AHORRO

9 errores comunes que te impiden ahorrar

Si te cuesta llegar a fin de mes o el plan de ahorro que te habías propuesto no funciona, puede que estés cometiendo alguno de estos errores habituales. Detéctalos, evítalos ¡y verás cómo funciona!

Marta Sahelices Actualizado a

Mujer comprando 419498

La persona ahorradora no nace, se hace. Del mismo modo en el que has aprendido a gastar (tenías toda una sociedad empeñada en enseñarte), puedes reeducarte y modificar tu conducta impulsiva para al fin comprender el cuento de La cigarra y la hormiga y no dejar que tus "cuentas mentales" te conduzcan a la bancarrota. No lo decimos nosotros, lo dice un premio Nobel de economía (descubre quién en el punto 4).

1. No controlar los ingresos y los gastos

Parece algo obvio, pero en ocasiones no es suficiente con saber el sueldo que ganamos y el dinero que nos queda cuando llegamos a fin de mes. Es necesario detallar y hacer un recuento de todos y cada uno de los gastos para ser conscientes día a día tanto del capital del que vamos disponiendo como de nuestro saldo final.

Lo más adecuado es hacer un diario de economía doméstica, ya que asimilamos y retenemos mejor la información que escribimos a mano. Vuelve a estar muy de moda el método japonés Kakebo, un 'libro de las finanzas del hogar' (si atendemos a su traducción literal) publicado por la editora Motoko Hani a principios del siglo pasado en una revista femenina.

Ahorrar con el método Kakebo

AHORRO

Ahorrar con el método Kakebo

Por aquel entonces, la prosperidad económica de las amas de casa dependía del dinero que estas consiguiesen ahorrar y esta sencilla herramienta les proporcionó un modelo con el que guiarse: debían apuntar los ingresos y gastos fijos, dividir los gastos puntuales por categorías y analizar los resultados para marcarse un nuevo objetivo de ahorro.

mujer escribiendo en un cuaderno y haciendo las cuentas del mes

2. No tener un propósito

Ahorrar por ahorrar es poco motivador. Tener un objetivo concreto ayuda a que seamos persistentes en esta tarea y no la abandonemos a la primera de cambio. Ahora bien, es importante que la cantidad sea realista, que el ahorro final que desees conseguir esté dentro de tus posibilidades.

La OCU ha calculado que una familia española podría ahorrar hasta 3.000 euros al año siguiendo unos pequeños trucos, y parece que estas recomendaciones llegan en el momento más oportuno, ya que el Banco de España acaba de anunciar el hundimiento de la tasa de ahorro de nuestros hogares: cayó hasta el 4,9%, el segundo dato más bajo de la eurozona, solo por delante de Portugal.

La estrategia del 50/20/30 es muy efectiva: el 50% irá destinado para los gastos básicos, el 20% para los ahorros y el 30% para los gastos personales.

Ahorra con el método de los 50 céntimos

ECONOMÍA DOMÉSTICA

Ahorra con el método de los 50 céntimos

3. Esperar a final de mes para ahorrar

Las personas ahorradoras de verdad, las que son capaces de guardar el 20% de su sueldo, suelen hacerlo a principios de mes. Del mismo modo en que pagan religiosamente su alquiler o hipoteca, apartan entre los días 1 y 5 del mes el dinero destinado al ahorro. También lo hacen así los avezados del movimiento FIRE, quienes con este técnica de ahorro han conseguido jubilarse a los 40 años.

4. Comprar de manera impulsiva

Richard Thaler obtuvo el premio Nobel de Economía por sus estudios sobre la economía conductual, así que es experto en analizar los comportamientos que nos empujan a invertir o, por el contrario, a ahorrar. El economista habla de una "contabilidad mental" que nos engaña y que podría llevarnos a la bancarrota, por ello recomienda evitar tomar decisiones financieras irracionales motivadas por necesidades inmediatas.

Si quieres aprender más sobre su método puedes comprarte el best seller Nudge del que es coautor y que lleva por título en español: Un pequeño empujón: el impulso que necesitas para tomar mejores decisiones sobre salud, dinero y felicidad.

MUJER COMPRANDO FRUTA CON CESTA EN LA MANO

5. No comparar

La información es poder, y te ha tocado vivir en la era de la sobreinformación, así que aprovecha esta ventaja a tu favor. Si no tienes tiempo para andar mirando el céntimo, como se suele decir de manera coloquial, utiliza las herramientas que te brinda la tecnología: desde comparadores de seguros de coche y viajes hasta páginas webs con las que localizar el precio más bajo en productos de belleza o para el hogar.

6. No pagar en efectivo

Darás mayor importancia a tus compras si sientes la 'pérdida del dinero' de manera física y visual. ¡Con todo lo que te ha costado ganarlo!

Tus compras son más reflexivas cuando pagas en efectivo y estás limitado por el dinero que llevas encima que cuando lo haces de manera online o con una tarjeta de débito o de crédito. Por cierto, estas últimas, consideradas el enemigo público número uno del ahorro. Además, si te deshaces de la mayoría de las tarjetas bancarias también lo harás del cobro de sus comisiones de mantenimiento.

mujer pagando en una panadería

7. Abusar de los 'gastos hormiga'

El efecto bola de nieve provocado por los gastos hormiga es tan sutil y discreto que no lo ves venir y, cuando te quieres dar cuenta, ya es tarde para rectificar. Son esas pequeñas compras diarias imperceptibles en el monedero (un café, una caña, etc.) que una vez sumadas a fin de mes generan un montante elevado.

Intenta evitarlas a toda costa: es cierto que de una barra de pan no puedes prescindir, pero sí de ese desayuno con tostada que puedes prepararte en tu casa antes de salir hacia el trabajo o sustituir por una fruta fresca a media mañana.

8. No separar tus ahorros

El dinero destinado al ahorro debe estar en una cuenta diferente a la que utilices para tus pagos fijos y eventuales. De este modo podrás controlar el saldo final sin haber sido engañado por esos "cálculos mentales" ficticios que tanto daño hacen a nuestra economía familiar.

Una opción es depositar el dinero en una cuenta remunerada o de ahorro que vaya generando unos intereses que irás recibiendo cada mes en ella.

Si eres trabajador por cuenta propia, es muy importante que dispongas de dos 'economías' paralelas: la personal y la de tu negocio. Aunque creas que todo va para el mismo bolsillo, controlar los gastos y los ingresos será mucho más sencillo y efectivo de esta manera.

9. Ser impaciente

No es la primera vez que has intentado ahorrar y el resultado no es el esperado. Te cansas de hacer el esfuerzo, de privarte de muchas cosas mientras el ahorro no cubre tus expectativas. Eso es porque lo primero que necesitas es un cambio de mentalidad: el ahorro funciona a largo plazo y debes ser paciente para que la suma total 'recaudada' sea tan destacable que no necesites más pruebas que tus propia experiencia.

Si dejas de tomarte un café diario durante un corto periodo de tiempo percibirás que ese 1,50€ tan sólo es el 0,1% de tu sueldo de 1.500€, pero si consigues hacerlo durante 365 días comprenderás que en realidad estás ahorrando casi 550€ al año. Tan sólo es cuestión de paciencia y tesón.

Cómo entender la factura de la luz y pagar menos

AHORRO

Cómo entender la factura de la luz y pagar menos

PULSA PARA GUARDAR EL ARTÍCULO

EL ARTÍCULO SE HA GUARDADO EN FAVORITOS

Podrás encontrar tus favoritos en el menú

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de El Mueble?