Librerías

1 /1316
Librería de DM con cuatro baldas de pared a pared como escritorio y biblioteca 00425347

1.

Una librería sencilla y equilibrada, por Irma Aleu y Rosa Viñets

Cuatro baldas a medida realizadas en DM y ubicadas de lado a lado de la pared componen esta sencilla y equilibrada librería en la zona del despacho. De este modo, la primera balda se destina como mesa de escritorio, y el resto actúan como biblioteca. La fórmula perfecta para aprovechar el espacio y crear un rincón tan versátil como funcional, siempre con la estética en el punto de mira.

Librería de DM realizada a medida. Silla, de Arkitektura. Cestos, de IKEA. Cortinas, de Güell-Lamadrid.
Salón comedor de diseño moderno con mesa de estilo industrial y librería de pared a pared realizada a medida en color blanco 00449747

2.

Una librería de pared a pared, por Mónica Klamburg

Para potenciar el efecto simétrico de esta librería realizada a medida de pared a pared, la mesa del comedor se situó justo en el medio. Este truco también te servirá en el salón a la hora de colocar el sofá. ¡No olvides ponerlo en práctica!

Mesa, sillas y banco, de Mercantic. Sofá, de India & Pacific. Alfombra, modelo OSTED, de IKEA.
Salón decorado en gris con librería de obra de estilo clásico tipo puente 00510216 O

3.

Una librería estilo puente, por Elena Eyre

Perfectamente integrada en el color gris que domina la estancia, esta librería de corte clásico aprovecha el espacio sobre la puerta que accede al comedor para crear una estructura tipo puente que ofrece más almacenaje.

Sofá, de Gómez del pulgar. Mesa de centro, de Coton et Bois.
Salón con boiserie de color gris, con chimenea y librería 0373 b6ecf975 2000x1333

4.

Una boiserie con librería incorporada, por Elena Eyre

La decoradora Elena Eyre transformó esta elegante boiserie en dos librerías gemelas que quedan separadas mediante la chimenea. Cuatro baldas de madera y una trasera en color gris actualizan el diseño del mueble para equilibrar su estética clásica con el look moderno del salón.

Sofás de Gómez Del Pulgar y mesa de Coton Et Bois. 
Salón de estilo clásico con librería simétrica dos sofás tipo Chester de piel 00505509

5.

Una librería en un salón clásico, por Aurora Monasterio

Esta librería concebida por la decoradora Aurora Monasterio, vuelve a ejemplificar lo acertado de apostar por la simetría. De nuevo, la chimenea es el elemento que separa las estanterías empotradas realizadas en madera, material noble por excelencia que casa a la perfección con los sofás tipo Chester. 

Librerías y mesa de centro, diseño de la decoradora Aurora Monasterio. Puf FÄRLÖV, de IKEA. Espejo, de Maisons du Monde. Alfombra, de Nacho de la Vega.
Librería a medida diseñada bajo el hueco útil de la escalera 464970

6.

Una librería en el hueco útil de la escalera, por Ana Blanco y Fran Mengíbar

El hueco útil de esta escalera se aprovechó de la forma más ingeniosa, con una librería de obra que ha dado lugar a un coqueto rincón de lectura donde no faltan la butaca de fibras naturales y el reposapiés a juego.

Salón con paredes pintadas de gris, librería de estilo industrial y chimenea clásica de mármol 00480522

7.

Una librería industrial, por Meritxell Ribé

Jugar con los contrastes no solo implica el color, también puede afectar al estilo. En este salón, por ejemplo, la interiorista Meritxell Ribé diseñó una librería de carácter industrial con estructura metálica y baldas de madera que contrasta con el look clásico de la chimenea de mármol y las molduras del techo. El color seleccionado para las paredes también potencia el ambiente moderno de la sala.

Librería diseño de la decoradora y butaca de Crearte.
Salón de estilo señorial con librería empotrada, chimenea, sofá blanco moderno, mesa de centro con sobre de mármol y mesa auxiliar de madera 00470668 a1289aad 1380x2000

8.

Una librería con reflejo, por Miriam Barrio

Está claro que las librerías empotradas son las mejores cuando se trata de aprovechar los metros cuadrados, pero si a eso le añades un fondo de espejos conseguirás que el salón parezca el doble de amplio. Un truco maestro de la interiorista Miriam Barrio en este luminoso salón de corte señorial.

