Vitrinas

151 /273

151.

Colgadores específicos para copas

Se colocan también en la base de un estante y permiten organizar las copas boca abajo por el pie. De esta manera siempre están ventiladas y es difícil que se caigan. ¿Sabías que las copas, si están apoyadas, se deben guardar siempre de pie?

152.

El juego de café

Así como los vasos no se deben apilar porque pueden estropearse, las tazas de café, si no tienes más remedio, puedes apilarlas de dos en dos, haciéndolas encajar una sobre otra ligeramente. Aunque mejor, cada una sobre su plato.

153.

Los platos apilados por tamaño

De postre, lisos y hondos con sus respectivos. Mejor en una torre de mayor a menor tamaño, aunque es preferible separarlos por tipo para que sea fácil acceder a los de abajo. Aparador con vitrina de Asitrade en Sleeping Company.

154.

Un paño suave para eliminar el polvo

Aunque tengas la vajilla y la cristalería guardada en una vitrina, alacena o aparador cerrados, antes de colocarlos en la mesa pasa un paño suave para eliminar el polvo que se haya podido acumular si llevas un tiempo sin usarlas.

 

155.

Las fuentes al fondo

Las fuentes puedes colocarlas de pie al fondo del mueble. Quedarán “sujetas” por los platos que coloques delante. Si además las guardas en una vitrina con puertas de cristal, decorarán.

156.

Las copas más grandes y altas al fondo

Para organizar copas, vasos, jarras y tazas hazlo por tamaño, las más altas y grandes al fondo ya que con las pequeñas delante, tendrás hueco para sacarlas con cuidado.

157.

Pequeñas piezas de menaje como cuencos

Recipientes pequeños como tazones o cuencos puedes apilarlos para ganar espacio dentro del mueble donde los guardes pero es preferible colocar entre ellos un trozo de papel o plástico protector para no marcarlos.

158.

Nada de guardar en torres inestables

No apiles bajo el lema “cuanto más alto, mejor”. Esto solo puede darte disgustos si hablamos de platos, vasos y copas.

159.

Sí a los ganchos

Puedes instalarlos dentro del mueble, en la base de un estante, para colgar tazas. Vajilla de la Cartuja de Sevilla.

160.

Copas y vasos a la vista en hileras y por tipos

Cuando la cristalería quede a la vista, organiza vasos y copas de pie en filas y por tipos. Es decir, todas las copas de champán juntas, las de vino con las de vino, los vasos iguales juntos… Es un buen sistema para localizar lo que buscas aún cuando no queden expuestos a la vista. Deja medio centímetro entre cada pieza.

161.

En alacenas

Son muebles específicamente diseñados para guardar y organizar platos, otras piezas de la vajilla, menaje en general y copas y vasos. Como suelen tener puertas de cristal, coloca tras ellas las piezas más bonitas y reserva las menos vistosas para la zona de almacenaje con puertas opacas. ¿Quieres customizar una alacena? Clica aquí.

162.

En vitrinas

Son muebles con puertas de cristal, bien que apoyan en el suelo con puertas de de arriba a abajo o módulos colgados. Deja los platos a la altura de los brazos, y guarda vasos y copas, más ligeros, en los estantes más altos. Mobiliario de madera de cerezo de Bulthaup en Santa & Cole.

163.

Deja el espacio adecuado

Se trata de que tanto la vajilla como la cristalería sea accesible para que sacar cualquier pieza no conlleve un gran esfuerzo. Entre el último plato o vaso deben quedar al menos 10 cm hasta el estante superior.

 

164.

Gana superficie de trabajo con una tabla

Se trata de modelos que se adaptan al fregadero. De esta manera, aunque tu encimera sea pequeña, como tu cocina, ganarás algo de espacio extra para preparar la comida, o sea, no tendrás una tabla no solo para cortar sino también como apoyo.

165.

