Mobiliario infantil

201 /239

201.

Detalles felices.

 Guirnalda de lino de Filocolore, muñecos de Piccolo Mondo y jarrón de Távola.

202.

La habitación de su hijo

La cama es de VTV y los cojines de Lexington, adquiridos en Coton et Bois. Mesa de cristal de Habitat.

203.

Con vistas al mar

Los papeles pintados de los dormitorios los escogieron las hijas de los propietarios, y otorgan un punto extra de calidez. 

Silla de Mercader de Venecia y lámpara, en Biosca & Botey. Pufs de rombos de Nobodinoz.

204.

Dormitorio infantil

En esta casa, incluso las estancias internas poseen una gran conexión con el exterior, ya sea a través de los grandes ventanales enfrentados al Mediterráneo o bien con elementos decorativos de inspiración marinera.  

Colchas de Clarke & Clarke. Manta y muñecos superhéroes, de Zara Home. Bolos de madera de colores, de Nobodinoz.

205.

Habitación infantil.

Escritorio y silla de Velafusta. Colcha y cojines de Filocolore.

206.

La sala de juegos.

El mobiliario lacado en blanco es un diseño de Meritxell Ribé. Arrimadero de Orac Decor y alfombra  de La Maison.

207.

Hacia la terraza

 Cortinas y butaca tapizada por Tejeduría de Don Ramón, estantería de Ikea y manta de Zara Home.

208.

Dos niñas, dos colores

 El papel pintado define el tema de las habitaciones. En este caso, se ha optado por los animales.

209.

Dormitorios gemelos

Las camas, la estantería y los papeles pintados proceden de Pia Capdevila I & E. Y las colchas y los cojines, de Filocolore y Homie by GC. 

210.

Dos niñas, dos colores

 El papel pintado define el tema de las habitaciones de las niñas. En este caso, dominan las princesas.

211.

Dormitorio de niña con salida a la terraza.

Cama de madera, de Estudi Carme Pardo. Los plaids proceden de Filocolore. 

212.

Con un dosel y cojines

. “Quise que la habitación de Carla tuviera una zona de lectura que fuera al mismo tiempo como una cabaña. Lo logré con un dosel colgado del techo, una alfombra y unos cojines”.

213.

La habitación de Carla.

Cama, mesilla, armario y lámpara de Mobel Baby. Funda nórdica de Textura. Dosel, cojines, guirnalda y lámpara de techo de Filocolore. Los cuadros sobre el cabecero son obra de Laura Pérez.

214.

Zona de juegos

. Mesa y sillas de Ikea. Alfombra de Lorena Canals, guirnaldas de Decoandkids y cestos de Matèria.

215.

Habitación de la niña.

Cama de Ikea. Papel pintado de Fermliving. Juego de cama y cojines de Nobodinoz. Puf de Mipuf y lámpara de Maisons du Monde.

216.

Sitio para guardar.

No falta almacenaje en este dormitorio. A los dos amplios cajones bajo la cama hay que añadir el armario oculto en el cabecero y la completa estantería.

217.

El estilo nórdico está de moda.

La habitación tiene un sutil aire nórdico gracias a que una pared está forrada con papel de rombos de un delicado color mint.

218.

Detalles cuidados

. Cojines y peluche en azul y blanco

219.

Dormitorio infantil.

Litera con casita y escalera, de Knowhaus. Peluches de Coton et Bois. Estor de La Maison.

220.

Habitación infantil niñas rosa literas.

Habitación Infantil

Las niñas comparten dormitorio. Papel pintado de Dijous. Ropa de cama 
de Filocolore y ventilador de Inthai.

221.

Literas diseño de Laura Ehlis habitacion infantil.

Con almacenaje

Literas diseño de Laura Ehlis, de madera de roble, realizadas por Tot Fusta y pintadas de blanco, como el armario.

222.

Habitación para dos.

Alfombra de Gra, cesto y fundas nórdicas de Filocolore, colcha estampada de Merc&Cia. Cojines de Lu Ink, Thinkinghome y Filocolore.

223.

Banco y zapatero.

Perfecto para que la habitación esté siempre ordenada.

224.

Zona de estudio.

Con muebles a medida, proyectados por Thinkinghome, el estudio de Cristina Pérez. Sillas de Sacum y flexo de El Corte Inglés.

225.

Todo en orden.

Armario diseñado por Marta Prats, con tela estampada de Oyambre.

226.

Dormitorio infantil.

Cama y escritorio a medida, diseñados por Marta Prats. Ropa de cama de Filocolore.

227.

Especial para ella.

Emma, en un columpio de Mercader de Venecia. Pufs de Sacum. Librería diseñada por Marta Prats.

228.

Zócalos, ¡buena idea!

 Rascadas, pintadas, golpes... Protege las paredes de la habitación de los niños con un zócalo. Píntalo de tono oscuro para que sea más sufrido y, el resto de la pared, en un color claro.

