Zapateros

101 /201
zapatero

101.

No más mal olor en el zapatero

Es uno de los puntos negros de la casa en cuanto a mal olor. Al menos hasta ahora. Limpia el zapatero a menudo con agua jabonosa y luego con vinagre. Prueba a colocar dentro un cuenco con bicarbonato o con granos de café (ambos son magníficos absorbeolores naturales) ¡Verás cómo notas la diferencia!

zapatero

102.

No tomártelo en serio

Ya te hemos hablado de la importancia de eliminar los pensamientos negativos a la hora de abordar la organización de una casa ("nada va a cambiar", "soy así", etc.) y de cómo es necesario que apuestes por un cambio de actitud que te anime a comprender que el orden no sólo te facilitará la vida, sino que también mejorará de manera general tu estado físico y mental. 

00481968

103.

Armario… ¡zapatero!

Porque el recibidor también es un buen lugar para guardar y organizar los zapatos que más te pongas tú y tu familia. Y puedes hacerlo en cajas en el armario, en un banco con capacidad de almacén o en un mueble zapatero específicamente diseñado para esta función. ¿Qué te parece este diseño junto a la escalera?

Zapatero hecho en el hueco de la escalera con bandejas extraíbles de Ikea, de unos 60 x 30 cm. Las baldas están a distinta altura e incorporan tiras de led, también de Ikea (9,99 €). 

 

vestidor con accesorio orden para zapatos_00449106

104.

Soluciones ingeniosas

Siempre hemos dicho que la falta de espacio potencia el ingenio. En vestidores pequeños deberás echar mano de soluciones como estas: unos compartimentos de tela colgantes para poner los zapatos. Y es que, como hemos visto en esta galería,  hay ideas originales para crear el vestidor perfecto, que quede liviano y por poco dinero.

Dormitorio con armario corredero de pared a pared y cajonera

105.

Una pared de armarios invisibles

Aunque casi ni se ven, allí están. Se ha aprovechado toda una pared para habilitar un completísimo armario corredero que, para que pase desapercibido, se ha llevado hasta el techo y se ha diseñado con frentes lisos y se ha pintado como las paredes. 

Dormitorio con armario zapatero con mujer

106.

Un completo zapatero a medida que salva los obstáculos

Una de las grandes ventajas de los armarios empotrados es que se adaptan totalmente a tus necesidades y a las irregularidades del espacio. Por ejemplo, en este caso, la columna se ha integrado dentro del armario y se ha utilizado el fondo más reducido para hacer un zapatero de suelo a techo.

Armarios en Lares Decoración
Ventana flanqueada de armarios

107.

Armarios también junto a la ventana

Siempre pensamos en las paredes despejadas para ubicar los armarios y especialmente los empotrados, claro. Pocas veces nos planteamos la posibilidad de utilizar la zona de las ventanas. Mira como puedes usar el bajo de la ventana para hacer este banco y zapatero: allí donde te descalzas lo guardas. ¡No puede ser más ideal! 

108.

Zapatos por en medio

Otra de las cosas más molestas que se pueden encontrar al entrar en casa es tropezar con los zapatos que están por ahí tirados, esperando a su Cenicienta. ¡Habiendo taaantos trucos para mantener en orden tus zapatos! Como este banco, que sirve de asiento descalzador y para tenerlos bien guardados. 

109.

Un zapatero en orden perfecto

Esta idea nos chifla. Se ha hecho a medida, dentro de un armario (para evitar olores en un vestidor con armarios abiertos), y mediante un sistema de barras de acero inoxidable, es extraíble. Además, los juegos de barras-estante permiten colocar el calzado inclinado, lo que facilita localizar el zapato que buscamos. 

110.

Una antigua caja de bebidas reconvertida en zapatero

¿Original, verdad? Y super práctico. Aquí se ha aprovechado una antigua caja de refrescos, aún con sus compartimentos para las botellas, y se le ha dado un nuevo uso. Gracias a sus divisiones, los zapatos se mantienen en orden. 

00481971

111.

Un zapatero capaz y de poco fondo para el recibidor

Estos muebles aúnan capacidad y un diseño, en general de poca profundidad, que permite almacenar en vertical los zapatos. Sus puertas se abren hacia fuera, lo que los hace muy prácticos. Lo habitual es que tengan una capacidad para unos 6-8 zapatos por estante. 

112.

