Vitrinas

101 /273
00421131 vitrina de madera en el comedor . Una vitrina en el comedor

101.

Una vitrina en el comedor

Una de las mejores fórmulas para ordenar la vajilla en una alacena es que los platos estén todos en una misma zona y se genere como una línea visual. Aunque tengan diferentes tamaños, quedará bien, de hecho, todavía se verá más alegre. 

Mesa y sillas, de Cad Interiorismo. Lámpara de techo, en Pluslight Bcn Aparador, en India & Pacific. Papel pintado, de Flamant. Espacio de Bárbara Sindreu.
00389590 Comedor y mesa de estudio, con vitrina. Una vitrina tras el comedor-estudio

102.

Y una para el estudio-comedor

La interiorista Marta Tobella trabaja aquí: en su comedor. Es decir, tiene un espacio multifuncional. Una vitrina fue una solución perfecta para decorarlo. Por una parte, es un mueble asociado al salón comedor y por otra, podía utilizarlo para ordenar sus papeles y libros. Ideal, ¿no?

Mesa, sillas de mimbre y lámpara de pie, en Sacum. Vitrina, en Mercantic.

 

00461890 vitrina En azul y con tela de gallinero.

103.

Una vitrina marinera

El azul es definitivo, claro. Pero también las puertas con tela de gallinero en vez de cristal. Si hubiesen sido de cristal, la vitrina se hubiera visto más elegante. Con la red, gana rusticidad y desenfado. 

Vitrina realizada por Carpintería Vidal con pintura de Farrow & Ball. Lámpara de techo, de sobremesa y alfombra, de Cassai Home & Fashion. Catalina Socías.

 

00412902 Vitrina de madera y hierro. De madera y hierro

104.

¿Piezas en diferentes alturas? ¡Alegre desenfado!

No te preocupes si, al ordenar tu vitrina, tienes piezas de distinto tamaño y material. Hay quien lo prefiere todo igual y perfectamente alineado, pero en la variedad también está el gusto: combina piezas altas y bajas, le darán movimiento y la harán más alegre. 

Vitrina de madera de Mercader de Venecia. Espacio de Bárbara Sindreu.
00435533 Una vitrina  verde en comedor clásico. Una vitrina clásica

105.

De aire clásico

Pero muy personal gracias al suave tono verde de la madera. Decora el comedor, pero no con vajilla (que sería lo que cabría esperar) sino con libros, lo que da un punto muy elegante al espacio.

 

De Carla Roteaeche y Ana Pardo. Mesa y sillas, de Maisons du Monde.
00498767 Dos vitrinas iguales. Dos vitrinas iguales

106.

Dos iguales para la cocina

Permiten aprovechar hasta el techo la pared de la ventana y a la vez, actúan de separador visual de la zona de office de la de trabajo. Al ser vitrinas de puerta entera y cristal alargado, provocan el efecto óptico de hacer que el espacio se vea más alto.

Mobiliario diseño de Deulonder Arquitectura Domèstica. Sillas, de Flamant, en Luzio.
00466610 Un aparador vitrina en la cocina . Un aparador vitrina en la cocina

107.

En la cocina, un aparador-vitrina

Es la vitrina ideal para este espacio. Bajo una pared de cristal, da almacén extra a la cocina a la vez que la decora. Y para darle protagonismo, dos lámparas que la iluminan desde el techo.

Aparador, de Antic Rocamora. Lámpara de techo, de Pomax. Espacio, de Pia Capdevila.
00500915 juego de estantes y vitrina. Un juego de estantes y vitrina

108.

Vitrina y estantería, a juego

Queda bien esta combinación en hierro y madera. Muy urbana. Aquí, la vitrina cuenta con unos cajones en madera para guardar la cubertería. Un toque cálido que le va que ni pintado a la cocina del diseñador de Kökdeco Héctor Aguirre. 

Estantería, de Muebles Ébano. Vitrina, de Arpa. Proyecto de Kökdeco. 
00503647 Vitrina blanca en la cocina.

109.

Una vitrina siempre da calidez

Que una cocina total white no parezca un laboratorio tiene mucho que ver con el tipo de muebles elegido. Si tienen molduras, ya ganas. Pero si, además, añades una vitrina, tienes la calidez asegurada.

