Limpieza

Tu escoba debe estar limpia: cómo limpiarla de pelos y pelusas

Para una buena higiene de tu casa, tu escoba debe estar limpia, si no, lo único que consigues es mover la suciedad. Prueba con estos trucos y disfruta de una casa impecable

Mala suerte martes 13 supersticiones escoba vieja

Aunque a veces parece que el aspirador le está ganando terreno, la escoba sigue siendo uno de los mejores utensilios para limpiar la casa. Y es que, además de ser muy rápido de utilizar, sirve para limpiar distintos tipos de suciedad: retirar restos grandes, eliminar el polvo, deshacerse de las pelusas...

Pero para dejar el suelo impecable, es necesario mantener la escoba limpia. Te damos varios consejos infalibles para limpiar tu escoba.

Mantén la escoba limpia con el cuidado del día a día

Para tener una escoba limpia, lo más importante es quitarle los restos después de cada uso. Pelos, pelusas, migas... si no quitamos todo esto, la suciedad se acumulará en la escoba y la próxima vez, en lugar de limpiar repartirá estos restos por toda la casa. Hay varias formas para limpiar la escoba:

  • Sacudir la escoba contra el suelo encima de un papel de periódico o alguna superficie que te permita recoger los restos fácilmente. Con esto, aprovechas el propio peso de la escoba para que los restos caigan y el utensilio quede limpio. La única desventaja es que tendrás que quitar los pelos y la pelusa con la mano, ya que con este método, se quedarán donde están.
  • Cepillar las cerdas. Utiliza un peine de púas anchas para limpiar la escoba. Con este peine, dedicado exclusivamente a esto, puedes peinar las cerdas y conseguirás retirar todos los pelos y pelusas que queden atrapados. Hay algunas escobas que incluyen algún tipo de peine para que puedas limpiarla. También hay recogedores que lo incorporan.
  • Quita los restos con las manos, lo más adecuado es emplear unos guantes, pero no es imprescindible.
escoba recogedor barrer pexels-cottonbro
@cottonbro vía Pexels

Limpieza a fondo

Si mantienes la escoba limpia después de cada uso, no será necesario que realices una limpieza profunda a menudo. Sin embargo, de vez en cuando es conveniente limpiarla con algún producto para que se mantenga más tiempo impoluto.

Una manera muy fácil y eficaz de limpiar la escoba a fondo es meter solo la parte del cepillo en un barreño con agua y un poco de jabón y mezclarlo bien. Deja el cepillo en remojo mientras limpias el palo con un desinfectante y un paño. Una vez hecho esto, saca el cepillo, enjuágalo bien y lo déjalo secar al aire.

También puedes utilizar otros productos más fuertes, como lejía, sin embargo, no es necesario.

Si quieres estar al día de todo lo que publicamos en www.elmueble.com, suscríbete a nuestra newsletter.

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de El Mueble?