Pasillos

1 /701
zona de paso con suelos de parquet de madera 00528766

1.

Una librería decorada con un helecho colgante

Las librerías no son solo para libros. De hecho, un truco de decoradores y estilistas es mezclar libros con objetos decorativos y alguna planta, que de frescor y un toque natural. Quedan muy bien las plantas colgantes, como este helecho, que además de dar un toque de intenso y vivo verde, aporta dinamismo y movimiento a la librería. 

Librería recuperada y consola de Crisal Decoración. 
pasillo-con-alfombra-00546248 O

2.

Suelos continuos: tipos y características

00506978 Recibidor con arrimadero

3.

Renueva el suelo, sobre todo si es oscuro

"Si cuentas con un suelo de madera oscuro y de tabla estrecha...  ¡cambíalo! ¡Nos quita la vida! –bromea Natalia–. Si puedes cambiarlo, lo recomiendo. Apuesta por uno clarito, de roble, por ejemplo, y de lama ancha. Verás que tu casa parecerá otra. Si no puedes cambiarlo, alíate con las alfombras: nos aportarán luz y desviarán la vista del suelo". 

Proyecto de la decoradora Natalia Zubizarreta con papel pintado de Élitis.
Pasillo con armarios empotrados con molduras y alfombra pasillera tipo kilim.

4.

Hazte con una alfombra que revalorice el pasillo

¿Tu salón es especialmente largo? Evita ese efecto tubo con una alfombra en el suelo. Un modelo kilim, ligero y de colores vivos, será perfecto. ¿Otro consejo? Forra su revés con una malla antideslizante para impedir resbalones indeseados. Así lo ha hecho la interiorista Ángeles Téllez en este pasillo blanco y luminoso.

Kilim de lana, de Estudio Lares Decoración. 
Pasillo con armarios empotrados a ambos lados y alfombra de rayas.

5.

Diseña armarios de cuerpo entero y aprovecha el espacio

Para esos pasillos hiper largos, una excelente forma de decorarlos y aprovecharlos, a la vez, es esta: crear unos armarios empotrados de techo a suelo y mimetizarlos con las paredes. Lo lograrás, si renuncias a los tiradores y optas mejor por una apertura de uñeros.

Esta pauta funciona muy bien en los pasillos que conectan el dormitorio con el baño. Las interioristas Asun Antó y Clara Infiesta han convertido esta zona de paso en un práctico vestidor y han combinado armarios con puertas abatibles a un lado y correderas al otro. 

Alfombras, de Ofelia Home Decor. Espejo, de Coton et Bois. 
Pasillo moderno con molduras y apliques de pared en acabado dorado.

6.

Ilumina el pasillo con lámparas escultura

¿Quieres que tu pasillo sea un rincón súper instagrameable? Ilumínalo con una lámpara de diseño que deje a todos sin habla. La interiorista Miriam Barrio ha elegido estos apliques de pared dorados, ligeros y súper bonitos, en forma de ruedas. Una prueba más de que la elegancia no tiene porqué ser ostentosa.

Lámparas modelo Wheel de Aromas, en Keisu.
Pasillo con molduras y cuadro abstracto en blanco y negro.

7.

Decora las paredes con molduras y cuadros

Para dar a tu pasillo un toque elegante, coloca unas molduras en las paredes, arriba y abajo. Fíjate lo bien que quedan en este, decorado por Sylvia Preslar. La interiorista, además, ha colgado en la pared del fondo un cuadro abstracto que no deja indiferente. Pero ¿qué otros cuadros puedes poner en el pasillo y darle estilo?

Alfombra, de Basarabian. Cuadro, de Galería Lausin & Blasco.
Pasillo aprovechado con una estantería con libros y juguetes.

8.

Coloca una librería de pared a pared

¿Y qué tal sustituir una pared de un pasillo por un mueble de almacenamiento? Aquí se ha hecho. MoserMur Arquitectura han diseñado una estantería a medida con armarios, cajones y baldas tipo cubo. La solución perfecta para ordenar juguetes y libros. Sobre todo, si el dormitorio infantil carece de espacio extra para guardarlo todo. Con un diseño en blanco y madera se ha logrado integración, orden y estilo.

Pasillo con pared acristalada con perfiles blancos para dar luminosidad.

9.

