Limpieza

Estropajo, bayeta, fregona... Así se desinfectan y se mantienen siempre limpios

Ten siempre listos e impolutos tus utensilios de limpieza para que tus tareas de casa sean más rápidas y eficaces

00436644

Para que tus utensilios de limpieza realicen su función con efectividad es imprescindible que estén bien limpios y preparados para que puedas usarlos en cualquier momento. Pero no siempre es fácil mantenerlos impolutos. Estas son las maneras más fáciles de hacer un mantenimiento diario y desinfectarlos de vez en cuando.

Cómo limpiar el estropajo

Los estropajos son un foco de suciedad y gérmenes debido a los restos que puede quedar y también a que los solemos guardar en espacios poco ventilados, oscuros y húmedos. Por esto es importante limpiarlos bien.

Para mantener el estropajo limpio en el día a día, lo más relevante es quitar los restos de comida después de cada uso y escurrirlos bien. Así nos aseguramos que se reduce al mínimo el riesgo de que se acumulen bacterias y gérmenes. Después, asegúrate de dejarlo secar en un espacio ventilado (por ejemplo un recipiente con agujeros en el fondo para que drene el agua) en el que sea fácil que el estropajo pueda secarse completamente.

Asimismo, de vez en cuando es recomendable desinfectarlo. Con esto también alargarás su vida útil, por lo que estarás ahorrando dinero. La mejor manera para desinfectar un estropajo es dejarlo en remojo en agua con un chorro de lejía. Saldrá como nuevo. También puedes ponerlo en el lavavajillas con los cubiertos. Pero para que el lavavajillas desinfecte –y no siempre lo hacen– debes poner un programa específico a más temperatura. Recuerda que no es necesario que laves siempre con el programa de desinfectar: a menos que alguien de la casa necesite esta limpieza extra por condiciones médicas, con una limpieza a más baja temperatura es suficiente para tener los platos limpios, ahorrando dinero y desperdiciando menos electricidad.

limpiar-bayeta-y-estropajos-cajon

Cómo desinfectar los trapos

Para que duren más tiempo limpio, asegúrate de usar los trapos siempre una vez te hayas lavado las manos. Es decir, evita secarte las manos inmediatamente después de manipular alimentos, lávatelas primero.

En cuanto al mantenimiento de los trapos, cámbialos a menudo: cuando los veas sucios, cuando estén demasiado mojados o al cabo de unos días de utilizarlos. Si quieres que duren limpios más tiempo, puedes emplear papel de cocina, aunque esto genera muchos más residuos.

Para desinfectarlos, mete los trapos en la lavadora en un programa de 60º, que, aunque no es eficaz al cien por cien, ayuda a la desinfección. Otra opción es dejarlos un rato en remojo con agua y un chorro de lejía. Dependiendo del trapo puede perder su color, por lo que se verá viejo, pero hay otros que aún teniendo colores, puedes meterlos en lejía sin problema. Si no quieres que tus trapos se destiñan, haz una prueba previamente en una esquina pequeña antes de sumergirlos en la solución con lejía.

Cómo desinfectar las bayetas

Lo más importante para que las bayetas se mantengan limpias es tener bayetas distintas para las diferentes zonas de tu casa. Si son de distintos colores, no volverás a equivocarte al cogerlas.

Al igual que los estropajos, uno de los problemas de las bayetas es que se quedan húmedas, hechas una pelota y en lugares poco ventilados. Para mantenerlas limpias debes escurrirla bien después de su uso y guardarla lo más extendida posible en alguna zona que pueda ventilarse bien. Una idea es colgarla del grifo, también puedes usar un colgador pequeño en la pared de delante del fregadero y colgarla allí. Para desinfectarla, hiérvela o sumérgela en agua con un chorro de lejía.

Cómo desinfectar la fregona

Si quieres mantener tu casa limpia, que cuando friegues el suelo huela bien y evitar que la grasa de la cocina pase a otras estancias, lo mejor es que tengas un mocho para la cocina y otro para el resto de la casa. Así también evitas que la fregona se ensucie de más. Después de utilizarla, asegúrate de escurrirla bien y dejarla fuera del agua, para evitar que se pudra y se estropee.

Para lavar la fregona, puedes meterla en la lavadora. Si quieres desinfectarla, una opción es poner agua limpia en el cubo, agregarle un poco de lejía y dejarla en remojo un rato. Después, aclara bien y déjala secar al aire.

00349315 O

Cómo limpiar la escoba

Para que realmente haga su función, tienes que asegurarte que tu escoba esté limpia. Para ello, asegúrate de quitar siempre las pelusas y restos que puedan quedar. Si quieres que te dé menos trabajo, puedes emplear un trapo para pasarla debajo de los muebles.

Para desinfectarla, puedes sumergirla en un cubo con agua y un poco de lejía. Adicionalmente, si lo cepillas evitas que se quede ningún resto y, finalmente, lo dejas secar al aire. ¡Y listo!

Si quieres estar al día de todo lo que publicamos en www.elmueble.com, suscríbete a nuestra newsletter.

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de El Mueble?