Alfombras

1 / 2089
salon-pared-y-sofa-color-azul 00500602 O. Con repisa a ras del suelo

1.

Con repisa a ras del suelo

Cualquier mesa de centro que incorpore una repisa o balda en su estructura, debajo del sobre, te dará un lugar adicional en el que organizar lo que necesites tener a mano desde el sofá. Libros y revistas apilados, pero también en cajas otros pequeños objetos.

Mesa de centro diseño de la decoradora Natalia Gómez Angelats y sofá azul de Asunción Latorre.
salon-con-chimenea 00510171 O. Y cuanto mayor sea el tamaño de la mesa…

2.

Y cuanto mayor sea el tamaño de la mesa…

Más podrás organizar. Aunar el concepto de decoración con el de organización te hará sentir que aprovechas el espacio que ocupa una gran mesa de centro. Así se ha hecho en este salón donde una pieza cuadrada de generosas dimensiones cuenta con repisa inferior.

Mesa de centro y alfombra de Ajanta Interiores y lámpara de pie Tolomeo de Artemide en Años Luz.
Sofá blanco con cojines y alfombra rosa en salón tipo galerí con puertas correderas con cristal, lámpara de techo, pufs y silla de fibra. El poder del rosa en un salón

3.

El poder del rosa en un salón

El rosa puede ser delicado y romántico y también poderoso. El amplio espectro de este color hace que decorar con él tenga numerosas posibilidades. Aquí está el resultado de cómo con las (justas) pinceladas de fucsia este salón gana fuerza y personalidad.

 

00456780-56cf2950-1893x2000 83423c18 1893x2000. Un salón muy "plant friendly"

4.

Un salón muy "plant friendly"

Sencillo y fresco. Así es este salón. El verde de la alfombra y las plantas, ya sea la Kentia en el rincón como los motivos vegetales de los cuadros y los estampados de los cojines, aportan color y vida.

Mesa de centro en Matèria, lámpara de pie de Superstudio y silla en La Maison.
salón-con-chimenea-encendida-sofá-blanco-con-cojines-verdes-y-rojo-y-butacas-beige-y-mesa-de-centro-circular-sobre-kilim 00443384. Un colorista kilim como protagonista del salón

5.

Un colorista kilim como protagonista del salón

Cuando tienes un kilim como este, con sus motivos étnicos y sus vivos colores, no temas convertirlo en el protagonista del estar. Para ello, lo mejor es elegir un sofá blanco o de un tono neutro y dejar que la alfombra lleve la delantera. 

Sofá de Ikea y alfombra, en Guáimaro. 
00510577.  Un salón muy natural y fresco con fibras y lino

6.

Un salón muy natural y fresco con fibras y lino

Este precioso salón, con sus paredes de piedra vista y sus ventanales al jardín necesita una decoración ligera y fresca que dé protagonismo al espacio. Y el sofá tapizado de lino blanco y la alfombra de fibras naturales, con un original diseño de damero, encajan a la perfección. 

Sofá de Taller de las Indias. 
00517227 O. Contraste de colores y estilos

7.

Contraste de colores y estilos

Un sofá gris y una alfombra tipo bereber con motivos geométricos negros sobre una base blanca. Si buscas un look actual y generar contraste visual, con esta combinación aciertas seguro. Las alfombras de inspiración bereber, además de encajar con cualquier estilo decorativo, son tendencia.   

Sofás de Home Spirit y alfombra, en B&B.
00508554. Sofá y alfombra de diseño y en gris

8.

Sofá y alfombra de diseño y en gris

Además del color y el diseño, las alfombras también dan juego con la forma. En este salón se ha optado por un sofá de diseño marcadamente contemporáneo, con los brazos minimalistas, el asiento con una sola colchoneta y en gris, y se ha acompañado de una alfombra a su altura, con un original diseño tipo crochet y también en gris. 

Sofá de Gervasoni y alfombra de Paola Lenti. 

   

00513310. Un sofá minimalista y una alfombra muy natural

9.

