DIME QUE ME QUIERES

10 ideas para sorprenderla en San Valentín

Sí, de acuerdo, el día de los enamorados debería celebrarse todo el año, pero, admitámoslo: sería agotador. Así que marca en tu agenda este 14 de febrero y sorpréndela con estos tips

Hornacina en dormitorio con papel pintado y mesilla de noche blanca

Ella es un 10 para ti (ya quisiera Bo Derek...) Así que en honor al número de la perfección, hemos preparado diez sorpresas que puedes hacerle para festejar vuestro amor. Si se las haces, jamás podrá retraerte tu falta de imaginación. Y tranquilo, no le diremos que hemos sido nosotros quien te hemos dado la idea ;)

1. Dime que me quieres a todas luces

Con luces de neón, cajas de luz o algún otro mensaje luminoso. Están de moda y pueden ser el mejor soporte para expresarle lo que sientes. Las cajas de luz son un accesorio decorativo que queda genial en cualquier estancia y, además, puedes ir cambiando las letras formando frases según la ocasión. En esta, el mensaje es claro: Te quiero.

2. Un pícnic en la alfombra

Y si ya es delante de una chimenea, la cosa es de traca. Pasa de la mesa, baja hasta el suelo, tiende un mantel sobre la alfombra, copas, vino, flores, velas y cosas ricas para picar. Una velada romántica y relajada sin salir de casa.

3. Un camino de pistas en el pasillo

Que lleve hasta la sorpresa final: su regalo especial. Haz que cuando llegue a casa tenga que seguir un rastro de mensajes, tanto de amor como de indicios de lo que les has comprado. Fíjate en sus indirectas, porque seguro que le queda algo pendiente en si wishlist. Y si andas despistado, hemos preparado un shopping de San Valentín con un montón de cosas chulas.

4. Desayuno en la cama

Desayuno en la cama

¡Imposible empezar mejor el día! Es todo un clásico que nunca pasará de moda y, encima, es fácil de hacer y económico. Compra su mermelada favorita, prepara las tortitas que le chiflan, zumo de frutas natural, su té y, no lo olvides, un jarroncito con flores para el toque final. ¡Ah! y una buena lectura para acompañar: la revista El Mueble que no le falte.

5. Viajar sin salir de casa

¿Es posible? Sí, con un poco de imaginación. Recrea en casa el ambiente de vuestro destino favorito, prepara la comida típica del lugar, pon una película o documental del sitio... ¡Toda una experiencia!

6. Que la casa huela a ella

El olfato es un sentido poco explotado, pero que puede llegar a ser muy sugerente. Impregna los cojines con su fragancia, enciende velas con el aroma de sus flores preferidas, un centro de mesa de aromáticas... ¡Va a ser un San Valentín de narices!

7. Recuerdas cuando…

Composición de jarrones de porcelana y cristal sobre libros antiguos

Otra opción, romántica y decorativa, puede ser prepararle un "tarro de los recuerdos". ¿Cómo? Pon en un tarro de cristal algunas notas envueltas sobre vuestros mejores momentos, acompañadas de conchas de alguno de vuestros viajes, pequeños objetos que sean especiales para los dos... Pasareis un gran rato recordando y puede quedar muy decorativo en un rincón del salón o del dormitorio. Y puedes hacer otro pero con deseos, para alimentar la llama.

8. Si te regaló una sesión de spa en tu baño, ahora regálale tú un buen masaje

Lo primero que tienes que pensar es el lugar donde preparar "el set" de masajes, obviamente algo cómodo, como la cama o el sofá. También tienes que escoger el tipo de masaje que queréis daros, el más común es el de espalda pero podría ser también de cuello, de pies, de manos o completo. Puedes aprender cómo darlos de forma básica con algún tutorial de YouTube que siempre vienen bien. Finalmente, necesitarás una serie de elementos para preparar el ambiente: unas velas, que proporcionarán una luz tenue para crear una atmósfera relajante, música suave, aceite esencial o crema hidratante y unas toallas grandes, para tumbarse encima y no manchar la cama o el sofá con los aceites.​

Relacionado con este artículo

9. Una carta de amor en el buzón (de casa)

Porque esto del ciberespacio está muy bien, pero un mail más en la bandeja de entrada no hace tanta ilusión (y sorpresa) como el cada vez más olvidado buzón de casa. Una carta manuscrita, como las de antes, seguro que no se la espera.

10. Un cálido aperitivo en la terraza

Ya nos podemos imaginar la escena: los asientos de tu terraza o balcón vestidos con mantas, plaids o falsas pieles mulliditas, enmarcando las sillas, una tira de luz en forma de corazón, plantas y velas. Para entrar más en calor, prepárale sus cocktails predilectos, música y una buena charla. ¡Feliz San Valentín!

Si también buscas ideas para que sea ella quien lo sorprenda a él (o a ti) aquí tienes una lista con fantásticas sugerencias.