Convierte un tabique en una pared acristalada

Te parecerá mentira, pero con esta pequeña reforma no solo ganarás metros y luz, sino que lograrás darle a tu pasillo un protagonismo total. La interiorista Asun Antó sustituyó toda la pared de la cocina por un tabique acristalado con cuarterones blancos que se prolonga por la otra cara haciendo una L. Como mueble de pasillo, Asun eligió una alacena con puertas de cristal que armoniza el espacio.

Alfombra, en Gra.
Pasillo decorado con estantería de obra y alfombra con motivos geométricos.

10.

Dispón una estantería de obra en el pasillo

¿Otra solución súper práctica para que tu pasillo gane clase? Convierte una pared en una estantería de obra, con huecos sin fondo, para que la luz del salón o el comedor circule libremente a través de ellos y gane en luminosidad. La parte de abajo puedes dejarla lisa, como aquí, o aprovecharla con armarios cerrados que te sirvan, por ejemplo, de zapateros. ¿Quieres más ideas para decorar el pasillo?

Pasillo con aparador bajo situado debajo de la ventana.

11.

Amuebla el pasillo con un aparador bajo

Si tu pasillo es ancho, te permitirá aprovechar su espacio y colocar un mueble de almacenamiento o un asiento. La interiorista Rocío Montesino ha ubicado en este largo distribuidor un aparador bajo la ventana para no quitarle luminosidad y un sofá, más adelante. El suelo de roble natural en espiga es tan bonito que se ha dejado a la vista. Así, luce mejor. 

Pasillo decorado con papel pintado a media altura y pintura.

12.

Integra pintura y papel pintado en las paredes

Una excelente idea para que tu pasillo abandone la sosería y se llene de estilazo pasa por poner en práctica esta otra combinación: pintar las paredes superiores y empapelar las inferiores. Es lo que ha hecho aquí la interiorista Meritxell Ribé, ha elegido un suave lacado en beis y un papel texturizado más tostado. Ambos los ha separado por un listón, a modo de arrimadero. ¡Mira qué dinámica composición de cuadros!

Papel pintado, de Vescom. Cesto, de Sacum. 

  

Pasillo con arrimeadero con molduras y alfombras.

13.

Combina pintura y arrimadero ¡qué buenos aliados!

Otra fórmula que funciona a la hora de convertir tu pasillo en uno de revista es pintar la parte superior de la pared en un color neutro y colocar en la inferior un arrimadero blanco. Es lo que han hecho en este de la imagen Asun Antó y Clara Infiesta. Y, además, lo han decorado con molduras cuadradas. Ahora luce un estilo clásico, distinguido y atemporal.

Alfombras, de Ofelia Home Decor. Espejo y Chéster, de Coton et Bois. 
Pasillo decorado con molduras.

14.

Apuesta por molduras verticales y horizontales

Si te fijas, este pasillo resume muy bien todo lo dicho hasta ahora: está pintado en un color claro, se ha sustituido la puerta por un vano y se ha decorado con molduras y alfombra. ¿Dos sugerencias más? Una alfombra de fibras naturales y una combinación de molduras en horizontal y vertical son otras opciones que funcionan. Las ha adoptado aquí la interiorista Sylvia Preslar con éxito rotundo.

Sofá modelo Burdeos, de Sylvia Preslar. Mesas auxiliares, de Sofía Martín. Lámparas y pantallas, en Baldaquino. 
Pasillo con vano en arco para darle luminosidad.

15.

Elimina las puertas que lo hacen más oscuro

¿Un truco para decorar pasillos estrechos y pequeños? Sustituir la puerta por un vano y si es con arco, como el de la imagen, mejor. Así le dará amplitud y movimiento a un espacio demasiado lineal. Para amueblarlo, un banco ligero bastará. En este cambio de look, también ha ayudado la media pared acristalada de la cocina que permite que la luz circule. Pintar el marco de blanco, hace resaltar el arco y darle personalidad.

Alfombras, de Ikea. Banco, de Kave Home. 
Pasillo pintado en tonos neutros y con una consola.

16.

Píntalo en colores neutros, luminosos y atemporales

Si quieres que tu pasillo deje de ser anodino, pon en práctica estos trucos: píntalo de un color neutro (blanco, beis o gris) que lo ilumine, coloca un arrimadero que proteja y abrigue sus paredes, y amuéblalo con una pieza original, como esta consola antigua recuperada.

Consola, de Villalba. Lámpara de sobremesa, de Oficios de Ayer. Lámpara de techo, de Villa Victoria. 
Pasillo con estantería con libros y butaca mostaza 00510176

17.

