Alfombras

1 /2365
Comedor con gran mesa tocinera. Como mesa de comedor ya preparada

1.

Como mesa de comedor ya preparada

¿Tienes una mesa antigua de madera bien amplia? No lo dudes un minuto y crea un comedor generoso. Es posible que, a diario, no necesites utilizarla por completo, especialmente si ¡solo sois dos a comer! En ese caso, divídela por la mitad, como esta de la imagen: en un lado deja preparados los individuales, la vajilla y los cubiertos para no tener que dar paseos a la hora de ponerla y en la otra mitad, decórala con un florido centro de mesa.

Recibidor blanco con alfombras de fibra vegetal, colgador con capazos, ramo de flores y vistas al exterior-501962. Alfombras de fibras, un look 100% natural

2.

Alfombras de fibras, un look 100% natural

Las alfombras de fibras son las más frescas y resisten bien el sol, aunque hay que tener cuidado con el agua. El bambú y el yute –más delicado– son suaves a la pisada, mientras que el esparto y el sisal resultan más ásperos y rústicos.

Colgador, en Natura. Cesto y alfombra redonda, en Cado. Alfombra grande, de IKEA. Consola, en Antique Boutique. 
00461768. El lino, cuando la arruga es bella

3.

El lino, cuando la arruga es bella

Ya lo dijo el diseñador Adolfo Domínguez refiriéndose precisamente al lino. Y es que este tejido, además de ser muy fresco, tiene una caída preciosa. Además, el lino cuanto más se lava más bonito se pone. Y da un look de casa informal, relajada. Es una de las mejores alternativas en telas veraniegas. 

Alfombra, en Calma House. Frigorífico, de SMEG. Pavimento, de microcemento. 

 

salon-tonos-neutros-espejo-en-pared 00507303. ¿Espejos en espacios pequeños siempre?

4.

¿Espejos en espacios pequeños siempre?

salon-con-sofa-en-mitad-de-la-planta 00510600 O. Un salón perfecto

5.

Un salón perfecto

SOFÁ DE TALLER DE LAS INDIAS, BUTACA TAPIZADA CON TELA DE GANCEDO Y MESA DE CENTRO Y LÁMPARA DE BECARA.

Dormitorio con paredes y techo blanco con cama de madera y gran ventanal con vistas al mar_ 00461874. Dormir mirando al mar

6.

Dormir mirando al mar

Con unas vistas tan espectaculares como las que disfruta este apartamento, no es de extrañar que sea el mar quien mande en la distribución de los espacios de toda la casa. Incluso en el dormitorio: "La cama con dosel la puse por cambiar y no recurrir a la típica cama pegada a la pared. Tiene un aire colonial y natural, que invita al relax de vacaciones". Y para desdibujar los límites entre dentro y fuera, las ventanas son cristaleras que se pueden abrir y cerrar, ¡como en un porche!

recibidor invierno con espejos y sofá 00485192. Recibidor con zona de estar

7.

Recibidor con zona de estar

Empezamos el ranking con un superrecibidor con zona de estar incluida. Amplia y luminosa, la estancia se dividió en dos ambientes separados ingeniosamente por la alfombra de fibras. Por un lado, un comodísimo sofá con respaldo capitoné en color blanco; por el otro, una mesa rústica de madera coronada por un precioso espejo estilo ventana, junto a una lámpara de mesa y a un coqueto jarrón con planta incluida.

Consola, sofá y lámpara de sobremesa, de Coton et Bois. Alfombra, de Papiol. 
00381508b. Recibidor con encanto en un cortijo

8.

Recibidor con encanto en un cortijo

Con tanto espacio por delante, no nos extraña que la decoración se haya adaptado a las grandes dimensiones del lugar. Empezando por la lámpara de techo de forja negra, continuando por la mesa de madera envejecida, donde se apoya un espejo de espíritu barroco, y terminando en la alfombra de fibras a dos colores y texturas.

Consola de madera de roble envejecido y alfombra, en La Casa de La Abuela. Espejo antiguo y Kilim, de Pantay. 
00390684b. Recibidor de estilo clásico y elegante

9.

