Dormitorios

1 /7074
Dormitorio con claraboya y gran alfombra de fibras 00510470

1.

De fibras naturales, frescas y veraniegas

Sisal, yute, cáñamo, algas o bambú son algunos de las fibras vegetales más comunes para alfombras. Perfectas para el verano por el frescor que proporcionan, son también muy resistentes. Para mantener las alfombras de fibras vegetales durante más tiempo evita que se viertan líquidos sobre ellos y aspíralas con frecuencia. 

Alfombra de Coco-Mat. 
Dormitorio con papel pintado en la pared del cabecero, bvanqueta y alfombra de fibras 00531770

2.

¿Lisas o estampadas?

La estilista Dafne Vijande es más partidaria de alfombras lisas, "porque transmiten más tranquilidad y producen menos ruido visual que las estampadas". En este sentido, las de fibras son una buena opción si buscas darle "textura" al suelo sin tener que optar por una estampada. 

Alfombra de Tailak. 
Dormitorio con alfombra blanca a pie de cama 00531303

3.

Una alfombra de tonos suaves, un must

"Yo soy más partidaria de poner color mediante la ropa de cama que con las alfombras. De hecho, pienso que es mejor algo claro siempre porque los suelos deben reflejar frescura y alegría. Da gusto pisar en un suelo clarito que te transmita limpieza, porque los suelos suelen ser el lugar más 'sucio' y oscuro de la casa (los muebles dan oscuridad por debajo, generan sombras...) y si es clarito parecen más limpios y con menos recovecos y rincones oscuros". En este caso, es básico elegir alfombras lavables

Alfombra de Maua Deco. 
Dormiorio con cabecero negro y alfombra tipo bereber a pie de cama 00510158

4.

Una alfombra tipo bereber, de tendencia

Las alfombras son un comodín perfecto para llevar una nota de tendencia al dormitorio más allá de la ropa de cama. Las tipo bereber, como la de este dormitorio decorado por Ajanta Velasco, siguen marcando tendencia. 

Cabecero revestido con papel pintado de Élitis. 
Dormitorio con cama que mira a ventanal con vistas al mar 00527600

5.

Dos alfombras redondas a cada lado de la cama

Aunque lo habitual es apostar por alfombras de dormitorio rectangulares a la hora de flanquear la cama, si buscas un look más informal y dinámico, alíate con una redonda, como en este dormitorio decorado por Pablo González. 

Mesita de noche de Maisons du Monde. 
Dormitorio abuhardillado con alfombras 00449139

6.

¿Por qué no superpuestas?

¡No tendrás que renunciar a nada! Una alfombra de lana sirve de base a un kilim de motivos geométricos. Pero esto lo puedes hacer también con una de fibras debajo y una de algodón encima: el efecto es único y además, cuando llegue el verano, solo tendrás que retirar la superior. 

Dormitorio con papel pintado en la pared y cabecero rosa en capitoné 524511

7.

Un alfombra, también, en dormitorios pequeños

Sí, incluso en dormitorios pequeños merece la pena poner una alfombra. Eso sí, proporcional al espacio. "Una buena opción, sobre todo si el suelo es bonito y no queremos taparlo mucho, es colocar una alfombra a pie de cama pequeña, para que dé calor a la hora de poner los pies en el suelo", apunta Dafne.  

Cabecero, alfombra y papel de Woodland, en La Maison. 
Dormitorio con paredes gris oscuro y pared del cabecero revestida de madera 00528781

8.

¿Una alfombra clara u oscura?

La elección dependerá mucho de los gustos personales y del espacio. "Si el dormitorio es grande y luminoso se pueden poner colores más intensos, pero si el es pequeño o poco luminoso no soy partidaria de meter alfombras de dormitorio de colores intensos, porque achican el espacio y agobian", apunta la estilista de El Mueble.  

Aparador de Luzio, banqueta de Crearte Decoración y alfombra, en La Maison. 

 

casa-antigua-reformada-dormitorio 00511532

9.

Una alfombra XL proporcional al espacio

La proporción es básica en decoración. Y las alfombras para el dormitorio no son una excepción. De hecho, la estilista de El Mueble Dafne Vijande es de la opinión que en dormitorio amplios nunca pondría una alfombra de menos de 80 cm de ancho, "porque se vería ridícula. En cambio, queda muy bonito una gran alfombra que parta unos 30cm de las mesillas de noche y se prolongue 100-150 cm de los pies de la cama, así se verá un espacio muy vestido y muy acogedor". 

