Cabeceros

1 / 1150
combinar classic blue papel pintado clasico en dormitorio 00451599. El Classic Blue resalta los estampados

1.

El Classic Blue resalta los estampados

Ha sido uno de los colores básicos de estampados tan antiguos como el toile de jouy o las telas adamascadas por eso funciona tan bien como color de contraste para resaltarlos y modernizarlos. Aquí se ha usado junto a un papel pintado en la pared del cabecero.

Papel pintado de Flamant. 
13 00390689 forrado. La madera 'calienta' el Classic Blue

2.

La madera 'calienta' el Classic Blue

Combinarlo con una madera intermedia como el roble es una buena fórmula de hacer que un dormitorio con las paredes azules resulte un poco más cálido.

Cabecero con tela de designers Guild, mesita de noche de Ethnicraft y lámpara de techo de Arturo Álvarez.
00447154. Unas puertas antiguas que esperaban en Wallapop

3.

Unas puertas antiguas que esperaban en Wallapop

Cuando decimos que Wallapop esconde tesoros escondidos, esta es una de esas veces. Estas puertas antiguas, típicas del Eixample de Barcelona, las encontró Abel, arquitecto de Abag Arquitectura, para la reforma de este piso para tres. Aunque acoplarla fue difícil, según cuenta la propietaria, ¡el resultado es único!

Mesita de noche, de Kenay Home. Lámpara aplique, de Mimub. Colcha y cojines, de Textura.
dormitorio-rustico-techo-inclinado-00497974. Una cabañita de montaña en blanco

4.

Una cabañita de montaña en blanco

Esta cabaña tiene 100 m2, ¡pero repartidos en cuatro plantas! Lo que fue todo un reto a la hora de organizar los espacios para que resultaran cómodos. Ganar luz, con nuevas ventanas y mediante el blanco, con el que se pintaron suelos y techos de madera, fue la otra máxima de la reforma. Solo las vigas originales de abeto teñido en nogal oscuro se dejaron tal cual, el resto se blanqueó para la casa respirara claridad. 

dormitorio con pared de madera 00472467. Un dúplex en la montaña con vocación de casa

5.

Un dúplex en la montaña con vocación de casa

Este dúplex era el patito feo del barrio. Hasta que los actuales propietarios vieron sus posibilidades y lo convirtieron en un apartamento de nieve moderno, acogedor y lleno de luz. Además, al tratarse de una planta baja con salida al jardín es como vivir en una casita. Para muestra, el dormitorio, que el equipo de Luderna Design supo darle ese look tan acogedor de montaña revistiendo la pared del cabecero con lamas de madera vieja de castaño y roble. 

00448956. Una casita de madera con esencia de refugio

6.

Una casita de madera con esencia de refugio

No, no está en pleno corazón de Finlandia, sino en Les Fermes de Bolquère. Pero a la hora de planificar esta casita la hicieron como si de un refugio de montaña se tratara, arropada por la madera de suelo a techo. 

00397940. El pequeño apartamento que antes era un desván

7.

El pequeño apartamento que antes era un desván

Cuesta creer que esta coqueta buhardilla en Baqueira era un desván que servía tan solo para acumular trastos. Fue la arquitecta Cristina Carbonell quién supo ver más allá de su función de guardamuebles y la convirtió en una cabañita ideal para disfrutar del invierno en la montaña.

Cómo-elegir-el-cabecero-00503823. Para los amantes del estilo tropical

8.

Para los amantes del estilo tropical

Si eres de los que apuestan por un estilo tropical y te encanta que tu casa llame la atención, este es tu cabecero. Arriesga y mezcla colores, diseños y formas con cabeceros tapizados. Además del color y la buena vibra que dan, la mayoría, al ser acolchados, son súper cómodos para leer.

Flexo de Kave Home. Banqueta de Bazaar Barcelona.

Cómo-elegir-el-cabecero 00508715 O. Para los bohemios

9.

Para los bohemios

Si eres de los fieles al estilo boho, solo necesitarás un elemento como este tapiz a modo de cabecero. El color beige y los flecos lo convierten en una pieza de lo más especial. Lo bueno de este tipo de cabeceros es que podrás quitarlos fácilmente. Por lo general, suelen estar fijados en la pared con un colgador. Cuando te canses, simplemente retíralo y cubre el agujero del tornillo. 