Un sofá minimalista y una alfombra muy natural

Un sofá como este, de líneas rectas y diseño moderno, agradece una alfombra de fibras naturales y aspecto boho como la que le acompaña, porque suma calidez y da un look más relajado e informal.

Sofá de Pilma y alfombra de Merc&Cia.
00516929. Un sofá rinconero y una alfombra oriental

10.

Un sofá rinconero y una alfombra oriental

El mix de estilos funciona, sobre todo si quieres darle a tu casa un look más personal. Aquí, por ejemplo, se ha optado por un gran sofá rinconero de diseño contemporáneo y tapizado en un sufrido y atemporal beige mientras que la alfombra es una pieza que se inspira en las tradicionales alfombras orientales, pero con un efecto único que desdibuja sus figuras con un efecto desgastado.

Sofá realizado a medida y alfombra de Zara Home. 
00516878. Cuando el espacio manda

11.

Cuando el espacio manda

Ni el sofá ni la alfombra destacan sobremanera en este salón, donde se ha buscado cederle el protagonismo al espacio, de gran belleza con sus techos altísimos y sus molduras y rosetones. Así, el sofá, totalmente blanco, se ha completado con una alfombra beige con discretos motivos que le dan textura.  

Sofá de Ikea y alfombra de BSB. 
00516820. Mix de estilos en un salón de arquitectura clásica

12.

Mix de estilos en un salón de arquitectura clásica

El sofá de líneas rectas y la alfombra inspirada en los diseños bereber, que siguen marcando tendencia esta temporada, combinan muy bien entre sí y, a la vez, crean un atractivo contraste en este salón de arquitectura clásica pero vocación actual.

Sofá de Gloss & Rafles y alfombra de Tailak.

 

 

00514945. Sofás de lino y alfombra de pelo largo

13.

Sofás de lino y alfombra de pelo largo

El look cosy de estos sofás de lino casa a la perfección con una alfombra de pelo largo, porque ayudan a que un estar se vea más cálido y acogedor. Además, aquí, se ha elegido de un tono visón, que enfatiza aún más la sensación de confort en contraste con los sofás en beige y contribuye a enmarcar visualmente el estar.

Sofás de Atemporal y alfombra de La Garriga Verda. 
salon-con-ventanal-00510151. La alfombra, la nota de color

14.

La alfombra, la nota de color

La alfombra es un buen comodín si quieres dar una nota de color al salón, porque si te cansas, suele ser una pieza más fácil de renovar en cuanto a inversión que los sofás. Aquí, la alfombra alegra y colorea un estar con los sofás, paredes y estores en blanco.  

Sofás y alfombra de Ajanta Interiores. 
00503808. Una alfombra de fibras en un salón actual

15.

Una alfombra de fibras en un salón actual

Si buscas suavizar un sofá de líneas muy modernas y, como aquí, de colores oscuros, acompáñalo con una alfombra de fibras vegetales, creará un conjunto relajado y natural que hará más cálido y envolvente el salón. 

Sofás de Pilma y alfombra, en Matèria.
color-pantone-classic-blue-sofa-salon-con-lampara-y-cojines-colores-00500600 f4d7d0f7 1200x1644. Cuando el color es el protagonista

16.

Cuando el color es el protagonista

¿Quién dice que un sofá de color azul intenso debe ir sí o sí con una alfombra blanca o de fibras? Si buscas un look más personal y "atrevido", puedes inspirarte en esta propuesta donde el sofá se ha combinado con una alfombra de un personalísimo verde caqui, creando un conjunto acogedor y de lo más original. 

Sofá de Ascensión Latorre. 
errores-al-elegir-sofa-00497713 O. Una alfombra clásica en un salón ecléctico

17.

Una alfombra clásica en un salón ecléctico

Aunque los sofás y la alfombra son clásicos, en este salón se ha buscado un mix de estilos muy personal que funciona. Los sofás, tapizados en beige y de formas redondeadas que le da un look más clásico de lo que realmente son, combinan muy bien con la alfombra, una pieza XL de acabado vintage. 

Sofás de Becara y alfombra, en Tailak. 
00477583. La protagonista: la alfombra multicolor

18.