Alfombra de Tejidos Noel. 

 

Detalle de alfombra de dormitorio 00513663 O

10.

Alfombras de lana para el dormitorio, calidez garantizada

Es la mejor opción para aportar calidez durante el invierno. Las de lana son las más cálidas y gustosas, mullidas en la pisada y cómodas. Lo único que tendrás que tener en cuenta es que, cuanto más largo y rizado es el pelo, más atraerán el polvo y los ácaros. Mira nuestras 10 razones para amar las alfombras de lana.

Banqueta de Filocolore. 
Dormitorio clásico con sofá 00507000

11.

Una pieza clave en el dormitorio

Las alfombras decoran, aíslan, protegen el suelo de la pisada y nuestros pies del frío. Pero también ayudan a crear atmósferas acogedoras y confortables. Para elegirla tendrás que tener en cuenta el tamaño de tu dormitorio, de la cama y de la alfombra, así como su mantenimiento. ¿Tienes dudas sobre cómo limpiar alfombras?

 

Cabecero, de Calse. Mesitas de noche, de Crisal. 
dormitorio-estilo-romantico-con-ropa-de-cama-en-neutros-y-rosa-00508333

12.

Una mullida alfombra de pelo largo

"Me parecen ideales las alfombras de dormitorio grandes y de pelo para el dormitorio, porque es el lugar perfecto para andar descalza. Creo que el dormitorio debe ser un remanso de paz y tranquilidad y para lograrlo hay que utilizar materiales cálidos y gustosos que transmitan una sensación muy agradable", sostiene Dafne.

Ropa de cama de Privalia. 
Dormitorio blanco con alfombra con motivos y gran ventanal al jardín 00510584

13.

Una alfombra con motivos geométricos

Si cuentas con un dormitorio con un total look en blanco como este y que, además, disfruta de mucha luz natural, puedes atreverte sin miedo a equivocarte con una alfombra estampada. Eso sí, deberás ser consciente que la alfombra se convertirá en protagonista de la decoración, como ocurre en este dormitorio. 

Banqueta y taburete de Zara Home.

 

Dormitorio rústico con zona de escritorio y gran ventanal a pie de cama_ 00461031

14.

Una alfombra que "ilumina" un suelo oscuro

Las alfombras son un gran aliado para ocultar un suelo feo o para iluminarlo si, como el de este dormitorio decorado por Iñaki Mujika, es oscuro. En este caso, elígela de tonos suaves y mejor lisa, así el efecto multiplicador de la luz será mayor. 

Alfombra, cabecero y papel pintado de Élitis, en Mujika Interiorismo. 
Dormitorio con mural en la pared del cabecero y sabor clásico 00497452

15.

Una alfombra con sabor vintage

Si quieres darle un toque especial al dormitorio, las alfombras que tienen un look "desgastado", como esta, recuerdan los diseños tradicionales y crean espacios con mucho encanto y sabor vintage. Además, ¡son tendencia! Y encajan tanto en decoraciones de corte más clásico, como este dormitorio, como más modernas. 

Alfombra de Maisons du Monde. 
Dormitorio con armario a pie de cama y alfombra 00455008

16.

Una alfombra a cada lado de la cama

Una alfombra a cada lado de la cama suele ser la alternativa más recurrente. A veces puede completarse con una tercera a los pies de la cama. Es la mejor alternativa para dormitorios pequeños en los que no se quiere renunciar a confort que proporcionan. En cuanto al tamaño, lo suyo es que lleguen hasta el pie de la cama y sean, al menos, tan anchas como la mesita de noche.

Puf y banqueta de Westwing.
Dormitorio con suelo hidráulico y alfombra clara 00438431

17.

Una alfombra que suaviza un suelo muy protagonista

Lo hemos comentado, las alfombras pueden servir para ocultar un suelo feúcho, pero también para "equilibrar" el protagonismo visual de un pavimento con mucha personalidad, como puede ser un suelo hidráulico como el de este dormitorio. Son pavimentos preciosos, pero debido a sus colores y diseños pueden condicionar demasiado la decoración del dormitorio. Una alfombra colocada estratégicamente, como esta alfombra de Ikea, puede ayudar a equilibrar su presencia. 