Banqueta de madera y lámpara de pie de Miv Interiores. 

Cómo-elegir-el-cabecero-00506968. Para los clásicos románticos

10.

Para los clásicos románticos

Si eres tanto de un estilo clásico como romántico, hay un cabecero que tiene tu nombre: capitoné. El capitoné es un tipo de acabado que lo habrás visto tanto en sofás como sillones. Su apariencia es bastante sofisticada y propia del estilo romántico. Este tipo de acabado, proporciona una sensación muy agradable al ser acolchado.

Cabecero de Calse. Mesillas de noche de Crisal. Cómoda de Vical Home. Lámpara de sobremesa de Kenay Home.

Cómo-elegir-el-cabecero 00511506. Para los más sofisticados

11.

Para los más sofisticados

Si eres muy fan del terciopelo, entonces necesitas este cabecero. Es sin duda, uno de los cabeceros más elegantes y con personalidad. Su diseño acolchado y su textura lo convierten en una pieza llena de sofisticación. Para que sea el auténtico protagonista del dormitorio, intenta añadir muebles y colores a la habitación en tonos suaves. ¡Conseguirás el equilibrio perfecto!

Cabecero y lámpara de sobremesa de Rue Vintage 74. Mesilla de noche de Batavia. Taburete de Gloss and Raffles.

Cómo-elegir-el-cabecero 00503804 O. Para los enamorados de los Hamptons

12.

Para los enamorados de los Hamptons

Si eres una enamorada del estilo de los Hamptons, tu dormitorio también puede respirar este look. Casi ni se aprecia el cabecero, aquí lo importante es el cuadro. Convierte tu recuerdo favorito de tus viajes a la playa, en la foto protagonista del dormitorio. Este look fresco y veraniego te conseguirá trasladar a tus vacaciones. ¿Nos vamos?

Cómo-elegir-el-cabecero 00517113 O. Para los que buscan comodidad

13.

Para los que buscan comodidad

Si eres un clásico, pero además de la estética lo que prima en tus muebles es la comodidad, necesitas un cabecero orejer. Son muy sencillos en cuanto a texturas y diseños y lo que más destaca de ellos es el saliente en los laterales. Este pequeño detalle permite mayor comodidad en la cama. Ayuda, además, a crear una sensación de protección. Intenta elegirlo en un color claro, ya que tiene una apariencia bastante robusta. 

Cabecero, lámpara y papel pintado de Coton et Bois. Mesilla de noche de India & Pacific.

Cómo-elegir-el-cabecero-00503850. Para los amantes del minimalismo natural

14.

Para los amantes del minimalismo natural

Si eres fan del menos es más, este cabecero es muy elegante y casi inapreciable, porque realmente es una moldura. Visualmente, por el cambio de color, parece un cabecero de verdad. Como ves, se ha integrado perfectamente en la decoración del resto del dormitorio. Por eso, si buscas un aspecto calmado, natural y con muy pocos elementos en el dormitorio, esta es una muy buena opción. 

Cabecero tapizado con marco de DM, diseño de Asun Antó. Mesilla de noche y lámpara de Coton et Bois.

Cómo-elegir-el-cabecero 00516906 O. Para los clásicos auténticos

15.

Para los clásicos auténticos

Si eres un clásico de pies a cabeza, este es tu dormitorio. Apuesta por un cabecero muy sencillo. El tapizado debe evitar colores muy intensos o estampados. Las texturas lisas y los diseños muy finos son la clave para lucir un cabecero clásico y elegante como este. El protagonismo en este tipo de dormitorios está en otros elementos como lámparas o incluso la forma de las paredes. 

Cabecero de Coco-Mat. Mesillas de noche de Guáimaro. Lámparas de Rocosa Madrid.

Cómo elegir el cabecero según tu estilo_00501573 O. Para los clásicos modernos

16.