229.

Dulces sueños.

Alfombra Hippy de KP, colcha de cuadros, similar en Laura Ashley Banqueta de Fronda y cojín de lunares de Anmoder.

230.

La habitación de la pequeña Valentina.

Letras en blanco y pequeños ratones en tonos malva dibujan una cenefa a unos centímetros del techo. Deja volar la imaginación a la hora de decorar la pared: la pintura mural hace únicos los dormitorios. En esta habitación, las paredes, pintadas en tono tierra, aportan calidez. ¿El resto? En malvas, lilas y berenjena. ¡No olvidemos que es el dormitorio de una niña!

Cómoda diseño de la decoradora Marta Biosca, pintada por Arts & Claus. Pintura decorativa de Studio Stencil.

231.

La dulce habitación de una princesa.

Es muy sutil, pero aún así logra que la vista se pose curiosa sobre la pared y lea: “al levantarse, los ratoncitos pequeñitos juegan a pilla pilla”. Es la fuerza decorativa de la pintura mural, que consigue transformar y personalizar cualquier rincón. El moisés con dosel y la cómoda, lacadas en malva. La butaca, ideal para saborear el placer de dormirla en brazos, tapizada en berenjena.

Moisés a medida de Marta Biosca. Butaca de Dijous y cortinas de Bellora.

 

 

232.

Decorar con colores vivos.

A la madre de Nicolás le encantan los colores fuertes. Pero no sabía cómo introducirlos en el dormitorio de su hijo. Las decoradoras de Me & You la ayudaron a encontrar la solución: utilizaron esos tonos vivos como pequeñas pinceladas –un cojín, un plaid, unas cajitas...– sobre un marco neutro en gris topo.

Cuna de DM lacado y cajas en varios colores, también de DM. El cubrerradiador incluye armarios laterales.

233.

Un resultado muy actual.

Gracias a la combinación de colores. Edredón ajustable y protector de cuna de Me & You, como el muñeco y el cojín con el nombre bordado.

234.

Una habitación, dos espacios.

Dos mullidas alfombras (en Piccolo Mondo) se encargan de delimitar los espacios y así, los mayores pueden dibujar mientras mamá se ocupa del más pequeño. Un arrimadero de madera en gris claro protege las paredes, que en la zona del bebé se han decorado con un original mural pintado por Silvia Muñoz para Piccolo Mondo, con unos simpáticos ositos que caminan sobre el arcoiris. Los muebles se han elegido con visión de futuro: la cuna se transforma en cama y, junto a la mesilla y los estantes, podrá equipar el dormitorio unos cuantos años.

Cuna, mesilla y estante de la colección Aspas de Piccolo Mondo.

235.

Pon todo al alcance de la mano.

Al dormir, cambiarle el pañal, darle el pecho... ¡Un bebé depende por completo de ti! Por eso, su primera habitación debe estar pensada para que el recién nacido se sienta cómodo pero con todo al alcance de la mano para que cuidarlo sea más fácil. 

En esta habitación, con mucha luz, las ventanas se visten con estores de Ikea y cortinas de lino de Maison Decor. Funda nórdica y maleta, de Piccolo Mondo, como la manta con ribete rosa y el cojín crudo.

236.

Camas nido

 Para habitaciones con poco espacio son una opción perfecta para almacenar. En vez de cajones, instala otra cama para que tus hijos puedan invitar a sus amiguitos a dormir. La cuna, la mantita rosa, la lámpara de pie y las cajas estilo sombrerera y los cojines de botó y blanco son de Piccolo Mondo. Cojines de pelo y volante de Zara Home y cortinas de Diseño Textil. 

 

237.

Conseguir más amplitud

Aunque no haya metros, puedes conseguir un cuarto espacioso con algunos trucos. Pinta las paredes en tonos claritos, incluso el parquet, y prueba a vestir la cama con una colcha blanca. Lámpara en Dijous y alfombra, en Magatzems Serra. Armarios de Sienna Design. Butaquita beige, caballos y corazón, de Coton et Bois.

238.

Hoy cuna, mañana litera.

 Cojines beige de Coordonné, azules de Zara Home y de suelo de Coco-Mat. La manta de la cuna es de Zara Home y la de la litera de Coton et Bois, igual que los cestos de mimbre, el plaid azul, las cajitas y los ositos.

 

 

239.

Una zona de estudio que ahora se ve y luego no se ve

Cuando no hay demasiado espacio, una de las mejores opciones es proyectar el dormitorio de tu hijo a medida. Esto permitirá tener todos los elementos que necesitas en el espacio del que dispongas. La zona de estudio de este dormitorio se oculta bajo las literas cuando no se usa, dejando la habitación más libre. El mueble integra cama, cajón y escritorio.

Mobiliario a medida y mural realizado por Dijous.

 

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de El Mueble?