Escritorios

1 /1221
Zona de estudio en el salón con mesa de madera y muchas plantas.

1.

Un despacho muy Aesthetic

¿Necesitas montarte una home office en el salón? Diséñala con look Aesthetic seleccionando materiales como la madera y añadiendo elementos decorativos como plantas y jarrones, pero siempre en su justa medida.

Mesa y baldas a medida, de Piccolo Mondo. Silla, de Catalina House. Lámparas, de Avanluce.
Habitaciones infantiles: ideas de dormitorios para niños de entre 5 y 12 años.

2.

Preparada para crecer

Cuando tu hijo o hija llegue a los 12 años, tendrás que ir preparando su habitación para una nueva etapa. Y, como ya se está haciendo mayor, puedes colocar un cabecero tapizado en falso capitoné que eleve la decoración, pero también será necesaria una zona de estudio. Colocándola bajo la ventana te asegurarás que recibe luz natural, ideal para estudiar. ¡Aunque cuidado con las distracciones!

Escritorio, de Amazon. Butaca de mimbre, de Fronda. Estores de lino, de Leroy Merlin. Mesita de noche, de IKEA. 
Habitaciones infantiles: ideas de dormitorios para niños de entre 5 y 12 años.

3.

A partir de los 6 años, necesitarán una mesa

El paso a la Educación Primaria supone también el comienzo de los deberes. Por eso, es importante destinar para ellos una zona de estudio. Y en ellas pasarán muchas horas, así que elige una mesa duradera, con una cómoda silla y con algunos cajones para ir inculcando el orden a sus rutinas. 

Mobiliario, diseño de la decoradora Marta Prats. 
dormitorio acogedor 00495461 O

4.

Mini despacho en un dormitorio pequeño

Si te gustaría tener un despacho en tu dormitorio pequeño, pero no te cabe... Fíjate en cómo lo han solucionado las interioristas Laia y Marina Raguant. Han colocado bajo la ventana —un lugar de por sí poco aprovechable— un tablero, que hace las veces de escritorio. A ambos lados, dos columnas de armarios resuelven el problema de almacenamiento.

Mobiliario realizado a medida por Marina & Co.
 FER8910a

5.

Con un mini escritorio y baño

Todos los dormitorios de la casa tienen baño y un mini escritorio. "Las mesas que pusimos imitan los antiguos secreteres y permiten un momento de concentración o lectura" explican las decoradoras. Como la pared está decorada con un gran espejo redondo también puede usarse como zona de tocador. 

Escritorio y silla de Crisal. Espejo de Ixia y lámpara de Mandrágora. 
0591

6.

Con una cálida zona de escritorio

Entre la cama y la ventana había espacio suficiente para ubicar un escritorio de madera a tono con las mesillas, en forma de cubo y suspendidas en la pared. Tiene cajones para mantener la superficie despejada y se ha decorado con una lámpara rosa, a juego con la ropa de cama, y un cuadro de inspiración natural. 

Mesillas hechas por un carpintero. Escritorio de Roble Store y silla de Taller de las Indias. 
Dormitorio con cabecero de madera a medida y banqueta clásica 00531770

7.

Un dormitorio fresco y relajado con piezas de estilo

Este dormitorio proyectado por Paula Duarte es fresco, natural y muy sereno. El papel pintado de motivos vegetales crea una atmósfera refrescante y muy natural que invita al relax. La decoradora ha combinado, además, piezas de corte más actual, como el cabecero, con otras más clásicas, como la banqueta a pie de cama o el escritorio.

Cabecero diseño de Paula Duarte, mesita de noche de Crisal y banqueta y silla de Maisons du Monde. 
salon-con-sofa-beige-y-zona-de-trabajo-detras-00531758

8.

Da un uso nuevo a los espacios

"Siempre que sea posible, cambiar los usos de algún espacio puede ayudar a reenamorarnos de nuestra casa. Dependiendo de la distribución, quizás puedes pasar la sala de estar al comedor o el despacho al salón. Rotar las estancias te abrirá un abanico de posibilidades decorativas muy amplio", apunta Paula Duarte.

Proyecto de Paula Duarte. Sofá diseño de la decoradora y mesa de centro de Brucs. 
salon-luminoso-en-tonos-neutros 00469273

9.