Para los clásicos modernos

Si eres un clásico, pero quieres darle un toque más moderno al dormitorio sin perder tu estilo, opta por molduras. Puede parecer una opción demasiado recargada en un primer momento. Pero es cierto que las molduras son una muy buena opción si cuentas con poco espacio. Te ahorrará metros y ganarás profundidad. Por ejemplo, un diseño de cuarterones nos ayudará a dar volumen y textura al dormitorio.

Aparador, mesillas de noche, banqueta y cama de Ikea. Las lámparas de sobremesa son de Carolina Blue.

Cómo elegir el cabecero según tu estilo_00470676. Para los más chic

17.

Para los más chic

Si te gusta el estilo más glam, este tipo de habitación te está esperando. Busca un cabecero alto que llegue casi hasta el techo. Colocándolo así, conseguirás que sea el protagonista del dormitorio. La ventaja de este tipo de cabeceros es que ganarás altura. En este dormitorio el color del cabecero (que está hecho a medida por la Tapicería Marcasa) ayuda a contrarrestar la intensidad del tono rosado de la pared.

Cómo elegir el cabecero según tu estilo_00472376. Para los que buscan almacenaje

18.

Para los que buscan almacenaje

Si eres práctico, lo ideal es apostar por un mueble a medida. Este tipo de cabeceros se pueden encargar y adaptar a nuestras necesidades. Podrás incluir desde cajones extraíbles, baldas, mesillas suspendidas… En resumen, un cabecero perfecto y con almacenaje extra en el dormitorio.

Muebles a medida, diseñados por Iñaki Mujika. 

Cómo elegir el cabecero según tu estilo_00500453. Para los más mediterráneos

19.

Para los más mediterráneos

Si eres un amante de la tranquilidad y del estilo mediterráneo, apuesta por la madera. Sin duda, es uno de los materiales que más calma y calidez aportan a la casa. En el dormitorio, ayudan a aumentar esa sensación que siempre buscamos de bienestar. Una buena forma de conseguirlo es a través de un cabecero elegante de madera clara, así podrás combinarlo fácilmente con colores como el blanco o el turquesa. 

Cabecero de madera de teca, banco y flexo de Sacum. Lámpara de techo de Ladies and Gentleman. Cortinas y alfombra de Filocolore.

Cómo elegir el cabecero según tu estilo_00466613. Para los más innovadores

20.

Para los más innovadores

Si eres de los que buscan soluciones originales, apunta un arrimadero en tu lista. Los listones son una solución muy asequible. Si te cansas, solo tendrás que quitarlos y pintar. Podrás incluso personalizarlos: ponerlos lisos, en relieve o con algún dibujo geométrico.

Arrimadero a modo de cabecero de Bervic. Mesillas de noche de Maisons Du Monde.

Cómo elegir el cabecero según tu estilo_00436731 O. Para los más campestres

21.

Para los más campestres

Si eres un amante de lo natural, tienes que incorporar en el dormitorio un cabecero elegante de fibras naturales. Este tipo de cabeceros dan un toque muy fresco a la habitación. Además, los cabeceros de fibras naturales son pura tendencia. Tienes muchas opciones: yute, mimbre, ratán, bambú... ¡tú eliges!

Cabecero de esparto de La Maison.

Cómo elegir el cabecero según tu estilo_00510352 O. Para los más nórdicos

22.

Para los más nórdicos

Si eres fan del estilo nórdico, el blanco debe ser el color estrella. Apuesta por un cabecero de este tono con forma de estante, ya que este tipo son muy elegantes y al mismo tiempo, prácticos. El estilo nórdico se basa en piezas que sean funcionales pero al mismo tiempo que decoren con estilo. Añade en el estante algunas láminas, velas o flores. 

Cómo elegir el cabecero según tu estilo_00483001. Para los más eclécticos

23.

Para los más eclécticos

Si eres un apasionado del estilo ecléctico, la madera será también tu gran aliada, ya que es uno de los materiales más versátiles, lo que hace que se adapte muy bien a estilos muy distintos. La ventaja de la madera en un estilo ecléctico es que te ayudará a dar ese toque de calma ante tanto color. Olvídate de maderas demasiado claras, y apuesta por un tono medio. 

