Zapateros

151 /213

151.

¡Vamos con los zapatos!

"Coloca todos tus zapatos juntos y revísalos sin piedad. Guarda solo los que te encanten, necesitas o te pones mucho. Y si están rotos pero te chiflan, arréglalos. El resto, los das o los tiras. Y si no estás seguro, ponlos en una caja por una temporada; si pasado un tiempo, ni te acuerdas de ellos, dalos", dice. 

152.

Es hora de clasificar

Organiza los zapatos que hayas decidido quedarte por tipo. Aprovecha para limpiarlos y guardarlos en perfecto estado. Un buen lugar es en las baldas inferiores del armario, que sean extraíbles. Si tienen distintas alturas podrás aprovechar mejor el espacio para botas, botines o zapatillas.

153.

Más allá de los zapateros

"Puedes aprovechar el espacio vertical y colocar un organizador de sobrepuerta de bolsillos (como el de la imagen). Son muy fáciles de poner y prácticos especialmente para zapatos planos, chanclas o zapatillas. Mejor que sean opacos, así solo se ve la parte del zapato que sobresale", apunta.

154.

El zapatero, separado de la ropa

Inténtalo en la medida de lo posible por preservarla de olores y suciedad. Se necesitan 40cm de fondo para guardar los zapatos en cajas y 60cm para colocar un accesorio extraíble. Colócalos por pares del mismo tipo y, si quieres rascar centímetros, pon los zapatos uno con la punta hacia delante y el otro con el talón.

155.

Deja hueco para los zapatos

Según tengas más o menos pares podrás guardarlos dentro del armario o necesitarás un módulo específico zapatero como este para ordenarlos, hecho a medida. En el armario, se guardan en la parte baja, en cajas o en accesorios específicos extraíbles. 

156.

Accesorios

Son el plus que hace que el interior del armario se adapte a ti, a tu ropa y complementos. Con ellos lograrás tener cada cosa en su sitio. Desde pantaloneros que evitan arrugas hasta cajones compartimentados para los cinturones o bisutería. Y es que el armario perfecto existe.

157.

Guarda los zapatos

Aunque cuando llegas a casa te pongas las zapatillas, el recibidor no es un bazar de zapatos. Acostumbra a guardar los zapatos en su lugar, el zapatero.

Dormitorio con armario blanco abierto al pasillo con zapatero.

Armario y zapatero, diseñados por Natalia Zubizarreta y realizados en DM sacado por Chiquisarón. Cuadro de cuadro Thai Natura, farol y figura de madera de Zara Home.

El Mueble / Felipe Scheffel

158.

Un gran zapatero en el pasillo

"Hicimos ingeniería para tener el armario más grande posible y un zapatero en el pasillo. Con el mismo acabado que la librería y con solo 28 cm de fondo caben dos zapatos en cada balda", nos explica Natalia.

159.

Un armario para tus accesorios preferidos

Es decir, entre otros, zapatos y bolsos. Arriba los bolsos bien ordenados y en cajones un gran zapatero. ¿Quién da más?

160.

Un zapatero abierto DIY

Este zapatero aprovecha todo el hueco de la escalera: por un lado, con baldas extraíbles para zapatos y, por el otro, para guardar bolsos, bolsas de deporte, cestos de la playa... Realizado por los propietarios, las baldas, de Ikea, se dispusieron a diferente altura para poder dar cabida desde a botas hasta zapatillas de deporte y la primera bandeja se reservó como vacía bolsillos.

161.

Un zapatero bajo la escalera

Aprovechar el hueco de la escalera con un armario para guardar es siempre un acierto. Aquí, se destinó a zapatero y para aprovecharlo al máximo, se respetó la inclinación de la escalera. Sin tirador, se mimetiza totalmente con la pared una vez cerrado. Es un diseño de la decoradora Jeanette Trensig

162.

Tener los zapatos a la vista

Y en el mismo armario o cerca, te ayudará a simplificar la elección de tus looks. No es necesario tenerlos todos, solo los de uso más frecuente. De hecho, es incluso mejor no tenerlos todos. Recuerda que menos es más.

Clos-ette

163.

Zapateros perfectos

No para todos los zapatos sirven los mismos huecos. Los estantes inclinados son ideales para los zapatos de mujer, pero para los de los hombre, lo ideal, según la organizadora, son los estantes planos, ya que son zapatos más grandes y voluminosos. 

164.

Los zapatos

Un estudio de la Universidad de Arizona encontró bacterias coliformes en el 95% de los zapatos analizados. Bacterias que, lógicamente, se cuelan en tu casa. Por ello, entre otros motivos, es tan buena idea prohibir los zapatos en casa.

165.

Mantén el orden a raya

 Por ejemplo, guarda siempre los zapatos, sobre todo si tu chi de la prosperidad se encuentra en el recibidor. Sin embargo, "practicar el Feng Shui no debe estar reñido con nuestra cultura y tradición. Los suecos dejan los zapatos en la entrada y aún así son muy ordenados”, comenta la decoradora. Es decir, no hay que obsesionarse a seguir todas las reglas a pies juntillas aún más si chocan con nuestra cultura.

