Buhardillas

201 /401

201.

Empotrado y con puertas correderas

Dormitorio abuhardillado con armario bajo con puertas correderas.

El cabecero es el modelo Dafne de Luca. El espejo y la lámpara de sobremesa son de Acevedo Ferrol.

El Mueble

No descubrimos nada nuevo: las partes más bajas de la buhardilla son ideales para cerrar y poder almacenar. Las puertas de estos armarios empotrados, además de enteladas con un sutil lino blanco, son correderas. Una alternativa a las puertas convencionales en las zonas donde el paso es frecuente o estrecho.

202.

¿Y sobre los techos de madera?

Puedes pintar la madera o barnizarla. El barniz al agua crea una capa transparente que protege el material, así no cambia de color con el tiempo. Si vas a pintar, pasa una lija de grano fino, retira el polvo y aplica una mano de imprimación multiuso al agua y, a continuación, esmalte acrílico al agua.

203.

Empieza por pintar el techo

Primero siempre hay que pintar el techo y, después, seguir por las paredes. En este caso el orden de las factores es muy importante. Y eso es porque al pintar el techo se puede salpicar pintura y no nos gustaría que esto pasara cuando las tuviéramos ya terminadas.

Cabecero realizado a medida por Tapicería Deco Lur Sofá. Banqueta de Artelore Home, alfombras de KP y apliques de Faro, en Susaeta Iluminación.

 

204.

Ideas sencillas para ordenar

Ideas sencillas para ordenar

Lavabo y grifería de Azulejos Gala, banco en Maisons du Monde y aplique en Leroy Merlin.

El Mueble

Hasta tres ideas de orden contamos en este rincón del baño. El banco como apoyo debajo de una encimera con lavabo encastrado en Silestone. La cesta metálica sobre el banco para organizar el papel higiénico y la repisa de cristal (de nuevo, casi invisible) que aprovecha el espacio que queda entre las paredes en la zona en la que el techo se inclina sobre la bañera.

205.

Ideas creativas, funcionales y decorativas

“Decorar las paredes de una habitación abuhardillada es complicadísimo. En este caso escogí piezas ligeras pero a la vez prácticas, que sirven de apoyo a los armarios, como un banco y una escalera decorativa". Una buena idea de Paula que aporta soluciones en las que organizar la ropa antes de irse a dormir o colgar bolsos.
 

Banqueta de Deco&Living y espejos en Fonda.

206.

Soluciones de orden a buen precio para el baño

“Cuando el presupuesto con el que contamos no es muy elevado es interesante sustituir un mueble bajo lavabo realizado a medida por un banco en el que colocar las toallas y algunos cestos y cajas para guardar cosas”. Una opción práctica para el baño, ¡anótala!

Lavabo y grifería de Azulejos Gala, banco en Maisons du Monde. Encimera de Silestone y aplique de Leroy Merlin.

207.

Una habitación infantil abuhardillada

“Esta es otra habitación abuhardillada que resultó muy complicada de amueblar. No contaba con mucho espacio así que la idea fue crear una zona de dormir donde el techo dejaba menos altura y así lel resto del espacio se destinó a espacio de juegos". Y es que siempre hay una opción para rentabilizar el espacio.

Cama, mesa y sillas de Ikea y alfombra de Kenay Home.

208.

Un sofá de loneta, duradero y económico

La loneta es una buena opción en cuanto al tapizado del sofá, porque es un tipo de tela que aguanta bien el desgaste, no se arruga y la relación calidad-precio es muy buena. Sobre todo es una buena idea para casas con niños pequeños. Y si son telas desenfundables y con tratamiento antimanchas, mucho mejor en estos casos.

Proyecto de la arquitecta Cristina Carbonell, quien diseñó el sofá cama. Lámparas, cojines y colchonetas, de Filocolore. Alfombra, de Gra. Techo, de madera de pino blanqueada.

209.

6. Un baño en una buhardilla de 4 m2

bano pequeno con techo inclinado y banera

El techo inclinado y bajo en una parte del baño marca la distribución de este espacio. Los propietarios querían bañera y ducha y la arquitecta Ana Blanco optó por situar la bañera en la zona más baja y dejó la más alta para estar de pie en la ducha o frente al lavamanos. El uso del color blanco concede amplitud. Como detalle, en baños pequeños recurre a mamparas de cristal transparente que amplían visualmente los metros.

210.

Un armario en horizontal

En este dormitorio se ha aprovechado la parte más baja del techo con un gran armario en horizontal destinado a colgar la ropa de menor altura, como camisas, jerséis o pantalones. Se ha optado por puertas correderas, que no restan ni un cm, que se han entelado, lo que da un look más romántico a esta buhardilla.

211.