Sofá hecho a medida por Tapicería Marcasal. Espejo, en Taimo. Pavimento de madera de roble, de Azul Acocsa. Espacio decorado por Miriam Barrio.
Dormitorio con librería de obra tipo puente sobre la cama 00466562

9.

Una librería alrededor del cabecero, por Aurora Monasterio

La interiorista Aurora Monasterio construyó en su propio dormitorio una práctica librería con estructura tipo puente que enmarca la cama y se fusiona con el color blanco de las paredes. ¡Esto sí que es aprovechar el espacio!

Librería, diseño de Aurora Monasterio. Banqueta y mesitas de noche, modelo Pekin, en La Nave Home. Lámparas de IKEA.
Salón con librería empotrada, mesa de centro redonda de madera, mecedora de madera envejecida, butaca, puf de fibras y sofá sobre alfombra de pelo corto beige 00489030

10.

Una librería empotrada, por Bárbara Siegfried

Las librerías empotradas son la mejor opción para salones en los que resulta imprescindible aprovechar cada centímetro, ya que no entorpecen el paso. Si además eliges los estantes con formas simétricas el conjunto se verá más ordenado. Recuerda que deben tener un mínimo de 20 cm de fondo.

Sofá, puf y alfombra, de IKEA. Mesa de centro, en El Globo Muebles. Butacas, en Francisco Segarra. Lámpara de pie, en B&B.
Salón con home office decorado en tonos verdes y librería empotrada

11.

Una librería muy completa, por Natalia Gómez Angelats

La decoradora Natalia Gómez Angelats sabe lo importante que es contar con una zona de trabajo bien ordenada, por eso diseñó una librería muy completa con varios módulos de suelo a techo y apliques de latón, y una tercera estantería con baldas irregulares adaptadas al espacio de la pared.

Butacas, sofá y cojines diseñados a medida por la interiorista. Mueble bar y lámpara de mercadillo. Alfombra de Gra BCN.
Salón con librería empotrada en color blanco, diseñada por Paula Duarte 503532

12.

Una librería con distribución top, por Paula Duarte

Esta librería refleja muy bien la importancia de no abarrotar el espacio. Para darle mayor estilo y dinamismo, la interiorista Paula Duarte reservó las baldas superiores para colocar unas bonitas cestas de fibras naturales. Además, los libros se intercalan con plantas y otros elementos como ilustraciones enmarcadas, dando forma a una estantería que desprende personalidad.

Librería y sofá, de Paula Duarte. Mesa de centro, de Maisons du Monde.
Salón en blanco con chimenea, espejo tipo ventana y dos librerías gemelas

13.

Una librería ingeniosamente dividida, por Asun Antó y Anna Ortiz

Esta librería realizada en DM y diseñada por las decoradoras, juega con la simetría para crear un ambiente lleno de armonía visual en el salón. El estilo clásico de las puertas de los armarios combina con el marco de la chimenea y culmina con un precioso espejo tipo ventana con el marco decapado. Todo en color blanco para ganar aún más integración. Sencillamente impecable.

Librerías, de DM, chimenea y espejo, todo realizado a medida por Coton et Bois. Alfombra, de Filocore. Mesa de centro y estores, de Coton et Bois.
Salón de estilo nórdico decorado en color blanco con una librería baja situada bajo la ventana 00406035

14.

Una librería baja, por Pia Capdevila

Las librerías bajas nos encantan porque permiten aprovechar huecos difíciles, como por ejemplo, bajo las ventanas. Esta librería en forma de L diseñada a medida se adaptó a la estructura de la habitación para ganar más almacenaje, y para acompañarla y crear un rincón de lectura de lo más completo, Pia Capdevila colocó una preciosa butaca con su lámpara de pie a juego.

Mesas de centro con bandeja a medida, de Treku. Lámpara de pie, en el estudio de la decoradora. Butaca, en Azul-Tierra. Alfombra, en Francisco Cumellas. Librería, de DM e interior de madera, realizada a medida según diseño de la decoradora. Pavimento, de parque de roble, de Parador.
Salón con dos librerías empotradas simétricas a cada lado de la chimenea

15.