Alfombra de Ikea y lámpara de Denoe Design. 
Dormitorio con pared con molduras y toques de amarillo y gris 00528735

18.

Un dormitorio joven y elegante

Joven no tiene por qué ser sinónimo de casual o boho. Y este dormitorio así lo demuestra. La decoradora Sandra Vergara ha apostado por un look elegante, con molduras decorativas revistiendo la pared del cabecero, y a la vez joven y moderno. Las butacas, las lámparas y la alfombra contribuyen a ello.  

Cabecero, de Decolur Sofá. Butaca, de Tabu. Lámpara de pie, en Bazar Decoración. Alfombra, de Gancedo.

 

Dormitorio con pared del cabecero con papel pintado 00524511

19.

Con un divertido y decorativo papel pintado

¡Este dormitorio se ve tan joven! Y el original papel pintado con motivos de pájaros tiene mucho que ver en ello. Pero más allá del papel, que le da un toque divertido e informal a este dormitorio abuhardillado, la decoradora Marta Prats ha optado por un cabecero muy personal y de moda, como es un diseño en capitoné y en terciopelo. 

Papel pintado y cabecero, en La Maison. 
Dormitorio con cabecero tipo murete con mesillas integradas 00516871

20.

Con un cabecero a medida muy práctico

Este dormitorio decorado por Pia Capdevila es tan joven como atemporal. El gran cabecero, una estructura de DM que recorre de punta a punta la pared, sirve de repisa y a su vez integra las mesillas de noche. ¿Te has fijado en las cajas a pie de cama? Un detalle casual y muy práctico, porque ofrecen mucho espacio de almacenaje y a la vez sirven de improvisada banqueta para dejar la ropa. 

Cabecero de DM diseño de la decoradora y apliques de Faro. 
Dormitorio con estructura puente 00522397

21.

Un dormitorio joven y muy capaz

Este dormitorio respira una atmósfera joven que contrasta con la arquitectura clásica del espacio. Para aprovechar al máximo los metros, se ha optado por una estructura tipo puente que salva la cama y ofrece mucho espacio para guardar. La ropa de cama con toques de amarillo –¡recuerda que el illuminating es uno de los colores del año de Pantone!– crea un ambiente alegre y juvenil. 

Armarios y cama de Ikea. 

  

Dormitorio blanco de verano 00508684

22.

Un dormitorio boho chic muy veraniego

Este dormitorio respira un aire boho chic de lo más relajado. Más allá del blanco que lo envuelve todo, los detalles de fibras refrescan aún más el ambiente, y el tapiz que viste la pared del cabecero da un toque actual y joven a este espacio pensado para el descanso. 

Butaca y lámpara, de Miv Interiores. 
Dormitorio con pared de cabecero que separa del vestidor 00511350

23.

Un dormitorio joven de base neutra

Decorado por la estilista de El Mueble Sol van Dorssen, este dormitorio está pensado para adaptarse de manera natural a las modas y cambiar fácilmente. Su base neutra deja el protagonismo a la ropa de cama y a los pequeños accesorios. En este caso, se ha optado por una ropa de cama con motivos botánicos, que regala un look actual, fresco y joven. 

Cabecero de lino de Catalina House. 
Dormitorio blanco con cabecero estampado vegetal -00503823

24.

Con un original cabecero botánico

Los dormitorios modernos no tienen por qué tener un look joven. Pero este, es moderno y joven. De hecho, este dormitorio demuestra que no necesitas llenar el espacio de muebles y accesorios para disfrutar de una habitación personal. La decoradora Paz de Tord optó por un cabecero muy personal –una lama de madera decorada con motivos vegetales– como elemento clave de este dormitorio tan joven como personal. 

Flexo, de Kave Home. Banqueta, en Bazaar Barcelona. 
Dormitorio blanco con cabecero-mueble 00505178

25.

Un dormitorio joven, actual y atemporal

Blanco, madera y fibras son el trío que se impone en este dormitorio de carácter joven. Así, paredes y suelos se han unificado en blanco, creando un marco ligero y atemporal. Y para que no resultara demasiado frío, los arquitectos Jorge Moser y Eva Mur combinaron toques de madera, como en el cabecero-mueble y la escalera de madera, y de fibras. 