Atrévete con una nueva distribución

"Puedes probar nuevas distribuciones de los espacios. ¿Por qué no? Muchas veces cambiar la perspectiva es buenísimo. Siempre y cuando funcione y estés a gusto, claro", explica Pia Capdevila. En la misma línea se expresa Paula Duarte: "¿Quién no ha cogido el sofá y lo ha cambiado de pared o ha puesto la cama en el otro extremo de la habitación alguna vez? Probar un sábado por la mañana nuevas ubicaciones para tus muebles puede ser, además de un gran ejercicio, un acto lúdico con el que darás un aire nuevo a tu casa".

Proyecto de la decoradora Pia Capdevila. Sofá y puff de Cuirs. 
Salón con mueble a medida que integra el escritorio 00521368

10.

Ganar una zona de trabajo en el salón

Si necesitas un lugar donde trabajar o colocar el ordenador, el salón es una buena opción siempre que cuides la integración de este despacho improvisado en la decoración. Para trabajar ocasionalmente basta con una superficie de 50 cm de fondo. En esta casa, la interiorista Belén Campos ha integrado el escritorio en un gran mueble que reúne la librería y una zona de armarios camuflados. 

Librería diseño de la decoradora Belén Campos realizada por Carpintería Luis Valverde. 
Ideas de decoración con un sofá verde en un dormitorio clásico.

11.

Un sofá verde aguamarina muy vintage

¿Y si quieres darle a la estancia un estilo retro? ¿Qué tono elegir para tu sofá verde? ¿Y cómo combinarlo? Fíjate en este dormitorio decorado por Natalia Zubizarreta. La interiorista ha elegido un modelo Chéster tapizado en un suave verde aguamarina y lo ha combinado con muebles de madera desgastada o rústica para darle ese aire vintage. Para los cojines y el plaid ha elegido un suave tono beis que ayuda a relajarse.

Sofá, de Crearte. Escritorio, de Crisal. Lámpara de pie y silla, de Brucs. 
salon-consola-trasera-sofa 00519689 O

12.

¿Qué otros muebles se pueden poner detrás de un sofá?

Otra forma de aprovechar ese espacio de detrás del sofá es colocar un escritorio, una fórmula que viene la mar de bien si eres de las que aún teletrabajas y necesitas montar un pequeño despacho en el salón. Puedes coger una silla del comedor. Y una vez que termines tu jornada laboral, la devuelves a su sitio, guardas el ordenador y el escritorio se convertirá en una consola decorativa. ¿No te parece una idea genial?

La interiorista Laura Ehlis ha elegido un escritorio de roble, realizado a medida, para improvisar una zona de trabajo o estudio en el salón.

Lámpara sobre el escritorio, de Catalina House.
Salón pequeño con pared móvil que separa el estar del despacho 00535990

13.

Un salón con una "pared" móvil que flexibiliza el espacio

La estilista de El Mueble, Olga Gil-Vernet, es la autora junto con la arquitecta Mar Marcos de la reforma de este salón con tres zonas muy diferenciadas. Por un lado, el estar; por otro, la zona de tele, con este sofá con cajones en la parte inferior; y finalmente un despacho que sirve de zona de invitados cuando se necesita. Precisamente por eso, Olga ideó un panel móvil que permite cerrar el despacho y darle intimidad. Y, cuando no es necesario, se abre ampliando visualmente el salón. 

 Sofá y pared móvil realizados a medida según diseño de Olga Gil-Vernet. 
Ideas para elegir el color de los cerramientos acristalados.

14.

Un cerramiento acristalado en negro en el dormitorio

En los dormitorios amplios se pueden colocar unos cerramientos acristalados que dejen pasar la luz, conecten los espacios y les den privacidad, cuando sea preciso. Es lo que ha conseguido aquí la interiorista Pía Capdevila con este panel fijo de cuarterones negros que, a modo de ventana, separa la zona de descanso de la de trabajo. ¡Menudo estilazo tiene este dormitorio moderno!

Escritorio lacado, diseño de la decoradora. Sillas, de Crearte. Lámpara flexo, de Light & Living.
Escritorio blanco con patas negras.

15.

Un escritorio blanco... y negro

Sacar partido a los espacios desaprovechados es una buena idea para ubicar las zonas de trabajo. En El Mueble habrás visto escritorios bajo una escalera, en un pasillo, en el recibidor, dentro de un armario y nuestro favorito, bajo la ventana. Este de la imagen está formado por una mesa ligera de madera y patas metálicas lacadas en negro. Puedes añadirle un cestillo en un lateral para almacenar carpetas, como se ha hecho aquí.

