Alfombras

201 /2472
Terraza con sofá y cojines en blanco y negro_00504040

201.

Renueva los textiles de exterior y estrena terraza

Los textiles tienen un gran poder para transformar un espacio. Basta con cambiar las fundas de los cojines, las colchonetas de un banco o las galletas de las sillas para que la terraza parezca otra. Un consejo: al elegir los cojines y colchonetas de base apuesta por telas especiales para exterior, te durarán más y mejor. Y de colores claros: dan más sensación de frescor y no se calientan tanto como los oscuros.

Terraza con comedor de verano con barbacoa portátil negra_00458334

202.

Las alfombras también son para la terraza

Son un must en el exterior. Suman calidez y hacen de la terraza un espacio más acogedor. Además camuflan aquellos suelos que no nos acaban de gustar pero que no hemos podido cambiar, y hacen la pisada al pie desnudo más agradable, sobre todo si el suelo cerámico, que suele calentarse mucho por el sol. Una idea que queda espectacular es la de este comedor, donde se han superpuesto dos alfombras, una de fibras de base y, en la zona más expuesta a la suciedad, una de algodón con motivos geométricos, que es más fácil de lavar que la de fibras, más delicada. 

salon verde 00480523

203.

Con dos tonalidades de verde

Si tu salón cuenta con dos ambientes y quieres diferenciarlos, mira cómo lo ha solucionado la interiorista Meritxell Ribé, de The Room Studio en esta vivienda. La zona más social, en torno al sofá, se pintó de un verde claro para captar la máxima luz posible mientras que en el rincón de lectura, frente a la chimenea, se optó por un tono más oscuro, un verde musgo, que le da intimidad y profundidad. ¡La conexión y el equilibrio es total! ¿Quieres saber cómo la pintura cambió el resto de la casa?

00510159 O

204.

Una cocina alargada, moderna y con mucha luz

Abierta al fondo, a un lateral y en el techo. Los muebles blancos multiplican la luz natural que entra por todas y cada una de las ventanas. Y, para evitar la sensación de agobio, se han colocado muebles altos en tan solo uno de los laterales, mientras que en el otro se ha abierto la pared con una ventana que comunica con el comedor.

Mobiliario, de Dica. Alfombra, de IKEA.
recibidor-con-consola-de-madera-y-hierro-y-alfombra-de-fibras-00417781 O

205.

Pasillos con alfombras y muebles

Si hay una alfombra en el pasillo, lo ideal es evitar la presencia de cualquier otro mueble, ya que lo único que harán será restar importancia a la alfombra. En el caso de que sí que lo haya, la alfombra debe quedar completamente liberada, especialmente si va colocada en el recibidor.

pasillo-con-estanteria-de-obra-y-alfombra-con-motivos-geometricos-00461818 O

206.

¿Qué efecto quieres conseguir con la alfombra?

Los estampados y motivos gráficos de las alfombras sirven para jugar con la luminosidad y la percepción del espacio. Además disimulan mejor las manchas y resisten más a la suciedad. Un pasillo estrecho con una alfombra de rayas horizontales parecerá más ancho. Mientras, las de estampados geométricos sencillos, como las Beni Ouarain, aportarán un toque moderno y delicado.

pasillo-con-alfombra-y-banqueta-con-plantas_00495537

207.

El color de la alfombra

Generalmente, los pasillos son zonas oscuras y sin ventanas. Por eso, una alfombra de un color claro y neutro ampliará y aportará luminosidad, aunque se verán más las manchas. En cambio, si el pasillo sí que dispone de luz natural puedes dejarte llevar un poco más y elegir un modelo más vistoso y original que dé colorido y carácter.

Alfombra, de Tailak. Taburetes, de La casita de Margaux.
zona-de-escaleras-y-pasillo-con-alfombras-de-fibras-redondas-00485534 O

208.

¿Cómo es una alfombra para pasillos?

Las ideales son las que tienen forma rectangular o alargada. Pero en pasillos muy largos o amplios, se pueden poner varias alfombras seguidas, ya que reducirán la sensación de ‘efecto túnel’ y lo acortarán. El mismo efecto se consigue si las alfombras son redondas, una tendencia que cada vez vemos más. Evita que tenga demasiado grosor para evitar tropiezos y accidentes.

Alfombras, de Coco-Mat.
00449138

209.