Banqueta de La Maison y escalera de Carolina Blue. 

 

Dormitorio blanco con lámpara de fibras y salida al jardín 00495539

26.

Un dormitorio sereno decorado con muebles de fibras

Para este dormitorio no pasan los años. La elección de una base en blanco para paredes y la gran cómoda, le da un aire atemporal, y los muebles y accesorios de fibras, suman calidez y ligereza. El resultado es un dormitorio eternamente joven. 

Cabecero de Kenay Home y lámpara de Maisons du Monde.
cama blanca con colcha a flores reversible y manta de punto 00445622

27.

Un dormitorio de estilo joven con pocas piezas pero escogidas

Este dormitorio es tan ligero y fresquito como actual. Decorado con pocas piezas, pero especiales, como el espejo con marco de tronquitos, la cómoda bicolor o la escalera a modo de original perchero, respira un aire joven y atemporal. 

Cómoda de Maisons du Monde y escalera de Miv Interiores. 
Dormitorio blanco con paredes de listones de madera y toques de verde y amarillo 00485094

28.

Un dormitorio primaveral y de espíritu joven

Este dormitorio evoca un look tan primaveral y relajado... Con espíritu de cabañita debido a los listones de madera que revisten paredes y techo, es sereno, fresco y de espíritu joven. ¡Nos encanta la mesita de noche en verde!

dormitorio-decorado-en-blanco-con-mesitas-de-noche-redondas-00500671

29.

Decorar con muebles desproporcionados para el espacio

Tan malo es -decorativamente hablando- usar muebles demasiados pequeños para una estancia como grandes en exceso. El tamaño ha de ser el adecuado. Por eso en pisos mini, las piezas más voluminosas, mejor de diseño rectilíneo y estructura ligera. Te gustará este tema sobre muebles apropiados para espacios mini. Este error es uno de los que habitualmente hacen que parezca más pequeño un espacio, por ejemplo en el salón con un sofá demasiado voluminoso; o en el dormitorio con un cabecero alto.

Banco de La Europea, lámparas Tolomeo de Años Luz y mesita redonda de Batavia.
dormitorio con pared cabecer empapelada 00501702

30.

Tener paredes oscuras y recargadas

A veces se piensa que una pared en color blanco sin cuadros ni objetos deco está desnuda y resulta fría. Pero no es así. Es el conjunto el que manda en la percepción. En los pisos pequeños no abuses de paredes demasiado decoradas (ni de tonos oscuros). Es preferible ir de menos a más. El papel pintado o un revestimiento también decora sin recargar. ¡Tenlo en cuenta!

Cabecero, mesita de noche y lámpara de techo diseño de la decoradora Natalia Gómez Angelats.
dormitorio con ventana y luz natural 00410989

31.

No hacer un buen uso de la luz natural

¿Qué significa esto? No aprovecharla todo lo posible. Es otro error que empequeñece tu casa. Es primordial vestir las ventanas con cortinas o estores en tejidos ligeros y en tonos claros (preferiblemente en blanco) que tamicen pero sin restar nada de luminosidad. Además, abusar del blanco para que "refleje" esa luz natural que entra por la ventana. Y esto es aplicable a dormitorios pequeños, salones o cocinas.

Cabecero diseño de Cuqui Olmedo realizado por Kotablue. Aplique en Luz Norte y pared revestida de papel japonés en Azalea Decoración.
Dormitorio con cabecero de obra 00503933

32.

Cabeceros de obra

Atemporales y funcionales, así son los cabeceros de obra, ¡y por eso los amamos! Se trata de una solución estupenda para dormitorios pequeños, pero también para habitaciones en las que se requiere más almacenaje. Si los construyes con hornacinas y colocas una repisa de madera en la parte superior, multiplicarás sus posibilidades.

Espejo y banqueta, de India&Pacific.
Dormitorio con cabecero de rejilla y papel de pared con motivos florales

33.

Cabeceros de rejilla

Este tipo de cabeceros siempre aportan un puntito de nostalgia a los dormitorios, sobre todo si los eliges con acabados patinados como el que aquí te mostramos. Elígelos sin miedo en habitaciones donde quieras que esté presente el espíritu vintage.