REGLA Nº1: Pon muebles proporcionados a tu salón

No hay nada peor que un sofá grande en un salón pequeño o uno demasiado mini para un salón generoso. Ten en cuenta que para un sofá con chaise longue necesitas 3m de ancho en tu salón. Y para enfrentar dos sofás, unos 4m.

Sofá, de Matèria. Vitrina, de Carolina Blue y consola, de India&Pacific. Puf, de Catalina House. 
Natalia Zubizarreta

166.

Natalia Zubizarreta adora su vitrina

"Adoro esta vitrina de Hanbel –cuenta Natalia Zubizarreta–. Puede usarse para guardar vajilla, libros... ¡muchas cosas! y a pesar de su tamaño, no agobia por las puertas de cristal. Aporta calidez en un entorno muy moderno y minimalista, y también da un toque en un conjunto clásico".

Vía Pinterest

167.

Piezas o detalles en Primrose Yellow

 Fue uno de los colores de tendencia el 2017 según Pantone y no quiere dejar de serlo este 2019, lo cual es una buena noticia porque nos chifla. Transforma un mueble con pinceladas de este amarillo y estarás dándole a tu casa más luz, alegría y originalidad. 

168.

Una alacena con puertas de anticuario

Recuperaron también muchas de las puertas de la vivienda. “Las puertas de estilo Art Decó de la cocina son antiguas y le dieron un carácter muy especial a los acabados en laca negra”, recuerda Sylvia.

169.

Todo el encanto en un mini rincón

La mesa parece pequeña pero lo es. Apoyada en la pared y con sillas estilo Park plegables, ocupa menos de lo que debería. La alacena con vitrina, diseño del Estudio de Mónica Garrido, ayuda a ver el espacio más ligero. 

Mesa y sillas, de Hábitat. Hidráulico, de Azulejos Peña.

170.

Los asientos más ligeros

¿Cuáles son? Baldas voladas a modo de bancos y sillas de fibra con entramados que dejan pasar la luz. Son cómodas y su "transparencia" las hace ideales para espacios pequeños. 

Sillas, de Cottage Little House. Alacena, diseño de Sandra Mora. Cojines, de Filocolore y Sacum.

171.

Una vitrina en el salón

Que deja a la vista parte del contenido interior. Alterna en tu vitrina o alacena, menaje y cestas. Y si no quieres que se vea, forra los cristales con papel pintado.

Lámpara de pie en Sacum y alacena del estudio de Meritxell Ribé.

172.

Más orden si todo está a la vista

Las vitrinas son muebles perfectos para almacenar el menaje, pero si va a estar a la vista, deberás prestar especial atención al oden. Así que si no te ves capaz, mejor opta por armarios de frentes opacos.

Butacas y mesa de centro de Oficios de Ayer.

173.

Los tonos que debes usar para decorar en invierno

El naranja y el rojo son colores cálidos, pero no son para las paredes precisamente. ¿Y entonces? Conseguirás el efecto con grises medios y oscuros, verdes -sí a los tonos botella u oliva- o azul petróleo. Vitrina de Taller de las Indias, sillas de Crearte, lámparas de techo de Karman y mesa de Meritxell Ribé-The Room Studio.

174.

Una vitrina que inspira ¡y mucho!

Este mueble se ganó este lugar privilegiado antes de empezar las obras. Les encantó esta versión tan especial y ligera de una alacena que permite lucir perfectamente la vajilla. Y es clave, además, porque inspira los tonos contraste de la cocina en: encimera, suelo y papel vinílico.

Mueble vitrina de Hanbel Monpas y bandejas de Muy Mucho.

 

175.

Un foco de atención

Sin cambiar las sillas ni la mesa, el comedor se renueva si pones una pieza voluminosa que acapare miradas. Una alacena antigua pintada de un tono llamativo o un cuadro repleto de pinceladas de color en un conjunto neutro.

176.

¿Papel secundario?

Hay muebles que decoran alrededor de la mesa y sillas que tienen mucho que decir en el conjunto. Entre ellas se encuentran las lámparas, una alfombra o muebles de almacén como alacenas, vitrinas o aparadores, que ayudan a organizar el menaje. Vitrinas de Taller de las Indias, sillas de Crearte, lámpara de techo de Karman, mesa de Maritxell Ribé-The Room Studio.