Recibidor de estilo clásico y elegante

Un pasillo amplio y bien distribuido puede dar lugar a un recibidor así de completo, ¡con rincón de lectura incluido! Nos encanta el contraste del zócalo de madera pintado en blanco con el papel pintado, y el detalle del sofá iluminado por un aplique de pared.

Para culminar, una consola, dos espejos gemelos, una alfombra con motivos ornamentales, una mesa auxiliar y un cálido puff trenzado. 

00343565b. Recibidor con esencia rojiza

10.

Recibidor con esencia rojiza

Las alfombras kilim siempre funcionan cuando se trata de crear estancias cálidas que desprendan personalidad y ciertos aires orientales. En este recibidor, se apostó todo al rojo en la amplia alfombra, y se contrastó su intensidad con una suave tonalidad arena en las paredes y una cómoda butaca de mimbre.

Butaca, de Becara. Alfombras superpuestas, en Rialto Living. 
00460998b. Recibidor de aires rústicos

11.

Recibidor de aires rústicos

Hay que ver lo bonitos que son los techos arqueados, ¿verdad? Al pintarlos en color blanco a juego con las paredes, este recibidor ha ganado en luminosidad. El resto corre a cargo de la banqueta y los farolillos de madera, que reposan en el suelo, y de las flores silvestres, que aportan un toque de color a este acogedor rincón.

Banqueta y cestos, de Sacum. Alfombra, de La Maison. Farol, de Catalina House. 
Recibidor blanco con alfombra marrón, sillón de fibra natural, cesta taialndesa, aparador con cestas en los estantes y escalera de pared decorativa 446943. Recibidor con espacio de almacenaje

12.

Recibidor con espacio de almacenaje

Decorado en blanco con una imponente escalinata de madera, este recibidor con detalles rústicos –como una butaca de mimbre y una cesta de fibras–, ha logrado sacarle todo el partido al espacio. Todo gracias a la zona de almacenaje dentro de las baldas del aparador, hábilmente recogidas mediante cestos y cajas que generan armonía visual.

Butaca y estantería, de IKEA. Alfimbra, de Tailak. Cestas, de Zara Home. 
 DSC7730.  Bendito verano

13.

Bendito verano

¿Te gustaría que nada más entrar en tu casa de verano, el salón te acogiera con los brazos abiertos con su luminosa claridad? Es lo que ocurre en esta estancia proyectada por la interiorista Bárbara Sindreu. Gracias a la acertada elección de su sofá en L y sus cojines en ocre y salmón ha logrado que la estancia destile un encanto y un sosiego especial. Sofá, de Miki Beumala. Mesas nido, de India & Pacific y silla de Catalina House. Cuadros, de S. Sennacheribbo. 

mg-9021 9cf6be39. Un guiño clásico

14.

Un guiño clásico

La mezcla de blanco, madera y fibra es el trío ganador en los salones de verano pero una nota de color siempre vendrá bien para dinamizar el ambiente. Aquí se ha conseguido con el fucsia que tapiza los sillones de corte clásico, a juego con los cojines del sofá. ¡Todo un chute de energía que se agradece!

60611. Para relajarte mejor

15.

Para relajarte mejor

No hace falta ni salir al exterior, con solo abrir las puertas acristaladas de este salón sus propietarios tienen conexión directa al jardín y al mar. La alegre buganvilla  trepa por la fachada dando buena sombra a un interior en donde la vida se desarrolla a otro ritmo. El sofá es de B&B y la mesa de centro de teca recuperada, de Aquitania. En el jardín, la mesita y las sillas son de Peña Vargas. 

2176. El aire en movimiento

16.

El aire en movimiento

Este salón abierto a la cocina cuenta con cerramientos por detrás y por delante que permiten, una vez de par en par, que el aire circule por él sin ningún obstáculo. Fibra, madera, blanco y ¡cómo no! azul en los textiles mantienen eterna la sensación de frescor y verano. 

dsc-3212 ea01180f. Abierto a la terraza

17.

