Vinilos

1 /31
Vinilos para una 'deco' exprés

1.

Vinilos para una 'deco' exprés

En unos minutos, ¡pared nueva! Los puedes colocar en cualquier pared sin gotelé y con pintura en buen estado. Cuando te canses, quítalos: no dejarás marca. Los stickers con mensaje siempre quedan bien. El de la foto lo tienes en moonwallstickers.com desde 44 €, en varios colores. Un truco: antes de pegarlo, vaporiza la pared y la cara adhesiva con agua y una gota de jabón, así no te quedarán burbujas. 

2.

Toda la tecnología en la tienda de Amazon en Madrid

Los fans de los videojuegos podrán probar diversas novedades gaming, mientras que los amantes de la  tecnología encontrarán portátiles, impresoras y más dispositivos en los diferentes espacios de esta gran casa. ¿Quieres probar la realidad virtual? ¡Aquí se puede!

3.

Paredes para darse de cabezazos

 Pinta de blanco, no falla. Y si puede ser con un punto cáscara de huevo, para darle calidez. Pon arrimaderos o vinilos, fáciles de poner y quitar. Incluso puedes personalizar una pared usando washi tape. 

Vía Pinterest

4.

Dorados y colores

El arcoiris y los brillos tienen que estar presentes en su cuarto sí o sí. ¿Ideas? Vinilos en forma de topos que podrán decorar con delicadeza no solo las paredes, sino también los muebles de la habitación infantil. O pintura para darle un toque especial al fondo de las estanterías, por ejemplo. 

5.

Vinilos que crezcan con ellos

No tienen grosor y sin embargo aportan tanto a un cuarto infantil. El típico medidor –es es de Leroy Merlin– les encanta y da color a cualquier rincón vacío. ¿Más mini ideas vinílicas? Vinilos para interruptores, para la puerta, como cabecero de la cama, en el suelo a modo de alfombra...

6.

Usa vinilos

Si tienes algún trozo de pared y no sabes qué hacer con él para mejorarlo, puedes usar vinilos o pintar con chalk paint. Sillas, de Huerta de San Vicente. En la pared, vinilo de Dqcolor. Estor de Ikea.

7.

¡Mucho más estilo!

Vistiendo ventana y paredes, y dándole toques de color. Mesa y sillas, de Huerta de San Vicente. En la pared, vinilo de DQColor instalado por Enrique Martín, de Coloretto. Pequeños electrodomésticos, de BSH. Estor de Ikea. 

8.

Decora las paredes.

Con pintura, con vinilos, con stickers... Le darás un cambio de look nuevo a tu cocina gastando muy poco. 

9.

Paredes originales

Con cuadros o vinilos como este. Mobiliario de roble macizo realizado por Era Carrola. Sillas y lámparas, de Westwing.

10.

En la cocina

. Para los textiles o para colocar nuestros libros de recetas, una escalera siempre será bienvenida en la cocina. 

11.

alabras que no se lleva el viento

P. ¿Y eso? Porque están pegadas a las paredes de forma rápida y limpia gracias a un vinilo. Este en una declaración de intenciones que puedes customizar con tu color favorito. Vale 41,90 € en Dawanda.

12.

Un árbol dentro de casa.

Es la magia del vinilo que transforma una pared lisa en un bosque. Así, de un plumazo. Los vinilos inspirados en la naturaleza son los más vendidos y, viendo este de Myvinilo (42,89 €), se entiende porqué. Usa los simuladores de las páginas web de vinilos para acertar con sus medidas y color. 

13.

Despacito y buena letra

. Para colgar un vinilo y que te quede perfecto levanta la esquina del protector y empieza a colocarlo. Aplana con una regla la esquina superior y presiona mientras retiras el transfer del vinilo. 

14.

A topos.

Así nos hemos quedado después de ver el efecto que unos sencillos puntitos pueden tener en la pared. Los vinilos en formato mini son la última moda. Pueden ser topos, estrellas, triángulos... Elige tu favorito y diviértete pegándolos a la pared. En rosa, todavía molan más.  

15.