166.

¿Qué es el danshari?

El danshari es una técnica surgida, como no, de la cultura japonesa que nació de la mano de Hideko Yamashita y su libro El arte de tirar. Su nombre se compone de los caracteres "dan": rechazar las cosas innecesarias; "sha": deshacerse de las cosas inútiles que uno posee; y "ri": detectar el deseo insano por las cosas innecesarias.

167.

Día 25: Aprende a guardar bien tus zapatos

Lo primero que debes hacer para organizar tu zapatero es contar todos los pares que tienes para saber cuánto espacio necesitas. Las baldas son ideales para almacenarlos si no dispones de un clásico zapatero. Ten en cuenta que un par ocupa unos 22 cm de ancho. La mejor ubicación para tu zapatero es la entrada o una zona de paso. Cuando tengas que hacer el cambio de armario almacénalos en bolsas de plástico transparentes.

168.

Huecos no tan muertos

¡Qué gran idea! Unas estanterías zapatero ocultas bajo la escalera. Las puedes sacar para coger los zapatos que te interesen, ocupando un hueco que difícilmente hubiera tenido gran utilidad, y las vuelves a guardar empujando ligeramente.

169.

Un zapatero low cost

Y muy cool porque las cajas se llevan para todo y, apiladas, se convierten en un zapatero muy poco pretencioso pero gracioso. Si le das un toque DIY como este, patinando la madera, el aspecto cambia radicalmente ganando un look vintage.

170.

Baldas extraíbles

¿Te gustan los bancos zapateros pero no te gusta tanto agacharte y hacer posturas imposibles para sacar el par que te interesa? Aquí tienes la solución ideal: un banco con baldas extraíbles que dejan a la vista todos los zapatos que tienes y te permiten cogerlos con mucha más facilidad. ¿Compras la idea?

171.

Para "zapato-lovers"

Si eres prima-hermana de Carrie Bradshaw o llevas una Imelda Marcos dentro y los zapatos son tu accesorio favorito elige un zapatero XL en el que puedas tenerlos todos bien colocados y no amontonados. Una estantería como esta de IKEA puede convertirse en tu mejor aliada para organizarlos.

172.

Zapatero en el armario, pero sin olores

Si vas a guardar los zapatos dentro del armario es importante que busques una forma de evitar posibles malos olores. En este caso los cajones con puertas abatibles tienen un hueco transparente en la parte frontal para poder localizar e identificar los zapatos del interior a simple vista.

173.

Marie Kondo ha cambiado la vida de millones de personas

Es lo que dice Vanesa Travieso: "Ha animado a millones de personas a quedarse solo con las cosas que les inspiran alegría. Y ha animado a gente como yo a formarnos como organizadores profesionales". Otro consejo de la japonesa: ordena solo, así evitas que influyan en tus decisiones.

174.

Cajas-zapatero

¡Que viva el reciclaje! Estas cajas de madera se han decapado y puesto en vertical para tener todos los zapatos recogidos y en orden en el recibidor. 

Vía Pinterest

175.

Líneas rectas y piezas poco profundas

 Son ideales para recibidores mini. Zapateros de 17 cm de fondo (de Ikea), con una altura ideal para apoyar cosas encima y para aprovechar la pared con baldas y colgadores. El espejo, estrecho y alargado, ayuda a ver el recibidor más alto.

176.

Zapatos en estantes de tela

 Puedes colocar los zapatos que más utilizas diariamente en una estantería de tela destinada a almacenar los zapatos. Es una manera muy práctica de tener los que más utilizas a mano y bien ordenados.Ordena por colores todo tipo de calzado, ¡así los encuentras más rápido!

177.

El rincón del orden

Si dispones de poco espacio en el recibidor o la habitación, ubica tu zapatero en un espacio intermedio, por ejemplo el pasillo o debajo de las escaleras, siempre hay un rincón que podemos aprovechar y aplicar orden. 

178.

Baldas visibles

 Lo ideal es que guardes los zapatos separados de la ropa. Así que si no tienes espacio, dedica una parte del armario exclusivamente a ellos. Coloca unas baldas a diferente altura para adaptarlas a cada tipo de calzado. 

Instagram Jamie Chua

179.

Más de 300 pares de zapatos

Solo se puede entrar en el vestidor a través de las huellas dactilares... Muy fuerte. El espacio mide 65 m2 y en él guarda, entre otras cosas, una colección de más de 300 pares de zapatos. ¿Más datos increíbles? Cada par cuesta unos 1.500 €.

180.

La guerra de los zapatos, plan A

Puedes usar la superficie de la cajonera para ponerlos en cajas de tela con frentes transparentes. Es muy útil tener, como aquí, todos los complementos juntos y a la vista para planificar los toques finales. Estas cajas son apilables y cabe más de un par de zapatos en cada una. 