Una butaca mostaza como rincón de lectura

Una simple butaca tapizada en color mostaza es capaz de llenar de vida cualquier rincón, sin necesidad de más complementos.

Cómo decorar un pasillo largo y estrecho

18.

Decora un pasillo largo y estrecho con plantas

Si el pasillo cuenta con ventanas, asegúrate de colocar unas cortinas ligeras, tipo visillo que no impidan el paso de la luz. Así tu pasillo largo y estrecho ganará mucha luz. Después, decóralo con plantas para darle alegría y vitalidad.  

mueble-desayunero-en-cocina-00533308 O

19.

En una alacena

Para aprovechar el hueco que queda al final del pasillo se instaló un armario desayunador a modo de alacena. Una vez abierto las puertas se ocultan en los laterales, dejando accesible todo el espacio interior. El mueble cuenta con un lugar para los electrodomésticos, un estante para el menaje y cajones inferiores para el resto de productos necesarios a la hora del desayuno. Con iluminación interior bajo las baldas. Para hacerlo más atractivo se ha revestido el fondo del armario con papel pintado.

Mobiliario, de Flovic.
00540338

20.

En gris y blanco, luminoso y moderno

Este dúo cromático es todo un éxito en cualquier estancia pero en un pasillo mucho más. Le da luminosidad y amplitud a un espacio de por sí sombrío y, por ende, empequeñecido. Las paredes se han pintado de un gris suave mientras que el arco, las puertas y las molduras lucen lacadas de blanco. Un look elegante y muy moderno.

Alfombras, de Ikea. Al fondo banco, de Kave Home. 
00543458

21.

En beis y blanco, acogedor y cálido

Otra excelente combinación de pasillos pintados resultones es la formada por beis y blanco. La ha elegido aquí el equipo de Deulonder Arquitectura Doméstica: las paredes lacadas en un suave tono arena, a juego con el parqué, compiten con el blanco del arrimadero, la carpintería y los techos. Como el pasillo es suficientemente luminoso gracias a las puertas acristaladas, han colocado una consola y un espejo oscuros que actualizan el recibidor.

Consola, de Brucs.
00530530

22.

Pasillo pintado en tono piedra para unificar

En las casas rústicas es posible descubrir paredes originales de piedra que cualquier profesional con dos dedos de frente querrá conservar. En este distribuidor, la interiorista Belén Ferrándiz optó por mantenerla y recuperar otros muros realizados con mortero blanco de cal pintado en un tono arena, muy texturizado. El blanco se repite también en las vigas lacadas y el beis, en el suelo y los rodapiés. Con ello logra unificar la zona.

Lámparas de techo, de Misterwils. Alfombra, de Sareka. 

 

00371166

23.

Pasillo en blanco y negro, fantástico contraste

Los pasillos con ventanas gozan de más luz. Una característica que permite pintar sus paredes en tonos oscuros. La interiorista Judith Farrán se ha decantado aquí por una zona de paso elegante y sofisticada al revestirla con un arrimadero decorado en blanco y las paredes en un gris antracita, casi negro. La carpintería y los techos con molduras continúan en blanco para jugar al contraste.

Pavimento, de madera de roble. Arrimadero, realizado por Totpint con un tejido de Elitis. 
00451601

24.

Pasillo en beis y gris, claridad a tope

Y si el blanco junto con el beis te chifla, y sumado con el gris te encanta... ¿Qué te parecería un pasillo en beis y gris? Así lo sugiere la interiorista Meritxell Ribé en esta imagen. Ha elegido pintar la mitad superior en un gris suave y la mitad inferior la ha empapelado en un tono arena, liso pero con textura. Una moldura decorada separa ambos revestimientos. ¡¡¡Ahhh!!! Y el trío neutral se completa con el techo y las puertas en blanco. Así, la luz está más que asegurada. ¿Te gusta?

Papel pintado, de Vescom. Cesto, de Sacum.
00474662

25.

Dos tonos de blanco para elevar los techos

Combinar dos tonalidades de un mismo color es otra buena manera de hacer de tu pasillo un lugar llamativo. En esta imagen se ha elegido un blanco roto para las paredes, mientras que los arrimaderos y el techo se han pintado tres tonos más claros. Con ello se consigue más claridad, riqueza visual y, a la vez, el techo parece más alto.