Una lluvia multicolor

. Es perfecta para la pared de un rincón con plantas. La decoran mientras las "riegan". Aunque también es una lluvia de ideas para tu rincón de trabajo. Las encuentras en varios tamaños en Chispum (unos 24 €). 

16.

Mensajes con gusto.

Unos vinilos en la cocina le dan un punto divertido y luminoso. Sobre la pared en gris, destacan todavía más. Mobiliario lacado, de Carpintería Solé-Salas. Taburetes, de Ikea y lámparas, de Leroy Merlin.

Chispum

17.

¡Ahora sí van a juego!

Con pequeños stickers puedes hacer que piezas de distintas procedencias parezcan ir a juego. Estos son los triángulos de Javier Royo para Chispum. 24 €.

Chispum

18.

Como un juego.

Hay vinilos que estimulan su imaginación y otros que les hacen jugar, como esta rayuela que puedes enganchar en el suelo y que dibuja una rayuela. Diseño de Javi Royo para Chispum.

Chispum

19.

Desayuna con una sonrisa.

Si tu vajilla te aburre, ponle una sonrisa. Javier Royo ha diseñado para Chispum las Mini caras que decoran tazas y lo que tú quieras. 24 €.

20.

Las letras se llevan.

En formato frases inspiradoras, como iniciales, en pintura, madera y cómo no, en vinilo. Estas están en Estació Servei. Sillas Tolix, de Corium Casa, como las lámparas flexo de acero y escritorio, de India & Pacific.

21.

A juego.

Puedes elegir los vinilos coordinados con los colores de tu casa, como en este salón decorado con detalles azules. Sofá, de Ikea y mesa de centro, de Cottage Little House.

Mimi'lou

22.

El remake de las cenefas.

Los stickers pueden convertirse en cenefas divertidas que decoren toda la habitación. Como estos de Mimi'lou. Su precio: 39 €.

23.

Vinilo-mueble.

Un vinilo puede sustituir una pieza de mobiliario, como este arrimadero. Sillón de Blanc d'Ivoire, en Côté Déco. Taburete Tolix y flexo Signal, de Jieldé, en Corium Casa.

24.

Dale vida a tus muebles.

Con stickers como este de Bumoon. Tres ramas verdes y 18 pájaros de distintos colores le darán un rollo completamente distinto a tus piezas. Es el mod. Pajaritos y cuesta 40 €.

Made of Sundays

25.

Entra a jugar.

Un vinilo que invita a divertirse de verdad. Es el modelo Luca el Leopardo, de Made of Sundays, un vinilo mate para puertas de medida estándar. Su precio: 34 €.

26.

Combina.

Mezcla papel pintado y vinilos. Incluso puedes pegar vinilos sobre papel pintado. Juega. Este papel es de Fermliving. De Pía Capdevila.

27.

Pizarras utilísimas.

Como estas que se convierten en los días de la semana laboral. Vitrinas, escritorio y estante Hemnes, de Ikea. Silla, modelo Lara, y alfombra, en El Corte Inglés. 

MyVinilo

28.

¿No tienes cabecero?

 Hay vinilos con forma de cabecero y otros que decoran la pared en horizontal dibujando un "cabecero natural" como el vinilo Wild birds, de MyVinilo, 18, 83€.

My Vinilo

29.

Decoran por sí solos.

Este es el modelo Hipster Alphabet, de My Vinilo, 25,87 €. Puedes separar las letras y hacer la composición que quieras e incluso cambiarles el color para que coordinen mejor con la decoración de la estancia. 

Foto: The Little Club

30.

Escaladores.

Atrévete y pega estos pequeños cactus en el rincón que más te guste. Sobre el zócalo del pasillo, por ejemplo. De The Little Club.

31.

Oda al otoño.

Si te gusta adaptar tu casa a cada estación rinde homenaje al otoño colocando un vinilo con forma de árbol. ¿Te gustan las manualidades? Pues píntalo. Puedes decorarlo con luces y hojas y convertirlo en un colgador, colocando ganchos al final de sus ramas. ¡A los niños les encantará! Y siempre podrás quitarlo o pintar al cabo de unos meses.

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de El Mueble?