Rico, rico

Papá cocinillas, un virtuoso entre fogones

Cuando un padre cocina bien lo hace muuuy bien y si, además, le gusta. ¡Pleno al quince! Tu paladar será la afortunada víctima de sus "pruebas". Y si tu tupper triunfa en el trabajo siempre podrás decir con orgullo: "¡lo ha hecho mi padre!".

Actualizado a

Señor abriendo la nevera en una amplia cocina con muebles blancos y office

Llegas a casa de tus padres y ya en el rellano huele que alimenta. La llave se te resiste en el bolsillo porque ya estás pensando en qué habrá preparado al otro lado de la puerta. Tu padre (que es el que cocina) ya te ha avisado de que fueras con hambre... Si ya tiene todos los libros y gadgets de cocina del mercado, te proponemos un regalo en especias (y nunca mejor dicho). Nuevas ideas de recetas para chuparse los dedos y de cómo organizar la cocina que tampoco le viene nada mal. ¡Y que tiemble Arguiñano!

Orden en la cocina, en un plis plas

Si después de cocinar tu padre la cocina parece más un campo de batalla que un laboratorio de ideas este vídeo le va a venir muy, pero que muy bien. Podréis cocinar a cuatro manos sin peligro a ser aplastados por algún cacharro.

El secreto está en despejar la encimera con barras, dividir los interiores de los cajones para que todo tenga su lugar y tener reunido por tipo, y a la vista, lo que más usas. Ni más ni menos. Y hasta queda sitio para un barra de desayunos exprés. Qué peligro que tienen los botes de galletas ahí encima.

Una pizza light: sí se puede

Si te gusta cenar con tu padre pero siempre sales como el muñeco de Michelín de casa, lo que necesitas es que visualice recetas un poco más ligeritas para que, de noche, tengas la fiesta en paz.

Esta receta de pizza, por ejemplo, es igual de sabrosa pero tiene menos calorías porque la masa tiene forma de corona y lleva verduras y queso fresco. Así sí, papá, así sí.

Si por la noche eres más de pescado. Que se lo 'curre'. Con una merluza rellena de langostinos capaz de convertir la cena de un día cualquiera en una celebración por todo lo alto.

La isla de papá

No, no se trata que empiece a ahorrar para comprarse una isla en el Caribe, a lo Julio Iglesias. Solo que analice bien el espacio de la cocina por si puede cumplir el sueño de tener una isla en ella.

Las hay para cocinas XL, M y hasta S aunque, en ese caso, será solo una zona de trabajo extra. Y si los metros no dan para más, siempre está la posibilidad de tirar un tabique y de abrir la cocina al salón. ¿Por qué no? Los sueños están para cumplirse.

Después de todo esto ya no tienes excusa para arremangarte y ponerte el delantal y dejar que tu padre te enseñe (también) a cocinar. Así cuando te feliciten en el trabajo por el tupper que llevas podrás decir que lo habéis cocinado juntos.

Más ideas para papás...

PULSA PARA GUARDAR EL ARTÍCULO

EL ARTÍCULO SE HA GUARDADO EN FAVORITOS

Podrás encontrar tus favoritos en el menú

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de El Mueble?