La protagonista: la alfombra multicolor

El rey del salón siempre hemos dicho que es el sofá. Pero en este caso, sin duda, es la alfombra. Multicolor y con un estampado geométrico con un aire pop, se impone sobre el resto de piezas. De hecho, se ha optado por un sofá discreto para no sobrecargar el ambiente. Y, para establecer un vínculo decorativo, se ha vestido con cojines de los colores de la alfombra. ¡Qué acierto!

salon-con-paredes-en-madera-escalera-y-dos-ventanales-00477843. Un sofá blanco y un kilim multicolor

19.

Un sofá blanco y un kilim multicolor

Un sofá blanco te da mucho juego a la hora de elegir la alfombra. O al revés, si tienes o te has enamorado de una alfombra con mucho carácter, como este kilim, acertarás seguro si reservas para el sofá un tono neutro. Si quieres huir del blanco, siempre puedes optar por un gris.

Sofá de Venta-Única. 
00483084. Blanco y beige, un dúo elegante y atemporal

20.

Blanco y beige, un dúo elegante y atemporal

Un sofá neutro como este, tanto de color como de diseño, agradece una alfombra con personalidad que no solo enmarque el estar, sino que adquiera el protagonismo del espacio. Esta, con una base beige-dorada y unos motivos geométricos blancos, regala elegancia y, a la vez, sobriedad. 

Sofá, en Tellechea y alfombra de KP. 

 

00485131. Parejas que siempre funcionan: tapicería blanca y fibras

21.

Parejas que siempre funcionan: tapicería blanca y fibras

Un sofá blanco y una alfombra de fibras son una pareja que está destinada a entenderse, porque crean un conjunto fresco, relajado y muy natural, sobre todo si la tapicería del sofá es de algodón o lino, como aquí. Además, un sofá blanco es una opción atemporal que encaja en cualquier tipo de decoración, lo mismo que las alfombras de fibras.

Sofás de Gervasoni y alfombra de Azul Tierra.
00472454 9a6f4ced 1478x2000. Una alfombra tipo vintage y un sofá modular

22.

Una alfombra tipo vintage y un sofá modular

El sofá, de líneas rectas y diseño modular, aporta el toque más moderno y actual en este salón, mientras que el contrapunto viene de la mano de la alfombra, una pieza con un diseño tipo patchwork y efecto desgastado que se ha elegido en gris, a juego con el sofá y la pared del salón. 

Sofá de Frajumar y alfombra de Benuta. 
00435764. Una colorista alfombra XL y un sofá moderno

23.

Una colorista alfombra XL y un sofá moderno

Esta mega alfombra es la reina indiscutible de este salón. No solo por su tamaño XL, sino por su diseño con motivos geométricos asimétricos y su color. Por eso el sofá se ha elegido en un discreto crudo, aunque se ha optado por un diseño moderno que combina muy bien con el look actual y desenfadado del salón. 

Sofá y alfombra, Meritxell Ribé - The Room Studio. 
00443172. Una decoración en beige y azul

24.

Una decoración en beige y azul

Alfombra, cuadros, butacas y cojines son azules, mientras que los sofás y ¡la alfombra de base! son beige. Esta es una combinación que funciona porque la intensidad, vitalidad y frescor que da el color queda compensada por la calidez y la calma que transmite el beige. Si en invierno necesitas más "calor", basta con guardar la alfombra azul que enmarca la mesa de centro y el beige, con su efecto envolvente, se impone. 

Sofás de Gante y alfombras de El Corte Inglés.
00447172 (1). Un look atemporal: sofás blancos y alfombra de fibras

25.

Un look atemporal: sofás blancos y alfombra de fibras

Elegir los sofás blancos y una alfombra de fibras es una apuesta ganadora... para hoy y para siempre. Porque es una combinación que nunca pasa de moda y encaja a la perfección en cualquier estilo decorativo, como en este salón de marcada arquitectura clásica. 

Sofás de Miki Beumala y alfombra de Basarabian.
Salón con cómoda antigua 00452095. Dinamismo: sofás blancos, alfombra gris

26.