Consola, de Villalba. Lámpara de sobremesa, de Oficios de Ayer. Lámpara de techo, de Villa Victoria. 
00493633

26.

Pasillo pintado en un tono tostado

Optar por techos blancos y un beis más tostado en paredes es la propuesta de la interiorista Sandra Dachs para el pasillo de su casa. Ha pintado la puerta corredera, a medida y de madera, del mismo color avellana que las paredes, lo que la hace mimetizarse con ellas. Además del aparador, ha amueblado esta pequeña zona de paso con un espejo de pie para hacerla más grande. ¿Más ideas para decorar y aprovechar el pasillo?

Aparador, en Punt Mobles. Alfombra, en Coco-Mat. 
00488711

27.

Cerramientos en blanco y paredes en gris para multiplicar la luz

Si quieres que un pasillo oscuro cobre vida, una de las soluciones es colocar cerramientos acristalados por los que se cuele la luz. En este pasillo, la interiorista Gloria Borrás lo tuvo fácil porque ya existían este tipo de puertas. Sencillamente las pintó de blanco. Y para las paredes y el techo eligió un tono gris visón que les da protagonismo.

 

00500361

28.

Pasillo pintado en verde que semeja un jardín interior

La necesidad de llevar al interior la sensación de estar al aire libre se hace patente en este singular pasillo, a modo de galería. La interiorista Sol Van Dorssen lo ha visualizado como un jardín interior, luminoso y decorado con plantas. De ahí que lo haya pintado todo él, paredes y techos, en un sugerente color verde. Madera y fibra lo acompañan, dándole un toque eco muy resultón.

Alfombras, de Carolina Blue.
00510211

29.

Un pasillo pintado en dos tonos de gris

¿Prefieres los acabados homogéneos? Entonces te encantará la propuesta de la interiorista Elena Eyre para este pasillo. Ha pintado las paredes en dos tonos de gris, uno más claro arriba y otro más oscuro abajo creando un falso arrimadero. Este además lo ha rematado con una repisa estrecha para colocar cuadros. De esta forma se ve más decorado. Las puertas y el techo foseado se han pintado de blanco para darle más luz.

00515124

30.

Turquesa y blanco, ¡qué frescor!

¿Quieres darle un soplo de aire fresco a tu pasillo? Elige un color turquesa para pintarlo y lo lograrás. La interiorista Begoña Susaeta ha combinado pintura y papel pintado en las paredes con el color aguamarina como base y blanco en techos y carpintería. Ambos materiales, pintura y papel, los ha separado con una moldura creando un falso arrimadero. ¡Este es el espectacular resultado! Bonito y desenfadado ¿no te parece?

00518260

31.

Pasillo en tonos chocolate, calidez y sofisticación

Los tonos tierras oscuros son otra de las paletas perfectas para dar un acabado atrevido a las paredes de un pasillo. En este de la imagen se ha combinado con acierto con un arena más claro presente en la madera de la carpintería y los rodapiés. La decoración de pared con imprimación roja le da a la estancia cierto aire sofisticado.

00535960_ALT_00001442

32.

Blanco y arena, equilibrio perfecto

En esta zona de paso en forma de Z, la interiorista Olga Gil-Vernet decidió colocar un arrimadero blanco en la parte inferior y pintar la superior en un tono duna. Una prueba más de demostrar que los neutros llevan luz y calidez allí donde los pongas. El cerramiento acristalado de la cocina con office hace que la luz circule también por el pasillo.

Banco, de Carolina Blue.
00522635_ALT_00001084

33.

Con arrimadero blanco y paredes beis, clásico infalible

Decorar el pasillo con arrimaderos pintados en blanco es una opción ganadora que te ayuda, además, a integrar la zona de paso con el resto de la decoración. En este pasillo larrrrrrgo, las interioristas Asun Antó y Clara Infiesta decidieron colocar un arrimadero con molduras a media altura y pintar la parte superior de las paredes en un tono arena. Así, contrasta con el suelo más oscuro. ¿Otro truco para acortar visualmente la longitud del pasillo? Disponer en el suelo un par de alfombras.

Alfombras, de Ofelia Home Decor. Espejo y sofá Chéster, de Coton et Bois. 
00538137

34.

Con molduras pintadas en gris suave

¿Quieres pasar de un pasillo soso a uno de revista? Decóralo con molduras que lleguen hasta el techo para un efecto más envolvente. Y pinta toda la pared, como se ha hecho aquí, en un tono neutro suave. Un gris soft es perfecto y combinado con el blanco del techo multiplica la luz y le da a la zona cierto aire clásico.