Mobiliario de madera lacada de Deulonder Arquitectura Domèstica. Encimera de Corian. 
00493826 Vitrina librería en estudio. Vitrina librería en estudio

110.

Una vitrina para el estudio

¡Qué gran idea! Un mueble de obra y unas puertas acristaladas antiguas. El resultado es una vitrina con mucho estilo para guardar los papeles y libros que necesitas en tu estudio.

Silla y cuadro, en Sacum. Espacio de Marta Prats. 
00492982 vitrina estrecha y alta de madera. En una esquina

111.

Siempre quedan bien

Las pongas donde las pongas y sean del material que sean. Mira aquí: no hay una pieza igual a otra en este salón. Y en cuanto a maderas, las hay naturales y pintadas. La vitrina siempre encajará bien en espacios eclécticos, así que, a la hora de elegirla, sigue solo tu impulso.

Sofá, de Matèria. Butacas, de Mavi Lizán. Vitrina, de Carolina Blue. Consola, de India & Pacific. Mesa de centro, de La Maison. 
 
00480528 vitrinas de madera en el comedor. Dos de madera en el comedor

112.

Rectas y en madera

Muy urbanas, suman calidez a este comedor decorado por Meritxell Ribé en el que el color gris de las paredes lo baña todo de sobriedad. Las puertas, acristaladas de arriba a abajo, las hacen muy muy ligeras a pesar de su tamaño. 

Vitrinas, de Taller de las Indias. Sillas, de Crearte. Lámparas de techo, de Karman. Mesa, de The Room Studio.

 

salon hacia la vitrina y el comedor 1280x961

113.

Una vitrina "urbana"

Vitrina no es sinónimo de clásico. Esta tiene un estilo más urbano y con tanto hueco para guardar tras puertas opacas va perfecta para el salón: así, se puede ocultar todo aquello que afea a la vista o provoca desorden.  

Vitrina, en India & Pacific. Lámpara, en Cado. Cajonera diseño de la decoradora. Sobre el sofá, da un toque cálido el cojín en color rosa pálido. Es de Filocolore y está confeccionado en lino. La alfombra de yute es de Filocolore.
Vitrina librería de madera en salón 00451593

114.

Madera y fibras, la pareja perfecta

Se lleva lo ecléctico. Puedes tener una vitrina de madera y que el resto de la decoración no tenga nada que ver con ella. Pero también puedes acompañarla por fibras. Es una pareja que nunca falla. Calidez a partes iguales.

Vitrina con madera pintada y envejecida 00348123

115.

Una vitrina de madera envejecida

Perfecta para piezas de vajilla con historia. Si quieres conseguir un look como este, apuesta por pintura chalk paint y luego, líjala de forma irregular hasta que salga el color original de la pieza. ¿Te gustaría ver más ideas de pinturas envejecidas? Aquí tienes unas cuantas.

Vitrina con vajilla y puertas abiertas 00332852

116.

Ordenar con cabeza

Hay que ordenar con cabeza si quieres que tu vitrina siempre se vea bonita. Tras las puertas de cristal, coloca las piezas más bonitas y reserva las menos vistosas para la zona de almacenaje con puertas opacas. 

 

Vitrina con fondo de papel pintado 00374064

117.

Con fondo de papel

Hemos visto vitrinas integradas en el espacio con pintura. Pero hay otra forma igual de bonita de hacerlo: con papel pintado. Aquí, se ha empapelado el fondo como la pared de la estancia ¡y mira qué efecto! 

detalle-de-alacena-abierta-con-vajilla -00409142

118.

Patinada para darle "años"

La vitrina ideal para guardar (y mostrar) vajillas tan preciosas como esta. Si tú también tienes una vajilla heredada que merece la pena ser vista, una vitrina es la pieza que necesitas. Patinada, como esta, ganará "antigüedad" con mucho estilo. 

libreria-oscura-con-vitrina-mesa-redonda-y-dos-sillas-00412168

119.

Una vitrina como librería

Puedes guardar tus libros en una clásica estantería de baldas abiertas o hacerlo con estilazo con una vitrina como esta. Además, las puertas acristaladas te permiten ver todos los libros y a la vez, resguardarlos del polvo.

Vitrina adquirida en Berenis Antigüedades.
comedor-abierto-al-salon-con-gran-mesa-de-madera-y-sillas-tapizadas 00371974

120.

