Imprescindible

Cómo preparar tu terraza para el buen tiempo paso a paso

Suelos, muebles, toldos, las plantas... Te explicamos cómo tienes que tratar todos los elementos de tu terraza para que la disfrutes como se merece. Consejos también válidos para porches, patios y jardines

Esther Giralt Isabel Lavín Actualizado a

patio-exterior-con-toldo-00504035

Sol, calorcito... ¿salimos a la terraza? Cuando llega el momento de conquistarla de nuevo la puesta a punto se convierte en lo primero. ¿Por dónde empiezo? ¿Cómo limpio un suelo de gres? Y la sombrilla, ¿recuperará su color original? Tú elige el día D que nosotros te decimos cómo limpiar y poner a punto suelos, barandillas, pérgolas, muebles de exterior y más. ¡Y disfruta de tu espacio exterior desde ya!

Revisa bien toda la terraza y límpiala

Con la llegada del buen tiempo es el momento de poner a punto la terraza para la temporada de verano. Durante los meses más fríos, el viento, la lluvia y las heladas dejan huella en los muebles de la terraza, pero también en el suelo y todos los complementos. Revisa y arregla todo lo necesario: desde plantas hasta mobiliario o barandas. Hojas, polvo, tierra que el viento ha levantado... Elimina todo lo que no tenga que estar ni en macetas ni en suelo.

balcon-decorado-sillas-y-plantas 00511496

Despeja los sumideros

En los sumidetos, se acumulan muchos restos que los taponan y, a la larga, provocar un problema más complicado. Retira las hojas y la suciedad que acumulen a su alrededor. Haz lo mismo en las canaletas. Evita atascos echando 4 cucharadas de bicarbonato y una taza de vinagre caliente por el desagüe. Déjalo actuar 2 horas y vierte agua caliente por la tubería.

Comprueba el estado del suelo

Después de limpiar a fondo a tu terraza, aprovecha a comprobar cómo está el suelo.

  • Los suelos de madera se limpian con agua, frotando con un cepillo de cerdas duras. Puedes utilizar bicarbonato para acabar con las pequeñas manchas. Frota con un cepillo metálico y aclara bien. Si está muy deteriorado, lija la tarima antes de aplicar un barniz de poliuretano o un aceite específico a su tipo de madera. De este modo la mantienes hidratada y evitas que pierda el color y se agriete.. Hazlo, como mínimo, una vez al año.
  • Si es de composite, no necesitará más que una limpieza a fondo, al igual que los de cerámica.
  • De barro cocido: Límpialos con agua con un chorrito de vinagre. Para protegerlos, aplica una capa de cera.
  • Suelos de piedra: Repasa con agua jabonosa. Si detectas alguna mancha, frota con un poco de bicarbonato.
  • Losetas de gres: Son muy resistentes y se limpian bien con agua. Si están muy sucias, añade detergente neutro.
  • Césped artificial: Elimina el polvo con un aspirador. Riega con agua a presión y levanta las fibras con un cepillo duro.
  • Césped natural: Riégalo más en verano para evitar que se seque y airéalo cada tres años (consiste en "pinchar" el suelo). Si es artificial, límpialo con la manguera de agua y cepíllalo con un rastrillo.
terraza-look-low-cost 00507539

Asegura una pisada cálida

Si tus suelos son cerámicos, lo mejor que puedes hacer es colocar una alfombra, ya que suele calentarse mucho con el calor. Las de fibras son cálidas y protegerán la pisada. Si estás pensando cambiar el suelo, los de composite o madera son los mejores para no quemarse.

Nueva imagen para las paredes

Ahora que ya ha terminado la épica de lluvias y frío, aprovecha para limpiar las paredes. Quita todos los muebles y plantas de las macetas y renueva su imagen. Dependiendo de su material, tendrás que limpiarlas de una manera u otra:

  • Si las paredes son de ladrillo: al ser poroso tiende a acumular polvo. Pasa el aspirador por las juntas o frota con un cepillo. También puedes limpiarla con agua y jabón y recuperar su color con aceite de linaza
  • Si tienen manchas blancas del salitre: trata con un limpiador jabonoso y deja secar 24 horas. Después, aplica un barniz específico en el sentido de la hilada del ladrillo.
  • Las paredes pintadas: con pintura son lavables. Basta con frotarlas con agua y jabón neutro. Repíntalas cada 5 años: elige pintura de exteriores con tratamiento antihongos y antihumedad. Renuévala cada dos años y limpia con un paño húmedo. También puedes blanquear las paredes.