Abierto a la terraza

¿Dentro o fuera? ¿Dónde quieres estar? Este doble salón te permite estar a la sombra en el interior y al fresquito en el exterior. En uno u otro permanecerás tan ricamente porque se han amueblado casi de forma similar con sofás amplios que te hacen disfrutarlos a lo grande. El proyecto es de Thinking Home al igual que el sofá Urban y los estores. Cojines, en La Maison, India&Pacific y Tessa.co. Alfombra de yute, en B&B. Mesa y plaid, de La Maison. 

00503620. Bien aislado

18.

Bien aislado

Este salón era, en realidad, una terraza. Ahora se ha cerrado con una cubierta de policarbonato, que aísla y deja pasar la luz pero no el calor. En verano, se puede abrir y mirar directamente a las estrellas y en invierno cerrada, disfrutarla igualmente aunque llueva. La magnífica idea es de la interiorista Natalia Zubizarreta, que la ha amueblado como si de un salón interior se tratara para hacerlo más acogedor. Sofás y mesa de centro, de Natalia Zubizarreta Interiorismo. Espejo, de Maisons du Monde. Pufs, de Catalina House.

 MG 0619-1.  Jardín interior

19.

Jardín interior

Las paredes de piedra nos anuncian que este salón está bien aislado del calor. Y para enfatizarlo, se vistió de blanco con una generosa alfombra de fibra, plantas y carpintería de hierro en sus cerramientos desde donde se divisa el jardín exterior. ¡Quién diría que era una antigua cuadra! Sofás, de El Taller de las Indias. Butaca antigua tapizada con tela de Gancedo. Cojines, de Deco & Living. Manta y jarrón, de Zara Home. Lámpara, de Becara.

salón con fibras naturales y cojines de colores amarillo y verde de verano. Menudo panorama

20.

Menudo panorama

Con un mirador en el salón como este con vistas a la costa será un placer sentarse en él y disfrutar del paisaje y de la brisa marina. Muebles de fibra, madera y plantas ponen su granito de arena muy bien arropados por textiles de algodón. ¿No te parece ideal?

pasillo acogedor con alfombras. Elige alfombras pasilleras

21.

Elige alfombras pasilleras

Las alfombras pasilleras son uno de los recursos más utilizados para generar calidez y elegancia en los suelos de los pasillos largos. Existen múltiples tipos: persas, de estilo shaggy, con estampado vintage, de fibras naturales... En función de la largura del pasillo, deberás colocar una o dos alfombras con cierta distancia entre sí para acortar el espacio. Además, lo ideal es que siempre sean un poquito más estrechas que el ancho del pasillo.

pasillo-con-arrimadero-y-estante-para-los-cuadros_00510211_O. No te olvides de los cuadros y los marcos de fotos

22.

No te olvides de los cuadros y los marcos de fotos

Otro truco para decorar un pasillo largo y estrecho, a la vez que le das vidilla, es crear una galería de cuadros, fotos o ilustraciones sobre las paredes. Si prefieres evitar los agujeros, puedes colocarlos apoyados sobre un estante o repisa.

00515225. Un salón relajado con sabor a campo

23.

Un salón relajado con sabor a campo

Este salón destaca por su aire campestre que encaja a la perfección con una decoración que aúna pieza actuales con otras recuperadas, que le dan ese aire único y especial. 

LorenaCanals Alfombra Lavable Terrazo mamialamoda ambiente-4-detalle. Terrazo en su versión más original

24.

Terrazo en su versión más original

Este material que reinaba a sus anchas en las casas de los años setenta, se ha reinventado para adaptarse a los nuevos tiempos. Este verano veremos el terrazo en infinidad de tonalidades como el rosa empolvado o el negro intenso, con guijarros más grandes o más pequeños que se entremezclan con colores inesperados, protagonizando mesas de exterior, lámparas, y hasta cojines o alfombras como estos modelos de Lorena Canals.

salon-estilo-rustico-actual-con-ventanal-y-chimenea-00508674. Una zona de día diáfana que es una atalaya al mar

25.

Una zona de día diáfana que es una atalaya al mar

Uno de los cambios más radicales que se llevaron a cabo durante las obras fue invertir los usos de la casa. La zona de día se trasladó a la segunda planta, porque al contar con más altura se convertía en una atalaya privilegiada al Mediterráneo. Además, para que nada obstaculizara las vistas, salón, comedor y cocina comparten un único espacio. 