Una vitrina librería con mucho "aire"

¿No te gustan las librerías muy llenas? Ordénalas colocando libros en vertical y apaisados. Conseguirás una vitrina bonita y a la vez muy ligera para decorar cualquier rincón sin abigarrarlo.

Mesa de centro, de Chehoma. Alfombra, de Zara Home. Mesa velador, de El Candelabro. 
comedor-con-con-paredes-con-papel-a-rayas-y-alacena 0e765a33

121.

Una vitrina en el mueble del desayuno

Si tienes espacio en tu cocina para un office como este, lo tendrás para una vitrina que te ayude a organizar lo que necesitas para los desayunos. Tazas, platos, cereales... Una forma de tenerlo todo ordenado, a mano y bonito.

Mesa, banco y mueble, diseñados a medida por Gud.
comedor-con-vigas-de-madera-y-paredes-verde-piedra 00361727

122.

Integrada con la pintura

En vez de decorar la pared con cuadros, hazlo con una vitrina, como aquí. Te dará un plus de almacenaje, llenará la pared sin abigarrarla y, si pintas su fondo como la pared del comedor, conseguirás integrarla mejor en el espacio.

El suave verde de las paredes pertenece a la carta de Farrow & Ball.

 

comedor-de-estilo-clasico-con-alacena  7f8d12f1

123.

Un mueble de salón reconvertido en vitrina

Pero sin cristales y con mucha gracia. ¿Sin cristales? Sí. En su lugar, rejilla de gallinero. Es el comedor de la estilista Conchita Crespo, que necesitaba una pieza especial para guardar su colección de porcelana húngara y reconvirtió esta antigua pieza en una vitrina muy personal. 

Mesa y sillas, en Mis en Demeure.
gran-comedor-con-techo-a-dos-aguas-y-ventanal-alporche

124.

Grande y en blanco: decorar dando luz

Solo las sillas la acompañan en el color. Una alacena en blanco, por grande que sea, nunca se verá enorme y conseguirá añadir luz a cualquier espacio. 

Mesa de El Corte Inglés, sillas de Mis en Demeure y alacena de Flamant, a la venta en Casa y Campo.
comedor-separado-del-salon-con-cristalera-y-mesa-redonda-y-sillas-tapizadas

125.

Una vitrina como separador

¿Cómo separar el comedor del salón en una misma estancia? Con una vitrina. Al ser baja, se podría haber dejado la vitrina sin pared ni techo, pero aquí se optó por acabar el tabique para aprovecharlo con radiadores escondidos y colocando un espejo que da intimidad sin restar luz.

Mesa de Mercantic, sillas de Luzio y vitrina de India & Pacific.
comedor-con-gran-mesa-de-madera-y-alacena-empotrada 00402350

126.

Grande y empotrada

Esta alacena tiene muchísima capacidad, pero al estar empotrada, no llena el espacio. Las puertas, pintadas de verde suave, dan un toque campestre muy dulce al comedor. 

Mesa realizada por Antic Daviu Quera y sillas, en Azul-Tierra.

 

comedor-con-mesa-de-madera-y-vitrinas 345446

127.

Como una vitrina expositora

Está claro. En una vitrina puedes guardar de todo. Aquí, la variedad es tan grande que le ha venido bien que la vitrina sea muy discreta. Aunque larga, es bajita, de madera lisa, blanquecina y sin molduras. Ideal para no llenar demasiado el espacio.

Mesa, sillas y vitrinas de Teklassic.
comedor-con-mesa-rectangular-de-madera-y-alacena-en-crema 00421097 78728dd9

128.

En perfecto orden

Una vitrina realizada en dos piezas simétricas nos da espacio para guardar, en un lado, la cristalería y, en el otro, la vajilla. Y una vitrina ordenada hace que el resto de la sala también se vea más ordenado.

Mesa y alacena, de Brocante Rocamora y sillas de Ikea.
comedor-clasico-con-mesa-ovalada-y-vajillero 00367717b

129.

Sin puertas para tus colecciones

¿Tienes una colección y no sabes cómo exponerla? Esta es una opción muy decorativa: una alacena abierta, sin puertas. El color blanco no compite con las piezas y las hace destacar.