Una librería familiar, por Cristina Mateus

La interiorista Cristina Mateus diseñó esta librería simétrica para una familia de ávidos lectores. Si te fijas, la primera balda cuenta con más altura que el resto, ya que es el lugar destinado a los libros de los niños. De este modo, ellos mismos pueden coger y guardar sus libros con total independencia.

Sofá, de Maisons du Monde. Librería de pladur, diseño de la decoradora. Alfombra, de Gra. Butaca, mesas de centro y espejo, de Sacum. 
Salón comedor con librería empotrada en color gris oscuro y sofá en L 00417766

16.

Una librería que es puro contraste, por Helena Llorente y Cristina Batlles

Si quieres llevar la atención hacia un punto concreto de la estancia, una manera de conseguirlo es jugando con los colores y sus contrastes. El gris oscuro de esta librería empotrada realizada a medida en DM lacado, junto a los estantes simétricos, da lugar a un fondo equilibrado con el peso visual justo para no restarle protagonismo al resto del salón. ¡Copia la idea!

Librería de DM lacado, sofá y mesa de centro, de The Room & Co. Puf, en Mercader de Venecia. Alfromba Bolon, de Alterra. Pavimento, de Jatoba.
Zona de estudio con librería antigua, mesa clásica redonda, y dos sillas de madera, todo con estilo rústico 00412168

17.

Una librería vintage, por Mónica Garrido

Si cuentas con un amplio salón o zona de estudio, puedes permitirte el lujo de elegir una de esas librerías antiguas que gozan de tanto encanto y presencia. La interiorista Mónica Garrido no tuvo ninguna duda a la hora de decorar esta casa de campo con espíritu rústico y clásico. Para que la librería destacara aún más y no resultase demasiado seria, el interior se dejó con la madera al natural.

Librería, adquirida en Berenis Antigüedades. Mesas, de Mompas. Sillas, adquiridas en Londres. Pavimento, de madera de roble, de Detarima.
Salón separado del dormitorio por una librería de color blanco 00443388

18.

Una librería como divisor de ambientes, por Carolina Verdugo

En pisos pequeños que requieren separar estancias abiertas para ganar privacidad, una librería puede ser la solución más útil, sobre todo si cuenta con estantes por ambos lados. Lo más importante es que evites sobrecargarla de libros y elementos, ya que así solo conseguirías abarrotar y empequeñecer aún más el espacio visual. En esta librería, por ejemplo, el hueco central exhibe dos ilustraciones y un jarrón, dejando un espacio libre a su alrededor que genera sensación de ligereza a la vez que se potencia la altura.

Butacas, en Mimub. Mesa de centro, de la firma sueca Bruka. Librería, realizada por MJ Figueroa.
Comedor con gran librería de pladur de cuatro cuerpos 00458367

19.

Una librería de pladur a medida, por Natalia Zubizarreta

Si buscas integración total, necesitas una librería de pladur en tu salón. Como el diseño es a medida, podrás adaptar la librería a tu gusto, pero si requieres mucho almacenaje y cuentas con techos altos, lo ideal es construir una librería de suelo a techo. También puedes combinar las baldas con los armarios para ganar un almacenaje más discreto, ideal para guardar todo aquello que no deseas mantener a la vista. Un consejo: trata de añadir siempre algún elemento decorativo para evitar sobrecargar el espacio visual con demasiados libros.

Mesa, en Maisons du Monde. Sillas y alfombra, del estudio de la decoradora. Librería de pladur, realizada a medida, diseño de la decoradora. Butaca, de Bazar. Lámpara de pie, de Pratka.
Salón con librería diseñada a medida en color blanco 00490924

20.

Una librería bien iluminada, por Asun Antó y Javier Baldrich

En esta librería se dispuso un aplique por cada columna, de manera que por las noches la biblioteca quede perfectamente iluminada. Al tener el color blanco como fondo, los apliques se eligieron metálicos con acabado envejecido y estilo industrial para marcar el contraste. ¿Qué te parece la mezcla?

Sofá y librería, de madera la cada blanca, de Coton Iet Bois.
Salón con librería alistonada en color azul

21.

