Zapateros

201 /213

201.

Para evitar olores

Si no tienes más opción que guardar los zapatos en el armario de la ropa, elige para ellos cajones cerrados. Con frentes de cristal ves el contenido sin sufrir malos olores. 

202.

Y también en los cajones

Si te falta espacio para tus zapatos puedes aprovechar los cajones. Cubre el fondo con una lámina plástica y compartimenta el cajón. Los más delicados los puedes guardar en bolsas de tela. 

203.

1. "Dar cera, pulir cera"

El Sr. Miyagi de la ochentera Karate Kid tenía una técnica que nos va de perlas aquí: concéntrate en un solo trabajo y hazlo a conciencia. ¿Traducido en orden? Plantéate objetivos razonables. No pretendas ordenar toda la casa en un solo día. Te agobiarás y abandonarás. Es mejor plantearte atacar una sola sala y acabarla. Este zapatero es fácil de hacer, decorativo y económico. Eso sí, no acumules zapatos en él. Sólo guarda aquellos que os ponéis más. 

204.

Zapatos aparte.

Si puedes destina un módulo o un armario independiente para el calzado. Así evitarás que posibles malos olores se mezclen con la ropa. 

205.

Huecos abiertos.

Debajo del banco, son perfectos para guardar los zapatos al llegar a casa. ¡Y las zapatillas al marcharse! Si no eres muy meticuloso con el orden, mejor que sean armarios cerrados.

206.

Con transparencias...

Si tienes que guardar los zapatos en el armario de la ropa, ponlos dentro de cajas transparentes: los localizarás rápido pero no ensuciarán ni olerán.

207.

Aprovecha el pasillo

Aquí se aprovechó todo el pasillo para un armario a media altura, ¡super útil! Es un mueble con cajones y zapateros alternos. “Así no mezclamos zapatos con ropa en los armarios”, dice Ona.

208.

De armario a banco

Cualquier rincón es bueno para guardar. En el recibidor, aprovecha un armario de solo 35 cm de fondo y 60 cm de ancho para colgar cuatro chaquetas. Ademas, si haces un zapatero como este bajo la ventana, con unos cojines lo convertirás en un banco donde descalzarte cómodamente.

209.

Los zapatos, ¡ocultos!

El hueco de la escalera de la planta baja se ha equipado con zapateros con baldas. Un módulo es para los niños y el otro, para los padres.

210.

A la vista

 Los zapatos es mejor guardarlos en la parte baja del armario. Hay muchos accesorios para mantenerlos ordenados, aunque aquí se ha optado por unas cajas transparentes de Servei Estació: son apilables, los mantienen protegidos y permiten ver su interior sin tener que abrirlas.

211.

21. Un banco zapatero

Pese a sus grandes dimensiones (400 x 40 x 50 cm) este banco que recorre toda la pared del dormitorio no compromete la sensación de espacio, gracias a su perfil bajo y su acabado lacado en blanco. Vale 1.110 €.

Cabecero, banqueta y lámpara, de Coton et Bois. 

212.

Y para terminar... un buen ayudante.

Esta antigua caja de cervezas decidió reinventarse y se ha transformado así en un original zapatero.

213.

Más allá de ventilar

 Para aumentar la salud dentro de casa también puedes incorporar otros hábitos como quitarte los zapatos justo al entrar, así evitarás que la contaminación y el polvo de la calle se dispersen en el aire.

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de El Mueble?