Cabecero, mesilla de noche, cómoda y lámpara de sobremesa de Cottage Little House. Papel pintado 'Letto Pistachio' de la colección Zoom Magenta de Coordonné.

Cómo elegir el cabecero según tu estilo 00477808.  Para los más románticos

24.

Para los más románticos

Si eres todo un romántico, te encantarán los cabeceros con curvas. Son todo un clásico en decoración, y en el dormitorio. La mezcla del beige y la curva de la estructura en la zona del cabecero aporta un toque muy delicado.

Cabecero realizado a medida de Pedroso y Osorio. Lámpara de Miriam Alía. Espejo de Leroy Merlin.Ropa de cama de Zara Home. Papel Pintado de Osborne & Little.

Cómo elegir el cabecero según tu estilo_00497576. Para los más vintage

25.

Para los más vintage

Si eres todo un amante de lo vintage, busca un cabecero con toques florales como este. Los tonos pasteles y los estampados florales se convierten en este dormitorio en los auténticos protagonistas. Aprovecha que el azul es el color pantone del 2020, para añadirlo en el cabecero. Así conseguirás mantener tu estilo pero con un plus de tendencia. 

Cabecero y aplique de María Santos.

Cómo elegir el cabecero según tu estilo_00485245 O. Para los más creativos

26.

Para los más creativos

Si eres un manitas y te gusta aprovechar todo, este es tu cabecero. Tan solo necesitarás algunas puertas viejas y pintura. Este cabecero en color azul nos encanta, ya que aporta vida pero al mismo tiempo tranquilidad al dormitorio.

Mesilla de noche de La Maison. Lámparas de Coton et Bois. 

Dormitorio con cabecero de madera natural 00500453. Sí a las cortinas rematadas

27.

Sí a las cortinas rematadas

Todas las cortinas deben tener su dobladillo corresponiente. Si quieres evitarte la costura, puedes usar una cinta termoadhesiva, a la venta en ferreterías y mercerías. Basta con doblar la tela a la medida deseada, situar entre la cara vista y la parte doblada la cinta y pasar la plancha encima de ambas. ¡Ya tienes el dobladillo!

Cabecero de madera de teca, banco y lámpara de Sacum, lámpara de techo en Ladies and Gentleman y cortinas y alfombra en Filocolore.
00425922 44341084. Un cabecero de ganchillo o una colcha

28.

Un cabecero de ganchillo o una colcha

Media, calceta o ganchillo son palabras que pueden resultar demasiado "muy de abuela". Ahora lo que se llena es el knitting o el chrochet. Se llame como se llame, tener un cabecero como el de tu abuela (o una colcha), hecho de ganchillo le dará personalidad singularidad a tu dormitorio. No habrá otro como el tuyo. 

Cabecero, de Fina Badia Knit Studio.
dormitorio-natural-muebles-rejilla-ikea. Una tendecia natural muy slow life

29.

Una tendecia natural muy slow life

Los muebles de fibras vegetales están muy ligados al estilo más sosegado del interiorismo, el que busca naturalidad y paz. Denominado slow life, precisamente por su relación con la fibra natural, los muebles cannage tienen esa connotación cuando se combinan con tejidos naturales y colores neutros. Anímate con el estilo en el dormitorio y dormirás mejor.

Ikea
dormitorio-cabecero-rejilla 00411059. Un cabecero entre reto, clásico y romántico

30.

Un cabecero entre reto, clásico y romántico

Este mueble cannage también marca un buen comienzo. ¿Qué te parece empezar por un cabecero de rejilla para decorar el dormitorio? Es una pieza ligera que aportará su textura y que puedes actualizar con el uso de textiles en colores vivos.

dormitorio-cabecero-obra-y-bano-integrado 00510665 O. Lámparas llamativas como transición entre ambientes

31.

Lámparas llamativas como transición entre ambientes

Así se han usado aquí estas maxi pantallas trenzadas: como elemento delimitador entre el dormitorio y el baño. Estas penden del techo sobre el cabecero de obra que separa la zona de descanso de un baño totalmente integrado.

Lámparas de Bloomingville. Cabecero diseñado por la decoradora Cayetana Quiroga y realizado por Zur-Eder. 
00461774. Muebles de jardín también dentro de casa

32.

