Baúles

51 /105

51.

Más luz con espejos

 Si te gustan las luces cálidas, amarillentas y suaves para que el recibidor resulte más acogedor pero no quieres que parezca demasiado oscuro puedes multiplicar la luz con un espejo. Y, como sabes, también hará que tu recibidor parezca más grande. Consola, baúl de mimbre, maleta de mimbre, espejo y papel pintado de la pared de Sacum. Pavimento de parquet laminado, de Quick-Step.

52.

Objetivo: más luz

En el encargo que recibió la interiorista, algo indispensable era ganar luz, pero las ventanas no eran muy grandes. Lo consiguieron pintando de blanco y con textiles claritos, como las cortinas blancas.

Ropa de cama de Cm Interiors / Bellora. Lámpara de Little House. Cortinas con tela de Güell Lamadrid.

53.

Textura a tono

Y si las patas de la lámpara de pie son de madera, escoge la pantalla, además de en tejidos naturales, con pequeñas franjas horizontales más oscuras para aportar color a la pieza. El sofá ha sido tapizado por Manuel Igeño, el baúl a modo de mesa de centro, en Fronda, la lámpara de sobremesa en el Globo, la de pie en Lámparas Potosí y la mesa auxiliar, de Becara.

54.

Buscando en el baúl de los recuerdos

De madera, de mimbre, lisos, estampados... los baúles han tomado fuerza en las últimas temporadas y podemos verlos haciendo de mesa de centro, de mesillas en las habitaciones o como piezas únicas en los salones. Como este, que sirve también para separar espacios.

 

 

Salón semicircular con chimenea

55.

Un salón muy acogedor alrededor de la chimenea

El gran salón comedor ocupa el espacio principal de este piso, que la decoradora tiró por completo y lo rehizo según sus necesidades. El estar se organiza ante la chimenea, con sofás de chenilla y una butaca de piel que invitan al descanso y a la tertulia: "Busqué la naturalidad en materiales, tejidos y colores, sin estridencias, para que todo respirara un aire acogedor". ¿Quieres ver el resto del piso?

56.

Un baúl como mesita auxiliar

No hace falta que guardes sólo los recuerdos, también puedes guardar las mantas y plais de invierno durante los meses cálidos. Sofás blancos, modelo Oporto, pufs, y alfombra de Sisal, de Fernando Morento. Mesa de centro, en La silla colonial.

57.

Flores y más flores

Para darle un aire silvestre se han forrado las paredes con dos tipos papel pintado y se han pintado las vigas de blanco para aportar lumunosidad. Cabecero, de Rue Vintage 74. Mesita de noche y baúl, de Maisons du Monde. Arrimadero realizado con papel pintado, de Coordonné. Papel pintado estampado, de Laura Ashley. Lámpara de sobremesa, en Cheoma. ALfombra, en KP Deco.

58.

Plus de confort

El recibidor no tiene por qué ser solo una estancia de paso. Hazlo "habitable" y añádele objetos y muebles que te faciliten la vida: un baúl-descalzador donde guardar ropa o zapatos, una cómoda para guardar cosas y que decore, un espejo para darte los últimos retoques antes de salir. 

59.

Próxima parada, el salón

Y es que este diseño recuerda los antiguos baúles de equipaje con los que nuestros antepasados cargaban, literalmente, con la casa a cuestas. Este procede de Fronda.

60.

El baúl de los recuerdos

 Es una opción doblemente práctica: sirve de mesa de centro y, a la vez, ofrece mucho espacio en su interior para guardar, por ejemplo, plaids y cojines. Este es un diseño mexicano. 

61.

Combina para dormir mejor

Dos cortinas. Una visillo y otra de lino, por ejemplo. Podrás correrlas las dos para conseguir máxima oscuridad o correr solo una para tener luz e intimidad a la vez. Queda perfecto coordinar cortina con el plaid de la cama o el cabecero. Cortinas de lino, de Lizzo. Arrimadero a modo de cabecero realizado con lamas decapadas de Bervic. Mesitas de noche, de Maisons du Monde. Espacio decorado por Pia Capdevila. 