Las kilim, decorativas y fáciles de limpiar

Si quieres un plus de originalidad y estética, las kilim son la estrella de las zonas de paso. Sus figuras geométricas y vivos colores consiguen un resultado original, desenfadado y con poder decorativo.

Kilim de lana, de Estudio Lares Decoración.
00495413 O

210.

Que se vea el suelo

Pero lo justo. Si eliges una alfombra que llegue de lado al lado del pasillo, el efecto resultará bastante agobiante. En cambio, si es demasiado estrecha, parecerá de juguete y no quedará bien. Lo ideal para un resultado óptimo es dejar un espacio entre la alfombra y el rodapié.

casa-ideal-00493756

211.

El mejor material para las alfombras para pasillos

Ten en cuenta que es una zona de paso y mucho tránsito, así que es importante elegir una alfombra de un material resistente. Por ejemplo, un modelo de pelo largo no es lo más recomendable, ya que terminará destrozado en pocos meses. Las de sisal son resistentes y fáciles de limpiar y las de lana de pelo corto –como la de la imagen– son ideales para pasillos que dan acceso a las habitaciones.

Sofá, en Tapidisseny. Mesa auxiliar, en Hanbel Monpas. Puffs, en Aramara. Alfombra Trikot, de KP.
00477504

212.

Cómo medir bien

Metro en mano, antes de elegir una alfombra, mide bien el espacio. Una buena manera de hacerte a la idea de cuánto puede ocupar y cuál será su efecto es marcar en el suelo cuáles son las dimensiones. Hazlo con cinta de pintor o colocando unos papeles en lo que sería la superficie de la alfombra. 

Alfombra, en Gra
00417773

213.

¿Cuál es el tamaño perfecto para una alfombra de pasillo?

Lo ideal es que una alfombra pasillera esté entre 10 y 15 cm separada de la pared (a cada lado). Es decir, tiene que medir, como mínimo 20 cm menos que el ancho del pasillo. Respecto al largo: entre 45 y 60 cm más corta que el pasillo. Ten en cuenta también hacia dónde es apertura de las puertas –para que la alfombra no sea un obstáculo– y se abran con facilidad.

Mueble realizado a medida por carpintería Arias. Alfombra, de Basarabian.
pasillo-revestido-con-papel-pintado-y-alfombras-00455164

214.

Alfombras en el pasillo: argumentos en contra

Si no cuentan con una base antideslizante debajo –o tiras adhesivas que se colocan en el perímetro de la alfombra–, pueden ser peligrosas o provocar tropiezos. Se trata de un elemento muy importante también para que la alfombra se mantenga en su posición: una alfombra torcida en el pasillo se ve enseguida y crea un efecto muy feo. Asimismo, es fundamental que la alfombra ‘respire’ y tener en cuenta las dimensiones del pasillo si no se quiere potenciar el efecto tubo.

pasillo-con-armarios-empotrados-y-alfombra-00466552

215.

Las alfombras zonifican y separan

Sí, también en los pasillos. Por ejemplo, son ideales para colocar en la zona que da acceso a la zona de noche de la casa, haciéndola más acogedora. O bien puede servir para delimitar y destacar el área en la que va colocada.

Alfombra, de Tailak.
00429336

216.

Alfombras en el pasillo: argumentos a favor

Aportan calidez, protegen el suelo y la pisada y aportan un toque de color y personalidad a una zona de la casa difícil de decorar y que ofrece pocas alternativas. Las alfombras hacen estas zonas de paso más acogedoras, crean contraste y modifican la percepción del espacio.

Porche con comedor exterior y zona chillout frente al mar

217.

¡Esto es vida!

Rodeada de pinos y con el mar de fondo, esta casa tiene el enclave perfecto para instalar un comedor exterior en el porche donde disfrutar en familia y con amigos. A su lado se creó una zona de relax informal, perfecta para sestear o tomar la penúltima copa. Y mientras llegan los invitados ¿qué tal un instante de romanticismo solo para dos? Mesa, de Maisons du Monde. Sillas, de Casa Paya.

comedor-exterior-terraza-pequena 00508431

218.

Mirando al mar

Esta terraza sin duda está a la altura. Sentados en su mesa de comedor de madera maciza y acabado natural permite vislumbrar el magnífico horizonte azulado que la rodea. Un listón en su estructura inferior y las butacas con brazos garantizan el descanso de extremidades. Si tienes una terraza similar o aspiras a ello, no te olvides de abrir una o dos sombrillas orientables que cubran bien las sillas y protejan de los rayos UV para que el sol no os moleste mientras coméis.

terraza-salon-y-comedor-exterior 00485118

219.

