COMPRA MEJOR Y AHORRA

Guía para ir al supermercado y no morir en el intento

Te contamos cómo hacer la compra de la manera más rápida, comprar mejor y ahorrar, y alguna que otra curiosidad después de la cual tus visitas al súper no volverán a ser lo mismo

nevera-abierta-de-par-en-par 410459

La agencia de shopper marketing in-Store Media, y la agencia de investigación Salvetti Llombart, crearon el Observatorio Shopper Experience (OSE), con el fin de conocer la conducta de los compradores en los puntos de venta. De aquí se obtuvieron datos como que el 86% de los españoles hace la compra directamente en el supermercado o que pasamos una media de dos horas aproximadamente, una vez por semana en las grandes superficies.

Relacionado con este artículo

Con estos datos, nos queda claro que ir al supermercado es una de las actividades que más acapara tiempo nos supone y no siempre logramos optimizar esfuerzos, es decir, comprar lo que queremos, en tiempo récord y sin gastar más de la cuenta. ¿Te has preguntado por qué? Pues además de que existen sofisticadas técnicas de marketing, también requiere que pongas en práctica algunas estrategias propias.

Estanterías de la despensa

Antes de ir al supermercado

Según estudios, el 70% de nuestras compras en el súper, no son planificadas... ¡Exacto! no te lleves las manos a la cabeza y pongamos solución:

  • Haz la famosa lista (pero con un nuevo tip): El mundo se divide entre las personas que hacen la lista de la compra y las que no. Pero aún si eres de aquellos que van apuntado lo que se termina y luego se ciñen a ella, has de saber que existe una forma de depurar aún mejor tu check list. Se trata de comprar en base a recetas y no tanto a alimentos aislados, de esta forma matarás varios pájaros de un tiro. Por un lado, tendrás la planificación de tu menú semanal y por otro, evitarás tirar alimentos que olvidaste al fondo del cajón de las verduras. Mira aquí nuestro trucos para que no vuelvas a tirar comida jamás.
Detalle de manos sujetando lista de la compra y tomates de fondo
  • Ve al supermercado sin hambre: Todos sabemos que ir a hacer la compra hambriento es sinónimo de desastre. Terminas por comprar más de lo que necesitas, la mayoría de lo que echas en el carro suelen ser alimentos poco saludables (patatas, chucherías, embutidos...), gastas más y cuando llegas a casa ves que no tienes comida real para preparar, a menos que quieras comer una lasaña de gominolas.
  • Ojo con las ofertas: No todo lo que reluce es oro y a veces te invitan a que llevemos más cantidad de la que realmente necesitamos, y el precio no siempre es tan bueno (haz la cuenta).
  • Lee la letra pequeña: Detente unos segundos a leer la caducidad y los ingredientes de lo que estás metiendo en el carrito. Es un hábito saludable y responsable. ¿Cuántas veces no has comprado productos próximos a caducar sin darte cuenta? Además, merece que empecemos a poner atención en la calidad de los alimentos envasados que nos llevamos a la boca, ¿no crees?
  • Compara precios: Hay webs en las que puedes comparar los precios de distintos establecimientos, de esta forma podrás ver dónde y qué te conviene más comprar.
  • Pon conciencia ecológica: Cada vez ponemos más atención en la repercusión que tienen nuestros actos en el medio ambiente y el uso excesivo de plásticos está causando verdaderos desastres. Por ello, te pedimos que cuando vayas al supermercado lleves tus bolsas y evites comprar cosas envasadas innecesariamente. Mira la campaña Planeta o Plástico que está haciendo National Geographic.

Relacionado con este artículo

Hace años ya, que el marketing se enfoca en estudiar más nuestros hábitos de consumo que en simplemente intentar vendernos a diestro y siniestro. El neuromarketing concretamente, quiere indagar en la mente del consumidor, la forma en la que nos movemos dentro de un supermercado, hacia dónde dirigimos la mirada, todo está analizado y en consecuencia, se pone en marcha un plan para que nuestra experiencia de compra sea cada vez más satisfactoria para nosotros y mucho más rentable para ellos.

carrito supermercado

carrito supermercado 

Algunas curiosidades

  • Los carritos: Cuánto más grande, mejor, así los llenas de sus productos y sí, están trucados. ¿Te has fijado que suelen irse a la izquierda? no es que tengas mala suerte, es que lo hacen así para que la derecha (si eres diestro es la mano que "compra"), pueda coger productos sin problema.
  • Zonas calientes: No, no es lo que estás pensando. Se trata de aquellas zonas que más beneficio dejan y son la entrada, el pasillo central y la línea de cajas.
  • Captan nuestra mirada: La zona que va desde la altura de nuestros ojos a la de nuestras rodillas, es la más cotizada por las grandes marcas, quienes suelen pagar por ubicar ahí sus productos.
  • El olfato: Es uno de los sentidos más potentes que tenemos, de ahí que el olor a pan recién hecho a veces inunde el supermercado, nuestra pituitaria y finalmente, nuestro carrito de la compra.
  • Precio psicológico: Casi todos los precios terminan en 5, 7 o 9, así pensamos que las cosas son más baratas y las compramos con más facilidad.
  • Música maestro: También juegan con la playlist, si hay mucha gente suelen poner música más rápida y a un mayor volumen para agilizar la compra. Si está vacío, la música será mucho más lenta.
  • Cámaras: No solo están ubicadas para detectar posibles robos en la tienda, también para observar nuestro comportamiento y hábitos de compra. Así qué, sonríeles de vez en cuando.
nevera-abierta-de-par-en-par 410459

No solo se trata de ahorrar en el supermercado, es interesante saber cuáles son las tendencias de marketing, los hábitos de consumo y comenzar a hacer compras más responsables y conscientes. Por otro lado, serás capaz de organizar mejor tus tiempos y tu economía familiar con un poco de orden y una estrategia clara.