Dinamismo: sofás blancos, alfombra gris

En salones donde las paredes y los sofás son blancos te puedes permitir escoger una alfombra de un tono más intenso, que dé dinamismo al conjunto. Aquí, se ha optado por una alfombra gris y de pelo largo, lo que le da aún más protagonismo. 

Sofás y alfombra de Ikea.
00454748. Alfombra y sofá, en azul

27.

Alfombra y sofá, en azul

Elegir el sofá y la alfombra del mismo color es siempre un acierto. Una buena opción es jugar con la intensidad, como se ha hecho aquí donde el sofá es la pieza dominante, en un el Classic Blue de Pantone, mientras que para la alfombra se ha optado por un azul más apagado. 

Sofá de Gervasoni y alfombra de Cotlin. 
salon-mini-en-blanco-con-mesas-de-madera-y-detalles-decorativos-en-amarillo-00455273 1ffabfd5 2000x1441. Una alfombra de aire nórdico para un sofá en blanco

28.

Una alfombra de aire nórdico para un sofá en blanco

En este salón de pocos metros se ha optado por un sofá en blanco, a juego con la decoración y que además aligera el peso visual de esta pieza, pero se ha combinado con una alfombra de inspiración nórdica, con discretos motivos de triángulos en gris, que da un poco punch al conjunto. 

Sofá de Ikea y alfombra, en Kenay Home. 
00456660 e149af5f 1528x2000. Dos alfombras superpuestas que suman confort

29.

Dos alfombras superpuestas que suman confort

Cuando tienes un sofá con tanto protagonismo como este, rinconero y de un intenso gris, la alfombra debe equilibrar su peso visual e iluminar el espacio. Aquí se ha optado por una grande de pelo que enmarca todo el estar y, para delimitar la zona de las mesas de centro, por una más pequeña de fibras, que da un toque natural muy acorde con el espacio. 

Sofás de Maisons du Monde y alfombras, en Sacum. 
00456780-56cf2950-1893x2000 83423c18 1893x2000. Un look muy natural que evoca el campo

30.

Un look muy natural que evoca el campo

En este salón, donde la naturaleza está presente en el sofá con los cojines estampados con motivos vegetales, y los cuadros, se ha optado por una alfombra que le va como anillo al dedo: de color verde, parece un campo de hierba recién cortada. 

Mesa de centro, en Matèria.

 

00458462 Ob. Flores y fibras, un mix que funciona

31.

Flores y fibras, un mix que funciona

Un sofá con un tapizado tan extremado como este de grandes motivos florales necesita una alfombra que le "calme el ánimo" y, además, no compita visualmente con él. Y esta alfombra de fibras es perfecta para este fin. 

Sofás de herencia tapizados con tela de Gastón y Daniela. 
Salón con ventanal al jardín con butaca y sofá_ 00460841. Una original alfombra con relieve para un sofá urbano

32.

Una original alfombra con relieve para un sofá urbano

La unidad cromática se impone en este salón, donde se ha optado por crear contraste mediante la textura y el original relieve de la alfombra en vez del color. La alfombra es el modelo Roses de Nani Marquina y destaca por su superficie con volumen debido a las originales piezas de fieltro de forma regular de su superficie, que le aportan movimiento. 

El sofá es de Miki Beumala y la la afombra de Nani Marquina. 
00506972 O. Un básico: una alfombra o dos superpuestas

33.

Un básico: una alfombra o dos superpuestas

"Es muy común dejar la alfombra (e incluso las cortinas) para al final y deberían colocarse primero, ya que delimitan el estar, aportan calidez, ayudan con el aislamiento... Una idea que funciona muy bien es colocar dos alfombras superpuestas: una neutra y de mayor tamaño debajo, y encima una más pequeña con algún dibujo o raya para romper un poco", aconseja Sol.

00511497. Fan absoluta de las cortinas

34.