Con zona de relax y pista de baile

Imagínate el plan: comida con amigos, sobremesa de tertulia y café, una copa a media tarde con música de fondo y...¡a bailar! Es lo que se planeó en esta terraza con mesa de comedor, zona chill out y espacio libre para montar la pista. Si crees que a tu terraza le falta chispa, coloca una guirnalda luminosa de lado a lado que ilumine el ambiente si la fiesta se alarga hasta bien entrada la noche. Mesa de centro y taburete, de Colmado Cactus. Mantel, de Filocolore y sillas, de Teodora BCN.

Salón con suelo hidráulico, alfombra, puf, lámpara, mesa de comedor, sillas wishbone i perro

220.

Del centro a los extremos

Si tienes una mesa de comedor amplia pero a diario solo la utilizáis dos personas, apúntate esta idea: lleva la decoración a los extremos, sea cual sea, coloca unos individuales en el centro de la mesa para no tener que quitar el mantel base y sitúa en ellos los platos de los comensales. En la mesa de la imagen, se han llevado los jarrones de flores a cada esquina, así no molestan y además sirven de grato acompañamiento durante la comida. ¿A qué es una excelente propuesta?

Comedor abierto al salón con gran mesa de madera y sillas tapizadas_00371974

221.

Búcaros alineados

Un clavel, una margarita, una amapola, una rosa... ¿Prefieres una presentación floral discreta en lugar de ramos grandiosos? Opta por decorar la mesa de comedor muy chic con tus flores favoritas dispuestas en pequeños búcaros, una por jarrón. Alinéalos en el centro de la mesa. Puedes acompañarlos con la vajilla, los cubiertos y los vasos preparados en bandejas. ¡Nunca se sabe quién se puede presentar a comer por sorpresa!

Comedor con vigas de madera y mesa ovalada de madera y butacas de fibras_00425503

222.

Con piezas de menaje

En los meses de verano cuando el calor aprieta ¡qué bien sienta un vaso de gazpacho bien fresquito a cualquier hora del día! ¿Qué te parece si dejas en la mesa del comedor unos boles preparados para saciar la sed a media mañana? Haz un descanso y siéntate a la mesa a deshoras, verás qué bien te sienta. En esta de la imagen, amplia y ovalada, se ha decorado con dos jarrones floridos separados por un mantel de lino doblado. Junto a ellos, una jarra de agua o unos boles apilados ¡para elegir bebida! 

Comedor actual con librería blanca y sillas negras

223.

Si tu mesa es rectangular

Si tu mesa de comedor es rectangular y amplia, entonces el espacio no es problema. Puedes mezclar piezas similares o diferentes y agruparlas por conjuntos a lo largo del sobre. En este comedor moderno se ha optado por crear un primera composición con el cristal como protagonista (jarrón, portavelas y jarra de agua) y una segunda formada por libros. Mesa, de Maisons du Monde. Sillas, lámpara de techo y alfombra, del estudio de la decoradora Natalia Zubizarreta.

Comedor clásico con mesa ovalada

224.

Con una cristalería bonita

Seguro que tienes un juego de café de porcelana o una cristalería de Bohemia apolillándose en la vitrina, a la espera de un acontecimiento especial. ¿Y si liberas una o dos piezas y las agrupas en una bandeja de madera o de metal? Ubícalas en el centro de la mesa junto a un discreto ramo de flores, directamente sobre la superficie o sobre un mantel doblado, a modo de camino. Es lo que se ha hecho en la mesa ovalada de este salón clásico. ¡Ahora respira un plus de elegancia!

salon en color blanco con chimenea

225.

Un salón totalmente blanco

El blanco es el color que se impone en toda la casa, con la excepción de la cocina y el comedor, donde se ha apostado por un marrón oscuro casi negro que crea contraste. Aunque esta es una casa sobre todo de veraneo, los propietarios no quisieron renunciar a la chimenea, para disfrutar del calor del fuego en sus escapadas invernales. 

Salón blanco con vistas al jardín y la piscina

226.

2. Una villa en Marbella desde la que se divisa el mar

Esta casa se reformó por completo para darle, literalmente, una nueva vida. Se abrieron ventanas para llevar su espectacular exterior, con el jardín, la piscina y las vistas al mar, dentro de casa. Y se tiraron tabiques para que los espacios fueran más amplios y comunicados entre sí.  