Un zapatero empotrado en un rincón del dormitorio

En este dormitorio se salvó una columna habilitando un zapatero que aprovecha toda la altura de la pared. Cuenta con espacio para 30 pares de zapatos y 2 de botas en la balda superior, de más altura. 

Es un diseño realizado a medida por Estudio Lalzada. 

113.

Un zapatero abierto organizado con cajas

Esta propuesta es tan sencilla como decorativa y práctica. Se ha optado por una estantería abierta con ruedas que se ha equipado con cajas de cartón blancas, todas iguales, personalizadas con una foto de cada par de zapatos. Una solución que permite una rápida localización de los zapatos, y a la vez, resulta decorativa por sí sola. 

114.

Un armario solo para zapatos

Si los zapatos son tu debilidad y cuentas con más pares que días tiene la semana, es básico buscarles un sitio. No solo podrás tenerlos todos a mano, sino que evitarás que adopten formas inadecuadas y acaben deformándose. Aquí se ha optado por un armario a medida destinado solo a zapatero. 

115.

Un zapatero improvisado con cajas

¿No cuentas con un zapatero al uso? ¡Invéntatelo! Aquí se han apilado varias cajas que permiten tener en orden los zapatos y, a la vez, proteger la ropa de olores y suciedad. Un consejo: elige las cajas todas iguales, ganarás más sensación de orden. 

Cajas para zapatos Skubb de Ikea. La redecilla frontal permite ver el interior sin necesidad de abrirla. Se cierra con velcro y cuesta 10 €/4 u. 

116.

Cajas de madera reconvertidas en original zapatero

Si tienes unas cajas de frutas recicladas, puedes tener un zapatero DIY de lo más original. Aquí ha bastado con pintarlas para darles un acabado envejecido. Puedes fijarlas a la pared o entre ellas para que queden más sujetas y evitar que se muevan. 

117.

Dos baldas integradas en el armario

Cuando no cuentas con mucho espacio en el vestidor, una de las opciones más habituales es reservar los últimos cm a zapatero. Para que sea más accesible, opta, como aquí, por baldas que sean extraíbles. Tus lumbares lo agradecerán a diario.

118.

Un zapatero abierto exento del armario

¿No quieres integrar el zapatero en el armario? Una alternativa es habilitar un mueble a modo de zapatero. Aquí se ha optado por un mueble bajo de dos módulos equipado con tres baldas extraíbles que permiten aprovechar al máximo el fondo con dos hileras de zapatos, lo que duplica la capacidad de este zapatero. 

Zapatero diseño del interiorista Javier Merediz. 

119.

Un zapatero organizado con un sistema de barras

Este completo zapatero se ha integrado en el armario pero se le ha reservado un módulo aparte de la ropa. Se ha organizado con un sistema de barras de acero inoxidable, que hacen que visualmente resulte más ligero. 

Es un diseño a medida que mide 200 x 75 x 59 cm. 

 

120.

Un zapatero que aprovecha el hueco de la escalera

Aprovechar el hueco de la escalera para guardar es siempre un acierto. Aquí se destinó a zapatero con el plus de ser una solución DIY: se optó por baldas extraíbles modelo Komplement de Ikea que se instalaron a diferente altura para poder albergar desde zapatillas deportivas hasta botas, se diseñó un premarco y se iluminó todo con una tira de Leds con un detector de movimiento para que el zapatero se iluminara automáticamente. 

121.

Un módulo zapatero con baldas extraíbles

Destinar una zona del armario a zapatero es una solución doblemente práctica: tienes los zapatos a mano y, a la vez, separados del resto de la ropa, lo que evita que se mezclen los olores. Aquí, se ha equipado con baldas extraíbles. 

Vestidor diseño del interiorista Javier Merediz. 

122.

Un práctico zapatero en un módulo anexo al armario

Se ha diseñado abierto y contiguo al armario, así se evita mezclar la ropa con los zapatos. Mide 110 x 80 cm y se ha organizado con seis baldas extraíbles que aprovechan todo el fondo con dos hileras de zapatos.

123.

Un armario solo para zapatos y bolsos

Los zapatos y los bolsos se han organizado según sean de uso habitual o de fiesta. Los de diario se han reunido en las baldas extraíbles, más capaces y cómodas, mientras que los de ocasiones esporádicas, en las fijas. 

124.