Alfombra, de Basarabian.
Pared en pasillo con armarios ocultos 00535961

35.

Siempre armarios para guardar

Ten en cuenta que para que puedas llevar a la práctica la elección de los muebles que estamos apuntando (pocos, ligeros, pequeños…) es fundamental que haya armarios de gran capacidad. A medida o exentos pero bien ubicados (no renuncies a un armario de fondo 30 cm nunca). Gana armarios en cualquier pared o espacio. Porque ellos te darán la posibilidad de guardar todo lo que necesitas, bien organizado. El orden es primordial en casas pequeñas. Un consejo: haz "invisibles" sus puertas para que se fundan con la pared y no pierda continuidad.

 

pasillo-00465233

36.

Un cuadro XXL como protagonista del pasillo

A la hora de decorar el pasillo con cuadros, puedes elegir entre muchas posibilidades: crear composiciones de varios marcos de diferente tamaño, poner dos cuadros idénticos para subrayar la simetría o colocar un solo cuadro de formato XXL. Es el ejemplo que vemos en la imagen. Para aligerar el peso visual de este elemento tan grande se eligió un cuadro de tonos claros enmarcado en el mismo color de la pared.

Alfombra de Habitat. Cuadro y banco de Fernando Moreno.
00390683 588a4cc5

37.

Combinaciones que funcionan

Mezclar cuadros diferentes en un mismo espacio puede resultar muy adecuado para dar dinamismo a la decoración. Es lo que ocurre en este pasillo de estilo clásico: por un lado, destaca el cuadro de buen tamaño en blanco y negro apoyado en el aparador. Por otro, en la pared cuelga una pareja de cuadros con marco de madera. La nota especial la pone la iluminación del pasillo: unas tiras de luces led empotradas en la pared a la altura del techo ofrecen una luz indirecta y cálida.

00495409 O

38.

¿Qué tipo de cuadros poner en un pasillo?

Fotos antiguas (o modernas), una ilustración que te guste, pinturas, dibujos, láminas enmarcadas… Todo tiene cabida en tu galería de cuadros, siempre que te emocione y te guste verlo en la pared. Con esta premisa puedes crear tu propia composición de cuadros en cualquier rincón de tu casa, y el pasillo es un lugar perfecto para esta idea. Conseguirás decorarlo con mucho carácter y sin ocupar nada de sitio.

00495413 O

39.

Luz y contraste en el pasillo

La pared blanca contrasta con el cerramiento acristalado de color negro que delimita este pasillo: un elemento que lo define, lo decora y le aporta interés. Para completar la decoración, basta con una lámpara de techo y un cuadro con tonos intensos que sirva como punto de interés visual.

 
 
00436669 O

40.

Di no a los agujeros en las paredes

A la hora de decorar las paredes de casa con cuadros siempre nos asalta la misma duda: ¿por qué hay que hacer agujeros? ¿Y si decido cambiar los cuadros de sitio? Por suerte, hoy existen otras formas de exponer cuadros o fotografías enmarcadas sin tener que taladrar las paredes. Como en el pasillo de la imagen donde se ha empleado una balda estrecha de madera. Además de permitir colocar los cuadros como más te guste (y cambiarlos cuando quieras), estos estantes estrechos se convierten en un recurso decorativo por sí mismos.

pasillo con arrimadero oscuro abajo y claro arriba 00451601

41.

Un pasillo sencillo y ordenado

Cuando el pasillo es estrecho, y no hay demasiado espacio, lo mejor es decorarlo de forma sencilla sin añadir muebles que puedan resultar un estorbo en estas zonas de paso. Bastará con colocar un zócalo de papel pintado en un tono que contraste con el de la pared y, por supuesto, colgar unos cuadros. En el pasillo de la fotografía el zócalo de color arena se ha rematado con una moldura blanca. En cuanto a los cuadros, se crearon dos composiciones distintas, una en cada pared. Los marcos, similares y del mismo color, aportan cierto orden visual al espacio.

Proyecto de The Room Studio. Papel pintado de Vescom. Cesto de Sacum.
Cocina con office con pared acristalada y pasillo con cuadros_ 00397864

42.