Fan absoluta de las cortinas

Aunque los estores son también una buena opción, nada como unas caídas para enmarcar las ventanas y sumar elegancia y sensación de confort al salón. Incluso en las ventanas que no llegan hasta el suelo o, como aquí, cuando haya un mueble que dificulte o impida su apertura. Un truco de estilista: "Vestir la ventana con un estor pero completarlo con dos caídas decorativas, que aunque no cubran toda la ventana, la enmarquen por los laterales", explica Sol.  

salon-con-ventanal-00510151. Elegir una alfombra demasiado pequeña

35.

Elegir una alfombra demasiado pequeña

Las alfombras cuanto más grandes ¡mejor! Sobre todo el salón, donde pueden lucir mejor. En El Mueble nos gusta que la alfombra recoja todo el estar, enmarcándolo. Pero si no es posible, un truco es que los asientos al menos pisen la alfombra con las patas delanteras. 

00500526. Regatear con el largo de la cortina

36.

Regatear con el largo de la cortina

No es un secreto: en El Mueble nos encantan las cortinas que llegan hasta el suelo. Y para Sol es un must: "Nunca colocaría unas caídas que no lleguen hasta el suelo: me gusta la idea de que las cortinas descansen holgadamente en el suelo". Visten más y es como arropan el espacio. 

Recibidor con banco y estantes blacos y mascota sobre alfombra fibras naturales_454896. Son más fáciles y limpias que una mascota

37.

Son más fáciles y limpias que una mascota

Cuidar de un ser vivo es muy satisfactorio en muchos niveles. Pero a veces no es posible, ya sea por horarios o porque en el contrato de alquiler está prohibido tener animales. Haz que tu planta sea tu pequeña mascota verde. Nadie te lo impedirá y tu podrás cuidarla y sentirte bien.

00456660. Mesas redondas y a prueba de todo

38.

Mesas redondas y a prueba de todo

¿Hay niños en casa? Elige una mesa de centro –o varias auxiliares– redonda y con una estructura resistente. Por muy bonitas que sean las cuadradas o rectangulares cristal, mejor evitarlas si tus hijos aún son pequeños. 

Sofás y chaise longue, de Maisons du Monde. Mesa de centro y auxiliar, de Coton et Bois. Puff, lámpara de pie y sobremesa, cestos y alfombra, en Sacum.
00503808. Cuando menos es más

39.

Cuando menos es más

En casas de familias numerosas, es mejor una decoración despejada y pocos muebles: así será más fácil limpiar y mantener el salón en orden.

Sofás, de Pilma. Butaca, de Carl Hansen, en Matèria. Mesas de centro, de India&Pacific. Cuadros, de Merc&Cia. Alfombra y puff, en Matèria.
Salón con sofás y butacas en blanco, y alfombra de fibras 00501959. Un salón que se adapta a la familia

40.

Un salón que se adapta a la familia

Tertulias, juegos de mesa y partidas a las cartas… Este salón, con dos supersofás y sendas butacas, invita a compartir ratos increíbles y de lo más entretenidos… ¡Y todos juntos!

Sofá grande, de Maisons de Monde. Sofá pequeño, de IKEA. Butacas y mesa de centro, de Mercader de Venecia. Alfombra, en Cotlin.
SALON-DE-PRIMAVERA-00489000. O con tela lavable

41.

O con tela lavable

Es otra opción para hogares con muchos niños. Hay tapicerías antimanchas que se limpian tan solo con agua y un poco de jabón. Aunque este tipo de telas son un poco más caras que las habituales, te librarás de muchos quebraderos de cabeza.

Sofá, puff y alfombra, de IKEA. Mesa de centro, de El Globo Muebles. Lámpara de pie, de B&B.
 DSC7578.  El mejor sofá para cuando somos muchos

42.

El mejor sofá para cuando somos muchos

Un sofá esquinero o en ‘L’ creará el equilibrio perfecto en un salón para familias numerosas. Su gran peso visual se compensa con las paredes pintadas de blanco, como el resto de esta casa rústica. ¡Y con asientos para todos!

Sofá, de Carolina Blue. Alfombra, de Gandía Blasco. Butaca retapizada con tela de Kirby House. Mesa de centro, en Batavia.
comedor clasico con espejo mesa y sillas decapadas 00505535. Los espejos también son un clásico del comedor

43.