177.

Tipo vitrina

Si te gusta el estilo romántico y quieres darle a tu salón comedor un aspecto confortable y acogedor, esta librería, adquirida en Berenis Antigüedades, es tu mejor elección. Gracias a sus puertas acristaladas puedes ver todo su interior, resguardando a los libros del polvo. 

178.

Sistema de sujeción

Elegir el tipo de instalación (rieles, barras, galerías...) no viene condicionado por los metros de la estancia sino por la altura del techo. Si quieres ganar "altura visual" colócalas pegadas al techo pero puedes optar por el sistema de sujeción que más se adecúe a tu estilo. El sofá cama y las vitrinas negras -modelo Malsjo- son de Ikea. La mesa de centro, de Sacum y la alfombra, de Zara Home.

179.

Tés e infusiones con solera

Porque no las tomas, las compraste o te las regalaron y, aunque lo has intentado, no te gustan. O porque, sencillamente, tú eres más de café. Pues ¡manos a la obra! Revisa las cajas, las variedades y quédate solo con las que consumas.

180.

Un lugar exclusivo para los recuerdos

Destinar un mueble solo para los objetos y recuerdos de viajes es una buena idea para no tenerlos desperdigados por toda la casa. Una vitrina los dejará a la vista, pero recogidos. 

181.

Una vitrina acristalada

Es la pieza perfecta para reunir en un solo mueble toda la vajilla, sobre todo si esta es decorativa. Para que resulte más práctica, se ha equipado con ganchos para las tazas y cestas para tener en orden los cubiertos. Esta, es un diseño realizado a medida. 

182.

Había una vez... la casa de Silvia

Esta fue la casa del famoso escritor británico Tom Sharpe en la Costa Brava. Fue su refugio donde se inspiró para escrbir sus bellas novelas. Ahora es la casa de Silvia, que se inspiró en nuestras páginas para transformarla. 

183.

Colores arena, grises y tonos pastel

Visten unos interiores en constante comunicación con el exterior. Las sillas son de Maisons du Monde y los cojines, de Muy Mucho. La trona blanca, de Stokke. La mesa es de carpintero. La muñeca es de Blaubloom. El mantel verde es de Calma House. La preciosa alacena es un mueble antiguo que restauró la propietaria. 

184.

20.00 ¡A poner la mesa!

La pondrán sin problemas si les da el mínimo trabajo, que los niños pueden ser ¡muy comodones! Manteles, cubiertos y vasos deben estar cerca de la mesa, y a mano. La norma imprescindible: no acumular. Donde vayan estas piezas, que no tengan que apartar ni levantar otra cosa antes de encontrarlas.

185.

Vitrinas, un clásico que siempre funciona

Decoran y al tener cristal, no resultan cargantes a pesar de ser altas. Si las pones de dos en dos, simétricas, ganarás sensación de orden aunque lo que contengan sea muy distinto. Son del Taller de las Indias. Sillas, de Crearte. Lámparas, de Karman. De Meritxell Ribé.

186.

Un mueble con doble uso

 La vitrina le da un extra de almacenaje a la cocina y la zona abierta, ofrece baldas para decorar, dando un respiro al espacio del comedor, más relajante. Lámpara, en India & Pacific. Alfombra, en Sacum. Mobiliario diseñado por Gud. 

187.

Las protagonistas a la hora de comer

Este comedor y su enorme vitrina hacen un homenaje a las botellas de cristal. Las hay de todos los tamaños y colores, expuestas en lo alto y coordinadas con elementos como el mimbre.

188.

"Los armarios abiertos se llenan de polvo"

Es lo que tiene. Pero claro, ¡son tendencia y decoran mucho! ¿Solución? Coloca en vitrinas cerradas aquellos objetos que sean más complicados de limpiar. Los protegerás del polvo a la vez que decorarán.