La mesa ovalada y extensible es el modelo Provence de Taller de las Indias. Las sillas son de Oficios de Ayer.
comedor-con-paredes-empapeladas-con-disenos-de-periodico-y-vitrina 00409037

130.

Entre rústica e industrial

La mezcla de madera y hierro siempre funciona. Aquí, se ha rebajado el peso "industrial" con unos listones finísimos que no impiden ver el interior de la vitrina. Y al pintar el fondo de blanco, también se le ha restado dureza. 

Salón con gran vitrina alargada 00499460

131.

Puertas de cristal arriba y abajo

Las puertas de cristal aligeran las vitrinas muy grandes. Aquí son un acierto especialmente ya que la vitrina es muy voluminosa y ocupa toda la pared del salón. 

Sofá Grondlid, de Ikea. Mesa de centro, de Mercader de Venecia. Consola blanca, de Sacum. Mesa auxiliar, de Merc&Cía y alfombras Adum, de Ikea. En la zona de lectura, butaca y puf, de Ikea. Librería de teca, de India&Pacific. Mesa auxiliar redonda, de Little House.
Salón con chimenea y vitrinas

132.

Vitrinas simétricas para la chimenea

Tener una chimenea es tener un tesoro. ¿Un método para destacarla? Custodiarla por dos vitrinas iguales. Además, el hueco oscuro de la chimenea agradece el cristal de las puertas y el fondo blanco de las vitrinas. Un conjunto de piezas que se compensan.

Vitrina de madera clara y con fondo blanco

133.

La protagonista del comedor

Una vitrina puede, por sí sola, decorar un espacio. No necesita más. Como esta. Es una pieza antigua, en madera clara y con fondo blanco, lo que hace que, a pesar de su tamaño, resulte muy ligera y no abigarre el espacio. 

Vitrina antigua, en el Estudio Hoc Volo. Aplique de pared de Aromas del Campo.
Sala de estar con armario en tono azul decapado

134.

El poder del color

Pocas cosas transforman más un espacio que el color. Si has aborrecido esa cómoda, armario o alacena, mírala con otros ojos. O mejor dicho, con otro tono. Esta vitrina y esta silla viajas ahora son otras gracias al azul. 

135.

Vigas y pilares como protagonistas

¿Qué te parece si en lugar de mirarlas como un problema las vemos como una oportunidad? ¿Verdad que si fueran de madera te encantarían? Pues siempre las puedes convertir en protagonistas.

La solución. Existen opciones para forrarlas de madera, si le pagan a tu ambiente. Pero si buscas un look más urbano las puedes pintar de un color contrastado (incluso imitando el hierro forjado u oxidado) o, como en este caso, recuperar su estructura natural de cemento.

136.

La casa siempre en orden

Lo dicen los expertos y si aplicas este trucos para mantener la casa en orden, dejarás impresionado a tu suegra, se presente a la hora que se presente. Porque tu casa siempre será un templo de la organización. Allá va: nunca “sueltes” lo que quiera que lleves en la mano y que vayas a guardar antes de llegar al sitio donde debe ir.

Manteles beis y rosa en Zara Home y de lino en Filocolore, lámpara de techo y de pie en Icons Corner y cortinas en Tapicerías Toral.

137.

Aparador, vitrina o alacena. ¡Elige!

1. Vitrina modelo Karla de Maisons du Monde (850 €) 2. Aparador modelo Ivoine de Habitat (899 €) 3. Aparador modelo Córdoba de El Corte Inglés (745 €) 4. Aparador Stockholm 2017 de Ikea (349 €) 5. Vitrina modelo Rosario de Maisons du Monde (499 €) y 6. Aparador Sheldon de La Redoute Interieurs (349 €)

138.

S. Shabby

Se trata de un estilo deco que nació vinculado a las casas de campo inglesas. Hace referencia a los muebles recuperados, restaurados, pero los que lucen la pátina del tiempo en sus acabados. Parecen desgastados pero están bien cuidados.

139.

Blossoms se viste con…

1. Alfombra (179€), 2. Cojín (22,99€), 3. Sillón (350€), 4. Sofá (899€), 5. Mesa de centro (399€) y 6. Vitrina (850€)

140.