Una librería veraniega, por Begoña Susaeta

Una librería de color puede ser una apuesta arriesgada, o no, todo depende del tono y el estilo elegidos. En este salón, Begoña Susaeta se decantó por un azul muy suave y luminoso con el objetivo de añadir contraste con el blanco de fondo. Para lograr un estilo clásico a juego con el resto del salón, diseñó la librería con listones de madera y añadió unos apliques blancos en la zona superior. El resultado es una librería muy fresca y veraniega.

Sofás, de Sube Interiorismo con tapicería de Deco Lur Sofá. Librería, de DM lacado a medida. Mesa de centro, de Export Junk. Butacas, de Vical Home. Alfombra, de KP.
Salón con pared, librería y chimenea clásica pintadas en color verde musgo

22.

Una librería en color verde musgo, por Jeanette Trensig

El verde es uno de esos colores atemporales que jamás cansa. ¿Por qué? Porque nos recuerda a la naturaleza y genera ambientes sosegados y relajantes. Para integrar la librería con el resto de elementos, en este salón se pintó de verde musgo toda la pared frontal, incluyendo la chimenea de corte clásico.

Cojines de terciopelo de James Malone y de rayas y estampados con telas de Güell-LaMadrid. Librería pintada con verde Escocia de Valentine.
salón de verano en blanco con librería 00460989

23.

Planifica una librería de obra

Para aprovechar bien el espacio, una librería de Pladur, de pared a pared, es una inversión que dura muchos años.Te costará unos 1.000 € y puedes darle un acabado a la cal para conseguir un aspecto natural.

Sofás y butacas, en Sacum. 
Salón con librería y chimenea que integra el televisor 0412648

24.

Habilita tu propia sala de cine en el salón

Para ello, es básico ubicar bien los sofás. Lo ideal es ver la tele de frente: se evitan reflejos y el ángulo de 90º es el menos dañino para la vista. De hecho, la pantalla no debería salir del campo de visión de 120º. Por lo que, si cuentas con varios sofás, coloca el principal en paralelo al televisor.

Sofás, chimenea, mesa de centro, lámpara de pie y librería lacada, de Jeanette Trensig. Alfombra de Cotlin. Pavimento, de cerámica que imita la madera.
Salón con zona de estudio 00531758

25.

Como tener un despacho que invite a la concentración

Si pegas el escritorio a la pared, como en este salón decorado por Paula Duarte, favorecerás la concentración, porque no te distraes mirando a lo demás. Además, tiene otra ventaja, y es que puedes aprovechar cualquier rincón 'muerto' del salón. 

Sofá, diseño de Paula Duarte, realizado a medida. Mesa de centro, modelo Alpes, de Brucs. Lámpara flexo, de Jieldé, y lámpara te techo, en Naluz. 
Salón con niño y librería 00300614

26.

Busca un sitio en el salón, también, para los niños

¿Tus hijos juegan y hacen deberes en el salón? Busca un sitio para sus juguetes, sus carpetas y sus libros favoritos. Los cestos y las cajas son un gran aliado y te servirán para que no esté todo a la vista. Resérvales una mesa pequeña y, eso sí, enséñales a mantener el orden y a dejar cada noche el salón recogido.

estantería con zona de trabajo en el salon 00526560

27.

Alarga la estantería y… ¡voilá!

En apenas un metro puedes integrar una zona de estudio y trabajo en una estantería en el salón y así ganar un práctico rincón que no destacará en exceso la composición. Todo es cuestión de ingenio y escoger un diseño ligero, como el que ves aquí.

Librería diseñada por la decoradora Marta Tobella y realizada a medida en Sacum. Silla de Casual Home & Contract.
salón con librería de pared a pared que flanquea puerta y sofá chester de cuero 00528598

28.

Un icónico chéster de cuero

Por él nunca pasan los años. Y es que los chéster se han convertido en un clásico que da estilo, personalidad y un toque elegante a cualquier salón. Aunque tradicionalmente eran de cuero –y cuanto más envejecido se viera, más encanto tenía– ahora se encuentran tapizados en todo tipo de telas. El origen de este icónico sofá que recibe el nombre del vizconde de Chesterfield, el responsable de su creación, data del s. XVIII. 

Sofá de Flamant. 
Salón con dos sofás enfrentados y chimenea 00531367

29.