Un armario a medida que salva un techo abuhardillado

Los muebles a medida son la mejor opción en dormitorios pequeños, pero si, además, se trata de una buhardilla, ¡no lo dudes! Aquí, se ha salvado el desnivel del techo con un armario de dos cuerpos que no da ni un cm por perdido. Pintado en blanco, a juego con las paredes, resulta más ligero.

212.

Abuhardillado y acogedor

¿Cómo hago crecer un dormitorio abuhardillado? Pintando todo su revestimiento de madera de blanco. ¿Cómo puedo aprovecharlo al máximo? Colocando la cama en la zona con más inclinación. ¿Y para que sea acogedor? Viste la casa de manera gustosa, da calidez con algún elemento de madera, como una banco a pie de cama, y crea un rincón especial, ¿qué tal una zona de lectura? 

Banqueta de pino, de Azul Tierra. Butaca, de Gems con tela de Les Créations de la Maison. Alfombra, de Matèria. Lámpara, de Velafusta.

213.

Convierte los rincones en armarios

Como en este dormitorio rústico que ha ganado un práctico armario empotrado en un rincón junto a la ventana. Sus frentes de madera lavada encajan a la perfección con el suelo y la carpintería y son el contrapunto perfecto a las paredes pintadas en azul. Una combinación muy acogedora que, además, propicia el descanso.

Pavimento de tarima de roble maciza. Mesita, de Hanbel. 

214.

Buhardilla chic

En la buhardilla, unas enormes puertas correderas separan las dos zonas de estar. Las niñas tienen aquí su espacio, entre colchonetas y alfombras de Sacum.

215.

Cerramiento de cristal

La escalera termina con una estructura de hierro y cristal a cuarterones. La mesa de escritorio con una librería a medida es perfecta para estudiar y guardar apuntes.

Mesa, silla y lámparas de Sacum. Material escolar de Tinta Gris.

216.

Gris, el nuevo beige

Su gama más suave funciona como el blanco: ilumina los espacios con un punto de color que los hace más elegantes y discretos, por lo que resulta un color ideal para espacios pequeños. 

Banqueta, de Azul Tierra. Butaca, de Gems con tela de Les Créations de La Maison. Alfombra, de Matèria. Mantas, de Ezcaray y fundas nórdicas, de Filocolore.

217.

Haz que el espacio parezca más grande con papel

Buhardilla decorada con papel pintado.

Buhardilla con papel pintado, de Leroy Merlin. Sofá, de Ikea y puf, de Zara Home. Espacio de Isabel Flores y Nuria Almansa.

El Mueble

Aquí se ha logrado con un papel pintado de espigas que apuntan hacia el techo y hacen que percibamos el espacio con más altura de la que tiene. 

218.

Las dimensiones del inodoro

Baño con techos de madera abuhardillados.

Baño con techos de madera abuhardillados.

El Mueble

El inodoro mide entre 40 y 50 cm de ancho y no se puede pegar a ninguna pared o mueble. Debes respetar 15-20 cm a cada lado del sanitario. De fondo o largo miden 60-70 cm y conviene dejar otros 60-70 cm hasta la pared frente al inodoro.

219.

Con molduras

Las puertas con molduras siempre dan un toque chic y clásico al espacio. En esta ocasión, la puerta se adapta como un guante al hueco abuhardillado del baño. Se ha lacado en un tono crema, muy cálido. 

220.

Una mesa de centro

La de cosas que hemos aprendido durante los últimos años que se puede hacer con los palés. Y una de ellas es una bonita y práctica mesa de centro. Y si encima lleva ruedas, mucho mejor.

221.

Un baño abuhardillado con soluciones a medida

Este baño es pequeño, pero se ha aprovechado al máximo con soluciones a medida y una distribución adecuada al espacio: la bañera se ha dispuesto en la zona de menor altura y el lavamos, en la más alta. El espacio, que salva la altura del techo, ayuda a ampliar el espacio.

La encimera es de Silestone y el banco a modo de bajolavabo, de Maisons du Monde.

222.

Un baño rústico pequeño y muy bien aprovechado

Con una gran ducha de obra, que salva el desnivel del techo abuhardillado, y un completísimo bajolavabo, realizado por el carpintero Antonio Sánchez Olmos, los pocos metros de este baño se han rentabilizado al máximo.

223.

Un baño rústico abuhardillado

En este baño de buhardilla se ha salvado el desnivel del techo con una distribución muy cuidada de los elementos y soluciones a medida, como el espejo o la mampara de la bañera, que resiguen la inclinación del techo.

224.

Cama pegada a la pared

Una opción en espacios pequeños es arrimar la cama a una pared. Se ganan centímetros en el lado que queda libre. Cabecero de Kenay Home.

225.