Muebles de jardín también dentro de casa

En muchos muebles de jardín encontrarás ese trenzado en fibra del que hablamos. ¿Por qué no llevarlo al interior? La tendencia in & out también funciona en decoración. En este dormitorio, una butaca que podría decorar el porche se cuela para marcar el contraste en una base de colores muy neutros.

Cabecero de obra revestido en microcemento, diseño de Damián Ribas y butaca de mimbre de India & Pacific.
00482078 O. ¿Cannage antiguo? ¡Para nada!

33.

¿Cannage antiguo? ¡Para nada!

Introduce un mueble de rejilla también en las habitaciones infantiles y juveniles. Actualízalo con complementos, incluso, con un toque de color. Este cabecero de rejilla se ha pintado para darle modernidad. Encajará también una mesita de noche con puerta de rejilla o un armario.

Dormitorio con cabecero tapizado azul. Un dormitorio con molduras y con toques azules

34.

Un dormitorio con molduras y con toques azules

El azul de la cocina también llega hasta el dormitorio, con el cabecero con un efecto deslavado. Para vestir más esta estancia y darle ese look clásico que la propietaria quería, la pared del cabecero se completó con unas molduras que hacen de falso panelado. ¿Con ganas de más? No te pierdas el house tour

Dormitorio con cabecero tapizado. Un dormitorio mini pero con mucho encanto

35.

Un dormitorio mini pero con mucho encanto

Los metros eran los que eran, pero Natalia supo vestirlos con mucho encanto. Optó por una discreta moldura en la pared del cabecero que viste más esa pared sin restar ni un cm útil. ¿Sabías que el mismo recurso lo usó en la zona de día? Si te lo perdiste, echa un vistazo al salón y, de paso, al resto del piso.  

Dormitorio señorial con terraza. Un dormitorio de carácter clásico

36.

Un dormitorio de carácter clásico

En el dormitorio, todo empezó con el cabecero. A la propietaria le gustaban los cabeceros en capitoné y esto dio pie a la decoradora para crear una habitación más clásica que el resto de la casa. Clásica, pero ligera. Y es que las paredes se tiñeron en blanco y se tiró del estilismo y de algunas piezas escogidas para darle color, como los textiles de un suave verde agua, a juego con el espectacular sofá a pie de cama. No te pierdas ni sofá ni el resto de la casa.

Cabecero, de Calse. Mesillas de noche, de Crisal.  Apliques, de DCW. 
Dormitorio de campo con paredes verdes_00515305 O. Ropa de cama: detalles que marcan la diferencia

37.

Ropa de cama: detalles que marcan la diferencia

"Un dormitorio en blanco con un cabecero neutro puede ser super especial con una ropa de cama escogida con mucho mimo", opina Natalia Zubizarreta. De hecho, puedes jugar con la ropa de cama para darle color al dormitorio, ponerlo a la moda o crear contraste. Esta temporada se llevan los tonos neutros (blancos, grises y piedra). Puedes resaltarlos añadiendo color en cojines y plaids, como se ha hecho aquí. 

Dormitorio con papel pintado y chifonier_00515088. Cabecero: la pieza estrella del dormitorio

38.

Cabecero: la pieza estrella del dormitorio

La pared del cabecero es la parte más importante de un dormitorio, ya que es la que preside y acoge la cama. Además del cabecero en sí, la decoradora Natalia Zubizarreta recomienda mimar esa pared, ya sea con papel pintado –con efecto textil dará un extra de confort–, con pintura, con molduras –muy de moda–, con un empanelado de madera...

Dormitorio señorial con molduras y cabecero tapizado. Iluminación: indirecta y cálida

39.

Iluminación: indirecta y cálida

Natalia Zubizarreta aconseja evitar las lámparas de techo en el dormitorio, porque deslumbran, y apuesta por las indirectas, ya sea apliques si buscas un look más moderno, o de sobremesa. En el armario, que es donde realmente se necesita una luz potente, Natalia recomienda los focos empotrados y orientables: basta con uno de unos 5 W cada 80 cm. Y separado unos 15-20 cm del armario para no deslumbrarte.