Silla, en La Maison.
Escritorio blanco pequeño.

16.

Escritorio blanco volado para pisos mini

Las casas mini necesitan soluciones de idéntico tamaño. El Estudio de Arquitectura al Descubierto ideó este escritorio pequeño, sin patas y con cajones invisibles que solventa con sobresaliente la falta de espacio. Pintado de blanco logra mimetizarse con la pared. Su forma irregular imprime dinamismo y la silla de madera que le acompaña, calidez.

Mesa realizada a medida. Lámpara flexo, de India & Pacific. Cuadro, de Berta Llonch. 
Escritorio blanco contra la pared.

17.

Escritorio blanco ultra ligero para no saturar

Un diseño súper ligero amuebla la zona de estudio de este dormitorio juvenil. La interiorista Paula Duarte ubicó el escritorio blanco frente a la cama, entre dos estanterías cerradas. La mesa rectangular se apoya en dos estructuras huecas, a modo de patas. La ausencia de cajones la solventó con la incorporación de una cajonera a un lado. Una silla de diseño inspirada en el sillón Daw de Los Eames le da el toque actual.

Casa de la interiorista Paula Duarte. Mobiliario, de La Redoute.

 

Escritorio blanco de pared a pared.

18.

Escritorio blanco de pared a pared

Los muebles a medida aseguran el éxito de la decoración. En este dormitorio abuhardillado, la interiorista Celia Crego diseñó un escritorio blanco corrido que va de pared a pared con estanterías abiertas a los lados. Y lo ubicó justo debajo de la ventana. Hace juego con las mesillas y el techo alistonado. Una silla de escritorio blanca, tapizada y con respaldo alto, es su mejor compañera.

Escritorio, diseño de la decoradora. Lámpara flexo, de Acevedo. Papel pintado, de Caselio. Silla, de Chester. 
Escritorio blanco de estilo vintage.

19.

Un escritorio vintage recuperado

Si quieres a dar a tu dormitorio un aire romántico, elige un modelo de escritorio antiguo. Como este secreter de formas sinuosas. En su día fue todo de madera oscura y ahora la interiorista Paula Duarte lo ha actualizado con una mano de pintura blanca ¡hasta en los tiradores! Ha mantenido el sobre original. Sobre la superficie una mini estantería, donde se guardaban cuartillas, plumas y tinta, ahora atesora complementos más modernos. La silla tapizada queda perfecta.

Silla, de Maisons du Monde.
Escritorio blanco de estilo vintage.

20.

Un escritorio blanco moderno con guiños vintage

La buena decoración es la que mezcla lo nuevo con lo antiguo. Y este diseño de escritorio de la interiorista Begoña Susaeta es un claro ejemplo. Su estructura moderna contrasta con los tiradores de concha vintage, a juego con los de los cajones de las estanterías que la flanquean. Se ha elegido una silla de escritorio blanca, ajustable en altura y con ruedas para facilitar desplazamientos sin levantarse.

Escritorio y estantería, de Sube Interiorismo. Silla, de Enea Design. Apliques, de Faro, en Susaeta Iluminación.

 

 

Escritorio blanco de IKEA con cajones.

21.

Escritorio blanco con cajones

Contar con espacio de almacenamiento es vital para mantener el orden en cualquier zona de trabajo. Si quieres que tu escritorio blanco se integre a la perfección, procura disimular la presencia de cables.

La interiorista Sylvia Preslar ha elegido para este dormitorio el modelo Alex, que lo consigue con nota. Es un escritorio blanco de Ikea, de líneas sencillas y con un práctico sistema en la superficie para ocultar el cableado. Mide 100 x 48 cm y está disponible también en gris turquesa y con la mesa en roble. PRECIO: 129 €.

Comprar 

Escritorio blanco en dormitorio juvenil.

22.

Un escritorio blanco, sin fondo y con perspectiva

Mirar la pared todo el rato mientras se trabaja o se estudia puede resultar anodino. Lo mejor es tener algo de perspectiva que permita relajar la vista en los ratos de descanso. La interiorista Marta Tobella diseñó para un dormitorio juvenil este mueble a medida, blanco y abierto, que integra estanterías, cajones y escritorio. Ahora, el tiempo de trabajo se hace más ameno con esas vistas a la terraza.

