LIMPIEZA

Las diferencias entre la lejía y el amoniaco que debes conocer

Seguro que utilizas ambos productos de forma habitual en la limpieza de tu casa, pero cada uno tiene sus propias funcionalidades, ¿conoces las distintas aplicaciones de la lejía y el amoniaco?

Mireia Noguer Actualizado a

armario con herramientas de limpieza 00349309

¿El amoníaco desinfecta? ¿Es mejor utilizar la lejía para conseguir una limpieza más duradera? ¿Se pueden mezclar la lejía y el amoniaco? Estas son algunas de las preguntas que seguro te haces muchas veces y es que ambos productos comparten muchas características, pero también varias diferencias. Así, es importante saber cómo debe ser empleado cada producto.

La lejía y sus propiedades

La lejía es un producto que se caracteriza por ser un potente desinfectante. Así, es ideal para aplicar en aquellas superficies que están más frecuentemente en contacto con las manos u otras partes del cuerpo. Sin embargo, es verdad que se recomienda utilizarla en zonas que no entrenen en contacto con alimentos como electrodomésticos, baños o armarios, entre otros. Sin olvidar, los excelentes resultados que deja cuando se utiliza para eliminar manchas sobre tejidos blancos -ojo, nunca sobre color a no ser que sea lejía específica para ropa de color-. En definitiva, se trata de un potente desinfectante y también blanqueante. Ahora bien, es necesario tener en cuenta que también se puede desinfectar sin lejía y tener resultados igual de buenos. Así, es necesario valorar en cada caso qué técnica es mejor utilizar.

Aunque se puede aplicar en muchos sitios, se recomienda sobre todo hacerlo en los siguientes espacios:

  • Superficies de cocina
  • Armarios
  • Electrodomésticos
  • Pomos de las puertas
  • Lavabos
  • Suelos
  • Retretes
  • Grifería
Artículos limpieza
limpieza_00444909

Y el amoniaco, ¿cuándo usarlo?

Por otro lado, el amoniaco se caracteriza por ser un potente desengrasante, no por ser un desinfectante, error habitual que cometen muchas personas. Concretamente, se trata de un gas que se produce de forma natural aunque también es posible generarlo de manera artificial. Es un producto bastante alcalino, por lo que no se recomienda aplicarlo en superficies que pueden ser delicadas tales como las enceradas o barnizadas, ni tampoco muebles lacados o encerados.

Concretamente, las cualidades del amoniaco son ideales para...

  • Eliminar las salpicaduras y manchas de grasa de la cocina
  • Limpiar los cristales
  • En los baños, actúa de forma eficaz retirando la suciedad y mantiene los azulejos limpios y brillantes
  • Potencia el lavado de prendas, ya que elimina las manchas persistentes en la ropa
  • Perfecto para acabar con las manchas de las alfombras
mujer-con-productos-de-limpieza-freepik
Freepik

Lejía y amoniaco: nunca juntos

Es muy importante tener claro que nunca se puede mezclar la lejía con el amoniaco dado que puede ser muy peligroso para el medio ambiente y también para nuestra salud. Su mezcla produce una sustancia altamente tóxica que puede incluso llegar a ser letal: la lejía es hipoclorito sódico y el amoniaco es hidróxido de amonio y su unión lleva a una reacción denominada cloramina, una sustancia que emite vapores altamente corrosivos para los pulmones y los ojos.

armario con herramientas de limpieza 00349309

Estas son las principales diferencias entre la lejía y el amoniaco: dos productos muy eficaces para la limpieza, pero que deben ser usados conforme a sus propiedades. Finalmente, es importante tener en cuenta que deben ser almacenados lejos del alcance de los niños para evitar cualquier problema de salud, estamos ante productos que pueden ser tóxicos si no se aplican de forma correcta.

Si quieres estar al día de todo lo que publicamos en www.elmueble.com, suscríbete a nuestra newsletter.

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de El Mueble?