Cajas de IKEA

181.

La guerra de los zapatos, plan B

La segunda opción es almacenarlos en vertical, colgados de una barra. Da mucha sensación de orden. Es ideal si te has pasado al método KonMari y ahora tienes más espacio en las barras. O en cualquier caso, piensa que en el espacio donde colgabas dos camisas ahora te caben 5 pares de zapatos como mínimo.

182.

Cajas para un recibidor de alta montaña

Siempre lo consiguen, nos siguen sorprendiendo. El juego decorativo que nos traen las cajas de madera no tiene final: aquí se han empleado para crear un perfecto zapatero. Practiquísimo en cualquier recibidor e imprescindible en una casa de montaña. Decapadas en blanco, le dan el toque rústico.

183.

Telas que hacen aguas

Los textiles también se impregnan de ese aire desgastado y no tan intenso que combina tan bien con colores pasteles. 

184.

Multitasking

La mayoría de muebles pueden ayudar a la hora de ganar almacenaje. Un banco en el recibidor que sea también el zapatero es un buen recurso. 

185.

Aumentarás tu creatividad

Para ser ordenado debes aprovechar mejor los espacios para guardar las cosas y usar los muebles de manera funcional. Analizar dónde y cómo guardas tus objetos hará que seas creativo. Como en este caso donde una banqueta también es un zapatero.

186.

¡Y zapatos!

Moni Moleskine los tiene así: en otra habitación, en un estante de Ikea, donde lucen expuestos para que sea más fácil cogerlos. Los que menos usa están en cajas. 

187.

El zapatero de Miranda Kerr

Vaya, vaya... Veo mucha adicta a los zapatos por estas páginas...

188.

Los zapatos de Jessica Alba

Mirad qué buena idea: los estantes a diferente altura sirven para ordenar los diferentes tipos de botas y botines. Porque sí, sí, son todo botas y botines. Y sombreros a un lado. 

 

189.

Compartimentos secretos

Mete rápidamente todos los zapatos del recibidor dentro del banco zapatero. Pero sin lanzarlos, si aprovechas y los dejas colocados, no tendrás que hacer el trabajo dos veces.

190.

Déjalos en la entrada

Es el mejor lugar par guardar los zapatos. Así evitas que la suciedad entre en casa. Lo ideal es tener un lugar para descalzarte y dejarlos, como aquí. La alternativa, en pocos metros, son los zapateros extra slim.

191.

¿Existe el zapatero ideal?

Nosotros hemos dibujado este para ti. Con huecos adaptados a la altura de tus zapatos, sitio para cada miembro de la familia y perchas especiales para las botas. ¿Te gusta?

192.

Ponte original

Puedes crear una zona de zapatero apilando cajas. Estas de madera se han pintado de blanco para suavizarlas y se han colocado de dos en dos. La misma pared se ha aprovechado con un colgador. ¡Así hay sitio para todo!

193.

A media altura

Puedes planificar un armario bajo para tus zapatos en el vestidor. Un mueble de 120 cm de alto x 30 de fondo es suficiente. Así dejas pasar la luz y no empequeñeces tanto el espacio. Y fíjate detrás, una escalera también sirve de zapatero. 

194.

Todo suma

Aquí se ha aprovechado la parte inferior de un banco para guardar los zapatos de los peques. Es una gran idea porque ellos mismos aprenden a tener sus cosas en orden. Adapta la distancia entre baldas a la altura de los zapatos.

195.

Un zapatero practiquísimo

¡Y low cost total! Con cajas que decoran. Podréis cambiaros los zapatos al entrar en casa y mantener, así, el suelo limpio por más tiempo. 

196.

Un módulo vertical

 Si puedes destina todo un cuerpo del armario a mantener en orden tus zapatos. Si colocas los estantes inclinados, como en este vestidor obra de la interiorista Ángeles Téllez, aprovechas mejor el espacio y los zapatos se ven mejor. 

197.

Los que más usas

Coloca los zapatos que usas a diario en las baldas más accesibles. Si puede ser todos juntos en el mismo armario, mucho mejor. Acuérdate de dejar un hueco a las zapatillas. Es uno de los calzados que más te pones.

198.

Cuelga tus zapatos

Con unos estantes de tela a modo de casillero que se cuelgan de cualquier barra de armario. Se trata de estantes plegables, así que si no los necesitas puedes guardarlos. Y, además, se pueden lavar. Los encuentras en Ikea.

199.

Utiliza cajas apilables

Apila cajas y haz crecer tu zapatero, a lo alto o a lo ancho. Esta cajas son de tela y tienen una tapa abatible que se cierra con velcro. ¡Súper cómodo para acceder a lo zapatos y encontrarlos a la primera!

200.

Hazles una foto

En una estantería abierta puedes usar cajas iguales para tener en orden y a la vista tus zapatos. Para saber qué par está en cada una, puedes usar el truco de la Polaroid. Es práctico y muy decorativo.

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de El Mueble?