62.

Te harás amigo de las correderas

”Son la mejor solución para unir y separar, sin darte cuenta, espacios tan relacionados como cocina y comedor”, explica la arquitecta Mar Marcos. Aunque ella prefiere llamarles paneles correderos. Las empotradas son más costosas (unos 900 €), porque se integran dentro de los tabiques, pero también las que mejor desaparecen. Desde Caravan Interiors apuestan por grandes puertas correderas, mientras que la decoradora Pia Capdevila es adicta a las de cristal.  

63.

Un día para inspirarte

Si estás leyendo esto eres uno de los nuestros, es decir, un "deco-lover" apasionado por las nuevas tendencias. Y como tal, te encanta sumergirte en nuestra web para coger ideas y transformar tu espacio para que siempre sea el mejor lugar del mundo para ti. ¿Se puede pedir más?

64.

El baúl de los recuerdos

Gana almacenaje con un baúl. Puedes ponerlo en los pies de la cama o usarlo como mesita de noche.

Baúl, de Ikea.

65.

Con mucha personalidad

 Por muchos detalles en tono rojo que pongas en el dormitorio seguirá siendo igual de elegante. Y tendrá un toque personal y distintivo. El cabecero ha sido realizado por tapicerías Hellín con tela de Pepe Peñalver (al igual que las cortinas). La butaca y la maleta roja son de Becara.

66.

Baúles a pie de cama

Son una manera de aprovechar el espacio a pie de cama regalando espacio extra para guardar. Además, son decorativos por sí solos. Estos, de Azul-Tierra. 

67.

Con piezas escogidas

En este salón, la elección del blanco en paredes, techo y piezas tapizadas convierte a la original mesa de centro en imán de las miradas.

Sofás, butaca y mesa de centro baúl, en Rialto Living.

68.

¡Bienvenido a casa!

 Baúl de herencia familiar. Las sillas tapizadas son de Becara. Lámpara de sobremesa, similar de Jardin D'ulysse España. El jarrón, similar en Mercader de Venecia. 

69.

Al fondo, la zona de lectura

 La chaise longue está en Azimut. Las dos alfombras se adquirieron en Francisco Cumellas. La lámpara de pie y el baúl, a la venta en Mercader de Venecia.

70.

Inercia térmica

 Es la capacidad que tienen algunos materiales, como los ladrillos macizos, la piedra o el hormigón, de acumular calor para después liberarlo pausadamente al ambiente. Un calor que puede reducir el uso de sistemas de climatización y el gasto energético.

71.

Aprovechar cualquier rincón

 El pasillo de la casa se convirtió en un improvisado rincón de lectura. Butaca, modelo Piano Columbus con funda de lino, en Rialto Living. Baldas de madera blanqueadas realizadas a medida y consola de hierro pintada, todo en Nadal Mobiliario. Al fondo, el comedor.

72.

El dormitorio, grande y plácido

 Cabecero, en Ámbar. Colcha y fundas de almohada de Laura Ashley. Baúles, en Giuliana B. 

73.

Estudio en colores tierra

 Con sofás a medida, colocados en "L". Suelo de moqueta.

74.

Vestidor en color beige

Armario empotrado con molduras en las puertas. Banqueta de rejilla, de Decofemo. Baúles y maletas, adquiridos en La Casa de la Abuela. El camisón de lino, adquirido en Côte Soleil. Alfombra, de KP. Suelo de barro.

75.

Photo Measures para tener los datos a mano

Sacas una foto de la estancia, anota las medidas en la propia fotografía y así cuando tengas que comprar los muebles tendrás todos los datos siempre a mano para asegurarte de que encajan. Existe una versión gratuita con menos opciones y limitada: Photo Measures Lite también para iOs y Android. www.cubent.com

 

76.