Cabecero de rejilla patinado, de Borgia Conti. Pared revestida con papel pintado, de Colefax and Flower, en MCH Moet Chanson. Lámpara de sobremesa, de Maisons du Monde. 
Dormitorio de estilo romántico con cama de forja blanca 00378454

34.

Cabeceros de forja

Y hablando de romanticismo... ¿Quién podría resistirse a los encantos de una cama de forja en color blanco? De nuevo, estamos ante un elemento que no conoce edades (y que no pasa de moda), ya que queda igual de bonito en habitaciones infantiles que en dormitorios adultos. Es ideal si buscas recrear un estilo romántico y provenzal.

Dormitorio con cabecero tapizado de estilo francés 00315410

35.

Cabeceros de estilo francés

Si Luis XIV resucitara, amaría este cabecero de cama. Y es que los cabeceros de cama de estilo francés son clásicos que nos acompañan año tras año. Tienes un montón de opciones para adaptarlos a tu dormitorio: tapizados, lisos, de madera al natural, de colores... Todos ellos quedan igual de románticos.

Cama, silla y cómoda de herencia familiar. Lámpara de sobremesa, de Laura Ashley. Alfombra de poliamida, de KP. Pavimento, de Barro Cocido. 
Cabecero de mimbre 429504

36.

Cabeceros de fibras naturales

Los cabeceros de fibras naturales no se irán a ninguna parte, ¡los necesitamos! Ya sean de mimbre o ratán, este tipo de piezas sirven para añadir grandes dosis de frescor a los dormitorios, y ayudan a darle un toque desenfadado a la decoración. No solo eso, también son muy versátiles, ya que se pueden utilizar en dormitorios adultos o infantiles.

Dormitorio con cabecero de madera natural 00500453

37.

Cabeceros de madera

La calidez que los cabeceros de madera son capaces de aportar a los dormitorios es difícilmente igualable. La clave está en jugar con el tono de la madera en función del estilo que quieras darle a la habitación: si prefieres algo más nórdico, elige tonos claritos; si abogas por una estética con más carácter, opta por colores oscuros. También puedes jugar con el acabado, ¡la madera en bruto va de cine en dormitorios rústicos!

Cabecero, de madera de teca, banco y lámpara flexo, de Sacum. Lámpara de techo, en Ladies and Gentleman. Cortinas y alfombra, en Filocolore.
Dormitorio con cabecero orejero en color crudo 00465243

38.

Cabeceros orejeros

Al igual que los sillones, los cabeceros orejeros nunca pasan de moda. Este tipo de piezas son ideales para ambientes clásicos con carácter, aunque el resultado del conjunto dependerá de la tela y el color elegidos. Nuestra apuesta son los tonos neutros y claritos, una opción que te permitirá encajarlos más fácilmente con cualquier tipo de decoración.

Cabecero, mesita de noche, papel de la pared y alfombra, de Antima.
Dormitorio con cabecero tapizado de capitoné 00507001 O

39.

Cabeceros de cama tapizados de capitoné

Son los clásicos entre los clásicos, los que siempre protagonizarán los dormitorios más elegantes y sofisticados. Para relajar el look de un cabecero de capitoné, nada como añadir elementos de materiales naturales como la madera o textiles como el lino. ¿Quieres más ideas? Echa un vistazo a los mejores cabeceros de cama de El Mueble.

Cabecero, de Calse. Aplique, de DCW. Mesitas de noche, de Crisal. 
Dormitorio de estilo romántico con ropa de cama floral en tonos rosas y neutros 00508333

40.

Un dormitorio muy romántico en rosa

El color rosa, lejos de resultar ñoño o infantil, puede quedar muy estiloso en dormitorios adultos. En esta habitación, la ropa de cama exhibe grandes flores en tonalidades rosas y ocres, acompañadas por el blanco del mobiliario y los detalles dorados. Para romper con la escena, varias láminas naturales reposan sobre el arrimadero con desenfado.

Ropa de cama, de Privalia.
Dormitorio con ropa de cama azul 00480162 808d9d3f 1335x2000

41.

Juega con los tamaños

Los textiles con estampados florales pueden dar mucho juego. Un recurso que te ayudará a destacar la ropa de cama es escoger cojines con flores grandes. Pero no se trata de saturar la zona, con un par de cojines bastará. Elige el resto en colores lisos o con motivos muy sutiles para poner el punto de contraste. ¡Añade unas flores preservadas y el éxito será seguro!