Escritorio blanco a medida en dormitorio infantil.

23.

Escritorio blanco de líneas rectas

Los tonos neutros favorecen la concentración, por eso, hacerse con un escritorio blanco es la mejor opción para crear un entorno eficiente. La interiorista Marta Prats eligió para este dormitorio infantil un modelo a medida, de líneas sencillas con vistas al futuro. Lo ha decorado con algunas piezas de color (contenedores, guirnaldas...) para evitar que sea un espacio aburrido y monótono.

Escritorio blanco bajo la ventana con forma curva.

24.

Escritorio blanco y en curva

Otra buena manera de sacar partido a un escritorio blanco colocado bajo la ventana es elegir un modelo en curva. Este, diseñado a medida por la interiorista Pía Capdevila, es tan amplio que se ha dividido en dos zonas: un espacio de estudio al frente y otro de tocador a un lado. Puedes decorar el sobre con alguna planta pequeña que siempre ayuda a levantar el ánimo.

Escritorio blanco y de madera junto a la ventana en un dormitorio infantil.

25.

Escritorio en blanco y madera

Ya sea en el salón o en el dormitorio, lo ideal es colocar el escritorio lo más cerca posible a una ventana para contar con una óptima iluminación natural. Así lo han hecho las interioristas Nuria Almansa e Isabel Flores en esta habitación infantil. Han elegido un modelo en blanco y madera para darle calidez. Puedes combinar la mesa con una silla de escritorio blanca o una de fibra, como aquí.

Este escritorio es el modelo Ternitz con 3 cajones y patas en X, de venta en Amazon. Mide 120 x 74 x 50 cm. PRECIO: 109,90 €, antes 124,90 €.

Comprar 

Butaca de mimbre, de Fronda. Estores de lino, de Leroy Merlin. Mesita de noche, de Ikea.
Casas en el bosque. Recibidor con mueble antiguo.

26.

Un recibidor con un escritorio antiguo como pieza estrella

Si la casa por fuera es de cuento, sus interiores son mágicos, con piezas superespeciales, como este escritorio sueco pintado a mano del siglo XVIII que enamora a primera vista. La madera, en paredes y techo en blanco y en el suelo en acabado natural, envuelve toda la casa de luz y calidez. 

Cortinas de terciopelo turquesa modelo Sanela. Candelabros blancos Aryd y jarrón de cristal Pomp. Todo, de Ikea.
Cómo decorar un recibidor abierto al salón.

27.

Una apuesta por la continuidad

Recibidor y salón se encuentran totalmente conectados, sin ningún tipo de barrera que los separe. Comparten el color de las paredes, un sencillo e infalible blanco, y el mismo suelo de madera, en un claro intento por mantener la armonía y la continuidad. En la entrada destaca una cómoda de madera antigua de grandes dimensiones con ocho cajones.

Cómoda procedente de un anticuario francés. Escritorio y silla comprados en Nueva York.
00446981

28.

Unas disciplinadas bailarinas en la zona de descanso

Plié, relevé, jeté... Si tus hijas ya dominan el ballet, qué mejor que rendirles un homenaje en su dormitorio. En este, las interioristas Inés Sanchiz y Cristina Gámiz han optado por un mural de papel pintado muy revelador. En colores beis para captar la luz de la ventana, se ha dispuesto a lo largo de la zona de descanso.

Mural de papel pintado, de Little Hands Illustration. Escritorio y camas, diseño de Inés Sanchiz. Sillas, de Superstudio. Lámpara, de Maisons du Monde. Taburete, de Filocolore. Alfombra, en Cabinet. 
00534609

29.

Una escena alpina frente al escritorio

Si te gusta esquiar y sueñas con escaparte cada fin de semana a la sierra, te encantará este mural de montañas nevadas. Lo ha elegido el Estudio Hoc Volo para decorar la zona de teletrabajo en esta casa. Así, la jornada laboral se hace con otra perspectiva. De nuevo, el blanco y negro impera en el diseño. ¿A qué es ideal?

Escritorio de cristal y silla, del Estudio Hoc Volo.

 

00500361

30.

Pasillo pintado en verde que semeja un jardín interior

La necesidad de llevar al interior la sensación de estar al aire libre se hace patente en este singular pasillo, a modo de galería. La interiorista Sol Van Dorssen lo ha visualizado como un jardín interior, luminoso y decorado con plantas. De ahí que lo haya pintado todo él, paredes y techos, en un sugerente color verde. Madera y fibra lo acompañan, dándole un toque eco muy resultón.

