Muebles de dormitorio

51 /79
Dormitorio con cama principal con cabecero en capitoné, pared en rayas verticales y gran vental con luz natural. De aquí al cielo.

51.

De aquí al cielo.

En esta propuesta de Pia Capdevila, las rayas gruesas verticales del papel pintad crean sensación de mayor altura.

Dormitorio con cómoda en y cabecero con capitoné, téxtiles en azul y paredes en tonos tostados. Azul y marrón.

52.

Azul y marrón.

El azul de la ropa de cama y el marrón de la pared combinan a la perfección con otros muebles de estilo clásico como el cabecero en capitoné o el banco a los pies de la cama. Esta propuesta pertenece al estudio Galán Sobrini.

00326614 11. Con ventanas adaptadas a la buhardilla.

53.

Con ventanas adaptadas a la buhardilla.

 Su techo abuhardillado se ha salvado con un mueble a medida bajo las ventanas. Para vestirlas, se ha optado por estores, que no molestan para abrir los armarios. 

Dormitorio campestre con vigas en blanco y puertas como cabecero. Con piezas singulares

54.

Con piezas singulares

La banqueta y, sobre todo, las puertas recuperadas a modo de original cabecero, dan a este dormitorio una pátina vivida y tradicional que el espacio, por sí solo, difícilmente transmitiría. Banqueta, de Antonio Ortinez.

Dormitorio abuhardillado con paredes y techo en blanco. Texturas naturales

55.

Texturas naturales

Envuelve tus sueños de calidez con una cuidada elección de los materiales. Aquí, paredes y suelo se han vestido de madera, lo que garantiza confort y un plus de calidez. ¿Y para los textiles? Lino, mohair, lana... Caricias abrigadas. Manta a cuadros de Ezcarai.

Dormitorio rústico con teho de madera y ventana al bosque. Un mirador en el Pirineo

56.

Un mirador en el Pirineo

Cuando tienes un ventanal como este, de suelo a techo, poco importa que las paredes y el techo sean de madera y de una tonalidad intensa. Es más, la madera aquí caldea la fría estampa nevada del otro lado de la ventana. Banqueta, en Natura Casa.

Dormitorio rústico en buhardilla con paredes de madera. Decorado por la madera

57.

Decorado por la madera

Cuando tienes unas paredes y un techo así –se han revestido con tablas antiguas de castaño que se tiñeron en blanco–, lo suyo es darle protagonismo. De hecho, aquí se ha prescindido de toda pieza de mobiliario que no fuera estrictamente necesaria. Carpintería, de Era Carrola.

Dormitorio rústico con techo de vigas de madera, armarios de madera y pared del cabecero con papel pintado que imita el cuero. ¡Más madera!

58.

¡Más madera!

Desde el espectacular techo a dos aguas y el pavimento hasta los armarios a pie de cama y el resto de mobiliario. La madera es, sin duda, la gran protagonista de este dormitorio. Armarios, diseño de Jorge Laucirica.

Dormitorio rústico en buhardilla con techo de madera en blanco. Mi refugio privado

59.

Mi refugio privado

Ya puede nevar fuera, que de la cama no te sacan. ¡Y no es para menos! Para suavizar el peso visual de la madera, toda la viguería de pino se pintó en blanco. Cabecero, diseño de la arquitecta Cristina Carbonell.

Dormitorio rústico con aire provenzal en blanco. Campestre y romántico

60.

Campestre y romántico

La cama, la lámpara, la ropa de cama en blanco y rosa... Todo en este dormitorio se alía para crear una atmósfera delicada y femenina. Cabecero de Maisons du Monde y mesilla de Oka.

Dormitorio rústico con vigas de madera, cama con dosel y chimenea. Arropar los metros

61.

Arropar los metros

La amplitud de este dormitorio se ha vestrido con una cama con dosel, que con su simple presencia, parece recoger el espacio a su alrededor, haciéndolo más acogedor. Cama y mesita de noche, de Antonio Sánchez.

Dormitorio rústico con vigas de madera en blanco y vistas al campo. Las mejores vistas

62.

Las mejores vistas

Despertarse con estas vistas al prado es un lujo que no tiene precio. Y precisamente para que nada compita con ellas se ha optado por una decoración sobria en la que nada despunta. Cómoda, banqueta y cortinas de Il Coc Interiors.

Dormitorio rústico con vigas de madera y chimenea de hierro. Más cálido, imposible

63.

Más cálido, imposible

Entre el techo y el suelo de madera y la chimenea que caldea las noches más frías, este dormitorio transpira calidez por las cuatro paredes. Cama y chimenea de hierro realizadas por Integra. Butaca, de Frajumar.

Dormitorio rústico con vigas de madera en blanco y paredes de piedra. El rústico más luminoso

64.

El rústico más luminoso

 Este dormitorio demuestra que rústico no es sinónimo de oscuro. La pared de piedra y la gran viga de madera se han equilibrado con un suelo y unas paredes en blanco, que llenan de claridad la estancia. Banqueta, de Almazen.

Dormitorio rústico con vigas de madera y muebles recuperados. Sabor tradicional

65.

Sabor tradicional

Gracias, en gran medida, a las piezas de herencia, como la cama con el gran cabecero de madera y la cómoda. Las paredes encaladas, el suelo de barro y las vigas de madera refuerzan su carácter auténtico.

Dormitorio rústico con vigas de madera, chimenea y rincón de estar. ¡De aquí no me muevo!

66.

¡De aquí no me muevo!