00508697 O

227.

Mima el suelo de tu terraza

Lo agradecerás en la pisada y a la vista. Las alfombras de exterior sirven para zonificar, aportar calidez y proteger el pie. Un modelo kilim, como el de la imagen, es el plus perfecto para una decoración ibicenca.

Sofá, de Miv Interiores.
00504019

228.

Qué se lleva este verano

El blanco sigue siendo el color base por excelencia para las telas de exterior. Es perfecto para la tapicería del sofá o vestir la mesa con un mantel de lino. El azul, en todas sus variantes, desde las más oscuras a las más claritas (sin olvidarse del turquesa o el aguamarina) y los tonos empolvados, como el verde mint o el rosa, toman fuerza. Todo para ofrecer un look fresco y actual. En cuanto a los estampados, los motivos étnicos y geométricos siguen siendo tendencia, aunque con un perfil más sutil y delicado. Actualiza tu jardín y terraza volviendo a las raíces con tejidos naturales en cojines, ropa de mesa y, sí, también las alfombras.

Banco hecho a medida por Ignasi Bisbe. Mesas de centro de Teodora Exteriorismo. Butaca y cestos de palma, de Catalina House.
Recibidor con aparador midcentury alfombra y espejo redondo dorado_457273

229.

Un paseo por los años 50

¿Deseas que la entrada a tu casa sea très chic? Entonces inclínate por un recibidor de estilo midcentury, como este de la imagen cuyo aparador con baldas y cajones aúna diseño y funcionalidad. Apoya sobre él un espejo redondo con marco dorado que contraste con sus líneas puras. Y para rematar, ¿qué te parece una lámpara de araña actualizada que rivalice en belleza? ¡Tus visitas se rendirán a tanta elegancia! Aparador y espejo, de El Corte Inglés.

recibidor rustico con busto y complementos cristal00383385

230.

Con sabor rústico

¿Te acuerdas de esas mesas tocineras típicas de las cocinas de pueblo? Recupera una de ellas y adáptala a tu recibidor si quieres darle un toque rústico, como este con puertas de madera maciza y suelo de barro cocido. Decora la mesa con objetos de cristal y flores aromáticas que, además de decorar, servirán de ambientador natural. Unas cestas en el suelo ¡y te quedará perfecto! Cestos de mimbre, de Fronda. Alfombra, de Tailak. Puerta, de Antigüedades Ana y Belén.

recibidor-clasico-con-alfombra 00510578

231.

Un porche interior

En esta casa de campo se ha creado un pequeño porche a la entrada que invita a contemplar cobijado el paisaje cuando el calor aprieta o el tiempo no acompaña. Ha bastado solo una mesita redonda, una silla de fibra y una alfombra para amueblarlo pero su sencillez no le resta un ápice de su espíritu acogedor. Un cerramiento acristalado con perfilería oscura separa este espacio del interior de la vivienda.

recibidor-con-banco-y-perchero-00503814 fed11a1a 1333x2000

232.

La mínima expresión

Si en tu casa no hay sitio para un recibidor en condiciones, equípalo con lo básico, como aquí: un banco para descalzarse y dejar el bolso, un mini estante donde depositar las llaves y el móvil, una alfombra para acomodar los pies y unas perchas de pared que no ocupan espacio. Elige materiales frescos como madera y fibra y una planta que le de el toque green. Colgadores, de Muuto. Banco, en Bazaar Barcelona. Lámpara, en Santa & Cole. Alfombra, de India & Pacific.

salon-orden-mesa-de--centro-ventanal 00508676

233.

Olvidarse de los materiales que dan ‘calidez’

Nos lo has escuchado cienes de veces. Que si la calidez por aquí y la calidez por allá. Si añades algún elemento en fibras naturales, como una alfombra, un puff o unas cestas para las macetas o bien un mueble de madera al natural, lo entenderás rápidamente. ¡El cambio puede ser espectacular!

Sofá, de obra. Mesa de centro, de Mercantic. Alfombra y puffs, de Miv Interiores.
salon-cortinas-blancas-y-espejo-en-pared-00507303

234.

Una mesa de centro que no decora

Imagina la mesa de centro del salón de la imagen sin absolutamente nada encima. ¿Verdad que el salón parecería otro? ¡Es la mesa de centro perfecta! Vale que tiene una función práctica, pero unos pequeños jarrones, unas flores secas o una bandeja con velas darán a tu salón el plus decorativo que le falta.