Gastarás menos energía

Y es que una casa pequeña también nos ayuda con pagos como el de la luz, la calefacción o también el seguro. Y así reducirás las facturas

Banqueta, en Deco & Living. Mesita de noche y lámpara flexo, en Maisons du Monde. Cabezas de animales de esparto, de Cestería Sagon. Espacio decorado por Equipo Nimú. 

226.

Ideal para mentes sostenibles

Una casa pequeña requiere muchos menos recursos para construirse, con lo cual, su impacto en el medioambiente es mucho menor. Y seguirá siendo sostenible porque, a menos metros, como decíamos, menos gasto energético y de productos de limpieza. 

227.

Pura geometría

Pared del salón decorada on un espejo.

Sofá de Ikea, papel pintado de Leroy Merlín y puff de Zara Home.

El Mueble

Este espejo de look vintage y de forma octogonal, encaja a las mil maravillas en esta buhardilla decorada con piezas recuperadas, como el escritorio, y otras más actuales, como el sofá de Ikea. 

228.

El romanticismo del estilo rústico

Dormitorio blanco con techo abuhardillado.

Cabecero realizado a medida por la arquitecta Cristina Carbonell. Mesita de noche, en La cabana d'Arana. Lámpara de pie, de Azul-Tierra.

El Mueble

Los colores cálidos y la luz de las velas crean esa atmósfera acogedora y romántica. Y con esas vistas, ¿qué más se puede pedir?

229.

¿Techo abuhardillado?

Si la habitación, además de pequeña, tiene el techo inclinado, aprovecha la zona de menor altura para colocar la cama y hazlo lo más pegada al suelo posible. En la cama están estirados y no necesitan grandes alturas, sin embargo, para jugar, si que las necesitarán. Cama nido, mesa y sillas de Ikea y alfombra en Kenay Home.

230.

Aprovecha el techo abuhuardillado de tu mini baño

Instala la bañera justo debajo del techo, donde la pared es más baja, y el lavamanos al otro lado. En lugar de mueble bajolavado, optado por muebles que sean funcionales pero la mínima expresión, como una sencilla banqueta (es de Maisons du Monde) de madera. El lavamanos y la grifería son de Azulejos Gala. La lámpara aplique la encuentras en Leroy Merlin.

231.

El papel pintado abriga las habitaciones

Y no importa lo pequeñas que sean. En este dormitorio abuhardillado el papel pintado de cuadros crea una sensación muy envolvente. Además, los cuadros están de moda y quedan genial con un look rústico.

Papel pintado escocés, de Leroy Merlin. Aplique, de Vermissen. Espacio decorado por Luderna y Dröm Living. 

232.

Un papel en espiga y el espacio crece

La forma geométrica de la espiga apuntando hacia el techo hace que percibamos el espacio con más altura de la que tiene. Una buena solución para ambientes abuhardillados.

Papel pintado, de Leroy Merlin. Sofá, de Ikea y puf, de Zara Home. Espacio de Isabel Flores y Nuria Almansa.

233.

Punto XXL

Que no te falte en invierno en casa. En mantas o en cojines, el punto grueso resulta muy calentito a la vista y al tacto. Además de que si te acurrucas debajo de una manta de estas no habrá quien te mueva. Cabecero realizado por Vicenç Torrent, lámpara de Ikea y manta de Mikmax.

234.

Un dormitorio cozy en azul

Este dormitorio demuestra que el azul no está reñido con el invierno. Y en el dormitorio, además, refuerza la sensación de tranquilidad y serenidad. Las mantas a cuadros de mohair son de Ezcaray y la funda nórdica es de Filocolore.

235.

Rústicas y clásicas

Para el gran ventanal de esta buhardilla, agarrarlas a ambos lados con una cinta de la misma tela, fue la solución. De este modo, puede tenerlas abiertas sin perder vistas ni luz. Carolina Juanes es la decoradora del espacio. 

236.

Despertarse con el paisaje nevado

 “El gran cristal de la barandilla de la buhardilla fue un empeño de Manuel, el propietario, y no se equivocó”, recuerda Carmen sobre la impresionante pared transparente del dormitorio. Y es que las vistas desde este dormitorio son de postal, tanto al amancecer como en plena noche, con el cielo estrellado. No te pierdas el resto de la casa

237.

Aprovecha la buhardilla

En El Mueble nos encanta dar ideas a nuestros lectores para aprovechar lugares con encanto como la buhardilla... Si tienes la suerte de tener una, ¿por qué no convertirla en habitación juvenil?

238.

Un dormitorio con extra de calidez

El techo, revestido de madera, y las paredes, de color chocolate, crean una atmósfera envolvente y acogedora. Un panel de lamas de madera sirve de cabecero y refuerza la nota cálida de este dormitorio tan pequeño como confortable. Te invitamos a un tour por esta casita

239.