¿Y quién lo haría? Con su rincón de estar frente a la chimenea y salida directa jardín, ¿qué más se puede pedir? Mesita de noche, cajonera y apliques, de la Jaula del Grillo. Sofá de La Casa de los Tomillares.

Dormitorio rústico con vigas de madera y cama con dosel. Suavizar la piedra

67.

Suavizar la piedra

Rústico, sí; pero con un matiz romántico. Y todo gracias a la cama con dosel y, sobre todo, las vaporosas caídas en blanco. Cama de Becara y cortinas de Jardin d'Ulysse.

Dormitorio con pared empapelada y cabecero hecho con una puerta antigua. Una puerta convertida en cabecero

68.

Una puerta convertida en cabecero

Atrévete, verás cómo el resultado te encanta. Aquí, se ha elegido una pieza rústica que casa a la perfección con el papel pintado que simula cañitas. Para "aligerar" la cama, se ha optado por textiles en blanco y malva, como el plaid con florecillas de Culdesac Concept Store, que ilumina el conjunto.

Dormitorio clásico en finca regia con corona y dosel. Con corona y dosel

69.

Con corona y dosel

En este dormitorio, de arquitectura regia, le va como anillo al dedo. La corona, a juego con el cabecero de madera labrada (ambos, de Becara), refuerza el aire clásico de la estancia. La ropa de cama en blanco cede el protagonismo al plaid y los cojines dorados, con lentejuelas y bordados, que ponen la nota sofisticada.

Dormitorio con pared del cabecero en verde. Una cama arropada por el color

70.

Una cama arropada por el color

¿Quién necesita un cabecero cuando tiene una pared panelada y pintada en verde? Y cuando sea necesario, unos cuadrantes hacen esta función. Presente también en la ropa de cama, el verde se ha acompañado del blanco y del beige, que lo hacen más luminoso y alegre si cabe. Plaid acolchado de Filocolore.

Dormitorio con banco a medida bajo la ventana. Texturas abrigadas

71.

Texturas abrigadas

Lana, terciopelo, lino, ratán... Para vestir esta cama se ha optado por texturas naturales y cálidas, que garanticen un confortable descanso. La funda nórdica y los cuadrantes beige son de Filocolore, la manta de lana verde y la blanca son de Matèria. El cojín de rayas es de Sacum y los pequeños, a la venta en La Maison.

Dormitorio en blanco con cabecero tapizado en capitoné. Sueños en blanco

72.

Sueños en blanco

El blanco es un clásico que nunca falla para vestir la cama. Para que no quede demasiado "plana", juega con las texturas y combina diferentes complementes textiles, como cojines de distintos tamaños, plaids o mantas. La manta de lana en ochos, a juego con un par de cojines, y el edredón son de Rivièra Maison.

Dormitorio con cabecero tapizado hasta el techo. Un cabecero XXL

73.

Un cabecero XXL

¿Y por qué no prolongar el cabecero hasta el techo? Es una opción muy decorativa que, a la vez, ofrece un extra de calidez, sobre todo si el cabecero es tapizado, como aquí. Y es que a nivel práctico, el cabecero actúa de aislante térmico y acústico. Este es de Maisons du Monde.

Dormitorio abuhardillado. Un mural como cabecero

74.

Un mural como cabecero

Aquí se ha prescindido del tradicional cabecero en pro de un original mural que simula las tradicionales costuras del cuero. Esta original propuesta, de Marina & Co., refuerza la atmósfera natural del dormitorio y da un plus de calidez. Las mantas son de Matèria y MIKMax.

Dormitorio en finca regia con dos grandes ventanales. Una cama bien abrigada

75.

Una cama bien abrigada

Con una cama así, ¡no hay frío que pueda! Si quieres que la tuya sea igual de apetecible, juega con distintas texturas mullidas pero poco pesadas que no impidan moverte con comodidad –terciopelo, mohair, acolchados...– y elige una gama de colores cálidos que le den un aire acogedor y luminoso. ¡Éxito garantizado!

Dormitorio con ropa de cama en azul y rosa. En azul y rosa

76.

En azul y rosa

Colores fríos, como el azul, dejan de serlo combinados con rosas y motivos florales, como se ha hecho aquí. Si aún así quieres reforzar su calidez, apuesta por vestir la cama con un edredón mullido y plaids y mantas de texturas abrigadas. ¡Y adiós al frío!

Dormitorio con librería tipo puente alrededor de la cama. Envuélvete de libros

77.

Envuélvete de libros

¿Te apasiona la lectura? ¡Convierte tus libros preferidos en tu cabecero! Como aquí, que se ha planificado una librería tipo puente que salva la ventana. Sírvete de unos mullidos cuadrantes para garantizarte un apoyo cómodo y ten a mano una manta para arropar tus momentos de lectura. Esta, de Zara Home.

Dormitorio con techos abuhardillados de madera. Un cabecero en capitoné

78.

Un cabecero en capitoné

¿Sueles leer en la cama? No lo dudes: apuesta por un cabecero tapizado, te aseguras un respaldo mullido sin necesidad de completarlo con cojines. Aquí, se ha elegido un discreto diseño en capitoné que cede el protagonismo a la arquitectura de la propia estancia, de techos abuhardillados y revestidos de madera.

Zona de vestidor con mueble bajo y armario empotrado. Creando ambientes.

79.

Creando ambientes.

El mueble libería-zapatero diferencia ambientes sin separarlos. Lámpara con base de libros y jarrón, en Cado.

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de El Mueble?