Sofás, de Thomas Carstens. Butacas, mesa de centro, mesas auxiliares, alfombras y espejo, todo en India&Pacific.
salon-rustico-con-sofas grises-y-chimenea-00497995_O

235.

Que el centro del salón sea la tele

Es que a veces parece que la decoración está a su disposición. Y nada más lejos de la realidad. ¡Está a la tuya! No le concedas un lugar protagonista o emplea muebles con puertas que la oculten. Como se ha hecho este salón, relegada a una esquina y dejando que la chimenea se luzca. La tele estropea cualquier esfuerzo que hayas hecho para que tu salón luzca bonito y acogedor. ¿Sabes que hay muchas formas de esconder la televisión?

Sofá, de Carolina Juanes. Alfombra, de Gandía Blasco. Butaca retapizada con tela de Kirby House. Mesa de centro, en Batavia.
salon-con-alfombra-de-fibras-con-comedor-con-sillas-tapizadas-00513322 O

236.

Alfombras que no abarcan

Elegir mal el tamaño de la alfombra puede afectar muchísimo a la decoración del salón. Tanto si es minúscula como si es demasiado grande, el efecto será terrible. Lo ideal es que, al menos, las patas del sofá queden por encima de ella. Además, así zonificarás el salón, especialmente si es que comparte espacio con el comedor. Una vez más, ¡el metro es tu mejor amigo!

Sofá y puf, de Pilma. Alfombra y butaca, de Merc&Cía. Mesas de centro y mesa velador, de India&Pacific. Sillas, de Pilma. Lámparas de techo, de Inestlam.
alfombras-00490745 O

237.

Abarrotar demasiado las paredes

O dejarlas demasiado vacías. Ni lo uno ni lo otro. Tanto si eres de los que decora con cuadros y fotografías personales, como si te va un estilo más minimal, es importante que seas equilibrado al elegir la decoración de la pared. Algo clave para acertar presentar los cuadros antes de colgarlos. Prueba con diferentes composiciones hasta que encuentres la que más te guste. Te dejamos varios ejemplos de composiciones de cuadros.

Aparador de olmo, de El Globo Muebles. Fundas beige de los sofás, modelo Gunnared, de IKEA. Cortinas realizadas con tela Hualapai de Gancedo. Alfombras de lana, de Bebería. Cojines, de Deco&Living y Gancedo.
Habitación infantil con dos camas en "L" 00490934

238.

Dos camas en "L" con cajones y cama nido

Organizar las camas en "L" es una opción muy cómoda en habitaciones infantiles de planta cuadrada, ya que se distribuye las camas de manera perimetral dejando un espacio central despejado. Aquí, además, una de las camas es nido, lo que permite ganar una cama extra de manera ocasional. El ángulo entre las dos camas se ha aprovechado como mesilla de noche. 

Camas diseño de la decoradora Asun Antó. 
00421252

239.

Abierto al dormitorio

En los dormitorios amplios, el espacio no es problema. En este de la imagen, generoso en metros, la interiorista Clara Valls ha ubicado el vestidor paralelo a la cama, separado por un tabique y una cómoda. Los armarios ocupan todo un frente panelado de suelo a techo y logran casi casi mimetizarse con la pared. ¡Quién lo tuviera!

dormitorio-donde-los-bolsos-están-colgados-en-ganchos-de-la-pared 412015

240.

A los pies de la cama

La distancia que separa la cama de los armarios puede ser más que suficiente para colocar una alfombra en el suelo y aprovechar ese espacio como vestidor. Es lo que ha hecho la interiorista Pía Capdevila en este dormitorio amueblado con unos armarios panelados en cuarterones y pomos diminutos. ¡Más que frentes parecen la pared! Mira qué gran idea para iluminar el interior de los armarios sin molestar al que aún duerme: unos focos empotrados y orientables en la parte superior.

vestidor-con-espejo-00474486-o fdc15b5c

241.

Con espíritu de clóset

En este ejemplo, el dormitorio se comunica con el vestidor por un gran vano abierto convirtiendo este en una guarida perfecta para hacer llamadas clandestinas o invitar a las amigas a tomar esa última copa. Sí, porque este espacio además de almacenar ropa tiene alma de clóset y como todo aquel que se precie se ha decorado con armarios empotrados, un espejo de cuerpo entero ( si te fijas es una puerta de cristal reciclada) y un asiento compacto y versátil. Añádele un tocador y un diván ¡y será perfecto!