Cuidado con las humedades

Si tu terraza está orientada al norte, el frío y la lluvia del invierno puede que hayan dejado su huella en forma de verdín, esto suele pasar en los suelos de barro o en su encuentro con las paredes. Si las manchas son pequeñas, puedes quitarlo tú mismo con una mezcla de vinagre con agua caliente. Ráscalo con un cepillo de cerdas y después aplica un tratamiento especial para cerrar los poros del barro.

En las paredes, retira la pintura manchada con una espátula e iguala la superficie con una lija. Aplica un producto antihumedad para sellar la pared. Luego, pinta.

comedor exterior con sillas de bambu y lampara de fibras 00522869

Limpia puertas y ventanas

Limpia las puertas por fuera con agua y detergente. Si son correderas, repasa las guías con el aspirador y un paño mojado. En cuando a las contraventanas, si son de aluminio, límpialas cuando no estén calientes del sol. Diluye en un litro de agua una cucharada de detergente neutro. Si son de madera, aplica el mismo tratamiento que en los muebles de exterior de madera.

Cómo limpiar las barandillas y las celosías

Repasa las barandillas y las rejillas con alcohol de quemar y acumularán menos polvo. Necesitan barniz o pintura de metales que las protejan del desgaste. Para limpiarlas, pasa un paño húmedo. Cuando les salte la pintura, lija del todo y vuelve a pintar.

Para limpiar las celosías de madera, utiliza un plumero o una gamuza atrapapolvo. Frota bien con una bayeta impregnada de jabón diluido en agua y seguidamente seca bien con un paño, para que no cojan humedad. Si son de plástico, elimina el polvo con el aspirador y limpia a fondo con una esponja húmeda con detergente.

Limpia el porche o la pérgola

Dependiendo del material, el procedimiento para limpiar la pérgola o el porche varía.

  • Si es de madera: protege la estructura de tu porche con un lasur. A diferencia de un barniz que crea una capa externa, este penetra en la madera a poro abierto, lo que le permite “respirar”. Se aplica directamente sobre la madera sin necesidad de lijar ni decapar y le confiere un tacto sedoso a la vez que destaca sus vetas. Los lasures evitan que el sol decolore la madera, repelen el agua y previenen la aparición de hongos y termitas.
  • Los de metal: píntalos antes del inicio de la temporada de verano con un barniz o una pintura especial para exteriores. Después, solo tendrás que quitar el polvo, retirar hojas y restos y limpiar con un paño húmedo. Puedes proteger las partes metálicas sin pintar con una capa de vaselina que evita que se oxiden. Retira el sobrante con un papel de cocina.
  • Trata el cañizo con un poco de aceite para maderas exóticas en aerosol: es lo más cómodo y fácil de aplicar. Después, limpia con un plumero. Ten en cuenta que, con el tiempo, el cañizo tiende a estropearse, por lo que si quieres que ofrezca esa preciada sombra, cámbialos por unos nuevos.
terraza-con-comedor-exterior-con-mesa-de-madera-y-sillas-de-tela-00513429-O

Limpia los toldos y las sombrillas

O el parasol o la vela... Aprovecha un día de mucho sol para hacerlo:

  • Lo primero es eliminar el polvo, con un aspirador de mano, de la superficie y los mecanismos. Haz especial hincapié en la parte superior (donde más suciedad se acumula).
  • Limpia a fondo: pasando un cepillo con agua jabonosa y retira el exceso de agua con un paño. Deja que se sequen al aire antes de recoger.
  • Reaviva sus colores frotando con un paño humedecido en agua y vinagre a partes iguales.
  • Cuidado con la humedad: recógelos cuando llueve y protégelos de los hongos con un producto específico. Si son de colores crudos, para eliminar el moho moja con zumo de limón y sal y deja secar al sol.

Pon a punto tus muebles de exterior

Tras el invierno, los muebles de exterior acaban muy tocados. Recupéralos. Cualquier pieza de madera a la intemperie pierde su color original.

Cómo limpiar los muebles de exterior de madera

Por su contenido en aceites, las maderas tropicales son las más resistentes en el exterior.