Un salón relajado inspirado en Formentera

Este fue el reto que le planteó la propietaria de esta casa a la decoradora Marta Tobella: quería que su casa transmitiera el relax que sentía cuando viajaba a Formentera. Y Marta lo logró aliándose con una base de suaves neutros, que logran este ambiente relajante, potenciando las vistas a su maravilloso jardín, con muchos textiles y fibras naturales, y toques de madera, que dan ese plus de confort. Si te ha gustado el salón, espera a ver el resto de la casa...

Sofás y puffs de Grassoler y mesa centro diseño de la decoradora. 
Salón de apartamento de verano blanco con chimenea 00461014

30.

Un salón blanquito y con sabor marinero

Este salón respira verano. Ni la chimenea le quita ese aire fresquito y marinero que huele a salitre. Y no es para menos, porque está a un paso de la playa y como segunda residencia que es, sus propietarios querían que respirara frescor y relax. Fundas de lino color arena, muebles de obra en blanco, fibras naturales y toques de azul fueron algunas de las claves de la decoradora Marta Tobella para renovar este apartamento de verano

Sofás y butacas de Sacum. 
Salón pequeño con zona de trabajo 00521286

31.

Un salón pequeño súper aprovechado con zona de trabajo

Estirar al máximo los metros de este piso de apenas 80 m2. Este fue el objetivo de la reforma que emprendió Marta Tobella con este piso. En el salón, optó por un gran sofá rinconero que llena y enmarca el espacio del estar e ideó un mueble que integra un escritorio y una zona de baldas y que hace las veces de transición con el comedor. 

Sofá rinconero de Veneris y mesa de centro de Pilma.
Salón comedor con librería de DM detrás del sofá 501596

32.

Un salón comedor amplio y muy acogedor

La clave de este salón comedor es el equilibrio. Equilibrio entre muebles lacados a juego con el blanco seda de las paredes y otros de madera más rústica para darle ese punto acogedor que la propietaria, una fan de El Mueble, quería para su casa. Marta Tobella lo logró creando una base neutra y atemporal y reservando toques de color para textiles, complementos y alguna pieza tapizada, como las sillas del comedor. 

Sofás y butacas de Sacum. Estantería diseño de Marta Tobella hecha por el carpintero de la constructora Aldacar. 

00526562

33.

No sacar partido a "muebles" poco vistos

Como los bancos. Es un error porque pueden hacer mucho por la decoración por poco. Es una pieza ligera, que ocupa poco y soluciona mucho. Puede sustituir a una silla (más voluminosa visualmente por el respaldo) y ganar espacio en el comedor. Pero también es un asiento auxiliar que se convierte en mueble en el recibidor. Dos en uno.

Mesa, banco y cojines en Sacum; sillas de Casual Home & Contract y lámparas de bambú de Tine K Home.
00500661

34.

Tener demasiados muebles y complementos

La sencillez no es sinónimo de una decoración minimalista ni fría en las casas pequeñas. La sencillez es no atiborrar un espacio con muebles y complementos en exceso. Es optar por líneas simples (en el mejor sentido de la palabra) y diseños limpios. Para la arquitecta de Estudio Helena Martín, sobre los muebles, "es mejor aprovechar el espacio con soluciones a medida, que consigan el mayor aprovechamiento posible pero integrados".

Sillas en Batavia, lámpara de techo en Luz del Norte, alfombra en Gandía Blasco y lámpara aplique en Scandinavian Design Center.
Salón blanco con techo abovedado y abertura acristalada que da a la cocina

35.

Después: un salón súper luminoso, optimizado y comunicado con la cocina

Cuesta creer que es el mismo salón. ¡Pero lo es! La decoradora Pia Capdevila empezó por redistribuir los espacios, convirtiendo la habitación contigua al salón en la cocina y cambiando el acceso, lo que permitió ganar una pared más larga sobre la que poder apoyar un sofá más cómodo. Una ventana fija comunica con la cocina y lleva luz a ambos espacios. Además, se eliminó el techo falso y apareció esta preciosa volta catalana que, además de decorar el piso, le regala altura visual, haciendo que el salón "crezca" visualmente. ¡Qué cambiazo!

salon-con-sofa-gris-y-estanteria-de-obra-00510179

36.

Esmalta las puertas

Puedes pintar las puertas tú misma (la opción más económica) con esmalte, laca o pintura a la tiza y sale por 20-30 € cada una, o lacar (lo hacen los profesionales) y cuesta 100-200 € por puerta. El blanco puro o roto es actual, pero también resulta personal escoger un tono como topo o piedra.