Alfombras, de Carolina Blue.
Salón con sofá Chester de terciopelo turquesa y secreter de madera como escritorio 00507004

31.

3. Cosas que guardaría: Muebles antiguos y heredados

''Siempre recomiendo guardar cualquier mueble antiguo que se pueda decapar o lacar para darle un look nuevo'', comenta la interiorista. Como ves, un antiguo secreter puede transformarse en un coqueto y elegante escritorio.

Escritorio, de Crisal. Silla, de Brucs. Sofá, de Crearte.
Zona de trabajo con mesa abatible y taburete

32.

¿Por qué elegir una mesa abatible?

Básicamente, por son muebles que no ocupan espacio y que, sin embargo, ofrecen muchísima funcionalidad. Además, las mesas abatibles o plegables pueden mimetizarse con el color de las paredes para ganar aún más discreción.

00506969

33.

Sofás restaurados para una deco sostenible

¿Tu sofá tiene años pero te encanta? ¡Retapízalo o restaura su estructura si se resiente! Y más, si es un modelo icónico como el sofá Chéster de la imagen. La interiorista Natalia Zubizarreta eligió para este dormitorio un sofá de terciopelo en capitoné con estructura a la vista. ¡Bonito lo mires por donde lo mires! Y en verde, uno de los colores tendencia para este 2022.

Sofá, de Crearte. Cojines, de La Maison. Escritorio, de Crisal. Lámpara de pie y silla, de Brucs. Vasija, de Catalina House.

 

 

Salón de estilo industrial con chimenea, techo de bóveda catalana, sofá con chaise longue, columpio de ratán, escritorio y cerramiento de cristal 00472314

34.

Lofts: El origen del estilo industrial

El look industrial aparece de la mano de las viviendas tipo loft, en la Nueva York de mediados del siglo XX. Se trataba de fábricas o almacenes abandonados transformados en espacios residenciales, totalmente (o casi) diáfanos, con techos muy altos y grandes ventanales.  

Sofá y cesto, en Mäinities. Butaca y alfombra, de IKEA. Mesa de centro, de Sika Design. Columpio, de Sillatea.
00526560_ALT_00002383

35.

Un mueble de salón ligero, abierto y con zona de trabajo

Si te gustan los muebles de salón ligeros que den sensación de desahogo, fíjate en esta librería abierta. Se trata de un diseño a medida ideado por la interiorista Marta Tobella. Realizado en hierro y lacado en blanco, hace también la función de escritorio gracias a la altura de uno de los estantes, perfecto para poner una silla y crear una zona de trabajo.

Librería, diseño de la decoradora, realizada a medida, en Sacum. Silla, de Casual Home & Contract.
00519694 Espacios de trabajo estéticos, prácticos e integrados

36.

Los espacios de trabajo ¡por fin encuentran su sitio!

Con la vuelta del teletrabajo, los escritorios en el salón se han estudiado a conciencia. Ya no vale con colocar un tablero en cualquier parte. "Tener un lugar en el que desarrollar tu actividad profesional es muy importante para desconectar al cien por cien cuando terminas de trabajar" —afirma Alberto Torres, interiorista y director creativo de Portobello Street. En 2022 aparecen como espacios funcionales, decorativos, ordenados y perfectamente integrados en el salón. La interiorista Laura Elhis lo ha colocado detrás del sofá como elemento separador del salón y el comedor.

Sillas del comedor, de Crearte. Escritorio de roble realizado a medida. Lámpara flexo, de Catalina House. 
00464972

37.

Un secreter para mantener el orden

Un secreter antiguo, con sus cajoncitos y sus compartimentos, es la solución perfecta para decorar el recibidor y mantener en orden y a buen recaudo todos tus papeles. El de la imagen es de madera natural y cuenta con varios cajones y una tapa abatible que mantiene el interior fuera de la vista de todos. Un cuadro y unos cuantos recipientes de cristal con flores son los objetos que necesitas para poner el toque final.

00178469

38.