  • Usa agua y jabón neutro para limpiarlas. Frota con un cepillo y aclara antes de dejar secar al sol.
  • Evita que se oscurezcan con una capa de aceite de teca dos veces al año (como mínimo): evita los hongos y facilita su limpieza. Aplícala en el sentido de la veta. Puedes extenderlo con una brocha o un poco de algodón. Repite la operación cada tres meses, más o menos, según la exposición al sol de la pieza. También hay aerosoles especiales para tratar las maderas exóticas.
  • Trata la madera con lasures: crean una protección sobre la madera que permite que esta respire, mientras previene 
la aparición de hongos y termitas. Además, la protegen del sol, repelen el agua y evitan que se cuartee. Encuentras desde lasures transparentes a distintos tonos de madera e, incluso, de colores.
00513396

Cómo limpiar los muebles de exterior de metal

Revisa bien todos los muebles en busca de desperfectos. El frío y la lluvia pueden provocar la aparición de óxido. Guarda a cubierto los muebles de metal en invierno. La lluvia y la humedad los oxidan.

  • De hierro forjado: para eliminar el óxido causado por el agua, frota con un cepillo metálico la zona o con un poco de aguarrás. Lija y pinta de nuevo. Se limpian con agua y detergente neutro.
  • De aluminio: los de aluminio y acero llevan una capa protectora que repele el polvo. Son muy resistentes y se limpian fácilmente con agua y jabón gracias a su acabado de pintura de poliéster que resiste la corrosión. También puedes limpiarlos con cera para coches.
  • De acero: se limpian con agua jabonosa templada gracias a su capa protectora que repele el polvo. Aclara bien para que no queden marcas de cal y evita los productos disolventes.
terraza-con-suelo-de-madera-y-muebles-de-metal-00513569

Quitar el óxido

Si encuentras alguna mancha, no lo dejes pasar. Arréglalo porque corre como la pólvora. Protégelos con un barniz antioxidante y elimina el óxido con aguarrás. Límpialos con agua y jabón y repara las partes de pintura que se hayan desprendido. Basta con lijar y volver a pintar.
 Repasa con agua y jabón periódicamente.

Cómo Limpiar los muebles de fibras

Si tus muebles de exterior son de fibras,lo ideal es que, durante el invierno, los hayas tenido cubiertos, ya que el mimbre, así como el yute y otras fibras naturales pueden estropearse. Limpia los muebles de fibras sin mojarlos del todo.

  • Quita el polvo: cepilla las fibras para eliminar la suciedad incrustada en las uniones y el trenzado. Después, pasa el aspirador. Si encuentras alguna unión un poco suelta, encólala.
  • Agua y jabón: mezcla agua con un poco de jabón neutro. Frota procurando no empapar demasiado. Si las piezas no están muy manchadas, puedes limpiarlas con agua salada.
  • Aclara y seca: enjuaga con una esponja escurrida y repasa con un paño sin pelusa. Seca los muebles al aire libre y, si puedes, guárdalos en un lugar sin sol directo. Rocíalos con agua de limón para que brillen.
  • El agua salada es muy efectiva para eliminar las manchas de las fibras. Frota con un paño empapado y seca para que la humedad no las deteriore.
  • Mantén su color: para evitar que se decoloren por el efecto del sol. Guárdalas en lugares con semisombra y trátalas, una vez al año, con un barniz incoloro protector. Brillarán más si rocías los muebles de fibras con agua con limón.
porche-con-cañizo-y-muebles-de-mimbre-00528594

Cómo limpiar muebles de resina sintética o plástico

Son muebles duraderos y fáciles de limpiar solo con agua. Son los que resisten mejor la humedad. Te durarán más si los proteges del sol, siempre que puedas, y los mantienes a cubierto cuando no los uses. Quita las manchas más rebeldes con un poco de vinagre o alcohol.

Si tienes más dudas, te explicamos con más detalle cómo cuidar tus muebles de exterior, sea cual sea su material.

Cómo limpiar los textiles de exterior

Vas a pasar mucho tiempo en el exterior: cenas, tardes con amigos, baños de sol... Aspíralas antes de lavarlas. Si no se recupera, aprovecha para renovarlas. Invierte en telas impermeables y con alta resistencia al sol. A la larga, ahorrarás. Te damos más pistas sobre cómo limpiar cojines de exterior.

Textiles de loneta

La clásica loneta de algodón cruda no pierde color con el sol pero, al ser clara, requiere más lavados. Si son desefundables, puedes lavarlos en la lavadora. Elige un programa frío para que no encojan y colócalos un poco húmedos para que conserven mejor su forma.