00485456. Un salón en blanco que aúna modernidad y tradición

26.

Un salón en blanco que aúna modernidad y tradición

Con la rehabilitación de esta casa el arquitecto Daniel Lizarriturry, del estudio de arquitectura Lizarriturry Tuneu, buscó aunar modernidad y tradición. De hecho, todo lo que se pudo conservar se conservó, como las vigas de madera, que se pintaron en blanco para sumar más claridad, o la piedra vista de las paredes. Pero también se hicieron reformas para adaptar la casa a las necesidades actuales, como en el comedor contiguo al salón, donde se prescindió de una parte de la planta superior para tener doble altura y ganar con ello sensación de amplitud.  

Recibidor con puerta de entrada de madera y cómoda con cajones restauradas con jarrones verdes y alfombra sobre suelo parquet_345177. El descanso del guerrero

27.

El descanso del guerrero

Si tienes suficiente espacio en el recibidor coloca una práctica cómoda que te permita guardar de todo. Esta de la imagen está restaurada, "primero se pintó de blanco, luego en verde claro para más tarde decaparla y darle un aire súper refrescante" — cuenta su decoradora, Dafne Vijande. Sobre ella, unos jarrones vidriados con flores en los tonos del mueble. Y así quedó la entrada de bonita, dispuesta a recibirnos una y otra vez. 

recibidores-rusticos-00379227. Úsalo según tus necesidades

28.

Úsalo según tus necesidades

¿Cada vez te gustan más los muebles multifuncionales? Entonces te enamorarás de este recibidor rústico amueblado con una consola, que lo mismo hace de mesa o de banco, un perchero que sirve para colgar bolsos o exponer sombreros y la presencia de la fibra, en alfombra y cestas, que mantiene el calor a raya. Consola, de Il Coc Interiors.

Un recibidor solo fibras naturales. La mínima expresión

29.

La mínima expresión

Si tu recibidor es largo y estrecho, aplica la máxima de menos es más como se ha hecho en este. Una alfombra de fibra, un banco con cojines y plantas son suficientes para equiparlo con lo básico y darle ese toque fresh. ¿Quién necesita más? Banco, de Let's Pause.

Recibidor rústico con suelo de toba, vigas blanqueadas, escalera, consola, esoejo, banco, cesta y alfombra de fibra y pared blanca-510271. Al lado de la escalera

30.

Al lado de la escalera

Mira que forma más sencilla de crear un recibidor súper veraniego y aprovechar un espacio desnudo como este junto a la escalera: viste el suelo con una alfombra de fibra redonda que cubra todo el espacio, coloca sobre ella una consola abierta y blanca que aligere el ambiente. En su superficie, un espejo, una lámpara de fibra y plantas o flores que le den el toque de color. Si lo deseas, puedes poner un banco y, cuando no se utilice, ocultarlo bajo la mesa. 

recibidor blanco con madera y mimbre. perro 00409021. Lleno de luz

31.

Lleno de luz

¿Quieres captar la luz y hacer que tu recibidor parezca más grande? Píntalo de blanco y lo lograrás. Aquí además se ha equipado con un perchero de acabado envejecido y piezas de fibra muy veraniegas que rebajan la temperatura exterior. Cestos y paragüero, de Riviéra Maison.

recibidor con consola de madera botellas y velas de cristal 00491988. ¡Qué fresco!

32.

¡Qué fresco!

Para darle a tu recibidor un toque veraniego, la sensación de frescor nada más verlo debe ser primordial. Aquí se ha logrado con una bonita consola de madera de formas orgánicas cuyo diseño irregular le da un carácter rústico muy auténtico, piezas de fibra, objetos de cristal transparente y, por supuesto, plantas. Consola y lámpara, de La Maison. Alfombra, de Carolina en Blue.

Piezas-estilistas-recibidor 00436810 O. Espejito, espejito

33.