Sofá, de Gómez del Pulgar. Silla, de Cotton et Bois.
Mujer colocando libros en la librería / estantería

37.

Actualiza la librería con luz

Instala focos en la parte superior o bien apliques con pinza. Si no quieres ver cables, también puedes repartir varias lamparitas recargables con batería. Por ejemplo, un pack de 2 tiras led de 3 m cada uno tiene un PRECIO de 29,99 € (antes 60 €). 

Comprar

Salón blanco con cocina abierta 00505452

38.

Un dúplex blanquito y muy fresco

Gracias a una reforma integral llevada a cabo por el arquitecto Javier de la Colina y las decoradoras Isabel Flores y Nuria Almansa, este dúplex madrileño que era pequeñito y donde la luz parecía darle esquinazo se transformó en una caja de luz. De hecho, las decoradores apostaron por una decoración fresca y ligera, con tonos claros y mucho "verde", ya sea con plantas naturales o a modo de motivos en los cuadros. Un guiño a esa primavera que parece haberse instalado eternamente en este pequeño pero bien resuelto piso.

Salón señorial con gran librería con chimenea que oculta la tele 00506955

39.

Soluciones prácticas y decorativas para ocultar el televisor

La tele no puede faltar en el salón, pero procura que no sea la "reina" de este espacio. Ten en cuenta que cuando está apagada es una gran caja negra que se "come" luz y desvirtualiza la decoración de esta estancia. Una buena opción es ocultarla mediante paneles correderos, como ha hecho aquí la decoradora Natalia Zubizarreta. Y es que el televisor está justo encima de la chimenea, pero cuando no se usa dos paneles correderos la ocultan dejando a la vista las dos librerías de los laterales. ¡Qué gran idea!

Librería diseño de la decoradora. 
Salón con librería blanca que integra zona de despacho 00526560

40.

Una librería que es un práctico 3 en 1

Esta librería tiene truco. Y es que, además de librería es barandilla de la escalera y despacho. Y en solo 40 cm de fondo, lo mínimo para poder trabajar cómodamente con un portátil. De hierro y madera en blanco, se funde con las paredes y resulta más ligera visualmente. Además, se han combinado, a modo de damero, módulos ciegos con otros abiertos: un mix que da dinamismo y acentúa la ligereza del  conjunto.

Librería realizada a medida por la decoradora Marta Tobella, de Sacum. Combina madera pintada y hierro lacado y vale unos 4.500 € (350 x 40 x 240 cm).
Salón con librería a medida que salva una ventana con un banco 00503923

41.

Una gran librería con vocación de biblioteca

Esta librería aprovecha por completo la pared de este salón con un diseño tan capaz como decorativo. De roble, suma calidez y contrasta con el blanco de la pared, convirtiéndose en la estrella del salón. Un banco multifunción salva la ventana, regala una zona de lectura con vistas al jardín, completa los asientos del estar y ofrece un espacio extra para guardar gracias a sus cajones extraíbles.    

La librería es un diseño de Aleu Viñets Arquitectes y Fusteria Sais. Realizada en roble macizo,  mide 650 x 280 x 35 cm y vale unos 6.500 €.   
Dormitorio con librería tipo puente 00466562

42.

Una librería que aprovecha la pared del cabecero

La decoradora Aurora Monasterio no quiso renunciar ni a un cm de este dormitorio, tan pequeñito como bien resuelto. Así que se sacó de la manga esta librería tipo puente que aprovecha la pared del cabecero: "No quería meter un armario, porque 'pesan' demasiado, pero dejarla vacía era renunciar a un espacio que, como se ve, da mucho de sí. Además de ligera, era importante que transmitiera sensación de orden, porque este es un espacio de relax. Para lograrlo, la decoradora apostó por la simetría, planificando todos los huecos de la librería iguales.

La librería es un diseño de la decoradora Aurora Monasterio realizado en Pladur. Mide 280 x 20 x 248 cm y cuesta unos 1.000 €.
Salón pequeño con librería que salva una puerta 00395770

43.

Piezas empotradas

Y blancas. Son las que más te permiten guardar y menos llenan. 