Los espejos también son un clásico del comedor

Ya sabemos todos sus poderes: más profundidad, más luz, más estilo... Pueden ser de pared a pared o piezas enmarcadas. Muchos tienen un acabado de cristal envejecido o cuarterones de hierro. En este comedor también las clásicas sillas blancas juegan a tener un tapizado diferente, más vistoso, en la trasera.

Alfombra de Kilombo y cuadros de Línea Lateral.
00395580. Un comedor clásico con todos los argumentos

44.

Un comedor clásico con todos los argumentos

Unas sillas afrancesadas decapadas en blanco y con respaldo de rejilla, una lámpara chandelier con lágrimas de cristal, unas cortinas de seda, un mantel de hilo blanco, una alfombra de flores... ¿Qué más se puede pedir a este comedor tan clásico como romántico? 

Sillas de Oficios de ayer, alfombra de Becara y cortinas realizadas con una seda de José Maria Ruiz.
Salón con sofá rinconero en berenjena, librería de obra, alfombra kilim y rústica 404512. Y que se funden con ella

45.

Y que se funden con ella

Pintadas del mismo tono que la pared o a modo de hornacina, como sobresaliendo. Parecerá que los estantes se fusionan con la pared de manera discreta y decorativa. Además, es otra manera para vestir la pared del sofá.

Mesa de centro y lámpara de pie, de Cottage Little House.
00501731 O. 2. Un sofá rinconero o en 'L'

46.

2. Un sofá rinconero o en 'L'

Los sofás esquineros son la mejor solución para disfrutar de la comodidad y un gran número de asientos aprovechando, además, todo el espacio. Puede funcionar como separador de ambientes y, si es del mismo color que la pared, perderá peso visual –algo fundamental en un salón pequeño–. Para que el conjunto sea más liviano, elige una mesa de centro ligera y el espacio parecerá más grande.

Sofá, puff y alfombra, en La Maison. Mesa de centro, en Catalina House. Mesa auxiliar, en Wundermaker. Espejos, diseño de la decoradora.
dormitorio con cama con colcha y manta color ocre y beige 00461031. Alfombra: cuanto más grande, mejor

47.

Alfombra: cuanto más grande, mejor

La alfombra en el dormitorio no es un imprescindible, pero da un extra de confort que se agradece mucho. La decoradora Natalia Zubizarreta no lo duda: "Nos encanta que la habitación esté casi enmoquetada, es decir, apostamos por maxi alfombras, y siempre que pasen por debajo de la cama. Esto hace que la habitación sea más acogedora. Y en tonos naturales, que no te condicionen la decoración".

Salón Pia Capdevila. Un salón cómodo pensado para recibir

48.

Un salón cómodo pensado para recibir

Esta casa debía ser cómoda y muy acogedora, pensada para que tanto peques como adultos pudieran disfrutarla y compartirla. De ahí que la decoradora no lo dudara al escoger el suelo de toda la casa: un parquet cerámico a prueba de (casi) todo. ¿Y la chimenea? Aquí Pia y su familia se escapan durante el año, por lo que debía ser una casa fresca para el verano pero acogedora para el invierno. 

00505509. La mesa de centro, en función del sofá

49.

La mesa de centro, en función del sofá

Primero el sofá, después la mesa de centro. "Y es que lo ideal, para que guarden proporción, es que la mesa de centro mida, al menos, un tercio que el sofá. Además, entre el sofá y la mesa deberás mantener unos 45-50 cm de distancia para poder sentarte sin problemas, circular y que la mesa, a su vez, sea accesible", explica la decoradora Natalia Zubizarreta.

salon-con-ventanal-00510151. El tamaño ideal de la alfombra del salón

50.

El tamaño ideal de la alfombra del salón

Las alfombras, cuanto más grandes, mejor. De hecho, la alfombra debería ser suficientemente grande para incluir, al menos, las patas delanteras del sofá –si es todo el sofá, mejor– y el resto de asientos del salón. Si el sofá está apoyado en la pared, coloca la alfombra entre 30 y 60 cm de la pared. 

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de El Mueble?