Ten cuidado con los colores: no los mezcles en la lavadora ya que se pueden transferir. Lava con un chorrito de vinagre para mantener su intensidad. Y, cuando se manchen, elimina los restos rápidamente. Si se resisten, utiliza espuma seca.

00521395 Zona chill out en terraza

Tejidos sintéticos

Las telas a base de hilo de poliéster resisten muy bien a la intemperie y se limpian con agua y jabón. Las más resistentes son las telas de PVC o de tejidos náuticos, totalmente impermeables. Basta con frotar con un cepillo y jabón. Elimina las manchas de la lluvia con limón y sal.

Las fibras de polipropileno son ligeras, con protección UV y resistentes, y los tejidos microperforados, grandes aislantes térmicos. Se lavan con agua y jabón.

Comprueba la iluminación de la terraza

¿Funcionan todas las bombillas? ¿Todavía puedes cambiar alguna por LED? Si es así, adelante. Y limpia bien las pantallas porque es muy probable que el polvo se haya acumulado y den menos luz de la que deberían. ¡Una idea! Añade una guirnalda de bombillas LED. Con una iluminación de la terraza adecuada, le darás vida.

Cambia las lámparas por unas solares

En verano merece la pena aprovechar la luz del sol. Hay muchas horas de luz y las lámparas solares se cargan lo suficiente como para iluminar tus noches con luz cálida y sin gastar un euro de más. En cualquier caso, comprueba su índice de protección (IP) y asegúrate de que sean para exterior (IP65 e IP66).

Echa un vistazo a tu jardín

Antes de que empiece el abrasador calor, aprovecha a renovar la tierra de las plantas que tienes en tu terraza o de cambiar las macetas por unas más grandes para que se desarrollen mejor y sigan creciendo. Poda también las ramas secas, limpia de hojas secas y apuesta por crear un rincón de plantas altas que te ofrezcan sombra y frescor. Lo agradecerás.

Cuida tus macetas y jardineras

Las macetas de barro tendrán un aspecto natural más tiempo si antes de usarlas las sumerges en agua fría un día. De este modo, evitas que se agrieten. Para limpiarlas, frótalas con un cepillo húmedo. En cuanto a las jardineras de piedra, son resistentes y protegen las raíces de los cambios de temperatura. Quita las manchas con agua jabonosa. Para una barandilla, mejor las de plástico: ligeras y fáciles de limpiar.

terraza-con-un-banco-blanco-y-muchas-plantas 00528400

Añade alguna planta

¿De qué plantas te gustaría disfrutar este verano? Es el momento de plantarlas. Una hiedra se subirá por las paredes y, con el tiempo, tendrás una increíble pared verde que puede convertirse en una cubierta vegetal estupenda. También la buganvilla o la glicinia son buenas opciones. Hay muchas plantas enredaderas y trepadoras que te concederán esa preciada sombra.

Las plantas pueden ser unas grandes aliadas en materia de privacidad. Conseguirás mayor intimidad de forma sutil, pero también un efecto refrescante en la terraza. Puedes combinarlas con brezo o cañizo y verás cómo mantienes a raya las miradas indiscretas.

Planifica el riego

Si no quieres ser un esclavo de tus plantas ni ir perdiendo ejemplares durante el largo y cálido verano, piensa en instalar ahora un riego automático o por goteo. Las mantendrás siempre húmedas y aguantarán verdes todo el verano.

¿Qué echaste de menos el año pasado?

¿Necesitaste algún asiento de más para las visitas? ¿Alguna zona de sombra para aprovechar más la terraza? Tal vez, ¿una ducha de exterior para refrescarte tras tomar el sol? Antes de que empiece (de verdad) la temporada de verano, planifica bien y haz esos cambios. ¡Este año no puede faltar de nada!

También aprovecha para llenar tu terraza de colores vivos. Sea como sea tu terraza, dale un toque de color acorde a esta época de verano. Mostazas, verdes y azules refrescarán la terraza y la ayudarán a estar en tendencia.

00527423

Ya lo ves. No es nada difícil poner tu terraza al día y hacerlo, además, a la moda. Pero sobre todo, tu terraza debe hacerte sentir bien y para ello, debe responder a tus gustos y aspiraciones. ¿Difícil definirlos? Haz este test. Te ayudará.

Si quieres estar al día de todo lo que publicamos en www.elmueble.com, suscríbete a nuestra newsletter.

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de El Mueble?