Baúles muy prácticos

Los muebles de doble función son geniales. Guardas al tiempo que sirven de apoyo si los conviertes en mesas de centro.  

Baúl, mesa auxiliar y sofá, de Rialto Living. De Nanet Molenaar. 

 

77.

A modo de persianas

Son un diseño puesto al día de los fraileros tradicionales. Refuerzan la atmósfera campestre de este dormitorio, a la vez que sirven de persianas. 

78.

Dormir como en una nube

Blanco y verde, ¡qué combinación más fresca y alegre! Sobre todo si apuestas por un verde, como aquí, con notas de amarillo, que lo hace más vitalista y no tan apagado como otros verdes más sobrios e incluso invernales, como el verde musgo.  

La cama es de Casa Todi y la mosquitera, de Textura. 

79.

Baja el techo

 Aunque normalmente se desea el efecto contrario, este truco es adecuado para aquellas casas con ambientes con doble altura. Baja el techo con la siguiente combinación: paredes blancas y pintura más oscura en la cubierta. Acogedor. 

80.

Deja la cama hecha

Con ropa limpia. Agradecerás dormir en tu cama, como si estuviera acabada de hacer. Y evitarás malos olores al regresar. Cama, en Casa Todi y mosquitera, de Textura. 

81.

¡Qué orden!

Sofá, de India & Pacific. Mesa de centro, de Cottage Little House. Banco-baúl de mimbre, de Sacum. Butacas, de Isa de Luca. Alfombra, de B&B Collection y mesa auxiliar de madera, de India & Pacific. 

82.

Bicolor

Esta escalera da acceso a la planta de los peques y se ha decorado a su gusto: con vinilos en forma de flor y con la huella de color gris en contraste con la barandilla y la contrahuella, en blanco. 

83.

Redonda y bicolor

Con el interior de acabado de madera y el exterior lacado en blanco, esta bandeja decora por sí sola.

84.

Pocas piezas, pero escogidas.

Este dormitorio no se ha abigarrado, al contrario, se ha optado por pocas piezas pero de valor decorativo: una cómoda a modo de mesilla de noche, un gran cuadro como cabecero o un baúl, de Giuliana B. Arte y decoración, a pie de cama.

85.

Un dormitorio infantil romántico

En él crearon un falso arrimadero con un papel que imita madera, hasta 1,80 metros de altura. El resto (techo incluido) es un papel romántico, muy femenino, con motivos de pájaros de Laura Ashley. 

Los cabeceros son de The Rue Vintage. La mesilla es de Maisons du ­Monde. Las colchas son de Zara Home.

86.

Todo en orden

La clave para no hacer mil y un viajes dentro de casa cuando llega la hora de recoger la terraza es contar con algún mueble que te ayude a guardar. Un baúl, un pequeño armario, un banco con almacenaje... Guarda en su interior cojines, velas y todo aquello que se pueda estropear si se queda a la intemperie, tanto en verano como en invierno.

87.

Cajas y baúles, ¡que nunca falten!

Son dos clásicos del orden, ya que permiten recoger los juguetes de manera rápida, pudiendo ser ellos mismos quienes participen desde peques en el ritual de guardar sus cosas.

88.

Más ventanas y más luz

"Ganamos mucho abriendo los ventanales a las vistas, tan majestuosas. Y Esther insistió con la inspiración de una casa provenzal, así que todas las fachadas están hechas con revoco al natural, de arenas y pigmentos como las provenzales, y las carpinterías y maderas están pintadas de un tono de la Provenza", nos cuenta Luciano. 

Sofás tapizados por Manuel Igeño. Lámpara de sobremesa, en El Globo. Lámpara de pie, en Lámparas Potosí. Butacas antiguas, tapizadas por Loli Lavín con tela de Becara. Baúl a modo de mesa de centro, de Nataila Parladé, con objetos de Becara encima. 

89.