Librería diseñada a medida por el arquitecto Pablo Álvarez de Lara. 
salon-luminoso-tonos-neutros 00526325

44.

Un salón actual con toques de estilo

¿Cómo convertir el salón de un piso "convencional" de obra nueva en uno personal y con encanto? Con detalles de estilo y piezas muy bien escogidas y singulares. La decoradora Asun Antó empezó por decorar la pared del estar con molduras, simulando plafones, y diseñó un mueble de salón a medida, también con molduras, que integra baldas, una vitrina y espacio para guardar. Los sofás, actuales pero de líneas clásicas, y las singulares butacas de Crearte son la guinda. 

Librería diseño de la decoradora. Sofás de Coton et Bois y butacas de Crearte Collection. 
Salón con banco a medida bajo gran ventanal, librería y sofás azules 00522625

45.

Un salón más acogedor, aprovechado y con varias zonas de tertulia

Imagina este salón sin la librería ni el banco en "L" que recorre el gran ventanal. Y con dos sofás en medio del espacio. Así era este salón antes de que la decoradora Asun Antó hiciera su "magia". La clave fue alargar una de las paredes del salón para poder apoyar uno de los sofás. Solo con eso el espacio se liberó pudiendo diseñar esa completísima librería a medida. Y al ventanal se le dio un uso extra con un banco arcón en "L", que sirve de espacio para recibir o de asientos extras para la zona de tertulia.

Sofás de terciopelo, mesa de centro de madera y alfombra, en Coton et Bois. Butaca de Ofelia Home Decor.

Salón con gran librería que integra chimenea y la tele 00505300

46.

El salón que sumó calidez y "calor"

El reto al que se enfrentó la decoradora Asun Antó con este salón fue darle "calor" a un espacio cuya reforma anterior había dado un look demasiado frío y de hotel. La decoradora se alió con los cuatro fantásticos: los textiles, con los que dieron color a unos espacios muy monocolor; piezas de mobiliario escogidas; las lámparas, que son grandes creadoras de ambiente; y las alfombras, que hacen más recogidos unos espacios muy amplios.

Sofás y librería de Molins Design. Mesa de centro de Coton et Bois.
Salón con librería blanca con chimenea 00485256 O

47.

Clásico y actualizado con pintura

Cuesta creer que este salón tan blanquito y fresco fuera, antes de pasar por las manos de la decoradora Asun Antó, oscuro y anticuado. ¿El secreto? Una buena mano de pintura y la elección de piezas actuales pero atemporales, que encajaran con la base señorial de la vivienda. "La librería y la chimenea ya estaban, pero eran oscuras, así que las lacamos de blanco y ahora quedan más actuales y ligeras visualmente", recuerda la decoradora. 

Sofás y mesas de centro de Coton et Bois.
salon-luminoso-tonos-neutros 00526325

48.

Personalizado con molduras

Las molduras, como el papel pintado, se han convertido en una tendencia que vino para quedarse. Son un recurso decorativo para sumar personalidad, estilo y hacer más acogedora y vivida cualquier estancia de la casa. En este salón, la decoradora Asun Antó las usó para panelar la pared del salón. 

Sofás, mesas de centro de roble y librería, de Coton et Bois. 
Salón con sofá gris y pared blanca 00522585

49.

Con una decorativa librería a medida multifunción

En los salones de El Mueble, las librerías son un must. Y aprovechar la reforma para planificar una a medida, que se ajuste como un guante al espacio y a tus necesidades, es una inversión que merece la pena valorar. En este salón, la decoradora Pia Capdevila aprovechó la pared tras el sofá con una librería que combina una zona superior de baldas con una inferior que oculta los radiadores. 

Sofá rinconero diseño de Miki Beumala y librería diseño  de la decoradora. 

 

Salón con librería a medida y banco debajo del ventanal 00522625

50.

Con un banco en "L" muy versátil

La decoradora Asun Antó aprovechó el espacio libre del gran ventanal en "L" con un gran banco a medida multiusos. Por un lado, sirve de rincón de relax y descanso, además de completar los asientos del salón cuando se necesita. Y para sacarle el máximo partido, lo diseñó con el sobre abatible, ganando un armario extra. 

Sofá, librería y banco, de Coton et Bois. 

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de El Mueble?