Un zapatero ordenado según su uso

Integrado en el baño en suite, reúne los zapatos y los bolsos en un único armario organizado para este fin. La parte superior del armario se ha reservado para los zapatos de otra temporada, que se han guardado en cajas decorativas.

125.

Un zapatero con baldas extraíbles

En cada balda caben unos 8 pares de zapatos organizados en dos hileras. Para poder acceder a todo el contenido con comodidad, las baldas se eligieron totalmente extraíbles.

126.

Los “nunca, nunca” de Adelaida Gómez, de Orden Studio, para el recibidor

Nunca, nunca el mueble de la entrada debe ser un 'pongotodo'. Tira las cartas de publicidad que recibas y nunca uses un rincón del suelo como zapatero "improvisado" en el que acumules zapatos y zapatos.

127.

¿Desorden organizado u orden enfermizo?

Muchos de los que cuestionan el método konmari defienden que su desorden les da tranquilidad, que ellos saben dónde está cada cosa en una pila de papeles y libros. Que son felices viviendo así. Y ¿tú?

128.

Deja la ropa preparada

Punto número uno. Ostenta esta posición porque es muy importante tener lista la ropa que quieres ponerte al día siguiente, en un galán, butaca o silla. De esta manera te ahorrarás minutos que son oro, dudando delante de tu armario y evitarás, al final, con las prisas, acabar poniéndote un look que no te satisface. 

129.

Es un buen lugar para el zapatero

Y para guardar pequeñas cosas en armarios estrechos. Si son bajos, mucho mejor porque no empequeñecerán el espacio. Esta pieza se hizo a medida con cajones y zapatero. Es una idea de Ona Barnet y Raquel Zárate. 

130.

Dale a cada cosa su lugar

La acumulación no hace buena pareja con la limpieza. Aplica el archiconocido ya método Konmari y regala, dona o tira todo lo que no uses. Quédate con lo imprescindible (también en su cuarto) y que cada cosa tenga su lugar. De este modo, te será muchísimo más fácil recuperar el orden perdido momentáneamente.

131.

Un zapatero en el recibidor

Perfecto para dejar los zapatos y no llenar la casa de bacterias y suciedad. Hay que ver las maravillas que se pueden hacer con seis cajas de madera. 

132.

Zapatero a tus zapatos

La tercera zona a definir en tu recibidor práctico y ordenado es la de los zapatos. Una vez al mes, ordena el zapatero para que no se convierta en un auténtico caos. Tener aquí este mueble te ayudará con la rutina de quitarte los zapatos al entrar en casa, dejándolos recogidos. 

133.

Botas de agua listas para saltar en los charcos

Limpia los restos de barro o de otro tipo de suciedad con una bayeta húmeda con detergente neutro . Sécalas con un trapo o al aire libre, nunca usar radiadores o secadores para acelerar el secado, ya que el calor directo podría dañar el caucho. Con el paso del tiempo es probable que les hayan salido manchas blancas. Podemos probar con un producto específico diseñados para el mantenimiento y limpieza de las botas o hidratarlas con una crema de manos que tengamos. Guárdalas con un poco de papel de periódico en su interior para que absorba la humedad.

134.

Entrar con los zapatos a casa

Sí, ya sabemos que no es un hábito de limpieza sino un hábito a secas, y uno que debes exterminar cuanto antes. No puedes ponerte a limpiar la casa con los zapatos que has llevado a la calle, sería "pisar el fregao", como dirían las abuelas. Mira y terminarás prohibiendo los zapatos en casa.

135.

Un zapatero de madera

De entre todas las cosas que puedes hacer en lugar de comprarlas, un zapatero es una de las más resultonas y fáciles. Si utilizas palets de madera como los que ves aquí y les das tu toque personal a través de la pintura y el acabado, tendrás un lugar en el recibidor para no meter los zapatos en casa. 

136.

Espacio de almacén

¡Sácalo de donde sea! Haz crecer tu recibidor. Porque tener un armario, un zapatero, un banco de obra con espacio para guardar debajo de la tapa… es un lujo.

137.

¿Dejas los zapatos en la habitación? Mala idea

A ver, ¿por qué crees que los japoneses y nuestros vecinos nórdicos se quitan los zapatos nada más llegar a casa? Pues porque así el sudor de tus zapatos y las bacterias no llegan a tu dormitorio, ni la suciedad de la calle se esparce por casa. No dejes los zapatos tirados, guárdalos en un zapatero.