Una chimenea con dos caras

El salón y el comedor están juntos pero separados. Y es que la chimenea está abierta a ambos lados, de manera que por un lado ambienta el estar y, por el otro, el comedor. El uso de piezas recuperadas también ha sido una máxima en esta casa de campo: "A mí me gusta que hayamos recuperado y restaurado muchos muebles originales de la casa, como los baúles. Loli Lavigne los ha restaurado, igual que los sofás antiguos, todos retapizados", explica Esther.

Cojines, de Gancedo. Mantas, de Zara Home. Mesita auxiliar, de Becara. Lámpara, de El Globo.
Recibidor pequeño con consola

90.

Un estilo clásico con aire afrancesado y rústico

Por los tonos arena escogidos y el diseño de los muebles. Este pequeño recibidor -decorado por Clara Valls- cuenta con un trío que nunca falla para decorar: consola + espejo + luz. La consola es perfecta para espacios de reducidas dimensiones porque es ligera pero te permite decorar y dejar las llaves. Debajo de su sobre puedes ganar espacio para guardar con cestas o baúles.

Consola, baúl de mimbre, espejo y papel pintado de Sacum. Pavimento laminado de Quick-Step.

91.

¡A volar!

Estas originales literas colgadas de cuerdas, permiten dejar un espacio amplio en el centro de la habitación y no impiden la entrada de la luz de la ventana, que justo queda en medio de las cuatro camas. Son un diseño de Bárbara Chapartegui.

92.

Campestre y romántico

La cama, la lámpara, la ropa de cama en blanco y rosa... Todo en este dormitorio se alía para crear una atmósfera delicada y femenina. Cabecero de Maisons du Monde y mesilla de Oka.

93.

Mezcla de colores

 “El piso estaba pintado de amarillo, pero decidí apostar por colores serenos, que combinaran con los muebles. En la habitación de mi hija simulé un arrimadero con dos colores”.

94.

Un baúl-mesilla

 “En la habitación de mi hija, un baúl de mimbre hace de mesilla y le da un aspecto más romántico”.

95.

Busca la proporción

El sofá es la pieza central del salón, por lo que conviene que tenga unas dimensiones proporcionadas al espacio. Y el resto de piezas, a él. Ten en cuenta dejar zonas de paso de entre 80 y 100 cm; si son más amplias, desaprovecharás unos metros que podrías destinar a zona de lectura, estudio, etc.

Baúl de mimbre

96.

Banco y baúl dos en uno

Juegos, cojines plaids... Un banco con capacidad, o en este caso un baúl, "despeja" tu salón a la vez que decora por sí solo. ¡Nos encantan los de mimbre de toda la vida!

Salón clásico decorado en tonos neutros con banco de mimbre

97.

Viste el banco a juego con los textiles

Si no quieres planificar un banco a medida, una buena alternativa es un baúl. De madera o de mimbre, hace las veces de banco y de improvisado armario, ya que permite guardar en su interior todo lo que no quieres tener a la vista en el salón. Completa el baúl con una colchoneta de unos 5 cm de grosor para ablandar el asiento y añade unos cojines a modo de improvisado respaldo. Elígelos, tal y como se muestra en este salón, a juego con el resto de textiles.

98.

Baúl sedentario

 En este recibidor un baúl de herencia se reutiliza a modo de consola. Además de ser decorativo, en su interior pueden guardarse mantas o textiles de otras temporadas.

99.

En tonos malvas.

Cama con dosel pintada por Arts & Claus. Baúl pintado por Estudio Stencil. Estor y cortinas, de Bellorca-CM Interiores. Alfombra, en Basarabian. Lámpara de pie, en La Maison. Butaca, de Cusó Tapissers.

100.

En el dormitorio

Cabecero y banco de Rivièra Maison y papel pintado de La Maison, en Pia Capdevila I & E. Colchas de Filocolore y de Sitjar. Cojines beige de Homie by GC.

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de El Mueble?