Velas

301 /650

301.

Noches a la luz de las velas

Quizás también os acompañe nuestro satélite más cercano, pero además de la compañía de la luna, qué mejor ambiente para celebrar una cena en la terraza que una lámpara de araña equipada con auténticas velas. Silla, modelo Panton, en Casa y Campo.

302.

La convergencia de dos elementos

Agua y fuego son antagónicos pero gracias a las velas flotantes pueden estar (casi) juntos. Colócalas en la mesa de centro del salón. 

303.

Momento spa

Quizá el mejor momento del día, de la semana o del mes. Coloca velas en el baño o en hilera por la bañera. Ha llegado la hora de relajarte y desconectar. Bañera de obra y murete, todo revestido de microcemento, de Edfan.

304.

El saber ocupa lugar

Apila los libros que 'tengas entre manos' para que luzcan como una escultura de papel. Tampoco estaría mal que encendieses alguna vela. 

305.

Pomo de porcelana

Destaca por su diseño discreto y sencillo y con un matiz vintage, ya que recuerda los típicos pomos de las casas de campo de nuestros abuelos. Similar al modelo Polo de Manistil. 

306.

En madera "raw"

Si no fuera por sus sinuosas curvas, podríamos pensar que esta mesa auxiliar viene directa del bosque.

307.

Enciende la chispa

Situar velas en lugares poco frecuentes, como el baño, tiene un punto de sorpresa ¡y encandila! Haz del baño un ritual. La mesa auxiliar tipo tronco es de Chalet des Pins y el revestimiento y pavimento, de Madera.

308.

A toda máquina

¿Cómo os imagináis un almacén de maquinaria? Oscuro, con frío e inhóspito, ¿verdad? Pues nada más lejos de la realidad porque esta casa ha sabido reinventarse y convertirse en una preciosa casa de campo. 

Mesa auxiliar de madera con velas y libros antiguos_00386992_O

309.

Historias antiguas

Si eres amante de las antigüedades y por supuesto de los libros, aprovecha un rincón de la mesa para mostrar algún incunable y así airearlo un poco.

310.

¡Sorpresa, sorpresa!

Si el desayuno en la cama va a ser una sorpresa, sé sigiloso a la hora de prepararlo, escoge los platos preferidos del agasajado y no te olvides de añadir una vela y una tarjeta con mensaje. Un secreto: las galletas con forma de corazón son infalibles.

311.

Que no se apague la llama

Que las chimeneas encendidas son entrañables en un dormitorio es bien sabido, pero un conjunto de velas hará lo propio en las estaciones del año más cálidas. Desayunar frente al tintineo de las llamas no puede ser más evocador. Encontarás la lámpara en Cado y el espejo, en Sacum.

 

 

312.

Detalles que impresionan

 Imprescindibles serán una servilleta y una bandeja por si se derraman los líquidos, pero un jarrón con flores frescas y una vela encendida aportarán el toque romántico. ¡Que de verdad sea la comida más importante del día!

313.

Más madera

En esta cocina las láminas de madera de la campana trepan hacia el techo. El parquet oscuro contrasta con el blanco del techo y de los azulejos vidriados blancos del contrapecho.

314.

¿Qué luz es la mejor?

Usa leds de luz amarilla que te preparen para el descanso, y azulados para ayudarte a despertar.

315.

¿Es un dormitorio o un bosque?

Coloca un tronco de madera a modo de mesita de noche. Harás que la naturaleza entre al dormitorio. Sencilla y minimalista, parecerá más una escultura que un mueble auxiliar. 

316.

La mezcla triunfa

Sí, la mezcla funciona al decorar tu mesa de Navidad. Si no tienes vasos o copas iguales para todos, no te agobies. Al contrario: mezclando distintos modelos (tratando de que queden bien repartido en la mesa) conseguirás que la mesa sea más personal y acogedora. Y otro detalle: una rama de laurel como esta te permite hacer un atadillo en las servilletas de lino con un cordón rústico que quedará más que decorativo. Copas con ribete dorado y vasos rojos, de Zara Home.

317.

¡Todos a sus puestos!

