoy en día encontramos cuando vamos a comprar. Así pues, lo que hoy conocemos como marcas blancas son las marcas del distribuidor (Hacendado, Erosky, Lidl...) y se diferencian de las “primeras marcas” o lo que viene a ser lo mismo, las marcas de fabricante (Danone, Nestlé, Coca-Cola...).

Ahorra con el método de los 50 céntimos

ECONOMÍA DOMÉSTICA

Ahorra con el método de los 50 céntimos

Ventajas de comprar una marca blanca

  • Son productos más baratos: aunque muchas de estas marcas blancas ya se han consolidado como marcas líderes y han aumentado su precio, por lo general siguen siendo más económicas.
  • La calidad varía: puede que el tamaño de los productos sea menor, o sean variedades inferiores respecto a las primeras marcas. Eso no significa que la calidad sea pésima ya que todos los productos están garantizados por unas normas muy estrictas. De hecho, hay muchos fabricantes que también fabrican marcas blancas para grandes cadenas de distribución.
  • Para todos los bolsillos: No todas las marcas blancas son iguales. Mientras que hay algunas que apuestan por ser las más baratas, hay otras que quieren ser las mejores en relación calidad/precio u otras quieren destacar y convertirse en productos de calidad. Eso hace que exista una gran variedad de ofertas.
  • El mercado se vuelve más competitivo: Las marcas de los fabricantes han reajustado sus precios.
detalle-de-manos-sujetando-lista-de-la-compra-y-tomates-de-fondo be963e2f 947x1280

Desventajas de comprar marcas blancas

  • El consumidor tiene una capacidad de elección limitada: Hay menos productos de una misma categoría. ¿No te ha pasado que antes podías elegir un montón de detergentes diferentes y ahora siempre encuentras la marca blanca del supermercado y solo otra marca?
  • Muchas empresas han cerrado: Los pequeños fabricantes no tienen cabida en esta competición entre la marca líder y las marcas blancas así que no solo el mercado se ha convertido en un oligopolio sino que también se han cerrado muchas empresas. Además, el fabricante tampoco tiene mucha capacidad de decisión sobre precio final de su producto ya que también lo decide el distribuidor (el supermercado).
  • Adiós al I+D: Los fabricantes invierten mucho dinero para innovar en productos y luego la marca blanca copiará sin gastar ni un euro en innovación.

Hace unos años, con la crisis económica en pleno auge, hubo una guerra entre las marcas blancas y las primeras marcas. Parecía que tenía que ser una batalla donde solo podía sobrevivir una categoría. Con el tiempo, se ha visto que simplemente se han reajustado los hábitos de compra y por tanto el mercado.

En 2016, el 93% de los consumidores compraban marca blanca. Eso no quiere decir que toda la cesta de la compra fuera exclusivamente de productos hechos por los distribuidores. Solo un 7% no compraba marcas blancas. El año pasado, según el informe de EAE Business School, el 100% de los hogares compraban marcas blancas un promedio de 89 veces al año y el presupuesto de compra anual destinado a ello era de 797€.

Lo que sí que está claro es que la capacidad de elección de los consumidores españoles es mayor que la de muchos europeos ya que la oferta comercial (supermercados, hipermercados, tiendas de barrio…) es mucho más variada. Optar por una marca blanca o una primera marca dependerá siempre de la decisión final del consumidor.

Guía para ir al supermercado y no morir en el intento

COMPRA MEJOR Y AHORRA

Guía para ir al supermercado y no morir en el intento

PULSA PARA GUARDAR EL ARTÍCULO

EL ARTÍCULO SE HA GUARDADO EN FAVORITOS

Podrás encontrar tus favoritos en el menú

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de El Mueble?