Con una pared de cristal

Efecto madera y amplitud visual gracias al tabique de cristal que lo separa de la cocina. Estas son las claves decorativas de este pasillo cálido y funcional al mismo tiempo. Por la personalidad del propio espacio, no se necesitan apenas muebles o complementos. Bastan los cuadros enmarcados en madera del mismo tono del suelo y las puertas: un recurso que añade interés sin resultar excesivo.

Proyecto de la decoradora Jeanette Trensig
pasillo-zocalo-y-balda-para-cuadros-00510211 O

43.

Un expositor de cuadros

¿Tu pasillo es estrecho y no tienes espacio para colocar ningún mueble? Decóralo con cuadros. En lugar de colgarlos de la pared, puedes instalar una repisa especial, lo que evitará hacer molestos agujeros. Así tendrás la oportunidad de colocar tus cuadros favoritos y cambiarlos cuando te apetezca. En el pasillo de la imagen la pared se ha decorado con un zócalo de papel pintado hasta media altura.

 
 
00417773

44.

Blanco y luminoso

En este pasillo blanco repleto de luz los cuadros se disponen, como el resto del mobiliario y complementos decorativos, en una de las paredes, ya que en la otra hay dos puertas de paso. La parte inferior está protagonizada por un mueble de poco fondo que llega hasta media altura. Una idea genial para aumentar el espacio para guardar y potenciar el orden en casa. Para decorar la zona superior de la pared se eligió un conjunto de cuatro cuadros similares en colores claros.

 
 
00361523

45.

Cuadros en un espacio de estilo clásico

Los cuadros pueden ser un elemento destacado a la hora de decorar un pasillo, incluido el de la fotografía que cuenta, además, con elementos ornamentales tan bellos como el techo abovedado, clásico y elegante. Aunque son de diferente tamaño y forman composiciones distintas en cada pared, los cuadros comparten el marco negro como nexo de unión.

Consola de hierro y madera del estudio de Meritxell Ribé.
recibidor y pasillo con frente de armarios 00490623

46.

Pared parece… ¡armario es!

Con la misma idea de crear frentes que se confundan con la pared, en este pasillo estrecho, tras un frente blanco se esconde un gran armario con capacidad para organizar abrigos, pero también puede ser espacio para productos de limpieza, despensa, incluso, ocultar en su interior la lavadora y la secadora.

Alfombra de BSB.
00451214 CAJAS NO

47.

¿Cajas recicladas en estantes? Por supuesto que no

Decorar tu casa con 20 años no tiene nada que ver con decorarla a los 40. Entonces, cualquier pieza recuperada se convertía en mueble de almacenamiento. ¡Y tú encantada! ¿Te acuerdas de las cajas de frutas y verduras que reciclabas en estanterías? Ahora que el tiempo ha pasado, es hora de abandonar la nostalgia, despedirte de todos esos contenedores y disfrutar de más espacio libre.

Cajas de madera pintada en colores Candence, de Titanlux. Colgador, de House Doctor. Lámpara de techo, en La Maison. 
techo-con-molduras-00528730

48.

¿Qué es un falso techo?

Es un elemento constructivo que se crea con la instalación de planchas de cartón yeso (o paneles de aluminio, madera, etc.) con un espacio de varios centímetros desde el forjado de la casa. Es un tipo de techo secundario que queda por debajo del original. De esta manera se reduce la altura de un techo elevado y se logra otra serie de ventajas que vamos a desglosar a continuación.

Consola de Ethnicraft en La Maisons, lámpara de Aromas del Campo, suelo de Artedeco Parké en Maderas Importación. 
pasillo-techo-moldura-00543155

49.

Bajar la altura de un techo elevado

Un techo demasiado alto a veces provoca sensación de frialdad. Hay que compensar bien con el interiorismo, los diseños y materiales elegidos. Si no quieres ese espacio de altura excepcional, crea un falso techo para lograr el nivel que deseas.

pasillo-con-lamparas-de-techo-y-cristalera-00532108

50.

Aislamiento extra en la vivienda

Aislamiento tanto térmico como acústico. La creación o instalación de un falso techo en la vivienda te permitirá mejorar este aspecto. Al crear esa cámara entre el forjado y el techo, ya hay un espacio que aísla, pero además, se pueden incorporar otros materiales aislantes específicos para garantizar un nivel mayor de aislamiento. Es interesante en casas que ocupan el último nivel del edificio o si notas ruidos de los vecinos de arriba.

Lámparas de Luz Vintage.

 

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de El Mueble?