Un mirador al monte

El dormitorio, en la segunda planta de esta casita, disfruta de unas preciosas vistas gracias a la pared de cristal que llena de luz la estancia. Paredes en blanco, para mitigar el peso visual del techo, y textiles en rojo, piedra y chocolate crean una atmósfera acogedora y ligera a la vez. 

240.

Zona de estudio en la buhardilla

Si tienes buhardilla pero no te cabe una cama o, simplemente prefieres mantener el dormitorio en la planta de abajo, ¿por qué no hacer la zona de estudio de tus hijos ahí arriba? Es una forma de mantenerlos alejados de los ruidos, de la televisión y de otorgarles un espacio íntimo.

241.

Buhardilla Feng

Buhardilla que es una habitación infantil.

Buhardilla que es una habitación infantil.

El Mueble

Espacios como la buhardilla, un armario bajo la escalera, una habitación que no se utiliza, son susceptibles de convertirse en espacios de cúmulo de cosas, de desorden y olvido. El Feng Shui nos enseña a no caer en este error y, por ejemplo, sugiere que conviertas la buhardilla en un lugar acogedor, para leer o, por ejemplo, como cuarto de invitados.

242.

Una librería abuhardillada

 La decoradora Asun Antó no dio ni un cm por muerto en esta buhardilla, cuyas paredes tapizó con una gran librería a medida que resigue la inclinación de los techos. Con ello, además de ganar mucho espacio de almacén, dejó la parte central libre para ubicar la gran mesa de estudio, pensada para ser compartida. Todo es un diseño de la interiorista.

243.

Una completa suite

Donde la vemos, antes era el estudio del hijo de los propietarios, pero tras emanciparse, decidieron recuperar este espacio. "Ahora es un refugio relajante para descansar al volver del trabajo, con un vestidor, un escritorio y un estar. Quería tener una sensación de desconexión y darle un aire luminoso, fresco y limpio", explica la propietaria y decoradora Elena Jiménez. 

Cabecero de lino de Yutes, apliques Tolomeo de Artemide y mesitas, baúles y cesta de Azul-Tierra.

244.

Un completo vestidor en la buhardilla

Los muebles a medida han convertido una de las zonas con el techo más bajo de esta buhardilla en un práctico vestidor. Se planificó con muebles blancos de poca altura que se adaptan al techo inclinado y, a la vez, resultan más ligeros. Los frentes entelados le dan un plus de estilo. 

245.

Dormir bajo las estrellas

Este dormitorio es tan pequeñito como lleno de encanto. Y es que dormir bajo el lucernario a modo de mirador bajo las estrellas es todo un lujo. El blanco se impuso en paredes, techos y en los pocos, pero escogidos, muebles. Así el el espacio se veía más luminoso y amplio. Cama, silla y cómoda, de herencia familiar. 

 Cabecero de La toile de Jouy de Gastón y Daniela.

246.

El estar más íntimo

Los propietarios de esta casa en la sierra madrileña destinaron el altillo de la casa familiar a zona de relax. Crearon un estar con lo mínimo pero muy confortable gracias a un gran sofá en "L" junto al ventanal y bajo el techo abuhardillado, que parece arroparlo.

 El papel pintado de la pared es de Leroy Merlin. 

247.

Un dormitorio con estar

De origen el dormitorio estaba cerrado y era algo oscuro. "Eliminamos un tabique para conectar la zona de descanso con la de estar y el vestidor. El nuevo arco adintelado, flanqueado con dos columnas antiguas, da amplitud a la estancia y permite que circule la luz", explica la decoradora Gemma Mateos.

El cabecero es de Blanc d'Ivoire y la alfombra de MEC

 

248.

Un rincón de trabajo de lujo

El rincón más luminoso de la buhardilla, bajo el gran ventanal, se reservó para la zona de trabajo. Se ha completado con baldas que aprovechan el espacio y permiten tener los papeles, libros y demás en orden. 

249.

Un refugio para cuatro

Con baño, un rincón de escritorio y tres camas en línea y una en perpendicular, la arquitecta Cristina Carbonell supo sacar el máximo partido a esta buhardilla de 30 m2. Para salvar el techo abuhardillado, arrimó las camas a la pared, y dejó la parte central, de más altura, para jugar. 

Colchonetas y cojines grandes de Filocolore. Alfombra de Gra. 

250.

Campestre y colorista

Como el resto de la casa, decorada por el Estudio Santanaya Home, en la buhardilla son protagonistas los colores y los papeles pintados, en plural. Y es que aunque parezca madera, el techo de esta buhardilla se ha revestido de un original papel pintado de Coordonné que imita este material dándole un extra de calidez a un espacio muy singular. 

El sofá es el estudio de las decoradoras y la mesa, de Maisons du Monde