189.

La mejor combinación

En esta cocina pequeña con barra, el blanco y la madera son el mejor tándem. Más aún si cuenta con una puerta corredera, perfecta para dar sensación de amplitud cuando está abierta y cerrarla cuando se cocina.   

Mobiliario de roble lacado a medida, estanterías y ventanas de madera, taburetes de Catalina House y campana extractora encima la barra de cocina. Es un proyecto realizado por Àbag Studio.

190.

¿Papeles apilados?, ¿en serio?

A veces con las prisas solemos dejar nuestras facturas, la correspondencia, los papeles del banco, el comunicado del ayuntamiento y tooodo lo que tenemos pendiente en un cajón del olvido o apilados en el escritorio. ¡Olvídalo! Ahí no vas a encontrar nunca nada y tampoco tendrás ni las ganas ni el tiempo de ordenarlo. Respira, toma valor y clasifica. Unos bonitos archiveros y cajas pueden ser tu tabla de salvación.

191.

Sexta clave: con sitio para decorar

Una zona de baldas o una vitrina te será útil para colocar tus libros y objetos bonitos. Esta vitrina puede ir con puertas o sin ellas. 

Vitrina, modelo Malsjö, de Ikea. 349 €

192.

Cambia un frente por una vitrina

El look será completamente distinto. Por un lado, la verás mucho más airosa y por otro, ganará luz. En Ikea puedes encontrar puertas por 25 €/ud. Aquí, los muebles son de Coton et Bois y el espacio está decorado por Asun Antó y Anna Ortiz. 

193.

Vitrinas y vajilleros

Son estandartes del estilo clásico. Y con cuarterones, más. Úsalos para exponer tus tesoros. 

Esta alacena de nogal patinado en blanco es de Billotta Kitchens. 

194.

Recupera y adapta

Si tienes la suerte de contar con una cocina con piezas antiguas como estas vitrinas, no las cambies por armarios nuevos con frontales de cristal. Sería una pena. Cambia todo lo demás y pinta su "caja" con el mismo color que el resto de muebles. Módulos bajos y encimera, de Ikea.

195.

Mezclas que funcionan

Meritxell huye del "todo a juego". Sin embargo, sus casas son armónicas y serenas. Y no aburren. Fíjate aquí: el suelo, de flores y las sillas, a rayas. La mezcla funciona y queda muy chic. Mesa, de Meritxell Ribé-The Room Studio. Sillas, de Crearte. Vitrinas, de El Taller de las Indias. Lámparas, de Karman.

196.

Estantería y vitrina

En lugar de una estantería de obra, una alternativa es elegir una librería tipo vitrina como esta en la que podrás guardar cualquier objeto resguardado del polvo.

197.

Almacenaje XL

En el comedor puedes tener una gran vitrina con cajones para guardar la cubertería y la mantelería. Así, tienes todo lo que necesitas para preparar la mesa junto.

Vajillero de Carpintería Sea Sistem, sillas de Cottage y servicio de mesa, en VTV.

198.

Recupera el pasado

 Si tu cocina es antigua y tiene piezas que merece la pena mantener, como tiradores o estanterías hazlo, ganarás personalidad y además ahorrarás. Como la estilista Conchita Crespo hizo en su propia cocina con estas vitrinas y el fregadero. El resto de muebles, los puso de Ikea. 

199.

A medida

Las vitrinas y alacenas son el complemento ideal para aquellos espacios vacíos en los que un mueble les aporta vida y estilo. Además de ser una pieza decorativa es un espacio de almacenaje más donde tenerlo todo en orden. Antes: 1.598€. Ahora: 639€. Dónde: Banak.   

200.

6. Mueble con escritorio secreter

Con la balda cerrada parecerá una vitrina común, con ella abierta, se convertirá en un útil escritorio en el que trabajar, pero en que también organizar las tareas y papeles. La vitrina y los grabados, de Adajo Decoración, en Carmina Sanz Decoración.

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de El Mueble?