00500538. Cojines y plaids: una cama apetecible

40.

Cojines y plaids: una cama apetecible

Más allá de la ropa de cama, es muy importante cuidar la puesta en escena de la cama. Como explica Natalia, "nuestra recomendación es colocar las almohadas, dos cojines de 60 x 60 cm y, según el tamaño de la cama, dos de 50 x 50cm.Y un plaid o una colcha a pie de cama. Todo esto hace que la cama se ve apetecible y gustosa". 

dormitorio con cama con colcha y manta color ocre y beige 00461031. Alfombra: cuanto más grande, mejor

41.

Alfombra: cuanto más grande, mejor

La alfombra en el dormitorio no es un imprescindible, pero da un extra de confort que se agradece mucho. La decoradora Natalia Zubizarreta no lo duda: "Nos encanta que la habitación esté casi enmoquetada, es decir, apostamos por maxi alfombras, y siempre que pasen por debajo de la cama. Esto hace que la habitación sea más acogedora. Y en tonos naturales, que no te condicionen la decoración".

00465243. Cama: la medida justa para ser cómoda y proporcional

42.

Cama: la medida justa para ser cómoda y proporcional

La cama es la pieza central del dormitorio y en base a ella deberían organizarse el resto de elementos. Un truco para saber qué medida elegir es trazar un círculo imaginario de 260 cm alrededor de la cama. Es la manera de asegurarte incluir una cama de 135 o 150 cm –la medida cómoda para una cama compartida– y el espacio libre alrededor para moverte.

00446955. Mesillas: el complemento del cabecero

43.

Mesillas: el complemento del cabecero

Son el fiel escudero de la cama. Hasta el punto que es habitual elegirlas a juego con él. Pero, como destaca Natalia, "hoy en día las mesillas pueden ir parejas, a juego con el cabecero o incluso elegir un diseño de cada, lo que da un look más desenfadado", como se ha hecho en este dormitorio. ¿La clave? "Que aún siendo diferentes, vayan acorde con el conjunto".

00511411 O. De DM y con mesillas con cajones

44.

De DM y con mesillas con cajones

La decoradora Asun Antó completó la cama, bajo el lucernario, con un cabecero de pared a pared de DM que integra, a modo de hornacina, las dos mesillas. Para que sean más prácticas, cuentan con un pequeño cajón. 

00513213 O. De obra y con hornacinas a modo de mesillas

45.

De obra y con hornacinas a modo de mesillas

Optar por una cabecero de obra es una solución muy práctica por su versatilidad y porque puedes confeccionarlo a la medida de tus necesidades. Aquí, además, se ha planificado con dos hornacinas que sirven de mesitas de noche. 

00514952. Un super cabecero de madera

46.

Un super cabecero de madera

Es una manera de enmarcar la cama y darle protagonismo y, a la vez, sumar calidez. Aquí, se ha llevado hasta el techo y se ha elegido a juego con la mesilla de noche, creando un conjunto coordinado. 

00505433. Con un panel acristalado

47.

Con un panel acristalado

Rematar el cabecero con un panel acristalado es una opción muy útil para separar visualmente la zona de cama del vestidor, por ejemplo, sin renunciar a la claridad. 

00513579. Una cama con un cabecero de obra

48.

Una cama con un cabecero de obra

La pared de piedra vista ha condicionado la elección del cabecero con el que vestir la cama. Para salvarla se ha planificado un cabecero de obra de pared a pared, cuya repisa sirve de complemento de las mesillas y para apoyar objetos decorativos. 

00511539 O. Un antiguo arrimadero recuperado

49.

Un antiguo arrimadero recuperado

La decoradora Lara Pujol reconvirtió este arrimadero antiguo, que ya no tenía cabida en este piso, en un cabecero personalísimo tras su restauración. Personalidad y tradición. 

00503823. Un tablero de madera con un dibujo pintado

50.

Un tablero de madera con un dibujo pintado

Este cabecero apenas ocupa espacio y da un "toque cañero y dicharachero" a este dormitorio minimalista. "Se trata de un tablero de madera que se ha colgado en la pared con un dibujo pintado", explica la decoradora Paz de Tord. 

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de El Mueble?