138.

En cajas transparentes

Los localizarás a la primera. "Son fáciles de apilar, protegen los zapatos y evitan que se llenen de polvo –nos cuenta Silvia– . A veces, puedes incluso guardar dos pares en la misma caja. Y si las cajas no son transparentes, haces una foto al par o pones una etiqueta identificativa en el frente, y listos".

139.

¡Vamos con los zapatos!

"Coloca todos tus zapatos juntos y revísalos sin piedad. Guarda solo los que te encanten, necesitas o te pones mucho. Y si están rotos pero te chiflan, arréglalos. El resto, los das o los tiras. Y si no estás seguro, ponlos en una caja por una temporada; si pasado un tiempo, ni te acuerdas de ellos, dalos", dice. 

140.

Es hora de clasificar

Organiza los zapatos que hayas decidido quedarte por tipo. Aprovecha para limpiarlos y guardarlos en perfecto estado. Un buen lugar es en las baldas inferiores del armario, que sean extraíbles. Si tienen distintas alturas podrás aprovechar mejor el espacio para botas, botines o zapatillas.

141.

Más allá de los zapateros

"Puedes aprovechar el espacio vertical y colocar un organizador de sobrepuerta de bolsillos (como el de la imagen). Son muy fáciles de poner y prácticos especialmente para zapatos planos, chanclas o zapatillas. Mejor que sean opacos, así solo se ve la parte del zapato que sobresale", apunta.

142.

El zapatero, separado de la ropa

Inténtalo en la medida de lo posible por preservarla de olores y suciedad. Se necesitan 40cm de fondo para guardar los zapatos en cajas y 60cm para colocar un accesorio extraíble. Colócalos por pares del mismo tipo y, si quieres rascar centímetros, pon los zapatos uno con la punta hacia delante y el otro con el talón.

143.

Deja hueco para los zapatos

Según tengas más o menos pares podrás guardarlos dentro del armario o necesitarás un módulo específico zapatero como este para ordenarlos, hecho a medida. En el armario, se guardan en la parte baja, en cajas o en accesorios específicos extraíbles. 

144.

Accesorios

Son el plus que hace que el interior del armario se adapte a ti, a tu ropa y complementos. Con ellos lograrás tener cada cosa en su sitio. Desde pantaloneros que evitan arrugas hasta cajones compartimentados para los cinturones o bisutería. Y es que el armario perfecto existe.

145.

Guarda los zapatos

Aunque cuando llegas a casa te pongas las zapatillas, el recibidor no es un bazar de zapatos. Acostumbra a guardar los zapatos en su lugar, el zapatero.

146.

Un gran zapatero en el pasillo

"Hicimos ingeniería para tener el armario más grande posible y un zapatero en el pasillo. Con el mismo acabado que la librería y con solo 28 cm de fondo caben dos zapatos en cada balda", nos explica Natalia.

El armario y el zapatero fueron diseñados por ella y realizados en DM sacado por Chiquisarón. Cuadro de cuadro Thai Natura, farol y figura de madera de Zara Home.

147.

Un armario para tus accesorios preferidos

Es decir, entre otros, zapatos y bolsos. Arriba los bolsos bien ordenados y en cajones un gran zapatero. ¿Quién da más?

148.

Un zapatero abierto DIY

Este zapatero aprovecha todo el hueco de la escalera: por un lado, con baldas extraíbles para zapatos y, por el otro, para guardar bolsos, bolsas de deporte, cestos de la playa... Realizado por los propietarios, las baldas, de Ikea, se dispusieron a diferente altura para poder dar cabida desde a botas hasta zapatillas de deporte y la primera bandeja se reservó como vacía bolsillos.

149.

Un zapatero bajo la escalera

Aprovechar el hueco de la escalera con un armario para guardar es siempre un acierto. Aquí, se destinó a zapatero y para aprovecharlo al máximo, se respetó la inclinación de la escalera. Sin tirador, se mimetiza totalmente con la pared una vez cerrado. Es un diseño de la decoradora Jeanette Trensig

150.

Tener los zapatos a la vista

Y en el mismo armario o cerca, te ayudará a simplificar la elección de tus looks. No es necesario tenerlos todos, solo los de uso más frecuente. De hecho, es incluso mejor no tenerlos todos. Recuerda que menos es más.

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de El Mueble?