Espejito, espejito

Si por algo nos gusta el verano es por la cantidad de luz que hay durante el día. Deja que tu recibidor la atrape colocando en él un espejo grande. Es lo que ha hecho la estilista Dafne Vijande que recomienda "elegir uno con un diseño peculiar para que marque el estilo al entrar en la casa". Un mueble de madera natural, una alfombra y lámpara de fibra y un ramo de coloridas flores completan la acertada decoración. 

recibidor-con-plantas-00506947-o 6e7fc238 1333x2000. El don de la ubicuidad

34.

El don de la ubicuidad

Ya sabes que la frontera entre el indoor y el outdoor se ha difuminado. No es de extrañar ver muebles de exterior dentro de casa y viceversa. Aquí el banco metálico del jardín se ha colado en el recibidor de casa ¡tan ricamente! Unos cojines en el asiento facilitan la sentada a la hora de descalzarse y unas plantas maxi en maceteros XL hacen que el jardín se prolongue hacia el interior.

recibidor-con-banco-y-perchero-00503814 fed11a1a 1333x2000. Más allá de lo natural

35.

Más allá de lo natural

Si mezclas fibra, madera natural y plantas, ya tienes asegurado el éxito en la deco de tu recibidor de verano. Prueba de ello es este espacio sencillo y tan natural equipado con un banco, un estante y una planta. El toque alegre lo ponen unos colgadores de pared lacados en los colores primarios. Perchas, de Muuto. Banco, de Bazaar Barcelona. Lámpara, de Santa & Cole y alfombra, de India & Pacific. 

Silla acapulco de mimbre. Un toque exótico de entrada

36.

Un toque exótico de entrada

¿Hay algo más veraniego que la fibra? Ubica una silla de mimbre en tu recibidor para refrescarlo. Si es un diseño icónico, como esta Acapulco, tendrás múltiples likes ganados ya de entrada. Y para acompañar ¿qué tal unos cactus naturales? Su presencia sigue en alza. ¿Te gustaría saber más formas de decorar con la silla Acapulco?

Pinterest: Cuty Paste
dormitorio separado del salon por puertas correderas 1017x1280. Un dormitorio en suite que se abre por completo al salón

37.

Un dormitorio en suite que se abre por completo al salón

Una de las claves de la reforma de este apartamento fue conectar todos los espacios, ganando así más sensación de amplitud. Por ejemplo, el dormitorio durante el día se integra visualmente en el salón gracias a sus puertas correderas, que son, en realidad, unas contraventanas recuperadas. El cabecero de esparto, a juego con la alfombra, da un look natural e informal. 

Alfombra de yute y algodón con detalle de flecos. Alfombra de yute y algodón con flecos

38.

Alfombra de yute y algodón con flecos

Otra joyita de la colección es esta alfombra de yute y algodón a dos colores, con detalles de flecos en los extremos que aportan mucha naturalidad. Está disponible en distintos tamaños, y los precios oscilan entre los 59,99 € y los 399 €.

Zara Home
Alfombra de lana tejida con fondo crudo y rayas a contraste. Alfombra de lana tejida con rayas

39.

Alfombra de lana tejida con rayas

Ligera y muy fresquita, esta alfombra de lana tejida con estampado a rayas en color crudo y flecos en los extremos (159 €), es la base que todo salón estival necesita.

Zara Home
bruguer cdm nepal matiz de beige interior3. En tonos tierra

40.

En tonos tierra

Si tu salón es muy luminoso, podrás pintar sus paredes en otro color distinto al blanco. Los tonos crema, como el vainilla y el encaje antiguo o crudos, como el beige o el hueso le darán al espacio mayor calidez. En este salón se ha optado por la pintura ecológica Nepal matiz de beige, de la colección Colores del Mundo, de Bruguer. Unas plantas y unos cojines en verde y turquesa sobre el sofá refrescan el ambiente mientras que la alfombra en tonos rojos lo revitaliza.

bruguer ultraresist beige atemporal interior3. Con un toque azulado

41.

Con un toque azulado

Fíjate en el efecto tan elegante de este salón pintado en blanco y arena. La división hacia la parte superior de la pared resalta las proporciones elevadas de la estancia. La madera y los textiles en azul cielo completan este espacio que invita a la calma. Las paredes se lacaron con pintura Ultraresist beige atemporal, de Bruguer, que repele las manchas y mantiene un tono mate perfecto.

