Limpieza

Cómo limpiar el polvo a toda velocidad: con esta rutina serás más rápido (y eficiente)

Quitar el polvo puede ser tedioso y lento. Con estos sencillos trucos, quitarás el polvo muy rápido ¡y tardará más en volver a acumularse!

Mujer-limpiando-polvo-00366328_O

Mujer limpiando el polvo

Limpiar el polvo es una de las tareas más tediosas del hogar, ya que hagas lo que hagas, se acumula y ensucia tu casa, dando sensación de poco cuidada. El polvo se compone de pequeñas partículas en suspensión que se van acumulando en todas las superficies de tu casa y hace que se vea todo sucio. Y quitarlo no solo es importante para mantener tu casa limpia, sino que, además, no mantenerlo a raya puede agravar problemas médicos preexistentes como alergias a los ácaros.

Sin embargo, limpiar el polvo puede resultar engorroso y lento, y además es fácil que se vuelva a acumular rápidamente. Hay muchos productos que pueden ayudarte con la limpieza del polvo, pero también puedes probar estos trucos para la limpieza diaria. Con ellos, esta tarea sea más rápida y el resultado durará más.

Aprovecha el momento para ventilar

Si antes de empezar a limpiar, abres las ventanas para ventilar conseguirás dos cosas. Por un lado, cuando termines de limpiar ya habrás ventilado sin ningún esfuerzo. Pero además, te va a ir muy bien para limpiar el polvo. Al ventilar mientras quitas el polvo, evitarás que vuelva a acumularse en las superficies. Sin embargo, ten cuidado si hay mucha corriente puede acabar siendo contraproducente: puede levantarlo y ensuciarte toda la casa.

ORDENA LOS ESPACIOS

Parece una tontería, sin embargo, uno de los motivos por los que limpiar el polvo es una tarea que lleva bastante tiempo son todos estos objetos que tenemos repartidos por la casa. Y esto afecta tanto al desorden como a los artículos de decoración. Así que, antes de ponerte a limpiar, lo mejor es dejar todas las superficies ordenadas, de forma que quitar el polvo será un momento.

Quitar-polvo-espejo-00366329_O

Quitar el polvo de un espejo

En cuanto a los artículos de decoración, antes comprarlos piensa si realmente te gustan y cómo de fáciles son de limpiar. Por ejemplo, las velas son muy bonitas no obstante acumulan mucho polvo y son difíciles de limpiar por su textura, en cambio, las cajitas pueden quedar muy bien, te sirven para almacenar objetos y son muy fáciles de limpiar. ¡Eso no quiere decir que te deshagas de toda la decoración!, solo tienes que ser consciente de cuanto tiempo quieres dedicar a limpiar y qué te va a funcionar mejor.

USA UN TRAPO DE MICROFIBRA

Quizás con el plumero sea más rápido, sin embargo, lo único que haces con los tradicionales es mover el polvo de un lado para otro. Con un paño de microfibra, recogerás todas estas partículas y evitarás que se acumulen de nuevo. Eso sí, ve con cuidado a no sacudirlo demasiado o todo tu esfuerzo será en vano.

Los trapos de microfibra no son la única opción. También hay plumeros de microfibra que atrapan el polvo. Incluso puedes humedecer ligeramente un trapo dependiendo de la superficie, aunque no es recomendable en las que son de madera.

Limpia de forma ordenada

Aunque uses un trapo de microfibra, habrá partículas de polvo que quedarán en suspensión. Por eso, lo mejor es limpiar de arriba a abajo. Si empiezas por los estantes superiores o las superficies más elevadas, todo aquel polvo que quede en el aire y que tiende a ir hacia abajo se depositará en sitios donde aún no has limpiado.

A medida que vayas bajando irás recogiendo, también, todos estos restos. Si empiezas desde abajo te estarás boicoteando a ti mismo: cuando llegues a las partes superiores ya podrás volver a repasar las inferiores.

00490320 O

Pasa el aspirador si quieres que se mantenga limpio

Igual que hemos explicado con los estantes, el polvo tiende a ir hacia abajo. Es por esto que una vez hayas quitado el polvo, pasa el aspirador para eliminar todos estos restos que hayan podido caer en el suelo. La escoba, aunque será mejor que nada, no es la mejor solución, ya que no es tan efectiva contra el polvo como lo es el aspirador y puedes provocar extenderlo más. Para un mejor resultado, después puedes fregar, puesto que con esto eliminarás del todo cualquier resto que pueda quedar.

Si quieres estar al día de todo lo que publicamos en www.elmueble.com, suscríbete a nuestra newsletter.

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de El Mueble?