La belleza de lo antiguo

Decorar con varios muebles o elementos antiguos puede ser muy buena idea, siempre y cuando lo hagas con acierto, sin saturar demasiado el espacio. Así se ha hecho en el recibidor moderno de la fotografía, amplio y luminoso. Un escritorio decorado con marquetería, un espejo barroco dorado de grandes dimensiones y un banco decapado en blanco son las tres piezas estrella en este ambiente.

Espejo antiguo con marco dorado tallado de Jamil Missahgian.
recibidor con escritorio y ventana espejo 00497517

39.

Un escritorio que atrae todas las miradas

No necesitas llenar el recibidor de elementos para darle ese toque especial que buscas. Como se necesita un mueble de apoyo, puedes sustituir la consola por un escritorio antiguo, tal y como han hecho en el espacio de la foto. El mueble se ha restaurado y pintado en un decorativo color verde grisáceo. Como complemento, un vieja ventana recuperada se ha convertido en un espejo muy original. Ambas piezas crean un rincón de lo más especial.

Escritorio y espejo restaurados por Malana's Workshop. Lámpara de sobremesa de Hada. Alfombra de Papiol.
00506986 Dormitorio infantil con escritorio en blanco y madera

40.

En blanco y madera, todo un clásico

Si quieres que la zona de estudio de tu hijo dure en el tiempo, una de dos elige muebles evolutivos que crezcan al mismo tiempo que el niño o clásicos atemporales, que permanezcan intactos pasados los años. Natalia Zubizarreta ha optado en este dormitorio juvenil por un escritorio en blanco y madera que ha pegado a la pared. Las sillas también son importantes. Decántate por modelos con ruedas, fáciles de trasladar, y regulables en altura para que duren y duren.

00460975 Dormitorio infantil con escritorio, cabecero y arrimadero gris

41.

El gris, el color estrella de los dormitorios juveniles

A veces las dimensiones de las habitaciones de los niños son difíciles de amueblar con modelos estándar. Ahí vienen en tu ayuda los muebles a medida capaces de aprovechar al milímetro el espacio. En este dormitorio juvenil, Grup Escrivá Interiors ha optado por colocar un arrimadero alistonado en la pared, a modo de cabecero. La mesilla es a la vez cajonera porque el sobre se prolonga en una amplia mesa de escritorio que hace esquina. Su forma curvada aporta dinamismo al cuarto y la apuesta en gris de toda la estructura demuestra que este color va ganando puestos.

Escritorio y cabecero, realizados a medida.
00472205 Dormitorio infantil con escritorio junto a la cama y papel pintado rosa

42.

Una zona de estudio como prolongación del cabecero

En este dormitorio blanco, la interiorista Cristina Pérez ha prolongado el cabecero de la cama nido hasta convertirlo en un tablero rematado con una cajonera en la parte inferior. En la pared ha dispuesto una estantería para colocar cuentos y peluches. Todo ello descansa sobre una pared revestida con un papel pintado estampado con arbolitos en un suave color rosa. La decoración romántica no es exclusiva de los dormitorios de adultos, empieza en nuestra más tierna infancia.

Mobiliario a medida y silla, de Thinking Home. Lámpara flexo, de Sacum. Papel pintado, de Saint Honoré. Alfombra, en Filocolore. 
00527507 Dormitorio juvenil con escritorio blanco entre estanterías y papel pintado en pared

43.

A su gusto y acoplada entre dos estanterías

¿Y qué ocurre cuando tu hija te dice que quiere su dormitorio en blanco y negro? Pues que aceptas su decisión, al fin y al cabo, es su habitación y debe reflejar su personalidad. La interiorista Paula Duarte eligió para la zona de estudio de su hija un papel estampado con pequeños topos negros, a gusto de la jovencita. Dispuso dos estanterías cerradas, blancas e idénticas separadas por una mesa de escritorio. Completan el rincón una cajonera y una mítica silla Eames en gris con un mullido cojín en el respaldo.

Mobiliario, de La Redoute Interieurs.
00535680 Dormitorio infantil con escritorio en paralelo a la cama

44.

Una zona de estudio a juego con el cabecero

Colocar la cama detrás del escritorio evita que tus hijos caigan en la tentación de estudiar tumbados. Si no la ven, no existe. En este dormitorio juvenil, Asun Antó ha dispuesto la amplia zona de estudio bajo la ventana. Va de pared a pared y rematada con dos cajoneras. Lacada en gris, hace juego con el cabecero con hornacinas que hacen de mesilla y estantería, un todo en uno muy completo.