25 salon-en-tonos-beige-con-salida-a-la-terraza d7e1e0d4. Blanco, beige... y más

42.

Blanco, beige... y más

¿A qué te dan ganas de tumbarte en este sofá a leer, dormir la siesta o tomar un café? Y es que el ambiente del salón es así de relajante. Se ha conseguido gracias a la mezcla del blanco con el beige de la madera y de las paredes. Para decorar, ya has visto que el azul y el mostaza van que ni pintado pero ¡mira qué elegante queda con matices de gris y rosa! Perfecto para pasar de un salón soso a uno de revista.

0148. Beige y blanco ¡qué buena pareja!

43.

Beige y blanco ¡qué buena pareja!

Los salones en beige y blanco son cálidos y atemporales pero a veces tanta neutralidad necesita de un chute de energía. En este salón en el que se respira sosiego se han colocado unos cojines y un plaid en un tono mostaza que, junto a las flores, le dan la vitalidad que precisa.

dsc6347 fc5fdbf2 2000x1347. Beige en muebles y complementos

44.

Beige en muebles y complementos

Sobre un lienzo blanco, el beige aparece en este salón de la mano del mobiliario y los complementos: la mesa de centro de madera, la alfombra de fibra, los cojines, las cajas, el cuadro que preside la chimenea... Es un proyecto de la decoradora Asun Antó con múltiples plazas de asiento: sofás, butacas, pufs, bancos... ¡Se nota que a su propietaria le gusta recibir!

 MG 9709-1. Tostado a fuego lento

45.

Tostado a fuego lento

Los tonos suaves y claros aportan amplitud y luminosidad ¡y son tan fáciles de combinar! La decoradora Celia Crego no dudó en emplearlos en este salón equipado con un sofá y dos butacas. Los colores elegidos: beige, blanco y hueso, un trío muy bien avenido. 

El sofá cama es el modelo Chester Bradford y las butacas, de Keen Réplicas (ambos en Acevedo).
Caroline Burke 2. Después: un cojín para la terraza

46.

Después: un cojín para la terraza

Eso sí, puedes convertir esta clásica alfombra en una bonita funda de cojín para los muebles de la terraza. Así, las reuniones al aire libre serán mucho más apetecibles y a todo confort. 

Caroline Burke vía Pinterest
alfombra-taulov. Antes: la alfombra Taulov

47.

Antes: la alfombra Taulov

La alfombra Taulov es una de las más básicas de Ikea (60x90 cm) y solo cuesta 7€. 

Ikea
Salón beige con sofá blanco, mesa de centro, cuadro y cojines amarillos_428054. Todo encaja

48.

Todo encaja

Este salón bien pudiera ser el ejemplo perfecto de cómo combinar con éxito beige y blanco ¡y no solo en paredes! Fíjate bien porque es de premio: en la carpintería de las puertas, en las butacas donde el asiento es beis y la estructura blanca, en la mesa de centro con las patas de madera y el sobre lacado en blanco, en el cuadro, en el suelo y el techo... ¡Parece un puzle donde todas las piezas encajan!

salon en beige con vigas vistas en beige 1280x1252. Todo armoniza

49.

Todo armoniza

En las casas rústicas es muy común encontrarse con salones decorados en beige claro. Fue el que eligió la interiorista Bárbara Sindreu en este de estilo clásico. Los muebles de madera natural combinan con el color de vigas, paredes, suelo ¡y hasta con el cuadro! dando al conjunto un halo anaranjado. La tapicería blanca del sofá revive gracias a los cojines en granate, verde y mostaza. 

Sofá y mesa de centro, de Crearte, adquiridos en el Estudio de Bárbara Sindreu.
Salón-beige-con-mesa-de-centro-y-cojines-y-plaid-verde-caqui 410653. ¿Beige con verde? Yes, of course

50.

¿Beige con verde? Yes, of course

A estas alturas ya te habrás dado cuenta las buenas migas que hacen el beige y el blanco en el salón ¡pero quién te iba a decir lo bien que entonan con el verde! Introdúcelo en cojines, plaids, cortinas, objetos decorativos y plantas. ¡Y tendrás conexión directa con la naturaleza!

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de El Mueble?