Sin secretos

Todo lo que debes saber antes de abrir la cocina

Resolvemos todas las dudas que te asaltan antes de abrir la cocina al resto de la casa. Debes tener en cuenta suelos, paredes, instalaciones... ¡Aquí lo tienes todo!

Txell Huguet Actualizado el

Actualizado el

00429025

¿Puedo tirar un tabique?

¿Tabique o muro? Esa es la cuestión. Lo primero es que un profesional verifique que la pared que quieres tirar es un tabique y no un muro de carga (suelen ser de entre 10 y 15 cm), o una pared que se ha convertido en estructural. En tal caso, para tocarlas habría que reforzar la estructura.

¡Ojo con lo que no se ve! Dentro de los tabiques pasan tuberías, de agua y gas, y cables eléctricos que en caso de tirar el tabique tendrás que desplazar. Un profesional te orientará con los planos (o con ayuda de detectores) para saber por dónde pasan.

Cuidado con el falso techo

El techo es más bajo "La mayoría de cocinas tiene los techos más bajos que el resto de la casa porque es por donde pasan las instalaciones y la salida del humos de la campana", explica la arquitecta Mar Marcos. Por eso al abrir la cocina puede quedar a la vista esa diferencia. Para que quede bonita basta con hacer un faldón de Pladur que la remate.

Aprovecha el desnivel Puede ser más útil de lo que parece. Es un buen recurso para remarcar la zona de la cocina. "Además –explica Mar– tener una altura de unos 230 cm en la cocina nos permite hacer llegar los muebles hasta el techo" y que sean accesibles.También es práctico para empotrar la campana cuando la zona de cocción está en la isla.

00429017 O

¿Y qué hago con los suelos?

Que sean distintos Así solo cambias el de la cocina. Elige uno que destaque como un porcelánico imitación de hidráulico. Crearás un efecto alfombra. Si combinas dos suelos puedes disimular la transición entre ellos usando otro que cree un efecto cenefa.

Si quieres continuidad usa el mismo suelo en todo el ambiente. Es muy decorativo pero requiere más obra. Si optas por un parqué sintético tendrás la belleza que necesita el salón y la resistencia que exige la cocina. Su instalación tipo click es muy rápida y no requiere pegamentos ni clavos.

Todo panelado

Lo que el ojo no ve. Es la mejor opción para esconder los elementos más "feos" que son la campana y los electrodomésticos, como la nevera o el lavavajillas, y así integrar mejor estéticamente la cocina al salón (o al comedor).

Piensa en los muebles. Lo ideal es que el salón y la cocina compartan estilo y gama cromática. Mar Marcos apuesta por cuidar los acabados de los armarios: "Puedes usar melaminas que simulan robles o, si quieres una cocina blanca, muebles mates y con tiradores encastrados o con cierre a presión". Un buen truco es elegir la encimera de un color similar al del suelo.

00429025

Y un elemento de transición

¡Isla a la vista! Desde Gud Cocinas apuestan por ellas: "Se convierte en el centro de todo y cocinar deja de ser un acto solitario. En pocos metros, una barra es una buena alternativa". Ten en cuenta que cuanto más funciones reúna la isla -zona de cocción, fregadero...– más costosa será la obra ya que se deberán pasar tuberías e instalaciones por suelo o techo.

Una campana potente y silenciosa

La discreción Es lo que más valoran los decoradores de una campana en una cocina abierta. Lo más fácil es integrarlas en los armarios altos para que no queden a la vista. Las de sobreencimera, como esta de Elica, son perfectas porque se camuflan.

¡Más potencia! Elige una campana potente (980 m3/h) para que humos y olores no se escapen. Pero también silenciosa (unos 56 dB).
Esta es de Elica.

Mix

¿Quieres saber cuánto cuesta?

  • Tirar un tabique de unos 250 x 250 cm y llevar los escombros al contenedor 21 €/m2. Unos 180 €.
  • Cambiar el suelo. Supone quitar el antiguo, nivelar con mortero colocar el nuevo pavimento. Unos 40 €/m2 si es parquet, 50 €/m2 si es baldosa.
  • Poner falso techo. Corte y colocación. 32 €/m2.
  • Reforma integral. Reforma de una cocina de unos 10 m2 con materiales de calidad y electrodomésticos nuevos y eficientes. Unos 10.000 €.
  • Reforma parcial. Renovación sin cambiar la ubicación del fregadero ni zona de cocción. Incluye electrodomésticos. Unos 6.000 €.