Banqueta, de Kenay Home. Alfombra, de ID Design y cabecero, de Cottage Little House.
Dormitorio con dos camas de estilo provenzal con papel pintado con motivos florales en color azul 00527797

42.

Esencia azul

Otra forma de decorar con flores y obtener unos resultados de revista es apostando por un único color. En este dormitorio, por ejemplo, se eligió el azul como guía, con una base blanca que lo realza y aporta luminosidad. El truco para que no quede soso es combinar patrones y texturas, como las flores del papel pintado y las colchas de lino.

Papel pintado, de Cole & Son. Mesita de noche, de Hanbel.
Semitoma de dormitorio con cabecero entelado con motivos florales

43.

Un cabecero espectacular

Si quieres apostar fuerte, móntate un cabecero king size con tapizado floral. Ten en cuenta que será la pieza protagonista del dormitorio, así que procura que el resto de la decoración ensalce esta zona, eligiendo la ropa de cama en tonos similares.

luces-de-lectura-dormitorio-00505444 O

44.

¿Cómo elegir la mejor luz de lectura?

Elegir una buena iluminación no es una tarea sencilla. Pues imagina lo complicado que puede ser elegir las luces de lectura para trabajar, leer o estudiar. Pero, ¿cuál elegir? La mejor luz de lectura que puedes tener es siempre la que ilumina desde arriba, por encima del hombro izquierdo en los diestros y del hombro derecho en el caso de los zurdos. 

dormitorio-luces-00522954 O

45.

¿Cuál es la mejor luz para estudiar o trabajar?

Lo más recomendado es que la luz que elijas ilumine bien la zona de estudio y cuente con un brazo articulado y un cabezal orientable. De esta forma, podremos dirigir la luz hacia la zona de trabajo, y así evitar reflejos molestos. 

luces-de-lectura-sobremesa-dormitorio-00511544 O

46.

¿Cuál es la mejor luz de lectura para la cama?

Depende un poco de varios factores: de la duración de la lectura y del momento. Si necesitas estar concentrada durante la lectura, es mejor usar luz blanca. Si por el contrario, buscas la relajación y vas a estar menos tiempo leyendo, mejor optar por luces de lectura de cama cálidas. 

00522397

47.

Inventa nuevas zonas de almacenaje ¡y mejora el orden!

¿Más soluciones para ganar espacio de almacenamiento en un cuarto pequeño? ¡Toma nota! Instala un armario de pared a pared a ambos lados de la cama, un canapé abatible y un cabecero de obra con capacidad interior, al igual que el banco a los pies de la cama. ¿Ves qué fácil? ¡Los mismos metros cuadrados pero mucho mejor aprovechados!

Armario, ropa de cama, cojines y lámpara flexo, de Ikea.
00518258

48.

Un armario empotrado con frentes de espejo

Ya hemos visto que los armarios empotrados y los espejos son clave para ampliar visualmente los dormitorios. ¿Y por qué no unir ambos recursos? En este se hizo. Se colocó a los pies de la cama todo un frente de armarios de pared a pared y se revistieron con puertas de cristal y madera clara que le dan al cuarto otra dimensión.

00521131

49.

Muebles bien acoplados

¿Las dimensiones de tu dormitorio pequeño no se ajusta a los estándares? Entonces, tendrás que recurrir a muebles a medida. Es una fantástica idea para que encajen como un guante y no desperdiciar ni un centímetro. La interiorista Bárbara Sindreu ha proyectado un cabecero tapizado de pared a pared y ha centrado en él la cama. Si solo hay sitio para una mesilla de noche, puedes optar por hornacinas o estantes de pared al otro lado.

Cabecero y mesita de noche, en La Maison. Alfombra, en Little House. Silla de Carl Hansen, en Matèria.
00526287

50.

Armarios a medida para cuartos pequeños

Los armarios empotrados son elegantes, dan sensación de orden y aprovechan muy bien el espacio. ¿Más ventajas? Como se realizan a medida, no se desperdicia ni un centímetro y, al quedar protegidos entre paredes y techo, no se llenan tanto de polvo. Este armario, diseñado por las interioristas Isabel Flores, Nuria Almansa e Isabel Font, ocupa todo el ancho de la pared con puertas lisas, abatibles y lacadas en blanco. 

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de El Mueble?