Cama, cabecero y escritorio, realizados a medida por Coton et Bois. Aplique, de Kave Home. Banco, de Carolina Blue. Lámpara de sobremesa, de Coton et Bois. 
00458536 Dormitorio infantil con escritorio volado, estanterías flotantes y paredes beis

45.

Los colores claros facilitan la concentración

Las habitaciones infantiles y juveniles necesitan una decoración en calma y armonía que favorezca el descanso y la concentración a la hora de hacer tareas. Pintar las paredes en colores neutros y elegir el mobiliario en blanco son un acierto porque potencian la luz. La interiorista Jeanette Trensig ha optado aquí por lacar las paredes en un cálido beis (si lo combinas con ropa de cama rosa endulzará el cuarto). Frente a la cama y a continuación del armario, ha dispuesto la mesa de escritorio volada y unas estanterías flotantes sobre ella que aportan orden y ligereza.

Mobiliario, diseño de la decoradora. Taburete, de Coton et Bois. 
00474476 Dormitorio infantil con escritorio gris y paredes beis

46.

Gris y beis, el equilibrio perfecto

El greige, la combinación de gris y beis, es otra de las paletas estrella en los dormitorios juveniles. Prueba de ello es este cuarto, decorado por Jeanette Trensig, donde las paredes se presentan tostadas y el escritorio —un tablero con caballetes— comparte con la cajonera el tono gris industrial. Las borriquetas dispuestas a distintas alturas permiten adaptarse a la altura de tus hijos, según vayan creciendo.

Mobiliario y lámpara flexo modelo Ptolomeo de Artemide, en Cado. 
00477485 Dormitorio infantil con escritorio para compartir

47.

Una zona de estudio que facilite el descanso visual

Además de ganar en luz natural, otra de las ventajas de disponer la zona de estudio bajo las ventanas es tener perspectiva. Asun Antó así lo ha hecho en este dormitorio que comparten dos hermanos. De vez en cuando, a los niños les vendrá bien levantar la cabeza del libro o el ordenador y mirar al frente para descansar la vista. ¡No hay nada como repetir la regla del 20-20-20! Levantar la vista cada 20 minutos durante unos 20 segundos y enfocarla en algún punto que se encuentre a unos 6 metros de distancia (20 pies).

Mesa, cajonera y lámpara flexo, de Ikea. Sillas, de Coton et Bois. Alfombras, de Carolina Blue. 
00493664 Dormitorio con escritorio para compartir

48.

Un escritorio XL para compartir

En habitaciones compartidas, casi todo es común. Tres hermanas conviven en armonía en este dormitorio juvenil, donde además de coincidir en el descanso lo hacen también en la zona lúdica y de estudio. La interiorista Sandra Dachs ha optado por ubicar bajo las ventanas un amplio escritorio en línea con espacio para tres plazas. Completan la zona tres estantes flotantes —uno por hermana— y armarios roperos con sorpresa incluida, sus laterales son librerías abiertas.

Escritorio y armarios, diseño de Sandra Dacha. Sillas, en La Maison. Alfombra, en Coco-Mat. 
00498757 Dormitorio infantil romántico con escritorio blanco y cortinas rosas

49.

Una zona de estudio en blanco y rosa ¡qué dulce!

Si quieres acertar a la hora de decorar un dormitorio juvenil, opta por el blanco en paredes y muebles. ¡Nunca falla! Los toques de color vienen dados por los complementos. Para esta zona de estudio, la interiorista Sylvia Preslar ha elegido un escritorio de líneas clásicas, como la silla. La lámpara de lágrimas y las cortinas en rosa ponen la nota romántica. 

Escritorio modelo Alex, de Ikea.
00511439 Dormitorio infantil con escritorio en un retranqueo

50.

El escritorio siempre cerca de la ventana

Cualquier espacio por mínimo que te parezca puede ser la solución para ubicar la zona de estudio. La interiorista Begoña Susaeta ha aprovechado el retranqueo que hace la cama hacia la ventana para colocar en él la original mesa de escritorio. Es en realidad un tablero volado unido a una mini cajonera que se ha pintado de azul, a juego con el cabecero. ¿Te has fijado en el papel pintado? Sus motivos caninos se repiten también en el estor. Señal que a su pequeño dueño le chiflan los perros.

Mobiliario, diseño de Sube Interiorismo. 

 

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de El Mueble?