Tú sabes quién se lleva bien (y quién no), quién cuenta los mejores chistes, quién tiene el poder de crear buen rollo a su alrededor... Unos cartelitos con sus nombres en cada plato te ayudarán a situarlos como garantía de tener la fiesta en paz y, al mismo tiempo, decorarán tu mesa de Navidad con estilazo. Estos, de corcho, son de Muy Mucho. Portavelas y servilletas de lino, de Zara Home. 

318.

Detalles que importan

Quizá seamos mayores pero a nadie le amarga un dulce ni un pequeño regalo. Estos son delicados, muy navideños e ideales para colocar en el plato como sorpresa para tus invitados. Pequeños saquitos de papel rojo atados con una cinta que esconden galletas en forma de estrella. ¡Te quedarás con ellos!

319.

¿Otra idea para decorar la mesa de Navidad?

Figuritas de fieltro. Puedes colocarlas en sus platos. Es un material económico y muy fácil de manejar incluso por los más pequeños así que, cuando ya estén hartos de estar sentados, puedes improvisar un taller de figuritas en fieltro para que hagan sus propios diseños, inspirados en el que se han encontrado en el plato, y decoren el árbol con ellos. 

320.

Y lo que nunca, nunca debe faltar...

¡Los regalos! ¿Que todavía no ha llegado Papá Noel ni los Reyes Magos? Bueno... nadie nos priva de adelantarnos con una chocolatinas colgadas del árbol. Una forma muy dulce de decorarlo. ¡Ah! Y ten lista la cámara de fotos para inmortalizar caras sucias con dulces manchas marrones. Árbol y adornos, de Leroy Merlin. 

321.

Salon en tonos claros con chimenea y vigas de madera

Salón para disfrutar La decoración en tonos claros aporta luminosidad al salón. Sofá, en Merc&Cía.

322.

Las cartas encima de la mesa

Que en tu mesita de noche nunca falten una lámpara (esta es de Habitat), un despertador, una planta y una bandeja para depositar tus objetos personales. Un retrato personalizará tu rincón más íntimo. 

323.

Un detalle hipnótico

Lo es, ¿verdad? Se trata de una vela flotante con toques navideños. Necesitarás: un tarro de conserva grande, una vela flotante, agua, bayas rojas y ramitas de pino. Ahora toma nota de cómo hacerlo: pon las ramas de pino en el fondo del tarro, vierte agua, pon las bayas y coloca la vela. Simple y perfecta para decorar cualquier rincón o como centro de mesa. Aquí tienes el vídeo completo con el DIY.

324.

Hay una pizarra...

¡Pero no es el cole! Es tu casa, que anuncia que es Navidad. Para hacerla necesitas un tablón de madera, pintura de pizarra, cinta de pintor, rotulador de tiza, lápiz y plantilla. Pega la cinta en el contorno del tablón y píntalo de pizarra. Deja secar 24 h. Pon la plantilla sobre el panel, perfila el dibujo con lápiz y rellena con tiza. ¿Lo último? Pinta los copos de nieve. Cómo hacer esta pizarra, aquí.

325.

El centro

 Puedes utilizar un bajoplato de cobre o los platos de presentación para crear un centro de mesa. Adorna con piñas y ramas, bolas blancas y, cómo no, velas. 

326.

Luces de otoño

Farolillos por todas partes darán la luz cálida y anaranjada del otoño a tu jardín de noche. Mesa de Antic Centre y mantel, en Bruc i Molsa. Sillas, en Estudio Restauración. De Víctor Cuixart. 

327.

Ambiente inigualable

Crea conjuntos de velas y sitúalos en puntos estratégicos de la estancia. Aunm así, intenta ser cuidadoso y no colocarlas cerca de cortinas ni en corrientes de aire. Asimismo, no las dejes encendidas sin supervisión. 

Velas Alfombra, en Gra, y mesa, de Chalet des Pins. 

328.

Puro magnetismo

Velas en farolillos, de distintas alturas y combinadas con flores. Mantel de lino oscuro, de La Maison. Caminos de mesa crudos, de Catalina House. Cesta, de Sacum. 

