Orden, limpieza y ahorro

Así tienes que limpiar y preparar tus radiadores para ahorrar este invierno (con vídeo)

Los radiadores acumulan mucho polvo, lo que puede afectar a su rendimiento. Aprende a dejarlos impecables y disfrutar de una calefacción eficiente

Cómo limpiar radiadores de forma rápida y sencilla.

Toma nota sobre cómo limpiar los radiadores y paredes para ahorrar dinero con un plumero de microfibra.

El Mueble

Los radiadores son nuestro más fiel y mejor compañero durante los meses de frío, pero, como todo, a los radiadores también hay que cuidarlos. Y es que, durante el verano, mientras no los usamos, acumulan mucho más polvo del que imaginamos debido a la cantidad de recovecos y conductos internos que tienen. Por eso es importante aprender a limpiar los radiadores correctamente y que su suciedad no afecte a su rendimiento y, en consecuencia, a tu factura de la luz. Tenerlos limpios es una pequeña acción que puede ayudarte a ahorrar dinero a final de mes. ¿Quieres saber cómo y por qué? ¡Te explicamos los detalles!

¿Por qué es importante limpiar un radiador?

Como hemos comentado antes, limpiar un radiador puede ser importante tanto para mantener la casa limpia y libre de alérgenos (los radiadores pueden acumular una gran cantidad de polvo), como para maximizar su eficiencia y ahorrar dinero en el recibo de la luz. 

Esto es debido a que el aire siempre está en constante circulación, y en él las partículas de polvo, que acaban moviéndose por toda tu casa. Por otro lado, debes saber que el aire caliente siempre sube, mientras que el aire frío baja, así que a medida que el aire caliente -emitido por el radiador- va perdiendo temperatura, desciende hasta quedarse atrapado entre las ranuras del radiador y por detrás de él, llenándolo poco a poco de polvo.

Cómo limpiar radiadores de forma rápida y sencilla.

Baño con radiador detrás de la puerta y indoro con cisterna empotrada. 

El Mueble

Cómo ahorrar dinero limpiando el radiador

Así que, una vez entendido el por qué de que tu radiador hace de receptáculo para el polvo, seguramente te estés preguntando: ¿qué relación tiene esto con el ahorro? Pues porque cuando un radiador está limpio y en buenas condiciones -tanto por dentro como por fuera- maximiza el rendimiento de su sistema de calefacción.

Esto se traduce en que un radiador sucio funciona peor y, al funcionar peor, debe esforzarse más en calentarse, hecho que repercute en la factura energética. ¡Por esta razón debes limpiar los radiadores antes de encenderlos!

Cómo limpiar un radiador: pasos a seguir 

Si prestamos atención a esto y, además, en casa hay personas especialmente sensibles o alérgicas al polvo, la diferencia será más que notable. Además, los siguientes pasos para limpiar un radiador, te valdrán tanto si se trata de un radiador de aceite como si es eléctrico sin importar el material del que esté hecho.

  • Siempre debes comenzar la limpieza con los radiadores apagados y fríos.
  • Cubre los alrededores del radiador (si hay un mueble muy cercano también, así como la pared correspondiente) con tela, papeles de periódicos o revistas para que caiga allí toda la suciedad y sea más fácil recogerlo posteriormente.
  • Elimina el polvo superficial con un simple plumero de microfibra. La ventaja de la microfibra es que es un tejido de gran absorción y resistencia, que retiene el polvo y atrapa la suciedad y las bacterias mejor que ningún otro. 
  • No olvides, igualmente, limpiarla parte trasera del radiador. Para ello, algunas aspiradoras vienen con apliques muy finos que llegan fácilmente. Pero si no es tu caso, existen cepillos especiales destinados a este tipo de limpieza. Y si prefieres optar por un truco casero, el secador de pelo al uso también te ayudará.
  • Una vez limpio lo más superficial, para la suciedad incrustada es recomendable usar una vaporeta.
  • Para que ya directamente 'brillen', no dudes en pasar un trapo húmedo con un poco de jabón o limpiacristales para, después, limpiarlo y secar bien cualquier resto del mismo.
  • En este último punto, para la parte trasera, basta con atar el trapo a un palo y repetir el proceso que acabamos de realizar.

Cómo limpiar los radiadores con un plumero de microfibra

No habrá mota de polvo que se resista si limpias las paredes y eliminas el polvo con un plumero de microfibra. Este tipo de plumeros son ideales para limpiar también los radiadores, pues se adaptan perfectamente a la forma de la superficie. En este caso, el plumero de microfibra se adaptará a las ranuras de tu radiador y no tendrás que romperte la cabeza pensando cómo acceder a cada rincón del radiador. 

Otro consejo: los plumeros de microfibra también son verdaderamente útiles para limpiar las paredes de arriba a abajo (de techo a suelo) y acceder a esas superficies elevadas, como los estantes o la parte superior de los muebles, que para limpiarlas con un trapo necesitaríamos coger la escalera. Pía Nieto, gurú del orden y limpieza en Instagram (@piaorganiza), te enseña cómo usar estos plumeros para hacer estas tareas del hogar. 

Pía Nieto, experta en orden y limpieza y gurú en Instagram (@piaorganiza), te enseña los usos de un plumero de microfibra para limpiar radiadores y paredes fácilmente. ¡Toma nota!

El Mueble

Ahora que ya sabes cómo limpiar un radiador, y teniendo en cuenta que esta limpieza debería realizarse habitualmente, también es conveniente purgar los radiadores correctamente para que distribuyan bien el agua caliente y aporten calor de manera uniforme. Ya que se trata de una de las cosas más importantes que tenemos que hacer para que estén siempre a punto.

Cómo limpiar radiadores de forma rápida y sencilla.

Zona de estudio con recibidor pintado y escritorio realizado a medida por Boyfe. 

El Mueble.

Si quieres estar al día de todo lo que publicamos en www.elmueble.com, suscríbete a nuestra newsletter.

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de El Mueble?