4 /10

1.

Una casa de madera inspirada en los Hamptons

Esta casa, muy del estilo de los Hamptons estadounidenses, disfruta de grandes aperturas acristaladas que la abren al jardín siempre verde. 

2.

Con vistas

La casa, construida por Canexel, disfruta de unas inmejorables vistas a la bahía de Santander. 

3.

Una casa de madera para todo el año

Un cerramiento acristalado permite disfrutar del porche durante todo el año, haga frío o calor. 

Sofá y butacas de Unopiù. 

4.

Mirada de largo recorrido

El salón se abre al porche mediante una pared acristalada que inunda el interior de claridad durante todo el año. 

Chaise longue, en Coton et Bois.

5.

La luz más cálida

La decoradora Asun Antó, de Coton et Bois, eligió una paleta cromática suave pero cálida, para arropar la luz que baña toda la casa. 

Sofá, mesa de centro y alfombra, del estudio de la interiorista. 

6.

Espacios diáfanos

Nada frena el paso de la luz en esta casa, en la que se han minimizado las barreras arquitectónicas. Un paso abierto comunica el amplio salón con la cocina. 

7.

La isla bonita

La decoradora Asun Antó planificó la cocina con una gran isla central. La encimera de madera se ha elegido a juego con el pavimento, de roble tintado. 

8.

Cocina con office

La zona más luminosa de la cocina, con un mirador al jardín, se ha reservado para el office. 

Sillas thonet, en Coton et Bois. 

9.

Casas de madera para los peques

Si cuentas con jardín y niños en casa, una casita de madera es un recurso que da mucho juego. 

Esta es de Jardinitis.

 

10.

Una pequeña cabaña... en el jardín

 Para sus juegos cuando son pequeños y como almacén extra o invernadero cuando son mayores. Además, son decorativas por sí solas.

Que levante la mano quien, al oír hablar de casas de madera, no piensa de inmediato en la fábula de los tres cerditos. Pues bien, hoy en día, el lobo se quedaría sin fuelle antes que la casa cediera un milímetro ante sus soplidos. Y que los estereotipos que rodean a este tipo de construcciones son uno de los hándicaps a los que se enfrenten los profesionales que se dedican a la construcción de las casas de madera de diseño.

Ni prefabricadas, ni de quita y pon, ni frágiles, ni sensibles a la humedad... Despídete de los falsos mitos y descubre las características y ventajas de las casas de madera.

Qué es y qué no es una casa de madera

Una casa de madera es aquella construcción cuyo esqueleto está hecho 100% de madera. Aunque existen muchos sistemas constructivos, uno de los más extendidos es el canadiense o de estructura ligera de madera. Su ventaja es su estructura liviana de paredes mediante pilares de madera. Entre ellos se colocan diferentes capas aislantes y todo se cubre con placas de yeso. Exteriormente, el acabado suele ser convencional. Si no te lo dicen, no podrías diferenciar una casa de madera de una tradicional.

Lo que seguro que no es, es una casa prefabricada. Las casas de madera se construyen in situ en el terreno, no se pueden transportar (van ancladas a una base de hormigón) y se realizan totalmente a medida, no por piezas estándares que se ensamblan como un Lego como ocurre con las prefabricadas.

Desde rústicas hasta modernas y vanguardistas. Es el cliente quién decide cómo quiere que sea la casa, no hay límites en el diseño

Ventajas de una casa de madera

Mayor aislamiento

Según los fabricantes de este tipo de construcciones, puede ser el triple respecto una casa convencional. Esto se debe, por un lado, a la propia madera, que tiene prestaciones aislantes mucho mejores que el ladrillo. Y, por otro, al sistema de construcción, que cuenta con muchos aislantes y al final se logra reducir un 60% la pérdida de energía.

Rápida construcción

En seis meses –y en algunos casos incluso en tres– puede estar lista, la mitad de tiempo necesario para construir una casa convencional.

Más económicas

En igualdad de calidades que una casa convencional, una casa de madera puede costar hasta un 40% menos. Y, en parte, es gracias al propio sistema constructivo, que reduce los tiempos que dura la obra y minimiza imprevistos.

Presupuesto cerrado

Desde Canexel, empresa especialista en la construcción de casas de madera de diseño, configuran un precio y al final de la obra es el que se paga. No hay sobrecostes ni sorpresas como en las obras convencionales. A no ser que el cliente quiera hacer cambios sobre la marcha que justifiquen ese sobrecoste.

Fácil reforma

Es un sistema que permite reformas y ampliaciones ágiles, fáciles y limpias, sin apenas escombros. ¿Tu casa es de obra? Puedes hacer la ampliación con este sistema, son compatibles.

Casas (100%) ecológicas

O pueden serlo si el cliente así lo quiere. A nivel constructivo, son muy respetuosas con el medio ambiente. Por un lado, por los materiales que se emplean –la madera procede de bosques de tala controlada– y, por otro, por el proceso de construcción: al apenas usar maquinaria pesada se reducen en un 90% las emisiones de CO2.

Además, son casas eficientes. La pérdida de energía es un 60% menor respecto una casa convencional. Esto redunda en un ahorro económico importante y en una disminución muy relevante de las emisiones contaminantes que genera la vivienda.

Las casas de madera son considerados bienes inmuebles y por lo tanto son hipotecables como una casa convencional

Duraderas y sin mantenimiento

Que su esqueleto sea de madera no significa que sea una construcción más frágil que una de ladrillo u hormigón.

Inmunizadas contra plagas y humedad

Toda la madera empleada está tratada contra plagas y parásitos, y la humedad no afecta a la estructura porque en el sistema de entramado ligero la estructura es interior y está completamente aislada y protegida. Por lo que la madera nunca está en contacto con la humedad, el sol o el agua, que son sus grandes enemigos.

Sin mantenimiento

La estructura, al estar sellada, no precisa cuidados. En cuanto a la fachada, si se quiere de madera, se recomienda usar un material sintético que imita su acabado y que apenas precisa mantenimiento.

¿Y qué pasa con el fuego?

La madera se comporta bien contra el fuego porque es aislante térmico, no transmite calor y se consume sin colapsar de golpe. A diferencia del metal, que pierde rigidez y se colapsa a 400º C.

Casitas de madera para los niños

  • No todas valen. Para garantizar la seguridad de los niños, la casita de juegos de madera debe cumplir con las normas que establece la Unión Europea (puertas y ventanas seguras para evitar accidentes, puerta que no se cierre desde el interior para que el niño no se pueda quedar atrapado, ventanas que no sean de cristal...).
  • Piensa en el futuro. Cuando los niños crezcan, puedes darle un nuevo uso convirtiéndola en un cobertizo donde guardar los muebles de la terraza o un pequeño invernadero.
  • Dónde comprarlas. Los principales centros de bricolaje y jardinería (Leroy Merlin, Bauhaus, Jardinitis) suelen tenerlas. También hay firmas especializadas como Greenhouse.

Ahora que conoces sus características, ¿te ves viviendo en una de las casas de madera de nuestra galería?