00451962 dc8e8c13

242.

Con acceso directo al baño

La arquitecta y decoradora Laura Masiques diseñó este vestidor con unos armarios en un gris azulado que ubicó frente a la cama y a ambos lados del acceso al baño. Además, incluyó una butaca con lo que esta zona también sirve de apetecible rincón de lectura. ¿No te parecen ideales los tiradores de cuero del armario de la derecha? 

Vestidor con armarios blanco_ 00397835

243.

En blanco y muy romántico

En este espacioso dormitorio se ha creado un vestidor muy romántico. Para ello, se ha levantado medio murete que, además de separar la zona de descanso de la de almacenamiento, sirve como zapatero por un lado y como apoyo a un coqueto tocador, por otro. Frente a este práctico tabique, se han colocado los armarios en forma de L con puertas semi acristaladas y un altillo para dejar bolsas y cajas con ropa de otras temporadas. ¿Que no te apetece que se vea el interior de los armarios? Colocas unas cortinillas y ¡problema solucionado!

vestidor 00342997

244.

Un toque de color

Si tu vestidor comparte espacio con el dormitorio y el baño, pinta los frentes de los armarios del mismo color que el mueble del lavabo y unificarás los espacios. Es lo que hicieron las decoradoras Carla Rotaeche y Ana Pardo en este proyecto donde los armarios, realizados por Carpintería Soriano, se lacaron en un azul verdoso, a juego con el baño. Disponer de una silla o un taburete resultará práctico para ponerse las medias o calzarse. Alfombra, de Gastón y Daniela. ¿Quieres ver el dormitorio al completo?

Alfombra infantil con forma de nube
La Redoute

245.

¡Estas alfombras viven en las nubes!

Sabemos que los niños no vienen del cielo, pero parecen tan angelicales al nacer que no es de extrañar que caigamos rendidos ante una alfombra con forma de nube. ¡Son tan monas! No solo eso, también son blanditas y mullidas, perfectas para que los bebés jueguen y gateen con total despreocupación. Ambas alfombras son de La Redoute.

00458334

246.

Cañizo que ya no protege

Ni del viento ni de las miradas ajenas. Ya sea porque está desgastado, roto o tiene manchas de moho o negruzcas. Mejor que lo quites de tu terraza y lo renueves. En su lugar, te ofrecemos 10 soluciones para crear privacidad en tu terraza.

Sillas, de Catalina House. Alfombra, de ID Design.
Terraza con muebles de madera y fibra natural, plantas y dos niveles 406470

247.

Muebles de madera o mimbre con moho

Los muebles de exterior de madera y fibras naturales necesitan un tratamiento periódico para que se mantengan como el primer día. Si no lo hiciste el otoño pasado, puede que aún puedas recuperarlos. Pero si llevas dejándolo varias temporadas, tendrán hongos y moho. Casi que mejor deshacerte de ellos.

Mesa de centro, de Jardiland. Butacas, de Pilma. 
terraza-patio-con-banco-de-obra-y-cojines-00504048 O

248.

Las alfombras que no guardaste el invierno pasado

Las alfombras de exterior, aunque están precisamente diseñadas para eso, si no se cuidan se estropean con la humedad y las heladas del invierno, especialmente si son de fibras. Si no la recogiste cuando terminó la temporada de terraza, tal vez sea mejor que te deshagas de ella.  

Mobiliario, de IKEA.
como-es-la-casa-ideal-00485124 O

249.

Guirnaldas con luces fundidas

La iluminación de ambiente tan importante en la terraza como lo es en cualquier otro espacio de tu casa. Pero si ves que la mayoría de leds de tu guirnalda ya no enciende, mejor quítalas.

Jardinera y banco, realizados a medida. Alfombra, mesa de centro y taburete, de Colmado Cactus.
Vestidor puertas cerradas y acristaladas 00404292

250.

Armarios en paralelo

La distribución más usual de un vestidor es colocarlo junto al dormitorio separado por un tabique o creando un espacio independiente. Eso es lo que ha hecho en este proyecto la interiorista Pía Capdevila donde los armarios se han empotrado en ambas paredes en paralelo dejando un pasillo entre ellos. ¿Quieres aligerarlos visualmente? Haz como aquí, píntalos en blanco para darles luminosidad y continuidad y si acristalas uno de los frentes y colocas un espejo en la pared, lograrás que el espacio parezca más amplio.

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de El Mueble?