Una cocina que creció con la reforma

"La cocina estaba cerrada, era pequeña y muy oscura, así que la abrimos a la zona de día e integramos el lavadero para que fuera más amplia y luminosa”. Al estar abierta al salón, se optó por un diseño en blanco muy discreto, sin tiradores y los electrodomésticos se panelaron. Incluso se optó por una campana integrada en la encimera. 

El mobiliario lacado en blanco y sin tiradores es de TPC y las vitrinas gemelas de Antique Boutique.

141.

Dos vitrinas que dan color y personalidad

Para romper con el total look en blanco de la cocina, se recuperaron dos vitrinas de una casa anterior de la propietaria: “Dan color y un toque más antiguo, que contrasta con una cocina moderna y sobria”. Ahora, es donde la propietaria guarda la vajilla y, al estar de camino al comedor, resulta muy cómodo a la vez que decorativo. 

142.

Una pared de ladrillo visto en el salón

En la reforma integral se ha aprovechado para revestir una de las paredes del salón con ladrillo decorativo visto. Presupuesto: 80 €/m2.

Mesa en Kenay Home, sillas y alacena en Maisons du Monde y lámparas de techo en La Nave Home.

143.

Otra compra básica en el comedor: un aparador o alacena

Es un mueble perfecto para decorar y que además ayuda a organizar vasos, copas y platos. Escoge un aparador bajo, alto, una alacena o una vitrina. Esta puede ser con puertas de cristal o combinarlas con cajones o armarios en la parte baja. Un dato práctico: si el mueble incorpora algún cajón, es perfecto para guardar la mantelería.

Mesa en Kenay Home, sillas y alacena en Maisons du Monde y lámparas de techo en La Nave Home.

144.

En el rincón, un comedor office

Que la cocina fuera en línea, liberaba la pared frontal para colocar una vitrina y una mesa de comedor. La mesa, redonda, resulta más ligera. Y el cuadro y la vitrina ayudan a crear un rincón con aire de comedor y, a pesar de ser esta última grande, al tener las puertas de cristal, no abigarra el espacio. 

145.

Dos muebles con mucha personalidad

Así es cómo se aprovechó este pasillo, que comunica la entrada con la cocina y el salón. Delante de la cocina se optó por una original vitrina antigua y en la zona del salón por un mueble de herencia. 

Vitrina de Hanbel Monpas.
Via Pinterest Imdetec

146.

Vitrinas de pladur

También pueden realizarse. Por supuesto. E iluminarse, pero hay que tener en cuenta que "no es recomendable colocar luces que incidan paralelas al tabique puesto que se aprecian mejor los desperfectos, como en cualquier otro tabique", explican desde Tabitec. Esta pieza tendría un coste alrededor de los 500 €, sin incluir la pintura.

147.

Los “nunca, nunca” de Adelaida Gómez, de Orden Studio, para la cocina

Que nunca asuma la carga del orden una persona, tiene que colaborar toda la familia. Nada de guardar vajilla rota o sartenes desgastadas. Ya no solo por la energía "negativa" que generan sino porque es perjudicial para la salud. Y nunca abarrotes la encimera con electrodomésticos pequeños que no me dejen espacio para trabajar.

 

148.

Juega con la mezcla de estilos

El mix de estilos hace que este salón resulte muy personal. Los cojines incorporan el estampado floral —¡tan de primavera!— en tejidos ligeros.

Sofá, de Matèria. Butaca, de Mavi Lizán. Vitrina, de Carolina Blue. Consola, de India & Pacific. Mesa de centro, de La Maison. 

149.

¿Qué largo deben tener las cortinas?

¿A que es una duda que (casi) te corroe por dentro? Respuesta: nunca las dejes cortas. "Lo ideal es que no queden cortas ni largas, es decir, justo a ras del suelo. No obstante, hay una tendencia que se ve cada vez más y es hacer que la cortina se 'pose' en el suelo unos 5 cm, arrastrando un poco de tela", explica Beatriz. 

Vitrina de Taller de las Indias, sillas de Crearte, lámpara de Karman y mesa de Meritxell Ribé-The Room Studio.

150.

Una vitrina antigua como protagonista

Es antigua y es la pieza más especial de toda la casa y no querían que nada compitiera con ella, por lo que apostaron por darle el máximo protagonismo. 

Vitrina antigua, en el Estudio Hoc Volo. Aplique de pared de Aromas del Campo. 

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de El Mueble?