329.

Bandejas como centros

Un conjunto de botellas con ramas verdes y unas velas pueden crear un conjunto muy decorativo.

330.

Flores, velas y buena lectura

Este es el tridente ganador. Unas flores que decoren y aromaticen. Unas velas que proporcionen una luz íntima. Y revistas y libros por si quieres leer antes de dormir. ¡Que no falte El Mueble!

331.

El comedor

La casa era muy oscura y la dueña deseaba ganar luz. Los colores claros, arena, de las paredes fueron una manera de conseguir una casa más luminosa. La mesa es de Vicenç Gelador. Las sillas son de Acomodo. El mantel es de Catalina House. Jarrones de India & Pacific.

332.

Sí a las fibras vegetales

 Son naturales y llenan crean un ambiente fresco y desenfadado a la vez que ponen el contrapunto cálido. La butaca de caña y los cestos de fibras son de Sacum. Plantas, de Pasanau Flors.

333.

Zona de estudio

 Sofá diseño de la decoradora. Escritorio y silla del Mercadillo las Inglesas. Butaca de madera y ratán de la Vidrioteka. Estores de lino en las ventanas.

334.

Dar continuidad

“Hemos utilizado el mismo suelo –mármol travertino– para los porches y para los interiores de la casa: si la casa se vive fuera y dentro al mismo tiempo, es una buena manera de dar continuidad y no romper la fluidez”, señala Thomas.

335.

Una gran entrada

 El sofá de estilo francés y los cojines se adquirieron en India & Pacific. Colgador de pie, en Bona Nit. El pavimento es de toba artesanal. En los peldaños de la escalera, velas, en Velafusta. 

336.

Las mejores vistas

Con un entorno de postal así, ¿quién se resiste a cenar al fresco? Banco y mesa auxiliar, de Coton et Bois.

337.

Una cena mágica en el jardín

La amplitud de este jardín ha permitido organizar el comedor en uno de sus rincones con más encanto, abrazado por el verde. Las sillas de hierro, de Becara, dan un aire romántico al comedor. 

338.

Un fresco centro de mesa

 Tres velas y mucho, mucho verde, conforman este centro de mesa fresco y desenfadado.

339.

Hasta el mínimo detalle

 Unos bonitos espejos y otros complementos decoran el porche para conseguir un ambiente más acogedor.

340.

Mezclar materiales

 Una acertada mezcla de complementos y toques de verde, convierten a este velador en un rincón lleno de encanto. La botella de cristal está en India & Pacific. El portavelas metálico es de Ikea y la maceta de craquelé, de Pomax.

341.

Detalles personales

 Sobre la mesa, grabados realizados por la propietaria. Velas aromáticas de Becara, en Coton et Bois. Jarrón de Pomax, en la misma tienda.

342.

Elementos nobles

Eli G. ha mantenido los elementos nobles del piso, como las molduras o la chimenea.

343.

Un punto de frescura

Las botellas con un detalle verde y las velas agrupadas en una bandeja dan un toque a la mesa del comedor.

344.

Notas frescas

 Maceta, de Blanc D'ivoire, igual que los vasos y los portavelas con asas. Plato con limas, de Becara.

345.

Descansar después de un baño

 Sofá, similar a un diseño de Verdecora. Mesa de centro modelo Jardín Igor, de la firma Blanc D'ivoire.

346.

Los detalles son imprescindibles

 Vasos de estaño con vela, y lámpara de Blanc D'ivoire. El tibor está en Blanco Marfil.

347.

Y para la noche...

Velas en el porche: una iluminación natural y muy acogedora.

348.

Destellos dorados

 La vela es de Zara Home. El portamacetas de cristal con planta de menta está en Los Peñotes.

349.

Un salón con chimenea

 Mesa de centro de teca natural, de Batavia. Sobre ella, bandeja blanca de la misma firma. La banqueta es de Becara. 

350.

Verde y fuego en los detalles

 Centro de mesa de mármol en forma de flor, de Batavia. Plantas y flores, en Viveros Pradillo. 

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de El Mueble?